close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Cómo será la vida del Chapo en el Altiplano?

La cárcel donde está el Chapo es un lugar de claroscuros, pues tiene algunos de los mejores indicadores entre penales federales, pero no está libre de estadísticas malas, a lo que se debe sumar que convivirá aquí con algunos de sus peores enemigos en la guerra de cárteles.
Por Omar Granados
26 de febrero, 2014
Comparte
Penal del Altiplano. Foto: Cuartoscuro.

Penal del Altiplano. Foto: Cuartoscuro.

La cárcel donde está el Chapo es un lugar de claroscuros, pues por un lado tiene los mejores indicadores entre los penales federales, de acuerdo con estudios, pero no está libre de malas estadísticas, a lo que se debe sumar que el líder del cártel de Sinaloa convivirá con algunos de sus peores enemigos de cárteles rivales.

Si bien se sabe que Joaquín “el Chapo” Guzmán no será tratado como un interno más y la autoridad está tratando de llevar el debido proceso de la mejor manera, el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, ha confirmado que en el corto plazo el líder del cártel de Sinaloa no será extraditado, por lo que al menos en el futuro cercano estará en el centro de reclusión de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México.

La vida en el penal del Altiplano

A mediados de 2012, el CIDE levantó la Primera encuesta realizada en los centros federales de readaptación social, el único estudio externo sobre estos penales y, de acuerdo con sus resultados, el penal del Altiplano es donde hay menos reos por celda y más bienes y servicios recibían los poco más de 8 mil internos del sistema penitenciario federal.

Aunque el Chapo lleva el inicio de su proceso legal apartado de otros internos, quizá pronto le toque compartir una celda con uno o dos de ellos, el promedio que registró el CIDE en este penal, muy lejos de las 22 ó 23 personas que comparten celdas en Islas Marías, por ejemplo.

Este penal, fundado en 1991, es donde más internos se sienten seguros (59%), en comparación, el penal de Islas Marías, donde sólo una tercera parte cree que está seguro. De hecho, en los penales federales 20% de los reos han sufrido robos al interior y 30% ha recibido golpes.

Por otra parte, la mitad de los presos en el Altiplano ha recibido malos tratos y 74% recibe castigos, tales como suspensión de visitas y llamadas familiares y aislamiento.

Probablemente, Guzmán Loera formará parte del 2% de los internos federales que compran todos sus bienes permitidos como sábanas, cobijas, zapatos y ropa, pero si quiere esconder su dinero podría recibir todos estos bienes de la institución, como lo hacen prácticamente todos los internos en este penal.

Lo que es un hecho es que el capo podrá recibir envíos de 638 pesos mesuales, pues es la forma de adquirir artículos básicos para el 93% de los internos en este centro.

Ficha de Joaquín Guzmán Loera. Foto: Cuartoscuro.

Ficha de Joaquín Guzmán Loera. Foto: Cuartoscuro.

Sin embargo, el líder de Sinaloa tendrá que comprar algunos de sus alimentos, pues muy bajos porcentajes de los reos federales creen que los penales proporcionan estos servicios en forma satisfactoria. Sin embargo, en el Altiplano, 97% de los presos recibieron agua potable, comparado con el 13% que la recibe en el penal federal Norponiente.

Por otra parte, los baños aquí son los de mayor privacidad y limpieza, de acuerdo con el estudio del CIDE, mientras que los alimentos son los de mejor calidad junto con los del penal Norponiente.

Sin embargo, uno de los puntos débiles de este penal lo constituyen los servicios médicos, pues 40% de los internos opinaron que son malos o muy malos y que tardan un mes o más en recibirlos.

Aunque el Chapo Guzmán podrá ver y hablar con su abogado y a su familia, ésta será la única forma de saber del exterior, pues en el Altiplano sólo 7% de los reos tienen una televisión, nadie tiene acceso a periódicos y sólo la mitad de los reos recibe revistas. Quizá, como el 90% de los internos en el penal, consiga algunos libros como alternativa.

Las autoridades encargadas de la seguridad del inmueble afirman que las transmisiones de teléfonos celulares están limitadas a 10 km. de la prisión, bloqueando toda comunicación entre los internos y sus cómplices.

Guzmán podrá ver a su familia y hablar con ella por teléfono una vez por semana, en comparación con el penal Norponiente, donde una cuarta parte de la población no puede recibir visitas ni puede hablar con familiares. Sin embargo, sólo 5% de los presos creen que su familia recibe un buen trato al visitar la prisión.

Finalmente, el Altiplano es el penal donde los internos reciben más visitas conyugales, pues una quinta parte de ellos tiene este privilegio alrededor de una vez al mes.

Los enemigos del Chapo, sus nuevos vecinos

Sumado a la condiciones de vida de los internos, Guzmán convivirá en las zonas comunes de la prisión con algunos de sus principales enemigos en la guerra por el territorio y el tráfico de drogas desde su escape del penal de Puente Grande en 2001. Estos serán algunos de sus enemigos que podría ver regularmente:

Los Zetas

Miguel Ángel Treviño Morales, “El Z-40”, quien fuera uno de los líderes de Los Zetas, se retó a muerte con el Chapo mediante mensajes en diversos momentos y se sabe que en el centro del país libró batallas en la zona de influencia de Sinaloa, durante el sexenio del expresidente Felipe Calderón.

Jaime González Durán, “El Hummer”, considerado por la Procuraduría General de la República (PGR) como el tercer hombre en importancia del grupo de pistoleros y narcotraficantes conocido como Los Zetas, fue recluido en el Altiplano en 2008.

Los hermanos Arellano Félix

Teodoro García Simental, alias “El Teo”, Eduardo Arellano Félix, “El Doctor” y Francisco Javier Arellano, alias “el Tigrillo”, figuras principales del cártel de Tijuana, quienes libraron una guerra por el control de la frontera ante el cártel de Sinaloa, también están recluidos en el Altiplano.

Los cárteles no sólo tuvieron una división desde que se separara el cártel de Guadalajara, sino que incluso han trascendido intentos de los Arellano Félix para asesinar a Guzmán Loera.

Los Beltrán Leyva

Edgar Valdez Villarrea, la Barbie, fue trasladado al penal del Altiplano luego de su detención en 2010. Fue un operador principal del cártel que se enfrentó de forma más sangrienta con el Chapo, luego de acusar una traición que llevó a la detención de Alfredo Beltrán Leyva en 2008.

José Joaquín Balderas Garza, el JJ, el presunto agresor del futbolista Salvador Cabañas, fue el jefe de sicarios de los Beltrán Leyva y su ingreso al penal de alta seguridad está relacionado con sus presuntas operaciones en este cártel.

Gerardo Álvarez Vásquez, alias el Indio, fue recluido en El Altiplano en 2010 luego de haber sido considerado como uno de los principales colaboradores de la organización criminal de los Beltrán Leyva.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Latinx, la generación que quiere "hacer grande" al español en EU (y desafía a Trump)

El ascenso de Donald Trump al poder hace tres años en EE.UU. provocó la indignación de muchos jóvenes latinos estadounidenses hijos de padres inmigrantes. Aunque el inglés es su lengua nativa, usar el español se ha convertido en una forma de resistencia.
16 de noviembre, 2019
Comparte

“No tengo miedo de expresar que soy hispano y que hablo español”, dice Omar Sepeda, un joven de 22 años que todas las mañanas y desde hace tres meses pone flores frescas en el monumento conmemorativo a las víctimas del tiroteo de El Paso, en Estados Unidos.

El ataque, perpetrado en agosto por un joven que se propuso disparar contra mexicanos, dejó 22 víctimas fatales, la mayoría de origen latino.

Desde entonces, jóvenes como Sepeda han adoptado una actitud de resistencia frente a lo que consideran un tiempo amenazante contra su cultura e idioma.

“Nada me puede cambiar, voy a ser un hispano hasta el día en que muera“, sostiene el joven nacido en Estados Unidos, que se ofreció como voluntario para mantener un monumento donde ondean las banderas de México y EE.UU. como símbolo bicultural de la ciudad.

La actitud de Sepeda se extiende por todo el país.

En ciudades como Los Ángeles y Nueva York, de población mayoritariamente hispana, muchos jóvenes que nacieron en EE.UU. y son nativos angloparlantes están retomando el español, así sean expresiones, como símbolo de identidad e incluso de protesta.

“Los jóvenes están tomando consciencia sobre el hecho de que hay personas siendo perseguidas por hablar español en público”, ejemplifica Ed Morales, profesor de la Universidad de Columbia (Nueva York) y autor de “Latinx: la nueva fuerza en la política y la cultura de Estados Unidos”.

“Esta administración ha creado un discurso de falta de tolerancia, sintiéndose libres de insultar y denigrar y eso es dañino para la sociedad en general”, añade Morales.

Los latinos e hispanos a menudo ocupan el centro de ese discurso. El presidente estadounidense, Donald Trump, ha dicho anteriormente que “hay que hablar inglés” en EE.UU. y que algunos inmigrantes provenientes de Latinoamérica son “criminales y violadores”.

La retórica coincide además con un aumento en el número de incidentes de odio contra latinos en Estados Unidos.

“Échale ganas”

El panorama es sombrío para muchos, pero pese a ello, se ha convertido en una especie de combustible que moviliza a los jóvenes en diferentes ámbitos.

Patty Delgado

BBC
Patty Delgado es una mexicano-estadounidense que comercializa productos con mensajes en español, especialmente camisetas y libretas.

Como a Patty Delgado, una mexicano-estadounidense de 28 años que no habla español pero que atrae a jóvenes como ella con productos que llevan mensajes en nuestro idioma.

Si no fuese por ese sentir antiinmigrante, anti gente de color, anti Centroamérica y México, una empresa como la mía probablemente no existiría”, dice.

En las camisetas y libretas de su marca, “Hija de tu Madre”, hay expresiones impresas como “jefa”, “yo quiero dinero” o “échale ganas” y sus chaquetas de jean con la Virgen de Guadalupe y diferentes banderas de países de Latinoamérica se han convertido en éxitos de venta.

Delgado empezó su empresa durante la campaña presidencial de Trump hace tres años.

“Quería crear un sentido de poder y audacia de exaltar la latinidad pese a lo que el presidente diga“, añade.

La joven forma parte de una oleada de diseñadores y artistas de padres inmigrantes que han ganado presencia en redes sociales y cuyos productos, casi siempre con mensajes en español, atraen a una audiencia joven.

Cartel de La Jefa

BBC
Patty Delgado fundó su empresa durante la campaña presidencial de Trump en 2016.

“Hay una tendencia en aumento, especialmente entre los más jóvenes, de volver a esos símbolos e imágenes con los que crecimos y que nos recuerdan a nuestro hogar o a la patria de origen. Y creo que mucho tiene que ver con haber crecido como personas multiculturales, teniendo que escoger entre un mundo y el otro”, describe.

“La única latina”

Doris Muñoz tenía solo 21 años cuando fundó en 2016 su compañía de manejo de músicos y artistas, Mija Management.

El catálogo de músicos que representa incluye a “artistas de primera generación (estadounidense) que cantan en español e inglés y no tienen miedo de representar su cultura en su música”, describe Muñoz.

Su emprendimiento surgió a partir de la frustración de ser “la única latina” en las disqueras grandes en las que trabajó y luego de ver a un adolescente y músico llamado Cuco hace tres años mientras daba un concierto para un público aún más joven -los llamados Generación Z, nacidos a partir de 1998- en el patio de una casa.

Doris Muñoz

BBC
El catálogo de músicos que Doris Muñoz representa incluye a artistas de primera generación (estadounidense) que cantan en español e inglés.

“Ver a Cuco cantando en español y a un grupo de niños, la mayoría nacidos aquí, coreando felices fue algo no había visto antes, al menos no cuando yo tenía su edad. Y ahí pensé que esto es exactamente lo que debería estar pasando ahora, este grupo de chicos preparándose para los siguientes cuatro años de Trump en el poder”, describió.

View this post on Instagram

really means a lot to see y’all singing along out there

A post shared by CUCO (@cucopuffs) on

En poco tiempo, Cuco pasó de presentarse en casas de Los Ángeles a hacer parte del listado de artistas del popular festival Coachella en 2018 y a convertirse en un fenómeno adorado por los adolescentes latinos.

En la intersección

Como Muñoz y Delgado, los latinos e hispanos nacidos en EE.UU. han sido los responsables del crecimiento poblacional de ese grupo demográfico en el país.

Del total de la población latina en EE.UU. (casi 59 millones en 2017), el 67% nació allí mientras el 33% era extranjero, según datos de 2017 del Centro Pew de Investigaciones, con sede en Washington.

Además, los latinos componen la minoría más joven de EE.UU. “Con una edad promedio de 20 años en 2016, los hispanos nacidos en EE.UU. todavía no llegaban a la adultez”, indica un reporte del Centro Pew.

Patty Delgado de espaldas con una chaqueta con la bandera de México

BBC
Muchos de estos jóvenes estadounidenses de origen latino se encuentran en una situación en la que no se sienten enteramente de un sitio ni de otro.

Estos jóvenes representan una generación diferente a la de sus padres en aspectos clave: acceso a la educación universitaria en números récord, bilingüismo y mayor poder económico.

“Todo esto denota una generación emergente que está mejor preparada que sus padres para el futuro. Sin embargo, están conscientes de su identidad y de sus orígenes”, señala Mark López, del Centro Pew.

Se asocia a esta población latina como opositora a las políticas del presidente Trump, pero el profesor Ed Morales advierte que no es del todo así.

“Hay jóvenes latinos a los que les atrae el discurso de Trump y lo manifiestan ampliamente en redes sociales”, apunta.

La próxima elección presidencial en 2020 será el escenario que refleje si esta resistencia juvenil también habla a través de los votos.

Serán más de 11 millones de latinos nacidos en EE.UU. que ya tendrán edad para votar el año que viene.

Pese a que se expresan con más facilidad en inglés, Doris Muñoz y Patty Delgado reconocen que viven en ese estado de no sentirse enteramente estadounidenses ni mexicanas.

“Pero es lo que somos y vale la pena imprimirle un mensaje positivo”, dice Muñoz.

“¿Qué significa ser latino en nuestro país?: hablar español, inglés, mezclarlo, es algo diferente”, finaliza.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10158129017419665


* Esta nota es parte de la serie “¿Hablas español?”, un viaje de BBC Mundo por Estados Unidos para mostrar el poder de nuestro idioma en la era de Trump.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=wdeCiZtTwgI

https://www.youtube.com/watch?v=K5Yw1fdnWXc

https://www.youtube.com/watch?v=C8aesqi_RDY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.