Palmerston, ¿cómo se vive en una de las islas más remotas del mundo?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Palmerston, ¿cómo se vive en una de las islas más remotas del mundo?

60 de los 62 habitantes de esa isla descienden del mismo hombre: un inglés que se instaló allí hace 150 años
5 de enero, 2014
Comparte
La isla de Palmerston. Foto: BBC

La isla de Palmerston. Foto: BBC

Palmerston debe ser una de las islas habitadas más remotas de la Tierra.

El pequeño territorio en el Pacífico recibe un bote de suministros dos veces al año como máximo. El largo y peligroso viaje hasta allá logra disuadir hasta a los visitantes más curiosos. Y lo más llamativo: 60 de sus 62 habitantes descienden del mismo hombre: un inglés que se instaló allí hace 150 años.

Nueve días de constante movimiento. Nueves días en un bote, sin posibilidad de detenernos. Nueve días con el temor de ser golpeados por una tormenta tropical, a miles de kilómetros de un posible rescate. El Océano Pacífico es grande, mucho más grande de lo que uno podría imaginar. Este es el viaje a una isla en el fin del mundo.

Palmerston forma parte de las Islas Cook. Aterrizar es imposible. El mar es el único acceso.

Tras dos días de vuelo -desde Londres vía Los Ángeles- salimos en bote desde Tahití.

Después de navegar en nuestro pequeño barco durante cinco días, las nubes adquieren un negro amenazante. La fuerza del sol se ha ido y un frío inquietante se siente en el aire. Un ruido repentino de lluvia intensa golpea el costado de la embarcación. Un rayo golpea en el mar.

Con la vela a la altura máxima, la fuerza del viento empuja el barco y nos arrastra hacia los lados. Es muy poco lo que puede hacerse una vez que la vela se ha caído. Quedamos a completa merced del mal tiempo.

Y aquí no hay nadie para ayudarnos. En ocho días de navegación no vemos nada. No hay otros buques, ni fauna ni aviones. No hay nada.

Debido a su altura, la isla solo puede verse a unas dos millas de distancia. Cuando hay mal tiempo, es simplemente imposible avistarla. Durante años, cientos de barcos han chocado con el arrecife que está justo debajo de las olas, dejando a los marineros varados.

El último naufragio ocurrió hace apenas tres años. Los restos del barco y su enorme agujero aún pueden verse en la playa. El resto fue rescatado por los isleños. Aquí no se desperdicia nada.

Aprender a navegar con seguridad en esta barrera de corales lleva años de práctica. Incluso el barco en el que llegamos -de 10 metros de largo- tuvo que ser amarrado a unos 500 metros de la playa para evitar que la golpeara.

Cuando finalmente nos acercamos a Palmerston, vemos venir a una pequeña embarcación que se desvía hacia la izquierda y luego a la derecha.

“Hola, hola, soy su anfitrión. Enganchen su barco aquí, los llevaremos a almorzar. Yo los cuidaré a partir de este momento”, grita Bob Marsters, que viste una camisa verde azulada que combina con el agua cristalina.

Bob es el jefe de una de las tres familias de la isla. Cada una de ellas compite por atender las necesidades de los visitantes. Quienes habitan en la isla se enorgullecen de su bondad y se deleitan con la compañía extra.

Tanto la generosidad como el sistema legal y el resto de las tradiciones han sido transmitidas boca a boca de generación en generación. Son el legado de un hombre nacido en el condado inglés de Leicestershire, a unos 16.000 kilómetros de distancia.

William Marsters fue el primer habitante permanente de Palmerston hace 150 años.

En la década de 1850, Marsters vivió en las Islas Cook y a principios de 1860 fue nombrado cuidador de la isla por el comerciante británico John Brander.

Se mudó a Palmertston en 1863, acompañado de su esposa -una mujer polinesia- y dos de sus primas.

Llenó la isla de cocoteros y durante los primeros años, los barcos de Brander pasaban cada seis meses para recoger el aceite de coco producido por Marsters.

Pero después las visitas disminuyeron hasta terminarse por completo. John Brander había muerto.

En ese momento la reina Victoria le concedió a Marsters la posesión de Palmerston.

Las primas de su mujer también se convirtieron en sus esposas. Entre las tres le dieron a Marsters un total de 23 hijos. Antes de su muerte en 1899 dividió la isla en tres partes, una para cada de una de sus esposas.

Hoy en día, todos menos tres de los residentes son descendientes directos de William.

¿Para qué es el dinero?

“Sean bienvenidos a mi mundo, tierra de arenas blancas y cocoteros. Nada va mal en Palmerston”, dice Bob cuando llegamos a su casa con techo de zinc.

“Muchacho, ofrécele a esta gente un coco. Beban, beban”. El hijo de Bob abre un coco utilizando un machete y me lo entrega.

“Me encanta este lugar, quienes están en guerra deberían venir a Palmerston a nadar, a jugar voleibol. No hay necesidad de pelear y matar. Nadie se pelea aquí”, dice Bob.

Oficialmente un protectorado de Nueva Zelanda, apenas tiene muchas de las comodidades modernas que hoy damos por sentado: hay electricidad e internet durante un par de horas al día y unos pocos afortunados incluso encuentran señal de teléfono móvil.

En la isla no hay tiendas, hay sólo dos baños y se bebe agua de lluvia. El dinero sólo se utiliza para comprar objetos que vienen del mundo exterior.

“Eso es algo de lo que estoy muy orgulloso. Las familias de Palmerston trabajamos juntas, nos amamos y compartimos”, relata.

“Por ejemplo, cuando se me acaba el arroz o la harina, puedo ir al lado y si tienen, me darán”.

“Estoy muy contento de que la gente no venda cosas aquí. El barco de abastecimiento no ha venido en seis meses, pero no nos falta arroz o carne, nos la arreglamos con cocos y pescados. Pero cuando el carguero llega es como el día de Navidad “, indica riendo.

Bob es el alcalde de la isla y vive en un extremo de la calle principal, una franja de arena de no más de 100 metros de largo y media decena de construcciones.

“En esta calle principal no hay paradas de autobús, no hay autobuses que esperar en Palmerston “, dice.

Del lado derecho de la carretera está la iglesia, el centro de la vida comunitaria. Es también uno de los edificios más nuevos y sólidos de la isla.

La aislada Palmerston debe resistir la fuerza de cualquier tormenta; por eso los isleños atan sus edificios a los árboles. En 1926, un tifón arrasó con los cimientos de la antigua iglesia.

Hay un ritmo de vida establecido los domingos. La campana suena para llamar a esta comunidad cristiana para el servicio de las 10 de la mañana y el trabajo o el juego no están permitidos hasta después de las dos de la tarde.

Después de la misa, es hora de comer. Como invitado, me dan una mesa para mí solo. Cuatro cacerolas son alineadas frente a mí con pescado, arroz, pollo y pasteles dulces.

Los cuatro hijos de Bob miran mi mesa con ansias. Toda la familia debe esperar hasta que el invitado coma su ración antes de que les sea permitido comer.

Pero después de unos 30 segundos, Bob se lanza sobre la comida. “Normalmente esperaría, pero tú eres mi amigo. Nos conocemos demasiado bien como para esperar”. Y antes de terminar la oración, ya está masticando profusamente.

“Come, come”, me invita, balanceando su brazo sobre la mesa. “Quiero engordarte tanto que no quepas en el bote y que para irte, tengas que adelgazar de nuevo y te quedes más tiempo en Palmerston”.

La comida es muy importante. La pesca ocupa gran parte del día de la mayoría de los ‘palmerstorianos’.

Como visitante, es prácticamente imposible caminar hacia cualquier lugar sin que te ofrezcan cuatro comidas distintas.

Producto de exportación

Bill, el hermano de Bob, es un ‘ofrecedor’ compulsivo de almuerzos, miembro del consejo y pescador orgulloso.

“El número de peces está disminuyendo”, me cuenta.

Las poblaciones anteriormente abundantes de sus peces loro favoritos se están agotando más rápido que otras.

Así que, de pie, en la parte posterior de su pequeño bote de aluminio, Bill se dirige hasta más allá del arrecife en busca de otros peces.

Después de dos horas arrastrando cuatro largas líneas de pesca por el agua, solo pescamos una barracuda y una sierra.

“El consejo anterior, en los años 90, puso una veda de dos años a la pesca del pez loro”, explica Bill, “pero seis meses después, alguien dijo: ‘Necesitamos dinero para Navidad’. Y allí acabó”.

El pescado es el alimento básico de los isleños y su único producto de exportación. Una o dos toneladas de peces loro son congeladas y recogidas por el barco de suministro que viene dos veces al año para entregar suministros esenciales como arroz y combustible.

O al menos es así en teoría. A veces el barco no llega. Hace apenas dos años, no vino durante 18 meses.

La lejanía de la isla representa también otros desafíos. Algo tan simple como ir al dentista se convierte en una gran expedición.

Cuando la habitante más vieja de Palmerston, Mama Aka, de 92 años de edad, fue a someterse a un trabajo dental en Rarotonga, la capital de las Islas Cook, le tomó cuatro días llegar allí. Y después de un procedimiento dental breve, tuvo que esperar seis meses para que un buque la trajera de vuelta.

Matrimonios endogámicos

Aunque algunos consideran que el aislamiento es uno de los atractivos de la vida en el lugar, en otros aspectos, es una amenaza, especialmente porque todo el mundo -con excepción de dos profesores y una enfermera- son familiares entre sí.

Bill tuvo seis hijos con su primera esposa, una mujer que él creía era su prima segunda. Pero de hecho, era su prima-hermana.

“Oí que si te casas con un primo cercano de la familia, esto puede tener efectos en tu descendencia”, dice . “Pero yo no lo creía hasta que nació nuestro segundo hijo, que llegó con problemas. Era un niño normal hasta los seis meses. Viajamos a Nueva Zelanda para darle tratamiento, pero no había nada que pudieran hacer”, relata.

“Su padre y mi padre eran hermanos. Para el momento en que lo supimos ya era muy tarde, ya habíamos tenido hijos. No hay nadie más en esta isla y por eso es tan común el matrimonio endogámico”.

Para algunos, el aislamiento de Palmerston es una razón para irse. Entre 1950 y 1970 la población era de 300 habitantes y ahora es solo de 62. Un tercio de ellos son niños y todos lucen saludables y felices.

Pero muchos de ellos esperan partir hacia otras ciudades a miles de kilómetros de distancia, donde los servicios son mejores, los salarios son más altos y donde -quizás lo más importante- hay mayor variedad de potenciales parejas.

Cuando Mama Aka estaba creciendo, recuerda, algunas personas acostumbraban casarse con sus medios hermanos. Pero los chicos de ahora están “mirando hacia el futuro”.

“Tal vez planean casarse lejos”, aventura.

Palmerston ha sido siempre así: un lugar donde la gente va y viene, donde algunos llegan con la intención de visitar y donde otros han sido forzados a vivir la experiencia de quedarse.

Todo parece indicar que tienen una buena vida. Los días son largos y las horas de trabajo cortas. Como dice Bob: “Eres libre de hacer lo que quieras hacer”.

Por las noches, los niños en edad escolar nadan o juegan voleibol y algunos de los hombres se reúnen alrededor de única televisión de la isla para ver rugby.

Las mujeres, mientras tanto, se relajan en sus hamacas.

El alcohol no está presente en estas actividades, al menos no hasta que llegue el próximo barco de abastecimiento. Sólo en ocasiones especiales elaboran cerveza.

El policía menos ocupado del mundo

Edward, el policía de la isla, es probablemente el oficial de policía menos ocupado del mundo.

Le pregunto a uno de los isleños qué pasaría si alguien se robara un coco.

“Si eso ocurre es porque se siente desesperado y tiene demasiado orgulloso como para pedir uno”, me responde.

Edward aprovecha su tiempo libre. Es especialmente bueno haciendo ukuleles y también es músico.

Mientras nos preparamos para salir, Bob aparece con una cesta de pescado y nos entrega dos para el viaje de regreso.

Se voltea, mira hacia el mar y dice: “Fuimos hechos para disfrutar del mundo, para disfrutar del aire puro, del sol, de las cosas que Dios nos puso en la Tierra. Él no nos puso aquí para matar y odiar a otras personas.

Con sus palabras emprendemos el rumbo a través de los arrecifes. Es un viaje que muchos jóvenes isleños harán en los próximos años, sin saber cuántos de ellos volverán.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Yuri Gagarin: los peligros ocultos en el primer vuelo tripulado al espacio hace 60 años

Hace seis décadas, Yuri Gagarin se convirtió en la primera persona en llegar al espacio, pero es probable que ni siquiera él supiera cuánto se arriesgó durante la misión.
12 de abril, 2021
Comparte
Yuri Gagarin con un casco espacial

Getty Images
Yuri Gagarin fue el primer ser humano en llegar al espacio.

“Porque aquí estoy sentado en una lata. Muy por encima del mundo. El planeta Tierra es azul, y no hay nada que pueda hacer”.

Estas líneas de la canción Space Oddity, de David Bowie, resumen cómo debe haberse sentido Yuri Gagarin cuando realizó el primer viaje de un humano al espacio exterior.

En su diminuta nave espacial, de poco más de dos metros de diámetro, Gagarin partió hacia el espacio más como pasajero que como un cosmonauta.

En ese momento, el “piloto” ni siquiera podía tocar los controles de la nave.

Según una transcripción de la comunicación con el control de tierra, Gagarin quedó impresionado por la vista a través de la ventana de la cápsula, mencionando la “hermosa aura” de nuestro planeta y las sorprendentes sombras proyectadas por las nubes en la superficie de la Tierra.

El viaje de Gagarin al espacio el 12 de abril de 1961, hace exactamente 60 años, fue una victoria de la Unión Soviética sobre Estados Unidos en la carrera espacial. Y su regreso a la Tierra fue un triunfo innegable.

Pero para hacer historia, Gagarin asumió un peligroso desafío que requería una inmensa valentía.

Partió hacia el espacio, un lugar misterioso que era prácticamente desconocido en ese momento, en una nave que no tenía controles de rescate.

El cohete que lo lanzaría había tenido tantos vuelos fallidos como exitosos.

Gagarin estaba asumiendo el papel de un conejillo de indias y su misión estaba diseñada a responder varias preguntas.

¿Puede un humano sobrevivir en el espacio? ¿Puede la nave espacial sobrevivir al viaje? ¿Puede esa nave espacial comunicarse de manera efectiva con la Tierra, a fin de garantizar un aterrizaje seguro?

Yuri Gagarin

Getty Images
Con 27 años, Gagarin asumió el reto de viajar al espacio.

En ese momento, nadie confiaba en la seguridad de los cohetes, las naves espaciales, los controles y los sistemas de comunicación, ni siquiera en que los humanos pudieran sobrevivir en el espacio.

“Si la nave espacial Vostok se presentara a los científicos de hoy, nadie votaría a favor de lanzar una cosa tan improvisada como esa al espacio“, dijo el ingeniero Boris Chertok casi medio siglo después de la misión, en su libro Rockets and People.

“ firmé documentos declarando que todo me parecía bien y que garantizaba la seguridad de la misión. Nunca lo habría firmado hoy. He ganado mucha experiencia y me he dado cuenta de cuánto nos arriesgamos”.

Fallos del Vostok

El vehículo de lanzamiento Vostok, en el que se instaló la nave espacial del mismo nombre, se basó en el cohete R-7, un misil balístico intercontinental de dos fases que fue lanzado por primera vez en agosto de 1957.

Ese mismo año, el Sputnik 1, el primer satélite terrestre artificial, fue transportado en el R-7.

El diseño del cohete resultó ser muy exitoso: los misiles de esta familia siguen siendo los únicos en Rusia para vuelos espaciales tripulados. Aunque está desactualizado, ha demostrado ser confiable para poner naves espaciales en órbita.

Sin embargo, en 1961, las cosas eran bastante diferentes.

Primer plano de las llamas de escape del cohete que puso en órbita a Yuri Gagarin

Science Photo Library
El cohete R-7 fue creado con fines balísticos, pero adaptado para la exploración espacial.

“De acuerdo a los estándares modernos para la seguridad de los cohetes, no teníamos ninguna razón para ser optimistas antes de 1961. Ese año tuvimos al menos ocho lanzamientos exitosos seguidos”, dijo Chertok en su libro.

“ de los cinco lanzamientos de satélites en 1960, cuatro lograron despegar. De estos, solo tres lograron salir de la órbita de la Tierra, y solo dos aterrizaron. Y de los dos que regresaron a la Tierra, solo uno aterrizó con normalidad”.

El primer lanzamiento del programa Vostok fue el 15 de mayo de 1960, menos de un año antes de la misión de Gagarin. A bordo de la nave satélite había un maniquí apodado Ivan Ivanovich.

La nave salió de la órbita de la Tierra pero no regresó. Sus sistemas de orientación fallaron.

El 19 de agosto, los perros Belka y Strelka volaron al espacio y regresaron, en lo que fue el único lanzamiento completamente exitoso en 1960.

Los intentos posteriores tuvieron menos éxito.

La cápsula espacial en la que viajó Gagarin

Getty Images
La diminuta nave espacial en la que viajó Gagarin tenía unos dos metros de diámetro.

El 1 de diciembre, otro lanzamiento, que también transportaba perros, Mushka y Pchelka, no pudo regresar sobre su trayectoria calculada y comenzó a descender fuera de las fronteras de la URSS.

Toda la nave fue destruida, con los animales a bordo, para evitar que otros países obtuvieran la tecnología soviética.

Casi perfecto

Durante el vuelo de Gagarin, el 12 de abril de 1961, el cohete funcionó casi a la perfección. Pero no hay nimiedades en la tecnología espacial y este “casi” podría haberle costado la vida al cosmonauta ruso.

Entre muchos fallos técnicos, su nave entró en órbita a una altitud superior a la prevista.

Tenía frenos, pero si no hubieran funcionado, Gagarin habría tenido que esperar a que la nave espacial descendiera por sí sola para regresar a la Tierra.

Aunque el Vostok tenía oxígeno, comida y agua para más de una semana, la altitud a la que llegó habría hecho que la nave tardara más en comenzar a descender.

Es probable que Gagarin se hubiera quedado sin suministros y hubiera muerto. Afortunadamente, los frenos funcionaron.

Un monumento a Yuri Gagarin en Moscú

Reuters
Los monumentos a Gagarin se mantienen hasta hoy en Rusia.

Luego, los cables que conectan la cápsula espacial con el módulo de servicio no se separaron antes del regreso de Gagarin a la Tierra. Así que la cápsula de Gagarin arrastró inesperadamente un módulo adicional cuando aterrizó.

Las temperaturas en la cápsula se volvieron peligrosamente altas y Gagarin dio vueltas frenéticamente, casi perdiendo el conocimiento.

“Estaba en una nube de fuego cayendo hacia la Tierra”, recordó más tarde el cosmonauta. Pasaron 10 minutos antes de que los cables finalmente se quemaran y el módulo de descenso, que contenía a su pasajero humano, se soltara.

Gagarin saltó antes de que su cápsula cayera al suelo, con un paracaídas en un aterrizaje seguro cerca del río Volga.

Esto violó el requisito de la Federación Aeronáutica Internacional (FAI) que contempla que astronautas y cosmonautas deben aterrizar en la nave espacial; de lo contrario, el vuelo al espacio no cuenta.

Los funcionarios se negaron a admitir que Gagarin no viajó los últimos kilómetros hasta el suelo en su nave.

Sus registros de vuelos espaciales fueron certificados por la FAI, que también cambió sus reglas para reconocer que los pasos importantes eran un lanzamiento seguro, su paso por la órbita y el regreso del piloto.

¿Lo haría un cosmonauta moderno?

El servicio ruso de la BBC preguntó a tres cosmonautas rusos si volarían al espacio en la nave espacial Vostok en el estado en el que se encontraba en 1961.

Pavel Vinogradov, quien viajó al espacio tres veces en 1997, 2006 y 2016, dijo que volaría a pesar de todo el peligro, pero solo por su carácter aventurero.

Yuri Gagarin en un desfile

Getty Images
Gagarin se convirtió en un héroe nacional soviético después de su exitoso viaje.

Sin embargo, Gagarin estaba en una posición diferente, dice, y es poco probable que estuviera al tanto de todos los riesgos involucrados.

“Tienes que comprender cuáles eran mis conocimientos cuando volé por primera vez”, dice Vinogradov. “Soy ingeniero, sé demasiado. Probablemente Gagarin no sabía todo eso”.

Mijail Kornienko, quien voló al espacio dos veces en 2010 y 2015, dice que definitivamente habría volado en 1961 en el lugar de Gagarin, pero no iría ahora que se sabe que el riesgo fue extremadamente alto.

“Estoy seguro de que cualquiera habría entrado en esta nave en su lugar”, señala el cosmonauta.

Sergei Ryazansky ha volado al espacio dos veces y señala que el primer cuerpo de cosmonautas reclutó pilotos de combate militares, personas disciplinadas dispuestas a sacrificar sus vidas por su tierra natal.

Los primeros cosmonautas eran jóvenes, dice.

“Probablemente, si tuviera esa edad, debido a mis ansias de aventura estaría de acuerdo . Ahora, por supuesto, no lo haría. Tengo cuatro hijos y una responsabilidad con mi familia”, reflexiona Ryazansky.

Insignias de Yuri Gagarin

BBC
La figura de Gagarin ha sido usada en diversos objetos, como insignias.

Volar al espacio da miedo, incluso ahora, señala.

“Una persona normal tiene miedos. Y esto es bueno. Una persona se vuelve más serena, más atenta y más responsable”.

“Nuestras vidas cambiaron para siempre”

Hijo de campesinos, Gagarin había subido al espacio desconocido y regresó como el hombre más famoso del planeta.

Su vuelo lo convirtió en un héroe nacional y una celebridad mundial, y luego viajó mucho para promover los logros de la Unión Soviética, a la entonces Checoslovaquia, Bulgaria, Finlandia, Reino Unido, Islandia, Cuba, Brasil, Canadá, Hungría e India.

“Significó, por supuesto, que nuestras vidas cambiaron para siempre”, explicó Elena Gagarina, la hija mayor de Gagarin, cuando habló con la BBC en 2011.

“Fue extremadamente difícil para mis padres tener una vida privada. Tuvieron muy pocas oportunidades de estar juntos en una vida privada después del vuelo”, comentó.

Yuri Gagarin y Fidel Castro en La Habana

Getty Images
En su gira por América, Gagarin estuvo en Cuba.

“Incluso si él planeaba algo para sí mismo, estaba rodeado de gente que quería verlo, hablar con él y tocarlo. Se dio cuenta de que era parte de su trabajo y no podía negarse”, continúa.

Aunque Gagarin deseaba volar de nuevo, se le prohibió volverlo a hacer debido a su condición de héroe nacional.

Pasó a entrenar a varios otros cosmonautas y se matriculó en el prestigioso Instituto Zhukovsky de Ingeniería Aeronáutica.

Gagarin se graduó con honores en febrero de 1968.

En marzo de ese mismo año, en un vuelo de prueba de rutina en un MIG-15, su avión se estrelló y lo mató a él y a su copiloto.

Tenía 34 años.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5JIm2fDK1es

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.