Qué pasa si las autoridades de EU confiscan tu computadora
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC

Qué pasa si las autoridades de EU confiscan tu computadora

Una corte en Nueva York dictaminó que las autoridades fronterizas pueden incautar el ordenador de un viajero sin orden judicial y sin dar explicaciones. ¿Qué pasa si confiscan la suya? ¿Qué hacen con toda su información?
BBC
4 de enero, 2014
Comparte

Un juez federal en Nueva York dictaminó que las autoridades estadounidenses pueden incautar la computadora portátil de un viajero cuando cruza la frontera, sin tener un motivo legal, sin que se sospeche que la persona haya cometido algún delito y sin dar ninguna clase de explicación. ¿Qué pasa si confiscan la suya?

El año pasado, los medios dedicaron gran parte de su cobertura a historias sobre la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos y sus operaciones de vigilancia, y los riesgos de estas actividades para la privacidad de los usuarios en internet.

La publicación de documentos obtenidos por el exanalista de la NSA Edward Snowden arrojó nueva luz sobre el programa global de espionaje electrónico.

Sin embargo, las autoridades pueden averiguar información sobre usted de una forma más tradicional: confiscando sus posesiones en la frontera.

Hace mucho tiempo, los oficiales de migración podían leer su diario. Ahora pueden estudiar en destalle el disco duro de su computadora.

El juez federal sustentó su decisión en una normativa sobre incautación en la frontera aprobada después de los atentados de 2001 contra las Torres Gemelas y el Pentágono.

Si las autoridades estadounidenses lo desean, pueden confiscar su ordenador cuando usted ingrese dentro de los límites del país, para buscar allí evidencia de actividad delictiva, vínculos con servicios de inteligencia en el extranjero o conexiones extremistas.

Bajo la lupa

Algunos activistas políticos, académicos y periodistas temen que les incauten sus computadoras portátiles si cruzan las fronteras. Y muchos han respondido a esta amenaza participando en talleres organizados por expertos en privacidad para aprender cómo proteger la información que contienen sus ordenadores cuando viajan.

“Las búsquedas en los medios electrónicos permitidas por ley y llevadas a cabo en las fronteras y en los puntos de entrada al país son vitales para detectar información que supone un grave daño”, dice un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Paul Rosenzweig, profesor invitado del centro de estudios Heritage Foundation de Washington, considera que esto no debería sorprendernos.

“Si un agente del CBP (Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza) tiene un mal día, puede vaciar tu maletín en el suelo. Así es como protegemos las fronteras en Estados Unidos”, apunta el académico.

Maletines, computadoras portátiles, memorias externas, organizadores de bolsillo… todo puede llegar a ser inspeccionado.

Proceso de descarte

Si las autoridades incautan su ordenador, con toda seguridad copiarán todo el contenido de su disco duro. Después, puede que envíen la copia a la División de Investigación Criminal del Ejército en Fort Belvoir, Maryland.

Eso fue lo que hicieron después de confiscarle la computadora a David House, un activista que había estado recaudando dinero para la defensa legal de Chelsea Manning (el soldado estadounidense -conocido anteriormente como Bradley Manning- que filtró miles de documentos clasificados del gobierno a WikiLeaks).

Diversas pertenencias de su casa fueron incautadas cuando regresó de sus vacaciones en México, en noviembre de 2010.

Más tarde, las autoridades transfirieron imágenes y archivos de su ordenador a una “máquina forense”, según el informe de la división publicado por la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), el año pasado.

Durante la inspección de su computadora, las autoridades desestiman los archivos que no son pertinentes a la investigación, dice Rosenzweig, y añade que la política oficial es ignorar toda la información que no esté vinculada a una actividad criminal.

“Si encuentran una receta para hacer pizza o un mensaje para tu amante, lo ignorarán”, explica Rosenzweig. “Lo puedes creer o no, dependiendo de la confianza que tengas en el gobierno”.

Al cabo de un tiempo, le devuelven a uno la computadora. “Puede tomar días o semanas hasta que se recupere el ordenador”, señala Peter Swire, del Instituto de Tecnología de Georgia.

Lea: Cómo espía EE.UU., según Snowden

No solo en EU

Otros países tienen prácticas similares. Las autoridades británicas incautaron la computadora del ciudadano brasileño David Miranda en el aeropuerto de Heathrow, en agosto de 2013, amparadas bajo la ley antiterrorista.

Miranda es la pareja del periodista de The Guardian Glenn Greenwald, quien publicó una serie de revelaciones sobre el programa de vigilancia de EE.UU. basándose en documentos de Snowden.

Miranda fue retenido durante nueve horas.

No obstante, es raro que las autoridades se interesen en el ordenador portátil de un viajero.
Entre octubre de 2008 y agosto de 2009, por ejemplo, más de 220 millones de personas viajaron desde y hacia EU, según el Departamento de Seguridad Nacional.

Durante ese tiempo, las autoridades investigaron cerca de 1.000 computadoras portátiles de viajeros.

La perspectiva es poco probable, pero es alarmante. Aquellos que quieren proteger su información, pueden encriptar sus discos duros.

“Yo encripto toda mi información confidencial con un programa muy robusto que, probablemente, supera la capacidad del FBI para descifrarlo”, dice Rosenzweig.

“Creo que no me pueden forzar a revelar mi contraseña, que no escribí en ninguna parte”, agrega el experto.

Otra opción es eliminar toda la información de su computadora y guardarla en un disco externo en la casa.

Así podrá estar a salvo de la intromisión de las autoridades, al menos en la frontera.

clicLea: Las claves para proteger su información personal en internet

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

6 consejos para negociar de manera más efectiva en el trabajo (y qué es lo que nunca deberías hacer)

Jonathan Booth, experto en negociación de la universidad británica London School of Economics, comparte con algunas de las claves para llegar a un mejor resultado.
Getty Images
10 de agosto, 2020
Comparte
Mujeres conversando

Getty Images
“Ninguno de nosotros puede evitar una negociación”, dice Jonathan Booth, explicando que hasta en las situaciones laborales más cotidianas existen habilidades negociadoras que pueden ayudarte a conseguir tus objetivos.

Cuando hablamos de negociar, no solo de trata de cerrar un negocio o conseguir un aumento de salario.

Hay negociaciones más cotidianas que, aunque no terminen con un resultado cuantificable en dinero, son igualmente importantes.

Por ejemplo, necesitas habilidades para negociar un día libre, para que la carga de trabajo sea equitativa o para defender un punto de vista que puede marcar el desarrollo de tu carrera profesional.

Jonathan Booth, profesor de comportamiento organizacional y gestión de recursos humanos de la universidad británica London School of Economics (LSE), quien además se especializa en educación para ejecutivos sobre negociación, dice que los pasos para tener éxito son aplicables en cualquier ámbito laboral.

“Ninguno de nosotros puede evitar una negociación”, le dice Booth a BBC Mundo, ya que es parte de la dinámica de nuestras vidas profesionales. como cuando hay que determinar los términos de un nuevo acuerdo o superar conflictos con colegas.

Lo más desafiante, afirma, es cuando estás negociando con una contraparte competitiva que no está dispuesta a perder y, por lo tanto, no le interesa llegar a un punto medio para facilitar un acuerdo donde los participantes obtengan algún beneficio, situación que en inglés se llama win-win.

Enfrentado a esa situación, es recomendable explorar si existen posibilidades de crear un escenario donde cada negociador se levante de la mesa con algún beneficio.

Para avanzar en este enfoque es importante “estar dispuesto a hacer preguntas, compartir información y priorizar la creatividad”, apunta Booth.

Estos son seis consejos que habitualmente utilizan los mejores negociadores, según el académico de LSE.


1. Acercarse a la contraparte y establecer una relación cordial

No se trata, necesariamente, de ir juntos al bar de la esquina, pero una llamada telefónica o una breve reunión previa, puede allanar el camino antes de que se establezca una negociación formal.

Si no están las condiciones como para un contacto previo a la negociación, es importante investigar por otros medios quién es tu contraparte.

Personas conversando

Getty Images
Es importante, dice el académico, crear las condiciones donde cada negociador se levante de la mesa con algún beneficio.

Por ejemplo, buscar en redes sociales información que pueda ser útil antes de sentarse a discutir. Indagar qué trabajos previos ha realizado, cuáles son sus motivaciones, sus intereses. Y si es posible, descubrir cómo han sido los resultados de negociaciones previas donde ha participado la contraparte.

Incluso si la confianza solo se extiende al establecimiento de reglas y procedimientos básicos, al menos eso permitirá que los participantes se sientan más cómodos.

2. Meterse en sus zapatos (y caminar un poco dentro de ellos)

Otra técnica que ayuda en el proceso es tratar de entender la perspectiva de la contraparte, incluso aunque no estés de acuerdo. Eso permite tener una comprensión más racional de la otra persona y descubrir qué busca.

También le hace ver al otro que estás prestando atención y que entiendes lo que propone, aunque las posiciones sean divergentes.

La idea es tratar de encontrar una solución integradora para evitar que el conflicto escale y se transforme en una discusión que no avanza.

3. Compartir información

Aunque puede sonar poco estratégico a primera vista, lo cierto es que compartir información es importante.

Pareja conversando

Getty Images
“No vayas a una negociación sin estar preparado. Planificar y prepararse son la clave para el éxito”, apunta el experto.

Una negociación constructiva está relacionada con la reciprocidad. Entonces, tomar la iniciativa -y estar dispuesto a parecer vulnerable- puede ayudar a conseguir información de la contraparte y mover la conversación a tu favor.

Es como ceder un poco para conseguir algo a cambio. Es posible que tu buena disposición a compartir información empuje a los otros a seguir tu ejemplo, abriendo el diálogo.

Cuando los negociadores ven que las partes están dispuestas a trabajar juntas, se puede mantener un intercambio positivo.

4. Priorizar la creatividad

En cualquier negociación es probable que encuentres problemas o elementos inesperados a medida que avanzan las conversaciones.

En esta circunstancias se requiere ser creativo y buscar soluciones que den una respuesta a las distintas necesidades. Y para ser creativo con las propuestas tienes que saber quién es la persona que está al frente y qué busca.

Pareja conversando online

Getty Images
Antes de sentarse a negociar, siempre hay que investigar quién es tu contraparte.

Es útil trazar la percepción de los intereses de todos lo que están en la mesa. Si los problemas que se discuten tienen varias partes, vale la pena desglosarlos y usar la creatividad para que los otros se integren a la discusión.

En esto es clave hacer las preguntas correctas para aprender de la información nueva que consigues de los otros negociadores y así generar múltiples ideas que permitan crear posibles soluciones.

5. Plantear las cosas de manera colectiva

En vez de plantear el diálogo de manera individual, al estilo de “mi posición es esta”, “tu posición es esta”, es conveniente tratar de conducir la conversación hacia un diálogo colectivo.

También puede ser útil traer a la mesa ejemplos de negociaciones previas donde hayas participado y cuyos resultados arrojaron un beneficio mutuo.

En este punto hay que tener cuidado porque al mostrar mucha experiencia, puedes parecer intimidante o puedes ser percibido por los demás como que los estás subestimando.

6. Minimizar las amenazas

Si tus contrapartes utilizan amenazas, tendrás que encontrar maneras de bloquearlas o prevenir que vuelvan a aparecer en la mesa de negociación.

Personas discutiendo

Getty Images
“Si tus contrapartes utilizan amenazas, tendrás que encontrar maneras de bloquearlas o prevenir que vuelvan a aparecer”, argumenta Booth.

Básicamente se trata de minimizar la tensión. Lo primero es encontrar un asunto en que todos los negociadores estén interesados para mover la discusión hacia otro lado, o encontrar puntos donde haya acuerdo.

Si descubres cuáles son las cartas del juego de los demás, tienes más opciones de mover las piezas a tu favor, con el fin de encontrar una solución de beneficio mutuo.

¿Qué se puede hacer cuando aparece un elemento inesperado?

“Si eso ocurre, le puedes hacer preguntas para que la contraparte aclare de qué se trata el asunto”, dice Booth.

Ahora bien, “si lo nuevo realmente te ha tomado por sorpresa, trata de evitar que la otra parte se dé cuenta“.

Un alternativa es hacer una pausa en la negociación y ganar tiempo para investigar y evaluar el nuevo escenario, ya que así puedes saber si necesitas traer nuevos recursos a la mesa y explorar otros caminos para lograr un acuerdo.

Y sobre qué es lo que nunca deberías hacer al enfrentar una negociación, Booth es muy claro: “No vayas a una negociación sin estar preparado. Planificar y prepararse son la clave para el éxito”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=82qlWHpSRaw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.