Cómo reparar una tableta uno mismo y sin tanto gasto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cómo reparar una tableta uno mismo y sin tanto gasto

Cómo reparar una tableta uno mismo y sin tanto gasto
17 de febrero, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Cuando mi iPad 2 cayó al suelo y su pantalla se hizo añicos, pregunté en Twitter cómo podría repararla yo misma.

Uno de mis seguidores me envió un vínculo a una página donde podía comprar un kit de reparación de pantalla por US$25, mucho menos que los US$300 que -me dijeron- costaría arreglarla en la tienda de Apple.

Lo compré y a partir de ahí me di cuenta de que me había embarcado en la cruda misión de arreglar mi propio iPad.

Una misión compleja

Así fue cómo visité iFixit.com, una sitio de internet llena de tutoriales sobre cómo reparar distintos tipos de equipos.

Pero la página dedicada al iPad2, aunque bien organizada, situaba el nivel de complejidad en “muy difícil”.

Esto no iba a detenerme (al fin de al cabo ya me había gastado US$25), aunque mientras investigaba me encontraba historias sobre cristales rotos que eran poco esperanzadoras.

Mi siguiente parada fue Restart Project, un grupo de voluntarios que dan consejos a aficionados sobre cómo alargar la vida de sus dispositivos.

Desde el año pasado, este movimiento se ha extendido por más de 40 países.

Ahora planean instalar clínicas de aparatos en centros de trabajo, así como celebrar encuentros por las tardes y durante los fines de semana.

Los riesgos de la reparación casera

Este tipo de grupos ofrece consejos sobre cómo reparar un aparato, y los asistentes a su vez aceptan los riesgos que entraña reparar estas tecnologías por sí mismos.

Antes de continuar debemos advertirles: si su aparato está en garantía, probablemente sea mejor llevarlo a la tienda donde lo compró.

Por otra parte, al arreglar el dispositivo existe el riesgo potencial de descarga eléctrica o de cortarse con vidrios rotos.

A pesar de ello, yo no me eché atrás. Después de todo mi iPad estaba viejo, así que me fui a uno de estos encuentros en Londres.

No me hacía gracia hacer el trabajo sin supervisión; además dijeron que me prestarían una pistola de calor, que es como un secador con potencia industrial.

Cada vez más difíciles

Usé la pistola para ablandar el adhesivo que mantiene unido el aparato. Una vez que se aflojó, usé unas herramientas de metal llamadasspludgers para abrir mi amado iPad.

Francis, uno de los integrantes del Restart Project, supervisó el proceso asegurándose de que no me hiciera daño. Yo llevaba gafas de seguridad y utilicé papel adhesivo para recoger los pequeños fragmentos de vidrio.

Pero toda la investigación previa, que consistió en leer guías, mirar videos y memorizar pasos con antelación no podían prepararme para la horrible realidad de hurgar en mi aparato.

Reparar una tableta no es una tarea que recomendaría sin considerarlo antes con sumo cuidado.

Janet Gunter, cofundadora de Restart Project, quiere que las empresas tengan en cuenta la posibilidad de que los usuarios reparen sus propios dispositivos.

“Los aparatos son cada vez más difíciles de abrir y lo estamos comprobando en los eventos que organizamos. Vamos a llegar al punto en el que va a ser difícil ayudar a la gente a arreglar sus cosas en una clase de tres horas”.

Errores comunes

“Las personas siempre se quejan de Apple, pero la verdad es que todos los aparatos se están volviendo más finos, pequeños, compactos y más difíciles de abrir”.

Yo estaba decidida, así que tras tres horas aplicando calor, pinchando y rascando, saqué la pantalla. Todo el mundo me aplaudió.

Tras quitar el vidrio, saqué cuatro pequeños tornillos y suavemente levanté la pantalla para llegar al conector de la pantalla táctil que está detrás.

Estiré cables de datos y lo preparé todo para hacer el procedimiento a la inversa. Evité cometer uno de los errores más comunes: romper la antena de conexión wi-fi y Bluetooth acoplada al vidrio en el botón de inicio.

Pero fue tan sólo una victoria parcial. Durante la operación rompí la conexión a una de las antenas del aparato. No fue una reparación completa, así que me desanimé un poco.

Tarea complicada

Lovefone, una empresa creada por Alex Perjescu, se dedica a reparar teléfonos y tabletas.

Perjescu me explicó que es normal romper algo en reparaciones caseras.

“Las instrucciones que encuentras en internet son geniales, pero también necesitas saber todos esos pequeños trucos para hacerlo bien”.

Fue un ejercicio complicado, pero siete horas después lo conseguí. Me llevó cinco horas más que a un profesional competente. Estaba demasiado cansada como para aplaudir, pero inmensamente feliz, y todavía lo estoy mientras escribo este artículo en mi recién reparado aparato.

Restart Project intenta ayudar a los usuarios a reparar aparatos por sí mismos, y realmente me sentí regocijada tras una reparación tan difícil.

Tras abrir un iPad, ahora nada me parece imposible.

Pero lo más crucial es que estaba dispuesta a romper mi aparato para entenderlo mejor, y recomiendo a todos tener esto en cuenta a la hora de hacer una reparación casera.

Porque algunas veces no se gana y lo que cuenta es participar.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"No es no": las mujeres iraníes que protestan contra el hiyab obligatorio

Las mujeres de Irán han protestado contra las estrictas normas del hiyab quitándose el pañuelo en público y publicando las imágenes en las redes sociales.
19 de julio, 2022
Comparte

Las mujeres en Irán han protestado en contra del hiyab obligatorio quitándose el pañuelo en público y subiendo las imágenes en las redes sociales.

“¡No al hiyab obligatorio! Hoy he conducido todo el camino hasta el trabajo sin llevar el pañuelo para decir no a las normas. Nuestro sueño es ser libres de elegir qué ponernos”, dice una mujer iraní a la cámara en un video publicado en internet.

Los activistas de derechos humanos instaron a las mujeres de todo el país a publicar videos en los que se quitaran el hiyab en público, coincidiendo con el 12 de julio, Día Nacional del Hiyab y la Castidad en el calendario oficial de Irán.

Decenas de mujeres respondieron al llamamiento, a pesar del riesgo de ser detenidas por este acto de desobediencia civil, que va en contra de las leyes del país sobre “vestimenta islámica”.

Una mujer se quita el hiyab en la calle

BBC
Algunos videos muestran a las mujeres quitándose el pañuelo de la cabeza en la calle.

Mujeres de diferentes partes del país grabaron videos de ellas mismas en parques, calles de la ciudad e incluso la playa, mostrándose sin sus hiyabs, algunas con tops de verano y pantalones cortos.

En un video compartido por miles de personas, se ve a una mujer caminando por un paseo marítimo, antes de quitarse el hiyab, dejarlo caer al suelo, y luego pisarlo y alejarse.

Ese mismo día, las autoridades organizaron multitudinarias concentraciones públicas de mujeres llevando el hiyab para celebrar su “protección islámica”.

Asimismo, la televisión estatal emitió una ceremonia de “Hiyab y castidad”, con una actuación coreografiada de mujeres con largas túnicas blancas y pañuelos verdes con los colores nacionales.

Ceremonia del hiyab

Tasnim News Agency
La ceremonia del hiyab y la castidad promovida por el Estado iraní.

Mientras tanto, en las redes sociales persas el hashtag creado para la campaña contra el hiyab -que se traduce del farsi como “No es no, esta vez no al hiyab obligatorio”- se hizo rápidamente viral, promovido por activistas, así como por algunos periodistas y figuras políticas de la oposición.

Algunas mujeres aprovecharon también esta campaña para protestar contra los hombres en el poder, a quienes consideran responsables de restringir sus libertades personales.

“¡Nos veis solo al servicio de vuestro honor, como vuestra propiedad! Nos veis como seres humanos débiles y quebradizos. Nos obligáis a cubrirnos la cabeza basándoos en vuestros complejos e inseguridades”, decía una mujer del norte de Irán en un video enviado al servicio persa de la BBC, mientras se quitaba el pañuelo delante de la cámara.

Represión

Al menos cinco mujeres que publicaron imágenes en el marco de la última campaña han sido detenidas, según BBC Persa.

Vida Movahed protesta en la calle en Irán

BBC
Vida Movahed (en la foto), icono de un movimiento de protesta similar organizado en 2018, cumplió varios meses de prisión.

En Irán se han producido varias campañas similares en los últimos años bajo hashtags como #MyStealthyFreedom (Mi libertad furtiva) y #WhiteWednesday (Mi miércoles blanco), por parte de mujeres que luchan por el derecho a elegir el uso del velo.

Sin embargo, la reciente represión de la “policía de la moral” iraní contra las mujeres acusadas de no cumplir el código de vestimenta ha hecho que los opositores a esta política pidan que se tomen medidas.

Policía de la moral

ISNA
La policía de la moral puede detener a las mujeres por no llevar el “hiyab adecuado”

Desde la revolución islámica de 1979 en Irán, las mujeres están obligadas por ley a llevar ropa modesta “islámica”. En la práctica, esto significa que las mujeres deben llevar un chador, un manto de cuerpo entero, o un pañuelo en la cabeza y un manteau (abrigo) que les cubra los brazos.

Algunos hombres iraníes también han apoyado la campaña en las redes sociales, apareciendo en videos junto a las mujeres que protestan.

Y una imagen que muestra el muro de una mezquita de Teherán grafiteado con el mensaje: “Pan, trabajo, libertad, cobertura voluntaria” fue ampliamente compartida en internet, en referencia a la crisis económica del país, así como a la ley sobre el hiyab.

Graffitti "Pan, trabajo, libertad, cobertura voluntaria"

BBC
Graffitti: “Pan, trabajo, libertad, cobertura voluntaria”.

Mientras, la máxima autoridad del poder judicial iraní, Gholamhossein Mohseni Ajeei, ha sugerido que las potencias extranjeras están detrás de la campaña, dando instrucciones a las agencias de inteligencia para encontrar las “manos detrás del velo desnudo”.

El presidente iraní, Ebrahim Raisi, también ha prometido reprimir la “promoción de la corrupción organizada en la sociedad islámica”, en una referencia directa a la campaña.

Pero muchas mujeres están decididas a continuar sus protestas a pesar de las amenazas.

“Pueden arrestarnos, pero no pueden detener nuestra campaña”, dijo una mujer en un video publicado en las redes sociales.

“No tenemos nada que perder. Perdimos nuestra libertad hace años y la estamos reclamando de nuevo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xxU3WMtwJpU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.