¿Quiénes protestaron el 1Dmx y por qué? (segunda parte)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Quiénes protestaron el 1Dmx y por qué? (segunda parte)

Animal Político presenta en cuatro entregas, un perfil de los grupos que salieron a la calle el día de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto. Ellos explican sus reivindicaciones y sus argumentos contra el estigma de “vándalos”.
Por Daniela Rea / segunda parte de cuatro
26 de noviembre, 2013
Comparte

Durante las manifestaciones fueron anulados bajo el calificativo de “anarquistas” y  sus motivaciones ignoradas.  A un año de que cientos de personas, en su mayoría jóvenes, se lanzaran a las calles a marchar contra el gobierno de Enrique Peña Nieto y la criminalización de la protesta social, Animal Político rescata en este especial de cuatro entregas, quiénes son y porqué marchan estos grupos; sus reivindicaciones y sus argumentos contra el estigma de “vándalos”.

MArchas

Los ciudadanos independientes: marchar por indignación

Gabriela Hernández Arreola fue detenida en la marcha del pasado 10 de junio y posteriormente fue liberada.//Foto: Cuartoscuro.

Gabriela Hernández Arreola fue detenida en la marcha del pasado 10 de junio y posteriormente fue liberada.//Foto: Cuartoscuro.

Es Gabriela Hernández, mejor conocida como Luna Flores, quien debería estar contando esta historia, su historia. Pero Luna está presa y no puede hacerlo.

Su historia pública comenzó en octubre del año pasado afuera del Senado de la República. Ese día, entre policías y manifestantes, una mujer se acercó en solitario y, sin avisar, se arrojó al suelo para evitar que una camioneta con funcionarios entrara a las instalaciones. Ya en el suelo pescó la llanta y se aferró a ella no menos de una hora. Llena de aceite y tierra del pavimento, comenzó a llorar. Ante las cámaras relató que no era justa la reforma laboral, que el dinero ya no alcanzaba, que como empleada no tenía seguridad de ningún tipo, que qué futuro se les está dejando a los hijos.

Gabriela, contó aquella vez, trabajaba en una maquila y nunca antes había acudido a marchas. Por eso su familia se sorprendió al ver en televisión a una mujer tirada al suelo, tercamente aferrada al automóvil de un trabajador del Congreso.

“Lo primero que pensé es que me dio mucha pena, mucha vergüenza verla ahí. Después entendí que se sentía desesperada, que no encontraba otra forma de sacar su frustración, su indignación por lo que estaba pasando con el tema laboral. Ella nos decía ‘si así como están las cosas me va mal, ¿cómo me irá ahora?’”, dice su hermana Laura, una fisoterapeuta.

Poco a poco Luna encontró cobijo con los otros manifestantes y decidió renunciar a su trabajo en la maquila y dedicarse a limpiar casas para tener tiempo de acudir a las protestas. Ahí conoció a Jesse Alejandro Montaño, un joven que también llegó por su cuenta a sumarse a las marchas.

Ambos han sido catalogados por el gobierno capitalino como “anarquistas”, según un informe publicado por el diario Reforma, que ellos desmintieron. Se reivindican como “ciudadanos independientes”.

“No pertenecemos a ningún grupo, los respetamos a todos, pero estamos aquí como ciudadanos que quieren protestar por lo que está haciendo el gobierno, primero la imposición de Peña Nieto, luego la reforma laboral, ahora nos quieren impedir hasta manifestarnos y la represión es cada vez mayor. Tenemos que unirnos y actuar si no nos van a asfixiar”, dice Jesse Alejandro.

La historia de Jesse también es particular. Ronda los 30 años y antes de ser figura pública por las marchas fue militar, migrante y policía en el Estado de México. Con los ahorros de su trabajo montó un café internet y fue ahí donde supo de las movilizaciones de #Yosoy132, a las que se sumó.

Jesse Alejandro, al igual que Luna, desconocía las teorías del comunismo, socialismo o anarquismo. Simplemente, dice, le pasó lo que a Luna:  fue la indignación de ver cómo su trabajo diario no le alcanzaba para mantenerse, lo que lo sacó a la calle. Participó en las marchas estudiantiles del 2012, se trepó a la Estela de Luz, hizo huelga de hambre en solitario afuera de Televisa, se decepcionó de la “pacificidad” de #Yosoy132 y continuó sus marchas en solitario, lo mismo protestando contra la reforma laboral, energética o maltrato animal, que en apoyo al SME, a la CNTE y a los detenidos por las manifestaciones durante el último año.

Sobre los señalamientos en contra de su radicalismo, Jesse Alejandro ha dicho:

“No quiero que la gente me escuche como un regaño, quiero que vea mi postura como una reflexión. La gente tiene que reaccionar, pero ¡ya! Porque cuando quieran actuar quizá ya sea demasiado tarde. Hace falta radicalizarse y revolucionarse. Al principio pensaba que la violencia no lleva a nada, pero hace falta un piquete de costillas para que sepan que estamos ahí y no nos vamos a dejar. Me da mucha alegría ver que antes la gente estaba agachada y ahorita veo que quieren darle. Se oye feo, pero no nos dejan otra opción, el gobierno está acorralado”.

Por su radicalismo fue estigmatizado como “líder de los anarquistas”, fue detenido durante en noviembre del 2012 cuando protestaba contra las corridas de toros y liberado; luego durante la marcha del 1 de septiembre fue detenido, preso y ahora sigue bajo fianza su proceso por resistencia a particulares, portación de objetos para agredir y delitos contra la salud. Los policías aseguran que en su mochila encontraron una bolsa de marihuana, él y su abogado han pedido pruebas.

Por las detenciones perdió su café internet y ahora no tiene trabajo.

En ese entonces, cuando estuvo preso, recuerda Jesse Alejandro, Luna hizo brigadeo en las calles y en redes sociales, con otros compañeros, para juntar los más de 100 mil pesos de fianza por su libertad. Ahora es Luna quien está presa, acusada de ultrajes y obstaculizar el ejercicio legítimo de la autoridad durante las protestas del 2 de octubre. Si bien se trata de delitos no graves, no puede salir bajo fianza porque la autoridad judicial la considera de “peligrosidad social”.

Por eso hoy Luna no puede contar su historia y son Laura, su hermana, y Jesse Alejandro quienes la relatan: es la mayor de seis hermanos, uno de los cuales es policía y el otro estudiante de economía; ella estudió hasta la preparatoria y como obrera y trabajadora del hogar sacó adelante ella sola a sus dos hijos.

“No podemos permitir que la autoridad nos esté reprimiendo de esa forma, nosotros queremos manifestarnos contra lo que nos están haciendo y vamos a defender ese derecho. El gobierno está usando la violencia y la cárcel para dividirnos, para desgastarnos y mucha gente no lo quiere entender, no se solidariza, no sale a la calle a defender lo que es de todos. Pero nuestra idea es que poco a poco la gente se dé cuenta de lo que está pasando, de cómo te criminalizan por pelear tus derechos, y que le puede pasar a cualquiera”, dice Jesse Alejandro.

Eso es lo que ha sacado a la calle a gente como Luna y sus ex compañeras de la maquila, a Jesse y a los vecinos de Iztapalapa. Entre más.

#Yosoy132:  antes y después, pacíficos pero invisibles

yosoy132_ibero_01

“Yo no creo en la violencia –afirma Valeria Hamel– y espero nunca creer en ella. Sin embargo, en este año transcurrido desde la llegada de Peña Nieto a Los Pinos, he aprendido a no criminalizarla: entiendo muy bien el hartazgo de la gente.”

Durante el año pasado, Valeria fue la representante del ITAM en el movimiento estudiantil #YoSoy132, el cual, reconoce, fue desarticulado el 1 de diciembre de 2012 y que hoy sobrevive no ya como una estructura asamblearia, con capacidad de convocatoria masiva, sino como una idea, incluso un grupo de redes que siguen trabajando, pero a nivel de base.

“El 1 de diciembre de 2012, fue muy claro lo ocurrido –afirma la estudiante de Derecho–: Enrique Peña Nieto tomó venganza en contra del movimiento estudiantil, y su mensaje fue ‘ustedes me jodieron durante toda la campaña y el proceso electoral, pues aquí está mi respuesta’. Desde su primer día de gobierno, Peña mandó el mensaje de que no permitirá la disidencia, que en su gobierno no habrá espacio para la actuación política en su contra, ni para gente como nosotros… y el 1 de diciembre fue sólo el preludio de lo que seguiría, porque luego vino la represión del 10 de junio, la del 1 y 13 de septiembre, la del 2 de octubre.”

Con este punto coincide Alfredo Lecuona, ex vocero de la asamblea de #YoSoy132 en la Universidad del Valle de México y actual asesor de la senadora Layda Sansores, del partido Movimiento Ciudadano.

“Sí funcionó la estrategia planteada del gobierno de desarticular y desmovilizar a través de una acción muy contundente del 1 de diciembre de 2012 de estigmatizarnos. Permeó en nosotros, pegó hacia adentro, desmovilizó, no porque hayamos creído que en verdad íbamos a terminar acciones violentas, sino porque desconcentró todos nuestros esfuerzos que antes estaban destinados a la lucha de nuestros seis puntos, al obligarnos a la defensa jurídica de los detenidos y a limpiar nuestra imagen. Terminamos siendo pacíficos pero invisibles”.

Para analizar las causas de la violencia que ha marcado las protestas suscitadas durante este año, ambos jóvenes contrastan con las manifestaciones realizadas por #YoSoy132 durante 2012, cuando “marchábamos hasta tres veces a la semana y no había agresión del gobierno. Si llegaba a haber policías, eran agentes de tránsito, me sentía protegida, caminar por Reforma con una consigna política, los policías nos escuchaban, incluso nos sonreían, pero el 1 de diciembre comenzó la criminalización de la protesta social”, dice Valeria.

Y en ese proceso, destaca, “el principal factor del autoritarismo ha sido Miguel Ángel Mancera a quien no considero como alguien de izquierda, quien ha actuado en favor de otros intereses, sin entender la naturaleza progresista de la Ciudad de México, donde los que hemos crecido aquí lo hicimos conviviendo con las protestas sociales y con la libertad de expresión, pero llega Mancera y le pone un alto a todo eso, ante los aplausos del gobierno federal”.

Desde ese momento, se lamenta, el único rostro que ha exhibido el gobierno capitalino durante las manifestaciones públicas, principalmente las de jóvenes, “es el rostro de los granaderos, imbuido de agresividad y burla”, cobijados en su proceder represivo por el Protocolo de Uso de la Fuerza, emitido por Mancera, así como por la reforma al Código Penal que eleva las sanciones en caso de lesión u homicidio de agentes, durante protestas sociales.

Lecuona coincide.

“Es notorio que cuando no hay policías en las marchas, no hay violencia y eso lo podemos entender perfectamente, sin reivindicar la violencia o la acción directa en las protestas”.

Y esto evidencia, destaca el egresado de Derecho, la intención de los gobiernos federal y capitalino de crear violencia, como estrategia para desmovilizar a la sociedad. Considera que las manifestaciones violentas, como las que pueden reivindicar grupos como Frente Oriente o Acampada Revolución, sólo le sirven al gobierno para legitimar acciones de represión y reformas legales que criminalizan la protesta.

Y es esta diferencia en torno a la verdadera utilidad de las confrontaciones con la policía, insiste Valeria Hamel, la que terminó por fracturar al movimiento #YoSoy132, aquel 1 de diciembre de 2012, porque “si bien ese día hubo gente que, de forma espontánea, actuó de forma violenta, también hubo grupos que actuaron así de forma premeditada. Hubo gente que usó la violencia, sabiendo que muchos no íbamos preparados para ella, sabiendo que iban niños, adultos mayores, y sabiendo también los riesgos de represión que ese proceder generaban, y esos grupos actuaron así, violando un acuerdo previo establecido entre todos los convocantes a esa manifestación, y eso, más que una necedad, fue un acto autoritario de su parte.”

–¿Cuál es tu postura en torno a la confrontación directa: la repruebas?- se le pregunta a Valeria.

–No considero que esa sea una forma de lucha efectiva, aunque respeto a quienes la consideran legítima. Sin embargo, creo que ellos también deben respetar a aquellos que optamos por las formas de lucha pacífica, porque aquellos que deciden actuar violentamente, primero tiran la piedra y luego se esconden atrás de ti… si ellos convocaran a sus protestas, en las que usaran métodos directos de confrontación, está bien, pero no me parece justo que acudan a manifestaciones que son organizadas con un perfil pacífico y que impongan la violencia.

 

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Cómo pude dejar que a mis hijos les sucediera esto?: la madre hondureña que perdió a 2 hijos y a su nuera en tráiler de Texas

Karen Caballero espera que los cuerpos de sus hijos, Alejandro Andino Caballero y Fernando Redondo Caballero, y de su nuera, Margie Paz Grajera, sean repatriados a Honduras.
1 de julio, 2022
Comparte

A Karen Caballero la asaltó una “pesadez inexplicable en el pecho” la noche del sábado 25 de junio de 2022. Los muchachos ya no se comunicaban.

Dos días después, alrededor de las 8:00 de la noche, recibió una alerta noticiosa del canal honduñero HCH en su celular. Decenas de migrantes habían muerto de calor dentro de un camión que fue localizado cerca de la ciudad de San Antonio, en el estado de Texas.

Karen buscó en Google y Facebook los teléfonos de los consulados hondureños en Estados Unidos, de hospitales y comisarías, para averiguar si sus dos hijos y su nuera figuraban en la lista de víctimas.

Eran las 2:00 de la mañana y nadie respondía.

Margie Paz Grajera (24), Alejandro Andino Caballero (23) y Fernando Andino Caballero (18) son tres de los 53 migrantes que fallecieron dentro de un tráiler que trasladaba a 62 personas provenientes de México, Guatemala, El Salvador y Honduras.

Murieron tras permanecer encerrados dentro de un tráiler a 40 grados centígrados sin ventilación.

“¿Cómo siendo yo una madre tan sobreprotectora, pude dejar que a mis hijos les sucediera lo que les sucedió?, se preguntó Karen en conversación con la BBC. “Si mis hijos no regresaban a las 10:00 de la noche, yo era capaz de salir caminando a buscarlos hasta que me los traía a la casa”.

Karen habla con calma y aplomo, aunque reconoce que no ha tenido tiempo de llorar, desbordada por las llamadas de tantos familiares, amigos y periodistas.

“Cualquiera piensa: ‘A esta mujer no le duele, esta mujer no sufre’. Pero la verdad es que tengo que mantenerme fuerte porque tengo que resolver esto. Como mamá, todavía tengo que traer a mis niños a casa”.

Anillos de papel

Karen recuerda que Alejandro y Margie se hicieron novios cuando estudiaban juntos en un colegio adventista en Las Vegas de Santa Bárbara, un pueblo ubicado a 200 kilómetros de la capital hondureña de Tegucigalpa.

“El primer año de novios se casaron en el árbol de las bodas del colegio, con anillos de papel. Tenían 17 y 18 años”, cuenta Karen.

Margie ingresó en la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Honduras, y Alejandro se inscribió en Mercadotecnia en la Universidad de San Pedro Sula.

Cada día recorrían más de 100 kilómetros hasta San Pedro Sula, un par de horas en autobús que debían tomar durante la madrugada para llegar a tiempo a la primera clase.

“Me iba con Alejandro cuando le tocaba irse en la madrugada para San Pedro. Él me decía: ‘Mamá, me da pena. Yo soy un hombre’. Y yo le respondía: ‘No te tiene que dar pena. Yo soy tu mamá'”.

Un trabajo mejor

Margie y Alejandro terminaron la carrera y se quedaron en San Pedro Sula. Seguramente habría más posibilidades de conseguir buenos empleos que en el pueblo. La mejor oportunidad que encontraron fue trabajar como operadores en un call center.

Karen celebró cuando Margie y Alejandro compraron su primer refrigerador. Cada electrodoméstico, cada mueble, reforzaba la convicción de que habían tomado la decisión correcta al estudiar en la universidad y dedicarse a construir una carrera profesional.

Con el paso del tiempo, los sueldos de la pareja se volvieron tan precarios que Karen y su madre, la abuela de Alejandro, replantearon el presupuesto familiar para ayudarlos con víveres y dinero para cubrir la renta cada mes.

La abuela de Alejandro tenía un restaurante de comida buffet en Las Vegas de Santa Bárbara, donde Karen aprendió a manejar el negocio. Luego montó su propio restaurante, pero quebró durante la pandemia por el coronavirus.

Emigrar a Estados Unidos

La situación económica familiar se estrechó después de la pandemia. Karen debía ayudar a su hija Daniela y a su bebé de siete meses. Fernando, el menor de los tres, decidió abandonar la escuela durante el confinamiento.

A diferencia de sus hermanos mayores, Fernando no quería ir a la universidad. Soñaba con jugar fútbol como Lio Messi. Aunque no se aplicaba en los estudios, Karen admiraba su ambición, un impulso más afín a la mentalidad comerciante de la abuela que a la vocación académica de Alejandro y Margie.

Imagínese mami, si aquí no hay trabajo para los que estudian, ¿qué me va a quedar a mí que no estudié?”, preguntó Fernando a Karen cuando le contó su intención de emigrar a Estados Unidos.

Aunque sus hijos eran adultos y tomaban sus propias decisiones, Karen sabía que podía persuadir a Fernando para que se quedara en Las Vegas de Santa Bárbara y ayudara en el restaurante de la abuela. Todos habían trabajado alguna vez en la cocina o en la caja registradora del negocio.

Sin embargo, Karen estaba de acuerdo con su hijo. Un mundo de posibilidades se abriría una vez que cruzara la frontera entre México y Estados Unidos.

Karen Caballero.

Getty Images
Karen Caballero espera la repatriación de los cuerpos de sus hijos y su nuera.

La despedida

La propuesta inicial era que Fernando viajara solo. Pero Alejandro y Margie se animaron a acompañarlo.

Alejandro era lo más parecido a un padre para su hermano menor, cuenta Karen a la BBC. Su ecuanimidad y temple lo convirtieron en la persona a quienes todos en la familia acudían cuando había un problema por resolver.

La opción de viajar a Estados Unidos por avión fue descartada desde el principio. Ninguno tenía visa ni dinero suficiente para comprar los boletos. Hicieron una colecta familiar y buscaron a las personas que los ayudarían a llegar a Estados Unidos.

En entrevista telefónica con la BBC, Karen se negó a revelar detalles sobre los arreglos del viaje: cuánto había costado, cómo lo planificaron o cuál era la ruta.

Karen, sus hijos y su nuera tomaron un taxi hasta Guatemala para despedirse antes de que siguieran el trayecto hacia México. Recorrieron la ciudad de Antigua, y quedaron maravillados por la vestimenta de los pueblos indígenas. Se conmovieron al ver cómo las mujeres cargaban a los niños a sus espaldas.

Margie, Alejandro y Fernando siguieron el camino a través de México. Durante 20 días se comunicaron con Karen a través de Whatsapp para ponerla al tanto de las novedades del viaje.

Karen todavía no sabe cuándo serán repatriados los cuerpos a Honduras.

Mientras conversaba con la BBC, recibió una llamada: “Es de la Casa Presidencial de aquí. Yo le devuelvo la llamada”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Iw8YMJx_rSM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.