close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
En 2012, el 98% de los secuestros y el 82% de las desapariciones forzadas no se denunciaron: Inegi
Las razones: por temor a los agresores o desconfianza de la ciudadanía a las autoridades, según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública.
Por Paris Martínez
1 de octubre, 2013
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

En 2012 se cometieron al menos 105 mil 682 secuestros en México, de los cuales 98.8% no fueron reportados a las autoridades por desconfianza o temor, según la más reciente Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública presentada ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Basándose en entrevistas realizadas en hogares de todo el país, el Inegi concluyó también que durante el año pasado 4 mil 7 personas fueron víctimas de desaparición forzada, aunque la autoridad sólo reportó expedientes. Esto significa que el 82% de estos casos nunca fue denunciado y, por lo tanto, tampoco investigado.

El Inegi también informó que durante 2012 se cometieron 25 mil 583 homicidios en México, lo que representa 3 mil 855 asesinatos más que los reconocidos por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Aunque el Poder Ejecutivo federal reportó –con base en informes de las procuradurías de justicia estatales– que el año pasado se investigaron 1 millón 702 mil delitos, según el Inegi, durante 2012 se cometieron 27 millones 769 mil hechos delictivos. Esto quiere decir que del total de delitos sufridos por la población mexicana, la autoridad sólo tomó conocimiento de 6% de los casos, y el restante 94% quedó en la impunidad.

Además, de ese 6% de casos investigados, en 94% no se halló al presunto responsable.

 

victimizacion

Temor, desconfianza y apatía

Según los resultados de la encuesta de victimización, 7 millones 733 mil 980 víctimas de delitos cometidos durante el año pasado no presentaron la denuncia respectiva “por considerarlo una pérdida de tiempo”.

Otros 4 millones 19 mil víctimas tampoco denunciaron por “desconfianza en la autoridad” y 2 millones 38 mil víctimas no lo hicieron “por temor al agresor”.

Además, 1 millón 109 mil personas afectadas por algún delito decidieron no presentarse a denunciar debido a la “actitud hostil de la autoridad”, mientras que 153 mil 914 no lo hicieron por temor a sufrir una “extorsión” por parte de servidores públicos.

Por otro lado, 2 millones 402 mil víctimas de delitos prefirieron no reportarlo por considerar que sufrieron “delitos de poca importancia”, y otras 2 millones 60 mil víctimas no lo hicieron para evitarse “trámites largos y difíciles”.

La misma encuesta revela que el 48% de las personas que sí denunciaron pasaron 3 horas o más realizando este trámite.

La “no-denuncia” no fue determinada únicamente por los ciudadanos afectados, ya que, según la encuesta, en 361 mil casos la víctima sí intentó formular su reporte, pero la autoridad declinó tomar el conocimiento del caso ya sea por una “actitud hostil”; en otros 106 mil 438 casos el funcionario encargado prefirió sólo redactar un “acta de hechos”; mientras que en 270 mil casos la razón fue que el denunciante no presentó “pruebas” para sustentar su dicho, y en 125 mil casos el servidor público responsable consideró que no había delito que perseguir.

En total, más de 25.5 millones de delitos quedaron sin investigar por omisión ya sea de la ciudadanía o de las autoridades.

Según lo informado por las víctimas al Inegi, 52% de ellas sufrieron daño económico a consecuencia de los delitos; 26.6% padeció afectaciones psicológicas y otro 4.6% enfrentó padecimientos físicos.

 

victimizacion3

Reprobados

El ejercicio de opinión ciudadana realizado por el Inegi da cuenta que en 29 entidades del país más de la mitad de los habitantes consideran que su estado es inseguro. En términos generales, 72% de la población mexicana considera que la entidad donde vive no goza de seguridad pública y 44% considera que la amenaza delictiva llega hasta sus colonias o pueblos.

En algunos estados, la percepción ciudadana de inseguridad es mayor, como en el Estado de México, donde 90% de los habitantes considera que la entidad no es segura. Lo mismo piensa el 80-89% de la población en Zacatecas, Tamaulipas, Tabasco, Nuevo León, Morelos, Michoacán Guerrero y Coahuila.

Además, en Colima, Chihuahua, Durango, DF, Jalisco, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa y Veracruz la noción de inseguridad es compartida por entre 70% y 79% de sus habitantes.

victimizacion2

Epílogo: Edomex, el peor en todo

La Encuesta Nacional de Victimización deja ver que, si bien la incidencia delictiva y la mala percepción ciudadana en torno a la seguridad pública aquejan a todas las entidades del país, prácticamente todos los indicadores negativos son encabezados por el Estado de México.

Esta entidad, por ejemplo, es en la que mayor número de delitos no fueron denunciados (con 5.5 millones de hechos delictivos sin reporte).

Además, el Estado de México es la entidad en la que mayor número de delitos (73.5%) quedaron sin denuncia por “causas atribuibles a la autoridad”.

Asimismo, la entidad gobernada por Eruviel Ávila fue durante el año pasado la región del país en la que más delitos fueron cometidos con armas, en la que los delincuentes emplearon más armas de fuego y en la que más hogares se vieron afectados por la actividad delincuencial.

Según el Inegi, 1 de cada 2 hogares mexiquenses sufrieron los efectos de la actividad delictiva y 4 de cada 10 habitantes de esta entidad fueron víctimas de algún delito.

Por todas estas razones, el Estado de México es también el estado en el que más habitantes se han visto orillados a invertir en seguridad personal, con 5.3 millones de personas haciendo desembolsos para guarecerse de los delincuentes.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
¿Por qué es importante saber que Jesús no era blanco?
Los historiadores están de acuerdo en que Jesús era un judío de Oriente Medio. Sin embargo, suele representarse como un hombre de raza blanca. La académica australiana Robyn J. Whitaker reflexiona sobre esta cuestión.
18 de abril, 2019
Comparte

Me crié en un hogar cristiano. En la pared de mi habitación colgaba un retrato de Jesús, y allí sigue todavía.

Es cursi y bastante chabacano, como solo algo de los setenta puede serlo, pero cuando era pequeña me encantaba.

En la foto, Jesús se muestra tierno y amable; veo amor en su mirada. Tiene el pelo claro, los ojos azules y la piel muy blanca.

El problema es que Jesús no era blanco. Es normal que la creencia habitual sea la contraria si uno se fija en las iglesias del mundo occidental o visita una galería de arte.

Pero, al no haber una descripción física de Cristo en la Biblia, tampoco hay lugar para la duda: el Jesús histórico, el hombre que fue ejecutado por el Imperio Romano en el siglo I, era un judío de piel oscura procedente de Oriente Medio.

Esta afirmación no es para nada controvertida desde el punto de vista académico.

Sin embargo, es un detalle que parecen olvidar los millones de cristianos que celebrarán la Semana Santa estos días.

En Viernes Santo, los devotos peregrinan hasta las iglesias para adorar a Jesús y recordar su muerte clavado en la cruz.

En la mayoría de los templos, Jesucristo será representado como un hombre blanco, con rasgos similares a los de un individuo anglo-australiano (o europeo).

Cristo entre los apóstoles, Mondadori Portfolio

Mondadori Portfolio/Getty Images
Las imágenes de Jesús en los templos le retratan como un hombre con la piel clara.

Piensa por un momento en el apuesto actor Jim Caviezel, quien interpretó a Jesús en la película de Mel Gibson “La Pasión de Cristo”. Exacto, es irlandés-americano.

Recuerda también algunas de las obras pictóricas de mayor renombre que tienen la crucifixión de Jesús como tema central. Rubens, Grünewald, Giotto… en todos los autores se puede apreciar la tendencia europea a representar a Jesucristo como un hombre blanco.

Pero, ¿qué importancia tiene todo esto? Pues mucha, ya que, como sociedad, somos plenamente conscientes del poder de la representación y de la importancia de la diversidad de los modelos de conducta.

Referentes

Lupita Nyong’o saltó a la fama tras ganar el Óscar a la mejor actriz de reparto en 2013. Desde entonces, la intérprete keniana ha confesado en varias entrevistas que cuando era joven tenía un sentimiento de inferioridad debido a que todos los referentes de belleza que veía alrededor eran mujeres de piel clara.

No fue hasta que la modelo sudanesa Alek Wek se hizo un hueco en el mundo de la moda cuando Nyong’o se dio cuenta de que siendo negra podía ser igual de hermosa.

Si somos capaces de reconocer la importancia de la diversidad étnica y física en los modelos de conducta que aparecen en los medios, ¿qué nos impide hacer lo mismo con la fe? ¿Por qué seguimos permitiendo que la imagen del Jesús blanco sea la que predomina?

Pintura de Jesús del siglo XIX en Turín.

Getty Images
¿Tienes una imagen de Jesús con rasgos europeos?

Numerosas iglesias y culturas representan a Cristo como un hombre de piel oscura o, directamente, negro.

Los cristianos ortodoxos suelen tener una iconografía que difiere sustancialmente de la que exhibe el arte europeo; de hecho, si visitas una iglesia en África, lo más probable es que te encuentres con un Jesús africano.

Sin embargo, imágenes como esa no se ven habitualmente en las iglesias protestantes y católicas de Australia, mi país (ni en las europeas).

Esta diferencia supone una importante pérdida, ya que permite a la comunidad cristiana predominante separar su devoción por Jesús de la atención compasiva que conceden a aquellos que consideran diferentes.

Desconexión cognitiva

Me atrevería a decir, incluso, que la representación tradicional de Cristo produce una desconexión cognitiva en la que un individuo puede sentir un gran afecto hacia Jesús y al mismo tiempo demostrar muy poca empatía por una persona de Oriente Medio.

Asimismo, la afirmación teológica de que los humanos fueron creados a imagen y semejanza de Dios tiene consecuencias: si Dios siempre es representado como un hombre blanco, por defecto los humanos serán blancos, idea bajo la que subyace un racismo latente.

Históricamente, el blanqueamiento de Jesús ha contribuido a que los cristianos hayan perpetrado algunos de los más terribles actos antisemitas documentados. En la actualidad, se continúa manifestando en países como Australia en la frecuencia con que se trata de etiquetar a los australianos no anglosajones como “los otros”.

Semana Santa, Costa Rica

Kryssia Campos/Getty Images
Las procesiones de Semana Santa tampoco muestran a un Jesús negro.

Dios negro

Esta Semana Santa no podré evitar preguntarme cómo serían nuestra iglesia y nuestra sociedad si se aceptara que Jesús tenía la piel oscura; qué pasaría si nos enfrentáramos a la realidad, que no es otra que el cuerpo clavado en la cruz, abatido, torturado y ejecutado públicamente por un régimen opresor, era negro.

Quizá nuestra actitud cambiaría si comprendiéramos que el injusto encierro, abuso y ejecución a los que fue sometido el Jesús histórico tienen más que ver con las experiencias de los indígenas o de los refugiados que con aquellos que ostentan el poder en la iglesia y que se apropian de la imagen de Cristo.

Puede que suene radical, pero no paro de darle vueltas a qué podría cambiar si fuéramos conscientes de que la persona a la que los cristianos llaman Dios no era blanca, sino que el salvador del mundo fue un judío de Oriente Medio.


*Robyn J. Whitaker es profesora del New Testament, Pilgrim Theological College de la Universidad de Divinity en Australia.

estampas de Jesús en Irak

Chris Hondros/Getty Images

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

https://www.youtube.com/watch?v=p7ZPoLzIEsw

https://www.youtube.com/watch?v=HT9u-MOrhXU

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.