Celular llevó a arresto de "El Chapo" Guzmán
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Celular llevó a arresto de "El Chapo" Guzmán

24 de febrero, 2014
Comparte

Culiacán, México (AP) — Luego de años de infructuosa búsqueda de uno de los principales jefes del narcotráfico del mundo, las autoridades finalmente lograron acercarse a Joaquín “El Chapo” Guzmán usando un celular hallado en una casa donde se almacenaban estupefacientes.

El teléfono perteneciente a un colaborador de Guzmán fue recuperado con las pistas producidas por una intervención telefónica de Estados Unidos y representó un avance crucial en la larga persecución de Guzmán, dijeron el domingo funcionarios federales de Estados Unidos a The Associated Press.

Otro gran paso se dio después que la policía analizó información de una escucha telefónica distinta que los condujo hacia un condominio playero donde el legendario líder del cártel de Sinaloa se escondía, de acuerdo con un funcionario del gobierno y un alto funcionario de una agencia de la ley.

Finalmente fue tomado bajo custodia junto con su esposa. Guzmán tenía un fusil de asalto en su habitación, pero no trató de tomarlo.

Un día después del arresto, aún no era claro qué pasaría con Guzmán, excepto que será el centro de un largo y complicado proceso legal para decidir qué país lo juzga primero.

El celular fue hallado el 16 de febrero en la casa que Guzmán había estado usando en Culiacán. Para la mañana del siguiente día, el ejército mexicano había capturado a uno de los principales mensajeros de Guzmán, quien rápidamente suministró detalles de las casas donde Guzmán y sus asociados se habían estado escondiendo, dijeron los funcionarios.

En cada una de esas casas, los soldados mexicanos hallaron elementos en común: puertas de acero reforzado y una portilla de escape debajo de las bañeras. Las portillas conducían a una serie de túneles interconectados con el sistema de drenaje de la ciudad.

Los funcionarios, que hablaron bajo la condición de mantener el anonimato porque no estaban autorizados a discutir públicamente cómo se localizó a Guzmán, dijeron que los efectivos que allanaron la casa de Guzmán en Culiacán lo persiguieron por los conductos del drenaje, pero que lo perdieron en el laberinto subterráneo.

Un día después, el 18 de febrero, fue arrestado un colaborador de Guzmán, Manuel López Osorio, quien dijo a los investigadores que recogió a Guzmán, al jefe de comunicaciones del cártel Carlos Manuel Ramírez y a una mujer en el alcantarillado y que los ayudó a huir a Mazatlán.

Cuando finalmente fue esposado, el hombre que había eludido a las autoridades mexicanas por más de una década se veía regordete, encorvado y desmejorado. Vestía una camisa blanca desabotonada y pantalones negros.

Guzmán, de 56 años, había eludido a las autoridades desde que escapó de prisión en 2001 en un camión de lavandería.

Ahora, seguramente enfrentará en México cargos relacionados con su papel como jefe del cártel de Sinaloa, el cual se presume vende cocaína, marihuana, heroína y metanfetaminas en 54 países.

También enfrentará diversas acusaciones en Estados Unidos, donde jurados investigadores en al menos siete cortes federales han iniciado procesos en su contra.

Las autoridades federales en Chicago fueron de las primeras en decir que querían enjuiciar a Guzmán, seguidos por los fiscales de Brooklyn, Nueva York.

En un correo fechado el domingo, el vicefiscal de Estados Unidos Steven Tiscione en Brooklyn dijo que corresponde a Washington tomar la decisión final.

Un funcionario del Departamento de Justicia, que habló bajo condición de anonimato porque se trata de un asunto diplomático delicado, dijo que no se han tomado decisiones respecto a la extradición.

Durante sus 13 años como prófugo, se rumoró que Guzmán vivía en diferentes lugares entre Argentina y el “triángulo dorado” de México, una región montañosa situada entre los estados norteños de Sinaloa, Durango y Chihuahua.

Bajo su liderazgo, el cártel fue haciéndose más poderoso y letal, y se apoderó de muchas de las lucrativas rutas de contrabando ubicadas lo largo de la frontera con Estados Unidos. Guzmán pudo ver desde las escarpadas montañas del oeste de México cómo las autoridades capturaban o mataban a los líderes de bandas que trataba de arrebatar al cártel de Sinaloa su prominencia en el narcotráfico mundial.

Guzmán, el corpulento hijo de un campesino, logró incluso ser incluido en la lista de multimillonarios de Forbes y llegó a ser popularmente considerado como demasiado poderoso para ser capturado.

Pero a finales de año, las autoridades comenzaron a cercarlo.

El hijo de Ismael “El Mayo” Zambada, uno de sus dos principales socios, fue arrestado en noviembre en un cruce fronterizo en Nogales, Arizona, como parte de una pesquisa amplia y compleja que involucró hasta 100 intervenciones telefónicas, de acuerdo con su abogado.

Un mes después, uno de los principales lugartenientes del cártel de Sinaloa murió baleado desde helicópteros artillados en una ciudad turística a unas horas en auto hacia el este. Menos de dos semanas después, la policía del aeropuerto de Schipol, en Amsterdam, arrestó a uno de los principales sicarios del cártel, un hombre que operaba el transporte y la logística de Guzmán.

El cerco se fue cerrando este mes. Las fuerzas federales comenzaron a peinar Culiacán, la capital del estado de Sinaloa, en el litoral del Pacífico, donde cerraron calles, allanaron inmuebles, se incautaron armas automáticas, drogas y dinero, y arrestaron a varios hombres que las autoridades mexicanas describieron a los reporteros como colaboradores cercanos de Zambada.

El 13 de febrero, un hombre conocido como el “19”, a quien las autoridades tacharon de ser el nuevo jefe de sicarios de Zambada, fue arrestado junto con otros dos hombres en una autopista que conduce a la ciudad de Mazatlán.

Cuatro días después, un hombre descrito como un prominente miembro del cártel de Sinaloa fue detenido con 4.000 pepinos y bananas rellenos de cocaína. Luego, un hombre de 43 años conocido como el “20” y descrito como el jefe de seguridad de Zambada fue arrestado cuando transportaba más productos agrícolas rellenos de cocaína.

Para mediados de semana, al menos 10 hombres de confianza del cártel habían sido capturados. Y los agentes supieron que Guzmán viajaba desde su escondite en las aisladas montañas para disfrutar las virtudes de Culiacán y Mazatlán.

Los efectivos de la Marina de México cerraron la calle costera frente a los condominios Miramar, un edificio de 10 niveles de color blanco con una pequeña piscina al frente. Tras derribar la puerta de un austero apartamento en el cuarto piso, detuvieron a Guzmán poco después del amanecer.

Las fotos del apartamento publicadas por un periódico local mostraban muebles baratos y poca comida o bebidas alcohólicas; apenas un par de docenas de huevo en un anaquel. Se podía ver una bolsa de un supermercado en el piso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2020
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.