Nogales, Arizona: 30 menores detenidos a diario en su intento por cruzar a EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Nogales, Arizona: 30 menores detenidos a diario en su intento por cruzar a EU

En todo el país vecino, el año pasado se detuvieron a 24 mil 481 jóvenes intentando cruzar la frontera México-Estados Unidos sin la compañía de un adulto.
Por Tania L. Montalvo / segunda de cuatro partes
17 de diciembre, 2013
Comparte
La frontera entre Nogales, Sonora y Arizona, es uno de los puntos más peligrosos de la frontera entre Estados Unidos y México. //Foto: Tania L. Montalvo.

La frontera entre Nogales, Sonora y Arizona, es uno de los puntos más peligrosos de la frontera entre Estados Unidos y México. //Foto: Tania L. Montalvo.

En la garita que marca la división entre la ciudad de Nogales, Sonora en México y Nogales, Arizona en Estados Unidos, unos quince jóvenes esperan bajo el sol. Tras los vidrios en tonalidades oscuras se mira al grupo con la cabeza gacha, con la ropa raída, los zapatos rotos y el cabello despeinado. En unas horas, se convertirán en el primer grupo del día que tras haber sido detenido por la patrulla fronteriza será entregado al consulado mexicano para iniciar el camino de regreso a sus países.

Cada día, la patrulla fronteriza en esta región de Arizona, en el sureste de Estados Unidos, detiene en promedio a 30 menores de 17 años, cifra que de 2011 a 2012 se duplicó en ese estado.

En todo el país, el año pasado se detuvieron a 24 mil 481 jóvenes intentando cruzar la frontera México-Estados Unidos sin la compañía de un adulto. En 2011, esa cifra alcanzó los 16 mil 000.

Según los protocolos de la Patrulla Fronteriza, en cuanto se detecta o se tiene sospecha de que uno de los migrantes detenidos es menor de edad y viaja solo se debe dar aviso al consulado mexicano para iniciar y completar el trámite de deportación en menos de 24 horas.

En Nogales, Arizona, los menores son llevados a una zona fuera de la garita, lejos del tránsito peatonal y vehicular para una de las dos visitas que personal del consulado de México hace a la zona.

Su espera también es totalmente aparte de los centros de detención, a donde son llevados el resto de los migrantes detenidos que en 2012 sumaron 126 mil 400 sólo en la región de Arizona.

Jugo, galletas y Doritos

El vocero de la Patrulla Fronteriza, Andy F. Adame, dice que cada vez que se detiene a un migrante lo primero es asegurar que haya comido algo, así que se les entrega un paquete de galletas, un jugo de manzana y una bolsa de Doritos.

Más tarde, en los centros de detención los migrantes podrán recibir un plato de  macarrones con queso instantáneos, barras de granola y siempre tendrán un garrafón con agua a la mano.

Las celdas —ubicadas a dos o tres metros de los centros de trabajo de los agentes de Aduana y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés)­—, tienen  capacidad para 40 personas cada una, cuentan con catres de plástico y cobijas hechas también de ese material y de una especie de tela pellón.

En una de estas celdas está María, una joven de 25 años que tras un mes desde que salió de su hogar en El Salvador, pudo cruzar la frontera entre México y Estados Unidos, pero se encontró con la Patrulla Fronteriza.

María respira para contener el llanto cada vez que intenta contar su historia. Su cabello negro no obedece al intento de controlarlo en una coleta y a momentos le cae sobre el rostro. Viste una blusa negra y jeans que pese a ser oscuros dejan visibles las manchas del camino, sus tenis han perdido las agujetas y están rotos del frente.

Intenta sonreír cada vez que lleva sus manos a la cara como para tapar la salida de las lágrimas.

“Mis padres ya murieron, allá sólo me queda mi hermano y se emborracha, me golpeaba hasta que un día me dijo que ya, que me fuera”, cuenta María para explicar sus motivos para emprender el viaje hacia Estados Unidos.

La joven dice que cruzó en autobús la frontera con México, que nadie le hizo preguntas hasta que encontró un retén de migración. “Estábamos dormidas cuando ya sentimos que nos tocaban y esculcaban. Nos desnudaron y nos quitaron todo, vieron que no nos quedara nada”. Según María, luego hubo otro retén de migración en donde fue la misma historia, pero al verla desnuda y asegurarse que no escondía nada, la dejaron ir.

María siguió su camino hacia la frontera. Hasta ese punto, ya había invertido 7 mil dólares, pero entonces se encontró con lo que llamó la mafia. “El de la mafia nos dijo ‘van a chingar a su madre’. Perdón por la palabra pero así fue. Y nos pidió 350 dólares para salir de ahí, pero se los dimos y nos dijo que serían otros 700 dólares”.

—¿Y si no pagabas—, le preguntan a María.

Abre los ojos y alza las cejas. De nuevo lleva las manos al rostro y usa dos dedos para frenar la salida de las lágrimas.

“Yo sólo quiero regresar a mi casa”, responde.

Los registros de la Patrulla fronteriza en Arizona indican que la mayoría de los migrantes provienen de Guatemala, Honduras, El Salvador y México. Los destinos a los que comúnmente se dirigen son Los Ángeles, Phoenix, Chicago, Atlanta y Seattle.

ninos_detenidos

Los migrantes quedan en medio de traficantes

“Antes era más humano pasar la frontera hoy es puro negocio, contrabando, crimen. Antes era por perseguir el sueño Americano, pero eso se acabó”, dice el agente Andy F. Adame.

Los meses de mayor tráfico son febrero, marzo, abril y mayo, cuando las condiciones del clima son más favorables. En el verano la temperatura en el desierto supera los 45 grados centígrados y en invierno se reduce a menos 10.

Sin embargo, el agente Adame cree que el principal peligro para los migrantes es que quedan “en medio de la acción de los traficantes de droga”.

“En esta región la droga se pasa el 95% de las veces por contratistas que van cargando en costales de frijol. Ellos van armados y están preparados para defenderse, pero también hay ‘bajadores’ que son grupos que intentan asaltar a esas mulas en su camino y ellos también están armados. Luego estamos nosotros intentando frenar todo eso y también estamos armados. En medio de todo eso, están los migrantes”.

En 2012, la Patrulla Fronteriza encontró en el desierto a 201 personas muertas, un año antes fueron 189. El porcentaje de personas no identificadas osciló entre el 69 y el 71%.

“No es común hallar un cuerpo entero, la mayoría de los cuerpos que hallamos son esqueléticos y ninguno tiene su identificación, siempre se las quitan los mismos guías y en esta zona, el 99% de las personas tiene un guía cuando intenta cruzar”.

La detención y la sospecha

En donde se unen la colonia Buenos Aires en Nogales, Sonora y el Barrio Soto en Nogales, Arizona, la Patrulla Fronteriza tiene cuatro minutos “para actuar” antes de que un migrante que haya cruzado la barda logre perderse en una comunidad.

Son aproximadamente 20 metros de recorrido desde el muro fronterizo hasta las primeras casas del Barrio Soto, pero en ese tramo, la Patrulla Fronteriza cuenta hasta con 400 sensores de movimiento, iluminación de la frontera tipo estadio, videovigilancia 24 horas y cámaras con visión nocturna.

“Tenemos cuatro minutos antes de que se nos pierdan, pero la tecnología actúa por nosotros. Sin verlos, sabemos que están ahí”, dice el agente Adame.

Como Patrulla Fronteriza, explica, actúan en las siguientes 25 millas después de la frontera —aproximadamente 40 kilómetros—, en ese tramo, “una sospecha de que es ilegal” les permite actuar.

Adame lo explica así: en mis 25 millas yo puedo detener a un auto con placas de Sonora y revisar a sus ocupantes solo por tener placas de Sonora, eso ya me puede generar una sospecha. Cuando veo a alguien caminando le pregunto en inglés cómo está o a dónde va, si no me habla en inglés, me da motivos para detenerlo, si me responde en español, es sospechoso y puedo detenerlo, si duda en responder también es sospechoso, pero si me contesta con un inglés fluido yo no tengo razón para detenerlo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El pedazo de hielo del tamaño de Londres que se desprendió de la Antártida

El enorme témpano se separó de la plataforma de hielo Brunt, ubicada en el mar de Weddell, al sur del océano Atlántico.
27 de febrero, 2021
Comparte

Un gran iceberg de unos 1.270 kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de la zona metropolitana de Londres, se desprendió de la Antártida.

Este viernes, los instrumentos de detección en la superficie de la plataforma de hielo Brunt confirmaron la separación.

No muy lejos, el British Antarctic Survey (BAS), una institución de Reino Unido dedicada a la investigación de la Antártida, opera la estación Halley. Desde 2017 lo ha hecho con una capacidad reducida debido a la perspectiva inminente de un desprendimiento.

Actualmente no hay nadie en la base, por lo que no hay riesgo para la vida humana.

BAS tiene una variedad de dispositivos GPS en la plataforma Brunt que transmiten información sobre los movimientos del hielo a la sede de la agencia en Cambridge.

Los expertos inspeccionarán las imágenes satelitales de lo ocurrido cuando estén disponibles.

Querrán verificar que no aparezcan inestabilidades inesperadas en la plataforma de hielo restante donde está ubicada la estación Halley.

“Aunque la ruptura de grandes pedazos de las plataformas de hielo de la Antártida es algo completamente normal de su funcionamiento, los grandes desprendimientos como el detectado en la plataforma de hielo de Brunt el viernes siguen siendo bastante raros y emocionantes”, dijo el profesor Adrian Luckman, quien ha estado rastreando imágenes de satélite del Brunt durante las últimas semanas y predijo la ruptura.

“Con tres largas fisuras que se han estado desarrollando activamente en el sistema de la plataforma Brunt durante los últimos cinco años, todos hemos estado anticipando que algo espectacular iba a ocurrir”, dijo a la BBC.

“El tiempo dirá si este desprendimiento provocará que en los próximos días y semanas se rompan más pedazos. En la Universidad de Swansea estudiamos el desarrollo de las grietas en la plataforma de hielo porque mientras algunas conducen a grandes desprendimientos, otras no; y las razones de esto pueden explicar por qué existen las grandes plataformas de hielo “, agregó.

Borde del iceberg A68

Mario Tama/Getty Images
Aunque el nuevo iceberg es enorme, no es tan grande como el A68 (fotografiado en esta imagen) cuyo tamaña equivale a cuatro veces el de Londres.

¿Dónde exactamente se produjo la ruptura?

El desprendimiento detectado este viernes está en la plataforma de hielo Brunt, que es la protuberancia flotante de glaciares que han fluido de la tierra hacia el mar de Weddell.

En un mapa, el mar de Weddell es ese sector de la Antártida directamente al sur del océano Atlántico. El Brunt está en el lado este del mar.

Como ocurre con todas las plataformas de hielo, periódicamente de ella se desprenden icebergs. El último gran trozo que se desprendió en esta área lo hizo a principios de la década de 1970.

¿Cuán grande es el nuevo iceberg?

Se estima que mide unos 1.270 kilómetros cuadrados. Eso es grande desde cualquier punto de vista, aunque no tan grande como el iceberg A68 que se desprendió en julio de 2017 de la plataforma de hielo Larsen C, en el lado occidental del mar de Weddell.

Pero incluso con una cuarta parte del tamaño de A68 será necesario rastrear este bloque del Brunt debido al riesgo futuro que podría representar para la navegación.

El Centro Nacional de Hielo de Estados Unidos le dará al nuevo desprendimiento un nombre a su debido tiempo. Dado que está en el mismo cuadrante antártico (0-90W) en el que se originó el A68, también llevará la letra “A” en su nombre. Es probable que se llame A74.

¿Es esto consecuencia del cambio climático?

No. El desprendimiento de témpanos en el borde delantero de una plataforma de hielo es un comportamiento muy natural.

La plataforma tiende a mantener el equilibrio y la expulsión de témpanos es una forma de equilibrar la acumulación de masas derivada de las nevadas y la entrada de más hielo procedente de los glaciares que se alimentan en tierra.

A diferencia de la península Antártica, al otro lado del mar de Weddell, los científicos no han detectado cambios climáticos en la región de Brunt que alterarían significativamente el proceso natural descrito anteriormente.

Además, las estimaciones sugieren que el Brunt había logrado su mayor extensión en los últimos 100 años cuando se produjo este desprendimiento. Esta ruptura hace tiempo de debía ocurrir.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=20s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.