¿A qué hora del día funcionas mejor? La respuesta está en los genes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿A qué hora del día funcionas mejor? La respuesta está en los genes

¿Cuál es la hora del día en que funcionas mejor? La respuesta está en los genes que heredamos. Pero no importa cómo funcione nuestro reloj interno, todos debemos encajar en los horarios de la sociedad. Aunque a veces cueste.
22 de enero, 2014
Comparte

El que prefieras aprovechar los primeros rayos de luz del día o quemarte las pestañas bajo la luz artificial de la noche puede depender de tus genes. Científicos descubrieron que no importa qué tan independizado esté alguien de sus progenitores, la herencia genética sigue dictando la hora en que hay que ir a la cama.

Algunos de nosotros saltamos de la cama ávidos de comernos el día. Otros necesitan al menos una alarma, preferiblemente con temporizador, para asegurarse de que llegarán a tiempo al trabajo.

De igual forma, algunos nos quedamos alegremente hasta altas horas de la noche, mientras que otros cuentan los minutos para estar en la cama y con las luces apagadas.

Realmente se podría clasificar a los humanos en “alondras” y “lechuzas”. Y según el neurogenetista Louis Ptacek, de la Universidad de California, esto está establecido por nuestros genes.

“Nos guste o no, nuestros padres nos están diciendo cuándo debemos ir a la cama, en función de los genes que nos dan”, señala.

Los científicos han descubierto la importancia de entender el cronotipo de una persona, la hora del día en que funcionan mejor.

Saber qué tan alondra o lechuzas somos nos debería ayudar a llevar una vida mejor.

Rick Neubig, profesor de farmacología en Michigan, es una alondra extrema.

“Las personas con las que me comunico en Europa siempre se darán cuenta que reciben mis emails muy temprano en la mañana. Lo otro que me gusta mucho, y que encaja muy bien con las madrugadas, es que soy un observador de pájaros. Para mí es mucho más fácil que para otras personas el levantarme y ver las aves al amanecer”.

Ésta es una tendencia presente en su familia.

“Mi madre siempre nos sacaba de la cama a las 4 de la mañana para irnos de vacaciones y mi hija se ejercita en la mañana”, agrega Neubig.

“Fuerte rasgo genético”

El doctor Louis Ptacek estudia las familias de alondras, como la de Neubig, que tienen el síndrome familiar de sueño anticipado. Se interesó en esta área cuando su colega, el doctor Chris Jones conoció a una mujer de 69 años preocupada porque se levantaba muy temprano y cuya inquietud había sido ignorada por otros médicos.

Ptacek y Jones se fijaron en su familia. “Reconocimos que se trataba de un rasgo genético fuerte. Descubrimos que el gen mutado reside cerca del final del cromosoma 2″, señala Ptacek.

Los especialistas sabían que si genes similares mutaban en moscas de frutas y ratones, el reloj circadiano se aceleraba. El gen mutado creaba una proteína diferente que afecta al ritmo del reloj.

También estudiaron a familias que eran lechuzas extremas, lo que se conoce como síndrome familiar de sueño retrasado. Y consideran que esto se debe a una mutación distinta de los mismos genes.

Todos tenemos un reloj circadiano interno, el reloj maestro hecho de miles de células nerviosas en el núcleo supraquiasmático; una estructura en forma de ala localizada en el hipotálamo, en la base del cerebro.

El hipotálamo controla todo tipo de funciones corporales, desde liberar hormonas hasta regular la temperatura y la ingesta de agua.

Este reloj interno se reinicia a diario con la luz. Dado que el día de la Tierra dura 24 horas, se podría esperar que el reloj de todo el mundo sea igual.

Pero no es así. Y esa es la razón por la cual unos somos lechuzas y otros alondras.

“Si tienes un reloj rápido, quieres hacer las cosas temprano, y si tienes uno más lento, entonces prefieres hacer las cosas tarde”, explica Derk-Jan Dijk, jefe del Centro de Investigación del Sueño de la Universidad de Surrey, en Reino Unido.

“Mapa de sueño del mundo”

Nuestros relojes no están fijos durante toda la vida. Cualquiera que tenga niños pequeños sabrá que son más propensos a levantarse temprano, de la misma forma que los ancianos.

Pero cualquiera que sea el ritmo del reloj, lo debemos ajustar a la forma en que la sociedad está regulada, con sus horarios laborales de 9 de la mañana a 5 de la tarde.

Esto puede ser particularmente difícil para los adolescentes, a quienes por lo general les es difícil levantarse en la mañana.

El profesor Till Roenneber, de la Universidad Ludwig-Maximilians de Múnich, en Alemania, ha estudiado los patrones de sueño de este grupo de edad con la ayuda de su cuestionario de cronotipo de Múnich.

“Pudimos demostrar que la famosa tardanza de los adolescentes es algo real. Durante la niñez y la pubertad se van levantando tarde y el punto de mayor demora para las mujeres es a los 19 años y medio, mientras que para los hombres es a los 21. Fue algo tan claro que era sorprendente”.

“Nuestra base de datos fue de más de 200 mil participantes, y esperamos hacer un mapa de sueño del mundo”, agrega.

Mary Carskadon, profesora de psiquiatría de la Universidad de Brown en Estados Unidos, hace campaña para que las escuelas empiecen más tarde.

“Las notas de clase no siempre llegan a subir más, pero para mí lo más importante en la pérdida de sueño es el problema de depresión y tristeza y la falta de motivación de los niños”.

Carskadon asegura que el ánimo mejora cuando los colegios empiezan más tarde.

Pero no son muchos los centros en todo el mundo que escogen empezar más tarde.

Después de todo, la mayoría de las personas se ajustan a los horarios de trabajo, a pesar de que puedan sufrir de cansancio.

Jet  lag social

Roenneber tiene una forma interesante de describir y medir la carencia de sueño que muchos sufren durante la semana de trabajo -o estudio- cuando dependemos de un reloj despertador para que nos saque de la cama.

Lo llama jet lag social.

El especialista determinó que la media de sueño de las personas en los días laborales es por lo general menor que los días libres. La diferencia está en su jet lag social.

“En promedio, la gente acumula de una a dos horas de desfase de horario social, aunque algunos pueden tener hasta cinco horas, particularmente en los jóvenes, que de igual forma deben levantarse para trabajar, como las personas de más edad”, explica Roenneber.

Tener un jet lag social es como volar de Nueva York a Londres cada fin de semana. Y este desfase es más difícil superar que el jet lag de la zona horaria.

Pero el profesor Roenneber señala que existen ciertas acciones que se pueden tomar para superar el jet lag social.

“Deberíamos cambiar nuestros horarios de trabajo y hacerlos más individuales, que encajen con nuestros cronotipos. Si eso no es posible, deberíamos ser más estratégicos sobre la exposición a la luz”.

El especialista agrega que de igual forma “deberíamos intentar ir al trabajo en un vehículo descubierto como una bicicleta (o moto). Y en el momento en que se pone el sol deberíamos evitar usar equipos que no tengan luz azul, como pantallas de computador y otros dispositivos electrónicos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Rieli Franciscato, experto en tribus amazónicas, muere tras ser alcanzado por una flecha en el pecho

Franciscato pasó gran parte de su carrera tratando de proteger a las tribus indígenas del Amazonas y este miércoles fue murió tras recibir un flechazo en Brasil.
Reuters
14 de septiembre, 2020
Comparte

EEl reconocido experto en tribus del Amazonas Rieli Franciscato murió este miércoles al recibir un flechazo en el pecho mientras realizaba una visita a la tierra de una tribu indígena no contactada.

El incidente ocurrió en la región de Seringueiras, un territorio remoto del Amazonas brasileño ubicado en el estado de Rondonia (noroeste).

Según la policía, Franciscato, de 56 años, se encontraba en una misión monitoreando el contacto de indígenas aislados con otra gente, como parte de su trabajo para la Fundación Nacional del Indio de Brasil (Funai).

La Asociación de Defensa Etnoambiental Kanindé, que él ayudó a crear en la década de 1980, explicó que la comunidad indígena que lo habría atacado no pudo haber distinguido entre un amigo o un enemigo foráneo.

La organización lamentó su muerte y recordó que el experto “dedicó su vida hasta el último segundo haciendo lo que más amaba: luchar por los pueblos de la selva”.

“Era un excelente profesional, serio y dedicado. Nos deja una gran nostalgia y un impecable legado de décadas en la Amazonía”.

https://twitter.com/LemusteleSUR/status/1303889856624578560?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1303889856624578560%7Ctwgr%5Eshare_3&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.telesurtv.net%2Fnews%2Fasesinan-defensor-derechos-indigenas-rondonia-brasil-20200910-0025.html

¿Qué le pasó?

La Funai no ofreció detalles sobre la muerte de Franciscato.

Pero según testigos, él y su equipo fueron atacados cuando se acercaban a una tribu indígena.

El experto, que estaba acompañado por la policía local, trató de refugiarse detrás de un vehículo, pero fue alcanzado por una flecha que lo golpeó cerca del corazón.

Un policía que presenció el incidente dijo que Franciscato logró sacarse la flecha.

Gritó, se sacó la flecha del pecho, corrió 50 metros y se derrumbó, sin vida“, contó el policía en una grabación de audio que fue publicada en las redes sociales.

Gabriel Uchida, un fotoperiodista local que también presenció el incidente, le dijo a la agencia de noticias AFP que Franciscato había estado tratando de observar a la tribu conocida como el “grupo aislado del río Cautario“.

Además, agregó que la tribu “es conocida como un grupo pacífico”.

“La última vez que aparecieron en la región fue en junio (…). Era un grupo más grande, muy pacífico. Incluso dejaron regalos en una casa”.

Tres miembros de una tribu indígena.

Reuters
Los investigadores han logrado ponerse en contacto con tribus aisladas de la Amazonía brasileña sin incidentes en el pasado.

“Esta vez, solo había cinco hombres armados, un grupo de guerra. Eso significa que algo debe haber sucedido para que buscaran ‘venganza'”.

En 2018, el misionero estadounidense John Allen Chau fue muerto por una tribu en las islas del archipiélago Andamán y Nicobar del Océano Índico, que le disparó con flechas y dejó su cuerpo en la playa.

La historia del joven le dio la vuelta al mundo.

¿Qué ha estado pasando en la región?

La ONG indigenista Survival International explicó que Franciscato fue llamado a la zona después de que varias tribus no contactadas aparecieran en los últimos meses.

Grupos ganaderos y madereros han destruido gran parte del bosque de la zona en los últimos años y han amenazado con seguir destruyéndolo.

Mediante un comunicado, Survival International dijo que la muerte de Franciscato es consecuencia de “la enorme presión” que las haciendas ganaderas están ejerciendo sobre estas tribus y su selva.

Los grupos indígenas en la Amazonía y en otras partes del mundo suelen reaccionar violentamente ante los forasteros que ingresan en sus tierras.

Los líderes indígenas dicen que los incidentes con mineros ilegales, agricultores y madereros en sus tierras ancestrales se han vuelto mucho más comunes desde que el presidente brasileño Jair Bolsonaro asumió el cargo en 2019, prometiendo desarrollar la región amazónica.

Un bosque del Amazonas en llamas.

Getty Images
El presidente Bolsonaro ha sido criticado por los altos niveles de deforestación que han ocurrido durante su mandato.

Grupos conservacionistas culpan a Bolsonaro y a su gobierno de quitarle recursos a organismos como la Funai y el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (Ibama) y de ignorar las actividades de los agricultores y madereros que limpian tierras en el Amazonas, acelerando la deforestación.

Bolsonaro ha cuestionado durante mucho tiempo la necesidad de contar con grandes reservas indígenas en la selva tropical y ha defendido la apertura de áreas protegidas para la agricultura y la minería.

El Amazonas, la selva tropical más grande del mundo, es hogar de unas 100 tribus aisladas, según Survival International.

Durante su trabajo en la Funai, Franciscato dirigía un programa para proteger a los grupos indígenas aislados.

“Rieli dedicó la vida a la causa indígena. Con más de tres décadas de servicios en el área, deja un inmenso legado para la política de protección de esos pueblos”, aseguró el coordinador general de Indígenas Aislados y de Reciente Contacto de Funai, Ricardo Lopes Dias.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

https://www.youtube.com/watch?v=GlC2empuaB4&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.