Juez suspende emisión de permisos de siembra de maíz transgénico en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Juez suspende emisión de permisos de siembra de maíz transgénico en México

El verdadero logro, detallan organizaciones civiles, es la apertura del poder judicial al debate de los Organismos Genéticamente Modificados (OGMs). La cancelación definitiva aún deberá ser debatida por las partes interesadas, incluyendo sociedad civil.
11 de octubre, 2013
Comparte

FRAUDE AL CAMPO

El Juzgado Federal Décimo Segundo de Distrito en Materia civil del Distrito Federal emitió una medida precautoria en la que ordena a la Secretaría de Agricultura (Sagarpa) y a la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) no otorgar permisos a transnacionales como Monsanto, Pioneer, Syngenta, PHI México y Dow AgroSciences para la siembra de maíz transgénico a escala experimental, piloto y comercial en el país.

La medida llega a través de un amparo/Acción colectiva promovida el pasado 5 de julio por científicos, intelectuales, agricultores, artistas, activistas, organizaciones ambientales y de derechos humanos, entre ellas la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS), Colectivas A.C. y la Fundación Semillas de Vida.

“La decisión del juez representa el primer paso para la protección definitiva de la diversidad biológica de nuestro país y un reconocimiento pleno de los derechos humanos de los mexicanos a un medio ambiente sano, a una alimentación de calidad y al maíz como patrimonio cultural”, comentó la organización internacional Greenpeace a través de su página web.

El abogado Romualdo Hernández Naranjo de la organización “Colectivas, AC” detalló que el mayor logro de dicha resolución es que finalmente, el poder judicial ha aceptado formar parte del debate sobre los perjuicios o beneficios de introducir maíces transgénicos al país.

Señaló que si bien se suspenden ahora los permisos, la cancelación definitiva “va a ser hasta el momento en que se discuta el fondo y se le exponga a la sociedad los beneficios de los transgénicos o los daños que pueden acarrear”.

Lo que sigue en la Acción Colectiva, será la etapa de pruebas, en la que todas las partes entrarían en un debate judicial en el que cada una presentaría a sus peritos para aportar pruebas de sus argumentos a favor o en contra del maíz genéticamente modificado.

Hasta ahora, las decisiones del gobierno sobre el maíz genéticamente modificado han estado enmarcadas en un clima de opacidad, acusa Greenpeace México.

Nueve de las 14 solicitudes de siembra comercial de maíz transgénico, presentadas hasta la fecha, ya se encuentran fuera del plazo de 4 meses estipulado por la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM) para que las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y la Sagarpa emitan una respuesta; aun aparecen como pendientes de resolverse.

La organización recordó que los cultivos transgénicos, además de tener un gran impacto en la biodiversidad, afectan de manera negativa al medio ambiente y a los campesinos, favoreciendo el monopolio y el control de las trasnacionales de la biotecnología sobre los granos base de nuestra alimentación. El caso más reciente es el de una variedad de trigo transgénico experimental de Monsanto (probablemente MON 71800), y que no fue autorizada en 2005 en Estados Unidos y que llegó 8 años después a campos de cultivo de trigo en el estado de Oregón”.

Con información de Proceso y Greenpeace México

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La misteriosa desaparición de Sophia Huang Xueqin, la mujer que impulsó el #MeToo de China

Una destacada periodista que inició el movimiento #MeToo en China desapareció cuando estaba por volar a Reino Unido. La BBC investigó el caso.
21 de mayo, 2022
Comparte

El 19 de septiembre de 2021, Sophia Huang Xueqin y el defensor de los derechos laborales Wang Jianbing “desaparecieron” mientras se dirigían al aeropuerto de la ciudad de Cantón, en el sur de China.

Huang estaba a punto de tomar un vuelo a Reino Unido tras obtener una beca Chevening financiada por el gobierno británico para realizar estudios de género en la Universidad de Sussex, en el sureste de Inglaterra.

Los reportajes y campañas de la periodista ayudaron a impulsar el movimiento #MeToo de China en 2018, por lo que es considerada una de las principales defensoras de los derechos de las mujeres en ese país.

Ahora, tras más de siete meses de detención, se espera que tanto ella como Wang enfrenten un juicio por cargos de “incitación a la subversión del Estado”, una acusación grave que podría conducir a años de prisión.

La BBC investigó cómo en China se ha llevado una campaña de desinformación en contra de ella. Y también, el porqué del silencio en Reino Unido adonde ella debía llegar aquel septiembre.

Pósteres sobre las desapariciones de Huang y Wang Jianbing

Shy Guys Studios
Huang y Wang están detenidos desde septiembre

Impulsora del #MeToo de China

En el caso de Huang, su propia experiencia de agresión sexual la llevó a realizar una encuesta histórica en 2017 que reveló que más del 80% de las mujeres periodistas en China habían sufrido acoso sexual, pero permanecieron en silencio.

También informó sobre los casos de #MeToo más destacados del país y ganó un premio el año pasado por su perfil sobre la activista feminista Li Qiaochu.

Huang una pancarta de #MeToo

SCMP
Huang se basó en su propia experiencia para poner en marcha el movimiento #MeToo en China.

Ahora, se encuentra entre las decenas de miles de activistas -muchas de ellas defensoras de los derechos de las mujeres- que “desaparecieron” en China después de trabajar por los derechos humanos en los últimos años.

Ya había estado detenida durante tres meses en China tras escribir una publicación en un blog sobre las protestas a favor de la democracia en Hong Kong en 2019.

Diana Fu, profesora asociada de ciencias políticas en la Universidad de Toronto (Canadá), le dijo a la BBC que el caso de Huang es “emblemático” porque ilustra los desafíos que enfrentan los activistas en China debido al empeoramiento de la represión del gobierno de Pekín contra la sociedad civil.

“El gobierno percibe el movimiento #MeToo como parte del movimiento transnacional que aboga por los valores democráticos liberales”, dijo Fu. “Ve este tipo de activismo, no solo como una amenaza de movilización, sino también como una amenaza ideológica”.

“Es un fenómeno aterrador”

Muchos activistas como Huang y Wang, que defienden los derechos de género y otras causas de justicia social, han sido acusados de ser agentes de fuerzas occidentales hostiles y son atacados en internet por troles nacionalistas.

Captura de pantalla de publicaciones abusivas en las redes sociales contra Huang

Shy Guys Studios
Huang ha sido blanco de troles en internet.

“En la internet de China es difícil diferenciar entre un comentarista al servicio del Estado y un usuario común”, dijo a la BBC Liu Lipeng, quien trabajó como censor de la plataforma china de redes sociales Sina Weibo, la más popular del país, y ahora reside en Estados Unidos.

Liu ayudó a eliminar contenido “sensible” en la plataforma entre 2011 y 2013, revisando hasta 60.000 publicaciones diarias.

En el caso de Huang, dice que las autoridades chinas se han embarcado en una campaña de desinformación en su contra.

“Huang es una reportera muy famosa. Si quieren borrar todo de su pasado, es una tarea bien difícil”, dijo Liu. “, usaron comentarios difamatorios para influir negativamente en la percepción que la gente tenía de ella. Es un fenómeno aterrador“.

Liu Lipeng

Brian Inocencio
Liu Lipen dice que es “aterrador” lo que le están haciendo a Huang

Weibo no respondió a la solicitud de comentarios de la BBC.

La embajada china en Reino Unido le dijo a la BBC que China está “comprometida con la defensa de la equidad social y la justicia” y que “se opone firmemente a cualquiera que difunda desinformación y difame a China con el pretexto de proteger los derechos humanos y las libertades”.

Mientras los casos de Huang y Wang se entregan a los fiscales en China, Kris y otros simpatizantes en el extranjero planean continuar creando conciencia sobre su difícil situación.

“Estar dentro o fuera de China es como estar dentro o fuera de un muro. Pero estar fuera no significa que uno sea libre”, dijo Kris.

“Solo cuando ellos sean libres, todos podremos ser verdaderamente libres”.

No van a silenciarnos”

En los últimos meses, simpatizantes de los activistas chinos han realizado protestas solidarias en Londres, Taipéi (Taiwán) y Hong Kong, lanzando una campaña bajo el hashtag #FreeXueBing e instando a la gente a enviar postales al centro de detención de Cantón para pedir su liberación.

En Reino Unido, los partidarios también piden a las instituciones británicas que adopten una postura más firme en el caso de Huang.

Estamos haciendo esto para demostrar que no vamos a ser silenciados”, dijo un simpatizante chino en Londres que pidió permanecer en el anonimato por motivos de seguridad.

“Instamos a la universidad, a Chevening y al gobierno británico a tomar más medidas”.

Los defensores de los activistas acusan a la universidad y al programa de becas Chevening de no hablar por temor a enemistarse con el gobierno chino.

Los estudiantes provenientes de China representan aproximadamente el 20% de las matrículas internacionales en la Universidad de Sussex, y sus tasas de matrícula -junto con las colaboraciones con instituciones chinas- proporcionan un importante flujo de ingresos.

Defensores de los activistas con máscaras de Huang frente a la estación de Taipéi

Michael Saul Garber
Los defensores de los activistas han realizado protestas en todo el mundo.

Un asunto delicado

Cuando se informó por primera vez de la desaparición de Huang, la Universidad de Sussex y Chevening emitieron la siguiente declaración: “Estamos preocupados por la seguridad y el paradero de nuestra estudiante. Nuestro personal está en contacto con Chevening para buscar más detalles”.

Pero desde entonces ninguno de los dos organismos hizo más declaraciones públicas.

En un email interno, filtrado luego a la BBC, se advirtió a los estudiantes y al personal que no discutieran la situación de Sophia.

La universidad dijo que se trataba de un asunto delicado y que las solicitudes de los medios deberían ser atendidas por la oficina de prensa, citando preocupaciones sobre la protección de datos.

Kris, una feminista china en Reino Unido y amiga de Huang que habló con la BBC bajo un seudónimo por temor a represalias del Estado chino, dijo que se sintió indignada al saber que la universidad había “censurado” el caso.

“ afirma nutrir a futuras activistas y líderes del feminismo, pero luego instruye a los estudiantes que no discutan este asunto”, dijo Kris. Es la situación igual a como sería en China”.

En respuesta a la BBC, un vocero de la universidad dijo que la institución “sigue profundamente preocupada por la seguridad y el paradero de su posible estudiante” y ha estado en “contacto regular” con Chevening y con la Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo (FCDO), un departamento del gobierno del Reino Unido.

Esa persona también dijo que la universidad siguió el consejo de la FCDO, que aseguró a la BBC que estaba “siguiendo el asunto de cerca”.

Huang sosteniendo un cartel que dice "No puedo mantener la calma, me eligieron para Chevening"

Sophia Huang Xueqin
Huang había compartido su entusiasmo en las redes sociales al ganar una prestigiosa beca.

En diciembre, más de 100 académicos de Chevening (becados actualmente y en años anteriores) firmaron una carta solicitando al equipo de Chevening que pidiera la liberación de los dos activistas y que la FCDO iniciara un diálogo con el gobierno chino sobre sus casos.

Membros de la Unión de Universidades y Colegios del Reino Unido también emitieron una declaración en defensa de Huang y Wang.

Chevening no respondió a las solicitudes de comentarios de la BBC.

Lijia Zhang, una escritora feminista china en Londres, dijo a la BBC que está “decepcionada” por el relativo silencio de la comunidad internacional en torno al caso de Huang, en contraste con el de Peng Shuai, una estrella del tenis que acusó a un exfuncionario de alto rango del Partido Comunista Chino de agresión sexual.

Peng Shuai

Getty Images
El caso de Peng Shuai acaparó una amplia cobertura mediática mundial – a diferencia del de Huang

La desaparición de Peng fue ampliamente cubierta por los medios internacionales, lo que llevó a muchas celebridades del tenis y a la Asociación de Tenis Femenino (WTA) a hablar en su nombre.

La WTA también suspendió los torneos en China por este caso.

“El caso de Sophia ha desatado una discusión global atrasada sobre el papel de las instituciones globales para proteger a los académicos chinos en riesgo de persecución”, dijo a la BBC Joanna Chiu, autora del libro China Unbound y excorresponsal en Pekín.

“Como Huang recibió una beca financiada por el gobierno del Reino Unido para estudiar en la Universidad de Sussex, estas instituciones tienen la responsabilidad de abogar por su liberación”, añadió.

Manifestante con un cartel de MeToo y usa una máscara con la cara de Huang

Richie Fowler
Huang es una reportera prestigiosa en China

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZxEkMGziyDU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.