Los amigos que espían a EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los amigos que espían a EU

Los expertos de inteligencia lo describen como un secreto a voces: los aliados geopolíticos también se espían entre sí. En medio de la polémica por el espionaje masivo de EU, vea quién vigila a Washington.
29 de octubre, 2013
Comparte

Edward Snowden¿Quién espía a quién? La pregunta surge después de que la bomba del escándalo del espionaje saltase en los últimos días a Europa con las informaciones que sugieren que Estados Unidos espió a Alemania, Francia y España.

En el primer caso, el gobierno alemán pidió explicaciones por reportes que hablaban de un supuesto seguimiento al celular de la canciller Angela Merkel entre 2002 y 2013 por parte de Washington; en el caso de París y Madrid, el enfado vino por el supuesto espionaje a millones de llamadas de ciudadanos.

Y mientras los países europeos piden explicaciones a Washington por las informaciones reveladas por el analista de inteligencia Edward Snowden filtradas a los medios -algo que hicieron antes países latinoamericanos como Brasil o México-, algunos analistas recuerdan que el espionaje entre países, aunque se trate de aliados, está a la orden del día.

“Los aliados se espían entre sí porque no tienen intereses idénticos”, afirma Jeffrey Richelson, autor de The US Intelligence Community (La Comunidad de Inteligencia de EU) “Hay muy pocos aliados tan cercanos que no tenga sentido no recabar datos de inteligencia”.

Por ejemplo, en algún momento tras la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y Reino Unido decidieron dejar de espiarse mutuamente. Más tarde, Australia, Canadá y Nueva Zelanda se unieron al trato, en un grupo conocido como la “Alianza de los Cinco Ojos”.

En Estados Unidos, aunque el gobierno del presidente Barack Obama ha reconocido que las últimas informaciones afectaron a la relación con algunos aliados, no falta quien le quita hierro al asunto. Así, el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Mike Rogers, calificó de “cínicas” las protestas de los países europeos y criticó la idea de quienes ven que su país persigue a alguien “cuando la realidad es que se trata de protección legítima” de los intereres del país, según dijo el domingo en la cadena estadounidense CNN.

Los analistas coinciden en que el espionaje forma parte del arte de gobernar y que este tipo de operaciones secretas se remontan a siglos. De hecho, Washington no se libra de ser sujeto de espionaje y no sólo de las naciones con las que tiene divergencias, como Irán o Cuba.

También los aliados -más o menos cercanos- dedican parte de su inteligencia a saber lo que pasa en Estados Unidos. Eso sí, parece haber un acuerdo de que se trata de algo a menor escala que lo publicado recientemente tras conocerse las filtraciones de Snowden.

 Lea también: Lo que Snowden ha revelado hasta ahora del espionaje de EU.

BBC Mundo resume lo que se sabe de cuatro aliados que espían a EU.

Francia

La semana pasada, tras ver la airada reacción del gobierno francés después de que se publicasen los informes que decían que espías grabaron los datos de 70 millones de llamadas hechas en Francia en un período de 30 días, un exjefe de inteligencia alzó la voz para asegurar que su país también espía a EU  de la misma manera que Washington lo hace con varios de sus aliados.

“Nosotros también espiamos a EU”, le dijo al diario Le Figaro Bernard Squarcini, conocido como el “tiburón” del expresidente Nicolás Sarkozy y jefe de los servicios de espionaje franceses hasta hace un año.

“La inteligencia francesa sabe bien que todos los países, sean aliados o no en la lucha contra el terrorismo, se espían unos a otros todo el tiempo”, agregó. “Pensaría que nuestros políticos no se molestan en leer los informes que les preparan los servicios de inteligencia”.

Squarcini explicó que al igual que Washington espía a París a nivel comercial e industrial, Francia hace lo mismo con Estados Unidos. “Es de interés nacional defender nuestros negocios. Aquí no se engaña a nadie”, afirmó.

De hecho, en un cable filtrado por WikiLeaks y hecho público en 2011 por un diario noruego, un directivo alemán aseguraba que Francia es el mayor infractor en lo que a espionaje industrial se refiere y lo ponía a un nivel superior a Rusia y China.

“Francia es el imperio del mal en el robo de tecnología y Alemania lo sabe”, dijo Berry Smutny que entonces era directivo de la compañía de satélites alemana OHB Technology, según la filtración.

 Rusia

Aunque las historias de espías entre Estados Unidos y Rusia pueden sonar a la Guerra Fría, el espionaje entre ambos países sigue a la orden del día y cada país quiere saber los secretos del otro.

En el caso de Estados Unidos, a Washington le interesa saber qué piensa realmente Moscú sobre Siria o Irán o dónde están los agentes secretos rusos en Occidente, por ejemplo.

En el primer caso, la respuesta la puede obtener un diplomático; en el segundo, sólo un espía, explica el corresponsal de Seguridad de la BBC, Gordon Corera.

En 2010, ambos gobiernos realizaron el mayor intercambio de espías desde la Guerra Fría en un aeropuerto de Viena, Austria, después de que diez personas fueran declaradas culpables en un tribunal de Nueva York de filtrarse en grupos y organizaciones importantes de ese país para enviar datos confidenciales a Rusia.

Los agentes fueron intercambiados por cuatro espías que cumplían condenas en Rusia desde hacía varios años.

“Sería inocente pensar que era en una sola dirección y que Estados Unidos (y Reino Unido) no siguen espiando a Rusia”, afirma Corera.

Lea también: Estados Unidos y Rusia intercambian espías

 China

Estados Unidos ha mostrado públicamente en los últimos años su preocupación por los ataques informáticos provenientes de China que tienen como objetivo las empresas estadounidenses, principalmente del sector militar y de la investigación tecnológica, y que podrían dañar las relaciones económicas bilaterales.

En mayo pasado, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, acusó al gobierno chino y a sus fuerzas militares de espionaje cibernético en una conferencia de seguridad en Singapur frente a militares de ese país.

El exdirector para Asia del Consejo de Seguridad Nacional de EU Kenneth Lieberthal le dijo recientemente a la BBC que la cantidad de información robada por China a empresas estadounidenses es “enorme”, tanto que “se ha convertido en algo muy preocupante”.

“Eso afecta a la competitividad estadounidense, a las ganas de las compañías para invertir en innovación si los resultados van a ser apropiados ilegalmente por otros. También afecta a los trabajos estadounidenses”, afirmó Lieberthal, quien además es analista de la Institución Brookings.

Según el corresponsal de la BBC en China, Damian Grammaticas, el asunto se complica por el hecho de que las economías número uno y número dos del mundo están hoy en día muy entrelazadas. “Las compañías estadounidenses quieren vender a China y tener acceso a su mercado, mientras que las chinas quieren invertir en EU”, explica.

Una China en ascenso está sedienta de tecnologías avanzadas. Pero EU le ha advertido que robar su información no le servirá a China para desarrollar una cultura de la innovación propia.

Un informe de este año de una comisión independiente estadounidense, señala que las pérdidas para la economía de ese país por el robo de direcciones IP (protocolos de seguridad) son de unos 300 mil millones de dólares anuales. Se cree que entre el 50 y el 80% de los ataques provienen de China.

Por otra parte, el Pentágono también acusó este año a piratas informáticos chinos de robo de tecnología de contratistas de Defensa.

“Pero lo que de verdad le preocupa a EU es el hecho de que el estado chino parece estar detrás de una campaña dirigida a conseguir información técnica o sensible de los negocios privados”, afirma Grammaticas.

 Israel

Israel y EU son aliados cercanos pero ambos intentan tomar una posición ventajosa recolectando información sobre el otro, explica el corresponsal diplomático de la BBC, Jonathan Marcus.

Pero cuando en 1985 se descubrió que el analista civil de la Marina de Estados Unidos Jonathan Pollard era un espía israelí, algo que Tel Aviv tardó en reconocer, lo llevaron a juicio y continúa en prisión cumpliendo cadena perpetua.

Después de eso y por un periodo de tiempo, los lazos de inteligencia en EU fueron tensos.

Más adelante se revelaron otros casos de vigilancia de Israel a Estados Unidos pero no se identificaron culpables.

Según un reporte de la agencia AP citado por el diario israelí Haaretz, la CIA considera a Israel la amenaza número uno de contrainteligencia en Medio Oriente.

Según esa información, Israel emplea servicios profesionales sofisticados y de espionaje que rivalizan con la capacidad técnica estadounidense y con sus recursos humanos. Y, a diferencia de Irán o Siria, por ejemplo, al ser un aliado de Washington tiene acceso a mayores niveles de gobierno de EU en círculos militares y de inteligencia, indica el reporte.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El caso del hombre con superanticuerpos contra la COVID (y por qué da esperanza a los científicos)

Los anticuerpos de John Hollis son tan potentes que es inmune incluso a las variantes recién descubiertas de la COVID-19.
18 de marzo, 2021
Comparte
John Hollis

BBC
Se podrían diluir los anticuerpos de John Hollis al uno por mil y seguirían matando el 99% de los virus, aseguran los expertos.

El escritor estadounidense John Hollis, de 54 años, pensó que iba a contraer la covid-19 cuando un amigo con el que compartía casa se infectó y enfermó gravemente en abril de 2020.

“Fueron dos semanas en las que sentí mucho miedo”, dice John Hollis. “Durante dos semanas esperé que la enfermedad me golpeara, pero nunca ocurrió”.

Hollis simplemente pensó que había tenido suerte por no contraer la enfermedad.

Pero en julio de 2020, de manera absolutamente casual, Hollis mencionó esa convivencia con una persona muy enferma en una conversación con el médico Lance Liotta, profesor de la Universidad George Mason, en Estados Unidos, donde Hollis trabaja en tareas de comunicación.

Liotta, quien investiga formas de combatir el coronavirus, invitó a Hollis a participar como voluntario en un estudio científico sobre el virus que se estaba desarrollando en la universidad.

De este modo, Hollis descubrió que no sólo había contraído la covid-19, sino que su cuerpo tenía superanticuerpos que le hacían permanentemente inmune a la enfermedad, es decir, que los virus entraban en su cuerpo, pero no lograban infectar sus células y hacerle enfermar.

“Esta ha sido una de las experiencias más surrealistas de mi vida”, reconoce Hollis.

“Una mina de oro”

“Recogimos la sangre de Hollis en diferentes momentos y ahora es una mina de oro para estudiar diferentes formas de atacar el virus”, explica Liotta.

En la mayoría de las personas, los anticuerpos que se generan para combatir el virus atacan las proteínas de las espículas del coronavirus, formaciones puntiagudas en la superficie del Sars-Cov-2 que le ayudan a infectar las células humanas.

virus

Getty Images
Los anticuerpos de Hollis son distintos: atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente.

“Los anticuerpos del paciente se adhieren a las espículas y el virus no puede pegarse a las células e infectarlas”, indica Liotta.

El problema es que cuando una persona entra en contacto con el virus por primera vez, su organismo tarda en producir estos anticuerpos específicos, lo que permite la propagación del virus.

Pero los anticuerpos de Hollis son distintos: atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente.

Son tan potentes que Hollis es inmune incluso a las nuevas variantes del coronavirus.

“Podrías diluir sus anticuerpos al uno por mil y seguirían matando el 99% del virus”, asevera Liotta.

Los científicos están estudiando estos superanticuerpos de Hollis y de algunos otros pacientes como él con la esperanza de aprender a mejorar las vacunas contra la enfermedad.

“Sé que no soy la única persona que tiene anticuerpos de este tipo, sólo soy una de las pocas personas a quien se le han descubierto“, opina Hollis.

Experimento

BBC
La población negra es poco proclive a participar en estudios por escándalos como el de Tuskegee, una investigación sobre la sífilis en pacientes negros que los tuvo sin tratamiento durante décadas aunque existía el remedio.

Prejuicios raciales en las investigaciones

Sin embargo, este tipo de descubrimientos no suceden algunas veces debido a un sesgo racial en las investigaciones científicas: la mayor parte se realizan con pacientes blancos.

La participación de los individuos negros en los estudios suele ser mucho menor que su representación en la sociedad.

“Hay una larga historia de explotación (de pacientes negros) que hace que la comunidad afroamericana desconfíe a la hora de participar en las investigaciones”, revela Jeff Kahn, profesor del Instituto de Bioética de la Universidad John Hopkins.

“Es comprensible que exista esa desconfianza”, reconoce.

Uno de los experimentos más conocidos en el que participaron afroamericanos es el estudio de la sífilis de Tuskegee: durante más de 40 años, científicos financiados por el gobierno estadounidense estudiaron a hombres negros que tenían sífilis en Alabama sin proporcionarles medicamentos para la enfermedad.

“A lo largo de los años, durante la elaboración del estudio, los antibióticos se volvieron un remedio ampliamente disponible y no se les ofrecieron a estas personas”, relata.

“Los investigadores mintieron sobre lo que se les hacía y se les negó el tratamiento en nombre de la investigación”, sentencia Kahn.

“Cuando el estudio de Tuskegee salió a la luz, se establecieron normas y regulaciones para la investigación con seres humanos, que están en vigor desde los años 70”.

Esta historia es una de las razones por las que un segmento de la población, el cual se ha visto muy afectado por la pandemia, suele ser reacio a participar en los estudios o a vacunarse.

Poblacion negra

Getty Images
La población negra está siendo muy afectada por el coronavirus y hay que asegurarse de que reciban “los beneficios de las innovaciones que se están desarrollando”, consideran los expertos.

“Queremos asegurarnos de que las comunidades más afectadas reciban los beneficios de las innovaciones que se están desarrollando”, afirma Kahn.

“Y para ello, esas poblaciones también deben formar parte de los estudios”.

“Debemos honrar a esas personas, a las víctimas del estudio de Tuskegee, iniciando un proceso para asegurarnos de que eso no vuelva a ocurrir. Y también para salvar vidas, especialmente en la comunidad afroamericana, que se ha visto muy afectada por la pandemia”, sostiene Hollis.

“Protegernos los unos a los otros es un deber para con nosotros mismos y para con las personas que amamos”, zanja el escritor.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.