Las 12 ciberestafas que debe evitar estas Navidades
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las 12 ciberestafas que debe evitar estas Navidades

Esta temporada navideña podría ser una en la que los internautas compren en línea más que nunca. Por esa razón, BBC Mundo presenta 12 consejos para que los usuarios de Internet estén libres de estafas, en esta temporada navideña.
Por BBC Mundo
11 de diciembre, 2013
Comparte

Se prevé que esta Navidad los internautas compren en línea más que nunca. Pero no todo el mundo se empapa del espíritu festivo y algunos “estafadores” ya han instalado trampas en internet y están a la espera de que usted caiga presa en ellas…

El profesor del Departamento de Ciencias Informáticas de la Universidad de Surrey resume los 12 “ciberfraudes” que pueden arruinarle estas fiestas y algunos consejos para mantenerse “a salvo”.

1. Phishing (o pesca)

Los mensajes falsos o “phishing” llevan merodeando por la red desde hace años y casi todos hemos recibido una versión de este común engaño.

Funciona así: unos estafadores le envían un mensaje e intentan que usted haga clic en un enlace que le lleva hasta un sitio falso o abrirá algún malware (software malicioso, a menudo virus) que infecte el equipo.

Viejo, sí, pero también muy evolucionado. Algunos de estos mensajes están hechos casi a medida de cada usuario (conocido como “spear phishing” o pesca con arpón).

Imagínese eligiendo algunos regalos para comprar en un sitio web muy conocido. De repente, usted recibe un correo electrónico -al parecer procedente de ese mismo sitio- diciendo que hay un problema con su último pedido y que por favor “haga clic aquí” para atender el problema.

Tanto los logos, como las direcciones de correo electrónico, incluso los enlaces pueden tener un aspecto genuino… Revise dos veces y haga clic sólo una.

2. El falso antivirus

magínese buscando ese regalo tan difícil de conseguir. Finalmente, usted es redirigido a un sitio que vende exactamente lo que tanto desea.

Pero, ¡un momento! Un mensaje parpadea diciendo que su equipo está infectado… y que no se preocupe, que tan sólo tiene que descargar el antivirus gratuito que le muestra y su problema estará resuelto.

Si se lo descarga, su computadora estará (ahora sí) infectada. Sus problemas sólo acaban de empezar. ¿Solución? Instale un buen antivirus antes de navegar por la red.

3.  La falsa “actualización”

A medida que el espíritu de la Navidad nos invade, todos enviamos (a nuestros amigos, familiares, compañeros de trabajo…) enlaces a chistes y videos en Facebook, por correo electrónico y a través de Twitter.

Ahora imagine que llega a una de estas webs y le aparece un mensaje que le indica que usted no tiene la última versión de “Flash” (por ejemplo) por lo que no puede ver ese video tan divertido que le enviaron, pero que no se preocupe que “si hace clic aquí” usted puede conseguir el reproductor actualizado de forma inmediata.

No sólo esta “actualización” es un malware, sino que además una vez instalado, el virus se encargará de enviar mensajes a todos sus amigos diciéndoles que corran a ver ese video tan “divertido”. Y conseguir así que alguno caiga en la misma trampa, como usted acaba de hacer.

4. La estafa de las catástrofes y los eventos mundiales

Los estafadores intentarán sacarle el dinero apelando a grandes eventos mundiales y recientes catástrofes, sin importar lo triste que haya sido el suceso. El ejemplo más reciente ocurrió con el tifón Haiyán en Filipinas.

Es difícil de creer, en una temporada llena buena voluntad, pero antes de que las organizaciones de ayuda humanitaria llegaran a la gente más pobre y más afectada del lugar, ya había correos electrónicos fraudulentos haciendo las veces de agencias genuinas que pedían a los internautas donar a la causa.

No se deje engañar. El dinero no va sino a los estafadores.

5. La descarga ilegal de programas “pirateados”

Se habla de programas “cracked” cuando el software ha sido modificado para eliminar los métodos de protección de copias, entre otros (liberan así el acceso para poder ser instalado en la computadora de modo gratuito).

La descarga de este tipo de archivos es muy usual, especialmente en Navidades cuando muchos pensamos en regalar dispositivos o programas para la computadora.

Son caros y hay muchas ofertas tentadoras para comprar sistemas operativos increíblemente baratos, productos de oficina y otros suculentos regalos. Incluso hay oportunidades irresistibles para descargar copias “gratuitas”, que son softwares (cracked) libres de protección.

Sin embargo, no sólo es probable que usted descubra que la descarga es una copia ilegal -que además puede no funcionar o tener una clave no válida para instalarlo- sino que también puede venir con un regalo oculto: malware.

Compre siempre en sitios web de confianza y recuerde: si es demasiado bueno para ser verdad, entonces probablemente no lo sea.

6. Virus que pasan inadvertidos

No siempre tenemos que autorizar la descarga de un software para ser infectados. Siempre hay maneras en que el malware puede ser redirigido a su computadora, simplemente tras visitar una página web.

Todos vagamos por la internet, sobre todo en estas fechas en búsqueda de regalos, por lo que es difícil evitar este tipo de sitios. Sin embargo, intente estar atento a un sendero que le pueda llevar a lugares desconocidos. Es difícil, pero piense antes de hacer clic.

Y mantenga su antivirus y su navegador actualizado. Ambos protegen cada vez más de este tipo de estafa.

7. La exploración wi-fi

Algo de lo que pocos se dan cuenta es que cuando conectamos nuestro celular a una red wi-fi, se mantiene un registro de la conexión.

A partir de entonces, si el dispositivo no está conectado a un punto de acceso (hotspot), continúa enviando solicitudes de conexión a todas las redes anteriores a las que había vinculado.

Estos pueden ser leídos y estaríamos revelando todas las redes wi-fi a las que nos hemos unido con anterioridad.

En efecto, sus movimientos pueden ser rastreados y, con frecuencia, la red de su domicilio puede incluso revelar dónde vive sólo por el nombre que le haya dado.

No le dé a los estafadores información que puedan utilizar en su contra para un futuro timo.

8. Las falsas redes de “wi-fi gratuita”

Para aquellos que se refugian en algún momento en lugares como cafés o pasan tiempo en aeropuertos, son lugares que a menudo parece tienen acceso gratuito a internet wi-fi.

Tales conexiones wi-fi deben considerarse inseguras, por lo que una vez conectados a la red, no debe visitar ninguna web donde tenga que introducir sus credenciales bancarias, detalles de tarjetas, contraseñas o similares.

Todo ello puede ser visible a otras personas que pueden supervisar su conexión insegura a la red wi-fi gratuita.

En otras ocasiones, puede haber redes que pertenezcan a un usuario que la haya creado (y proporcione el libre acceso de otros en la zona) y nombrado como “Wifi gratuita” con el objetivo de captar la información de quienes se unan a su red pensando que es un servicio gratuito.

Pregunte siempre al dueño del lugar o en una oficina de información por la red wifi oficial y contraseña si la tuviera.

9. Una combinación de las dos estafas anteriores

Si mantiene su conexión a la wi-fi activa, hay métodos por los cuales, según su celular envía una petición de conexión a un punto de acceso wi-fi, un estafador puede pretender ser tal red.

Como resultado, el celular por sí solo “entiende” que ha encontrado una conexión que conoce e intenta crear un vínculo, mostrando así su contraseña wi-fi.

O peor aún, el celular podría “pensar” que tiene una conexión segura y empezar a enviar otros datos que pueden ser leídos por el estafador.

Esta así como las dos estafas anteriores pueden evitarse simplemente apagando la configuración del wi-fi en el celular cuando no esté en un punto de acceso en el que confíe.

10. La web insegura

Ya sea intencionado o no, algunos sitios web todavía solicitan datos de su tarjeta de crédito -así como otros datos personales valiosos- sin ofrecer una conexión segura.

En primer lugar, debe saber cómo su navegador le muestra que usted se encuentra bajo una conexión segura (busque el símbolo de un candado, el cambio de la barra de direcciones de color o lo que corresponda).

Si no tiene una conexión segura no confíe sus datos a esa web.

O bien a los propietarios de la web no les importa, en cuyo caso no se los merecen, o es una falsificación.

Incluso si se trata de una conexión segura asegúrese de hacer clic en el símbolo de un candado, o similar, para comprobar que el sitio está vinculado al que usted cree que es.

11. El hombre del medio (Man in the Middle o MiTM)

Tener una conexión segura a su sitio bancario, por ejemplo, no es suficiente si hay una pieza de software en su computadora que pueda leer todos los datos antes de asegurar la transmisión.

Una típica estafa MiTM es una aplicación de “ayuda” que se instala para hacer su vida más fácil cuando se utiliza el explorador.

Este asistente puede estar sirviéndose de cualquier dato o información que usted escriba en la pantalla.

La forma más segura de evitar esto es asegurarse de que usted no tiene “add-ins” (aplicaciones de programas que se pueden activas en una ventana de su navegador) en ejecución.

Si sabe cómo hacerlo, puede intentarlo mediante la configuración manual de su navegador, pero hay herramientas disponibles, que a menudo proporcionan de forma gratuita los bancos, para hacer esto por usted.

12. La peor de todas las estafas: la llamada telefónica

magínese que tiene problemas con esa nueva computadora portátil que compró como un regalo. Casi consigue que funcione… pero no puede averiguar cómo hacerlo del todo.

De repente suena el teléfono y una voz dice: “Vemos que usted ha logrado conectar a internet esta computadora Microsoft / Apple / Google / Dell / HP utilizando uno de nuestros software y parece que necesita apoyo. Estamos aquí para ayudarle. Todo lo que necesitamos es su nombre de usuario y contraseña…”.

La respuesta es no. Estos estafadores trabajan con la idea de que con el tiempo encontrarán a alguien a quien le ocurra exactamente eso y después de recibir una llamada de este tipo, es muy probable que el usuario, frustrado, no cuestione siquiera la pregunta, sino más bien agradezca la llamada.

Todo lo que la persona al otro lado del teléfono está tratando de hacer es conseguir sus datos de acceso y robar información valiosa de su computadora.

Lamentablemente, hay más de 12 estafas a tener en cuenta, pero ponga especial atención a los fraudes que afloran en esta época del año.

El contexto lo es todo para que una estafa tenga éxito. Si parece relevante, útil o personal, es mucho más probable que funcione.

Contenido relacionado:

Los siete pecados capitales en internet

Cómo evitar las estafas en Facebook

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Dejé a mi familia un instructivo de qué hacer si desaparezco": jóvenes en Nuevo León, en alerta constante

El aumento de la inseguridad ha llevado a las mujeres de Nuevo León a vivir en una alerta constante y a tomar sus propias medidas de seguridad ante el abandono, aseguran, de las autoridades.
14 de mayo, 2022
Comparte

Un paseo de pocos minutos por las calles del centro de Monterrey deja ver hasta cuatro fotos de personas desaparecidas. También hay murales con rostros y nombres de aquellos en paradero desconocido. Se ven en cada poste, en cada esquina.

Son la muestra cotidiana de la crisis que vive la capital y todo el estado de Nuevo León, en el norte de México, convertido en la cuarta entidad del país con más desaparecidos según cifras oficiales: más de 6,000.

Pero fue el reciente aumento de casos, especialmente de chicas muy jóvenes, lo que encendió todas las alarmas sobre la inseguridad que ha trastocado la vida diaria de miles de mujeres regiomontanas. Dicen que si no se cuidan ellas mismas, nadie lo hará.

“¿Cómo sé que eres periodista? ¿Por qué no usas grabadora?”, me preguntó con desconfianza Guadalupe, una mujer que estaba en un café pasadas las 10:00 de la noche en el barrio antiguo de Monterrey, considerado el motor industrial de México.

“Yo ya me había fijado que caminaste para allá, que luego te acercabas… Es que estamos como en alerta constante, hasta ese extremo llegamos”, me confiesa su amiga Diana, sentada en la misma mesa de la calle José María Morelos, la más animada de esta zona repleta de bares y restaurantes.

Ambas se niegan a “vivir con miedo encerradas”, pero no ocultan que esta noche “se pensaron un poco más” el salir las dos solas. “Sí estamos más observadoras porque no nos queda otra que cuidarnos. Duele y es triste, pero así es”.

Otras mujeres sí que optan por renunciar a su derecho a disfrutar de la noche.

En el emblemático salón Morelos, un local cercano con música en vivo, dicen que “desde el caso de Debanhi” reciben menos clientas y, sobre todo, ven que las que llegan se retiran a casa más temprano.

“Mira, es muy raro que ya veas por la calle a chicas solas. Siempre vienen en grupos grandes o acompañadas ”, dice María Palacios, una de sus trabajadoras, quien asegura que ahora están más pendientes de ellas cuando salen del bar o que “cuando están tomadas” se niegan a venderles más alcohol.

“Entre nosotras nos tenemos que cuidar”, afirma.

María Palacios

Marcos González / BBC
María Palacios ve cómo las mujeres jóvenes se marchan antes a casa del local nocturno donde trabaja.

Joven e hija de desaparecida

Nuevo León está bajo el foco desde que medios locales reportaran, a inicios de abril, la desaparición de ocho mujeres jóvenes en solo diez días, la mayoría en la capital Monterrey y su zona metropolitana.

Según cifras del gobierno, 376 mujeres fueron reportadas este año como desaparecidas en este estado hasta el 12 de mayo. De ellas, 48 permanecen como “no localizadas” y seis aparecieron sin vida.

Y en un país donde el 95% de denuncias generales queda en la impunidad, el papel de las autoridades a la hora de garantizar la seguridad y de investigar estos casos está bajo el punto de mira.

Map

Pero lo cierto es que esta tragedia ya golpea a Nuevo León desde hace mucho tiempo. Lo sabe Maya Hernández, una joven estudiante de psicología clínica cuya madre, Mayela Álvarez, desapareció en Monterrey hace casi dos años.

Teniendo entonces apenas 16, a Maya le tocó madurar de golpe y no solo liderar la búsqueda sino también dirigir su casa, en la que vive con su abuela y un hermano pequeño.

“Antes de que mi mamá desapareciera, yo no tenía idea de que esto era una crisis social. Y entonces me di cuenta de que no soy la única, que hay muchos desaparecidos en Nuevo León. Y que en lugar de ir disminuyendo, han aumentado con los años”, le dice a BBC Mundo.

Asegura que, en todo este tiempo, no ha habido avances en la investigación. “La Fiscalía nos ha fallado”, denuncia, a la vez que exige la implicación del gobernador del estado, Samuel García, como ha hecho con otros casos recientes más mediáticos como el de Debanhi Escobar, María Fernanda Contreras o Yolanda Martínez.

“Que mi mamá desapareciera me hizo ser más precavida y tener más conciencia. Pero cada vez me siento más insegura porque puede que un día no regrese a casa”, reflexiona.

“¿Por qué no? ¿Por qué no podemos salir?”, pregunta a quienes dicen que esa sería la solución a esta crisis. “Tenemos derecho a divertirnos y no tendríamos que encerrarnos en casa. Ya lo hicimos por una pandemia, ahora no deberíamos hacerlo por la inseguridad”.

Maya Hernández

Marcos González / BBC
Maya Hernández reclama que casos como el de su madre sean atendidos de la misma manera como se ha dado seguimiento a otras desapariciones recientes más mediáticas.

BBC Mundo no obtuvo respuesta de sendas solicitudes de entrevistas al gobernador de Nuevo León y a la Fiscalía del estado, cuya labor ha sido duramente criticada por familiares de desaparecidos y que llegó a reconocer claras irregularidades en casos como el de Debanhi.

La fiscal de feminicidios estatal, Griselda Núñez, insistió este miércoles en descartar que exista una tendencia generalizada u organizada de violencia contra las mujeres en Nuevo León, por lo que aseguró que cada caso debe ser abordado individualmente.

“No existe una situación de desaparición o de secuestro de mujeres, sino que son condiciones específicas por cada uno de los hechos”, subrayó en una conferencia de prensa a la que asistió BBC Mundo.

Plaza de los desaparecidos

Marcos González / BBC
La rebautizada como plaza de los desaparecidos rememora en Monterrey a las miles de personas en paradero desconocido en el estado.

Instrucciones de búsqueda para familiares

Pero estos mensajes están lejos de tranquilizar a las mujeres de Nuevo León y de su capital, que optan por tomar medidas para protegerse de posibles ataques en una ciudad donde la inseguridad se siente como el tema de conversación de casi cada día.

Según Mariana Limón Rugerio, es “el desamparo por parte del Estado” lo que no les deja otra salida que organizarse. Y más en su caso, que siente el triple de vulnerabilidades como mujer, joven menor de 30 años y periodista de Monterrey.

“Yo dejé a mi familia un instructivo de qué hacer y a quién contactar si desaparezco” para ayudarles a lidiar “con el dinosaurio burocrático que es México”, asegura a BBC Mundo.

Mural de desaparecidos

Marcos González / BBC

Gracias a una aplicación, su familia puede monitorear su ubicación a través de su teléfono, del que la joven se comprometió a estar pendiente en todo momento.

Según sus propias instrucciones, sus familiares deben empezar a preocuparse si transcurren tres horas sin que ella dé noticias. Si pasan cinco, deben acudir inmediatamente a la Fiscalía y exigir que inicien su búsqueda, dado que esos primeros momentos de la desaparición son cruciales.

“Obviamente espero que nunca lo utilicen . Es muy agobiante explicarles a tus papás qué hacer si llegas a desaparecer. Pero prefiero que tengan un cuerpo que velar a que me tuvieran que buscar, porque a nivel psicológico es mucho más pesado para la familia no tener ni un cadáver que enterrar”, reconoce la periodista.

Las jóvenes regiomontanas con las que habló BBC Mundo han agudizado su ingenio en las últimas semanas a la hora de adoptar medidas de protección.

Desde compartir su ubicación a través del celular en todo momento, hasta llevar gas pimienta o aparatos de descargas eléctricas en el bolso, pasando por evitar publicar fotos en sus redes sociales a tiempo real para evitar que desconocidos sepan su ubicación al momento, son algunas de ellas.

Mural de desaparecidos

Marcos González / BBC
Nuevo León pide justicia para sus desaparecidas.

Mónica López, quien es maestra de educación especial de 26 años y vive en el municipio de Escobedo, lamenta que se vean obligadas a adoptar estas restricciones y limitarse por el hecho de ser mujeres.

“Pero, aunque no es justo, te acabas resignando por tu familia y por llegar viva a casa”, admite.

La joven le dice a BBC Mundo que, a raíz de los últimos casos, algunas de sus amigas entraron en una ansiedad social por la que se alegraban incluso de trabajar desde casa para no tener ni que salir. “Es una incertidumbre. Te limitas, pierdes la seguridad, restringes tus horarios…”.

“Yo tengo miedo porque yo sí salgo, sí estoy en la noche, sí voy a fiestas. Si llego a ser yo la víctima, ojalá que me digan ‘la maestra’ y no ‘la que desapareció porque estaba tomando'”, dice criticando a quienes tienden a revictimizar a las víctimas o sus familiares por su comportamiento como si eso justificara que las desaparecieran.

Mónica López

Marcos González / BBC
Mónica López comparte su ubicación casi en todo momento con grupos de amigas.

E inevitablemente, esa inseguridad de la que tanto se habla en Nuevo León salpica también a su trabajo y la relación con sus alumnos.

“Estableces muchos consejos y recomendaciones de seguridad, trabajas para que confíen en ti. Qué feo, porque son niños, pero al final es la cultura en la que están creciendo y a la escuela nos toca prepararlos para lidiar con eso”.

Mujer, joven y policía

Temprano en la mañana, en el parque Fundidora -actual pulmón verde de Monterrey tras décadas ocupado por la compañía de hierro y acero de la ciudad- se pueden ver a decenas de personas haciendo deporte.

Carolina Ayala, una chica de 25 años que acude casi todos los días a caminar en patines, dice que prefiere hacerlo a esa hora que en la noche. “Cuando está medio oscuro, hay mucho hombre, ya no sabes… a esta hora, como que está más seguro”.

Desde hace semanas, todo desplazamiento lo hace en el auto de su mamá o hermano. “No puedo andar sola, me da miedo, y eso que yo soy muy independiente. Pero toca cuidarse. Ahorita, ni de chiste me arriesgo”, cuenta antes de que llegue su madre, quien también hace deporte con ella.

Carolina Ayala

Marcos González / BBC
“Ni de chiste me arriesgo”, dice Carolina Ayala ante la posibilidad de hacer deporte al final del día.

Las autoridades, tan señaladas por las jóvenes por no garantizar su seguridad, se ven a veces en “una situación complicada” como la que reconoce vivir Gabriela Martínez.

Ella es policía local de Monterrey desde los 19 años, pero antes que nada es una mujer joven a la que también afecta el escenario actual.

“A pesar de trabajar en esta área, sí se tiene un temor porque también soy mamá. Creen que uno es policía 24 horas y que tenemos como ese chip de estar más alerta, pero eso tampoco quita que nos pueda llegar a pasar algo y estamos expuestas”, le dice a BBC Mundo.

La oficial asegura que, tras el incremento de la inseguridad hacia la mujer, los agentes de la ciudad han implementado medidas para aumentar el apoyo y protección a jóvenes mujeres en situación de vulnerabilidad, como por ejemplo acompañarlas cuando están esperando solas la llegada de su transporte.

Sin embargo, Martínez es consciente de que uno de los mayores retos de la policía es volver a ganar la confianza de la ciudadanía “que se perdió por cosas que pasaron en años anteriores” y lograr así que las mujeres se acerquen a ellos en situaciones de riesgo.

Gabriela Martínez

Marcos González / BBC
Gabriela Martínez dice que ingresó en la policía local de Monterrey con solo 19 años con la intención de aportar su granito de arena en la mejora de la seguridad del municipio.

“Yo, como mujer, obviamente voy a velar por las demás. Tengo una niña por la que me gustaría que también alguien se preocupara cuando anda en la calle. De verdad, que tengan la confianza en nosotros de que vamos a hacer todo lo posible para que lleguen bien a casa”, promete.

Pero la situación de inseguridad en Nuevo León no parece mejorar a ojos de muchas mujeres, quienes se muestran muy pesimistas sobre la posibilidad de una solución

Mientras algunas se ven obligadas a limitar sus movimientos para no terminar secuestradas, los familiares de las desaparecidas siguen alzando su voz para que sus casos no caigan en el olvido de las autoridades.

Ellos, como muchos otros, se siguen preguntando lo que los trabajadores de la Fiscalía estatal ven pintado en el suelo frente a su edificio en letras grandes, junto a los nombres de algunas de las miles de mujeres desaparecidas en el estado: “¿dónde están?”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=o8zN-00dCXk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.