Ahora Rusia quiere prohibir… ¿el encaje?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ahora Rusia quiere prohibir… ¿el encaje?

Una prohibición comercial de lencería entraría en vigor en julio.
18 de febrero, 2014
Comparte
(Foto AP/Sergei Chuzavkov)

(Foto AP/Sergei Chuzavkov)

Una prohibición comercial a la lencería está disgustando a los consumidores de Rusia y países vecinos.

La restricción prohibirá la importación, fabricación o venta de cualquier prenda interior que contenga menos de 6% de algodón en Rusia, Bielorrusia y Kazajistán, lo que toca una fibra sensible en sociedades donde La Perla y Victoria’s Secret son paraísos de las prendas íntimas, comparadas con la ropa interior de algodón de la era soviética, tan cómoda y halagadora como una cortina.

El pasado domingo 16 de febrero, 30 mujeres en Kazajistán fueron arrestadas tras protestar con ropa interior en la cabeza mientras gritaban “¡Libertad para las pantaletas!”.

Foto: AP

Foto: AP

La prohibición en los tres países fue esbozada en 2010 por la Comisión Económica Euroasiática, que regula a las aduanas de la unión, y entrará en vigor el próximo 1 de julio. Pero las críticas a la medida ya están alcanzando un estado de agitación extrema.

Fotografías que comparan la sensual lencería moderna con las viejas prendas de la era soviética comenzaron a difundirse por Facebook y Twitter el domingo, mientras hombres y mujeres por igual se oponen a los cambios propuestos.

”De por sí la lencería con encaje es arrebatada de los anaqueles”, dijo Alisa Sapardiyeva, administradora de DD-Shop, una tienda de ropa íntima en Moscú. “Si entra en vigor la prohibición, el consumidor es el que va a sufrir más”.

De acuerdo con la Unión Rusa de Empresas Textiles, anualmente en Rusia se venden más de 4 mil millones de dólares en ropa interior y 80% de los productos vendidos se maquilan en el extranjero. Los analistas calculan que 90% de los productos podrían desaparecer de los anaqueles si la prohibición entra en vigor.

La Comisión Económica Euroasiática comentó que está preparando un comunicado sobre el tema.

Aunque el descontento de los usuarios pudiera obligar a las autoridades de la unión comercial a comprometerse, muchos ven la prohibición como otro ejemplo de las malas políticas económicas que se han vuelto características de muchos países exsoviéticos.

Otros opinan que lo que buscan es sumar regulaciones a una burocracia de por sí ya bizantina en los tres países.

“Las chicas podrán seguir usándola (la ropa interior con encaje), ya sea que la compren en Rusia o no”, dijo Trifon Gadzhikasimov, de 22 años. El joven de Moscú dijo que la mayoría de sus amigos salen del país constantemente. “Es otra tonta ley que muestra la ineficacia de nuestro gobierno”.

AP.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Twitter: cómo el primer tuit de la red social generó una subasta millonaria

El cofundador de Twitter decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.
Por BBC
7 de marzo, 2021
Comparte

La subasta online por el primer tuit de la historia llegó a tener pujas de hasta 2,5 millones de dólares  este sábado.

Todo se debe al cofundador de Twitter, Jack Dorsey, que decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.

“Just setting up my twttr”, se lee en inglés en el post publicado en marzo de 2006 ( “Sencillamente configurando mi twttr”, en español).

La publicación será vendida en forma de NFT (token criptográfico), un certificado digital exclusivo que establece quién posee una fotografía, un video u otra forma de contenido online.

No obstante, el comentario de Dorsey seguirá estando disponible para el público en Twitter incluso después de que acabe en manos de un nuevo propietario.

El comprador recibirá un certificado, firmado digitalmente y verificado por el propio Dorsey, junto a los metadatos del tuit original, que incluirá información como el momento en que se publicó el tuit y su contenido.

Gran parte de esa información, no obstante, ýa está públicamente disponible.

¿Como un “souvenir”?

La subasta se lleva a cabo a través de la web Valuables, lanzada hace tres meses para vender tuits usando estos mecanismos.

En una publicación en esta plataforma, sus fundadores comparan la compra de un tuit como la de un autógrafo más tradicional o un souvenir.

“Tener cualquier contenido digital puede ser una inversión financiera“, señalan. “ valor sentimental. Tal y como un autógrafo en una tarjeta de béisbol, el NFT en sí mismo es la firma de su creador en el contenido, convirtiéndolo en algo único, limitado y valioso”.

https://twitter.com/jack/status/20

Ofertas anteriores al tuit de Dorsey sugieren que fue sacado a la venta en diciembre, pero la subasta atrajo mayor atención después de que el propio cofundador tuiteara un vínculo a ésta el viernes. Ese comentario ha sido compartido miles de veces desde entonces.

En cuestión de minutos, la puja por el tuit llegó a los más de US$88.000 y se disparó este sábado, con una oferta de US$1,5 millones siendo usurpada por otra de US$2 millones alrededor de las 15:30 GMT.

Según las condiciones de Valuables, el 95% de las ventas del tuit irán destinadas al creador original y el restante a la página web.

línea

BBC

Análisis de Rory Cellan-Jones, periodista de la BBC especializado en Tecnología

Los tuits son el último activo digital en ser monetizado a través de los llamados NFT.

Los NFT utilizan la tecnología de contratos blockchain, popular por ser usada en criptomonedas como el bitcoin, para crear certificados exclusivos de adquisición de cualquier contenido digital.

Pese a que la idea de que artistas digitales pueden obtener ingresos al ofrecer a los compradores cierto sentido de propiedad tiene sus alicientes, la “venta” de tuits dejará a más de uno perplejo.

Valuables, la plataforma que comercializa el tuit de Dorsey, parece reconocer que el concepto provocará cierto desconcierto. En el apartado de preguntas frecuentes de su página web, explica que “poseer cualquier tipo de contenido digital puede… tener valor sentimental y forjar una relación entre el coleccionista y el creador”.

La mayoría de nosotros pensaría que este es un precio muy alto a pagar por una relación con el jefe de Twitter, pero dado el estado frenético y a menudo irracional de cualquier tipo de mercado relacionado con las criptomonedas, quizá el comprador confía en que pronto habrá alguien que le quitará el tuit de las manos a un precio incluso superior.

Por mi parte, basado en el dicho de que “si no puedes con ellos, mejor únete”, he puesto uno de mis tuits a la venta.

Es un tuit sobre este artículo y acabo de aceptar una puja por él de US$1. Puede sonar algo modesto, pero teniendo en cuenta que tengo otros 72.466 tuits disponibles puede ser el comienzo de algo grande…

línea

BBC

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.