Para no olvidar: Ellos y ellas son los periodistas asesinados en México (segunda parte)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Para no olvidar: Ellos y ellas son los periodistas asesinados en México (segunda parte)

Según Artículo 19, alrededor de 40% de las víctimas ocupaban cargos de reporteros, 17% cargos de dirección, 16% eran fotorreporteros, 12% eran locutores, 8% columnistas y 7% jefes de redacción.
Por Paris Martínez
19 de febrero, 2014
Comparte

Según las organizaciones defensoras de la libertad de expresión Artículo 19 y Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), de 2010 a la fechan en México han sido asesinados 31 periodistas, 92% de los cuales son hombres y 8% mujeres.

Los resultados globales elaborados por el Comité para la Protección de Periodistas –que incluyen 73 casos de trabajadores de medios mexicanos asesinados entre 1992 y 2013–, señalan que en 73% de los asesinatos estuvieron involucrados grupos criminales; en 8% militares; en 4%, oficiales gubernamentales; en 8% “residentes locales” y 8% la filiación del atacante se desconoce.

Por su parte, los registros de Artículo 19 –que abarcan de 2000 a 2013– documentan 75 casos de los periodistas asesinados y, a diferencia del CPJ, incluyen dos casos de personas que habían abandonado la labor periodística poco antes de que les quitaran la vida.

Según Artículo 19, alrededor de 40% de las víctimas que incluye su registro ocupaban cargos de reporteros, 17% cargos de dirección, 16% eran fotorreporteros, 12% eran locutores, 8% columnistas y 7% jefes de redacción.

De los 31 periodistas asesinados desde 2010, 10 fueron atacados en Veracruz, lo que convierte a este estado en el más peligroso del país para desarrollar labores informativas.

A continuación, te presentamos la segunda entrega del homenaje que Animal Político rinde a los periodistas asesinados en México en los últimos años, correspondiente a las víctimas acumuladas en los años 2010 y 2011, reflejos del ambiente de violencia que se ha cernido sobre los trabajadores de los medios informativos en todo el país, y por el cual, el próximo domingo 23 de febrero se está convocando a la ciudadanía a participar en la protesta denominada “Prensa, no disparen” que se realizará en el Ángel de la Independencia, a las 12:00 horas, así como en otras plazas del país.

María Elízabeth Macías Castro, Tamaulipas

1 Mariìa Elizabeth Maciìas Castro (1)
El de María Elizabeth es el primer caso, a nivel mundial, de una persona asesinada por difundir información de interés público, a través de redes sociales. Además de pertenecer al al Movimiento Laico Scalabriniano y de apoyar a la Casa del Migrante de Nuevo Laredo, María Elizabeth compartía información sobre la inseguridad en Tamaulipas, a través de la cuenta de Twitter Nuevo Laredo en Vivo, y bajo el pseudónimo “LaNenaLaredo”. En septiembre de 2011, su cuerpo decapitado fue hallado en la carretera que va a Nuevo Laredo, con un letrero firmado por el grupo Los Zetas, dirigido a las “redes sociales”, que señalaba “aquí estoy por mis reportes y los suyos (…) esto me pasa por confiar en la Sedena y la Marina”.

Humberto Millán Salazar, Sinaloa

2 Humberto Millaìn
Humberto conducía un programa en Radio Fórmula, y escribía una columna para el portal informativo A Discusión. En ambos espacios, denunció diversos casos de corrupción política y delincuencia organizada, hasta que el 24 de agosto de 2011 fue secuestrado por hombres armados que, a bordo de dos camionetas, interceptaron su vehículo cuando se dirigía a trabajar. Al día siguiente, su cuerpo fue hallado en Culiacán, Sinaloa, con una herida de bala en la cabeza.

Yolanda Ordaz, Veracruz
3 Yolanda Ordaz
Yolanda era considerada una reportera “veterana” en el campo de la información policiaca y, cuando fue secuestrada, el 27 de julio de 2011, trabajaba para el diario Notiver. Yolanda fue raptada cuando salía de su casa, y dos días después fue encontrado su cuerpo, decapitado, en las cercanías del diario Imagen de Veracruz, con el mensaje “Los amigos también pueden traicionarte”. Aunque las autoridades del estado intentaron vincular el homicidio con una supuesta relación de la reportera con grupos del crimen organizado, esta acusación no pudo ser sustentada con evidencias.

Miguel Ángel López Velasco, Agustina Solano y Misael López Solano, Veracruz

4 Miguel Aěngel Loěpez y Agustina Solano
Miguel Ángel, mejor conocido como Milo Vela, era columnista del diario Notiver, donde también trabajaba su hijo, Misael, como fotorreportero. El 20 de junio de 2011, un grupo armado allanó su vivienda y ejecutó a ambos periodistas, junto con la señora Agustina, esposa de Miguel Ángel y mamá de Misael. Según el Comité para la Protección de Periodistas, el ataque pudo deberse a una columna sobre operaciones del narcotráfico en el estado, publicada días antes por Milo Vela en su columna.

Luis Emmanuel Ruiz Carrillo, Nuevo León

5 Luis E. Ruiz Carrillo

Este fotorreportero, de 21 años, laboraba para el diario La Prensa cuando fue secuestrado, junto con José Luis Cerda, presentador de Televisa-Monterrey conocido como La Gata, el 24 de marzo de 2011. Un día después, ambos fueron hallados, muertos, junto a un letrero que atribuía el asesinato a un grupo delictivo. El cuerpo del presentador de Televisa fue luego robado del lugar del hallazgo, por un grupo armado que operó ante la acción omisa de los policías que se encontraban ahí.

Noel López Olguín, Veracruz

6 Noel Loěpez Olguiěn (1)
Noel escribía una columna de opinión para el diario La Verdad, de Jaltipán, Veracruz, cuando fue secuestrado por un grupo de hombres armados, el 8 de marzo de 2011. Más de dos meses después, el 31 de mayo, su cuerpo fue encontrado en una fosa clandestina, en la ciudad de Chinameca. Desde su columna “Con pluma de plomo”, Noel había denunciado distintos casos de corrupción, crimen organizado e, incluso, identificó a narcotraficantes locales.

Rodolfo Ochoa Moreno, Coahuila

7 Rodolfo Ochoa Moreno (1)
Rodolfo era ingeniero, laboraba para el Grupo Multimedios Laguna, y murió el 9 de febrero de 2011, cuando un grupo armado ingresó a las instalaciones donde trabajaba, para destruir y robar el equipo de transmisión. Rodolfo fue asesinado de ocho disparos, cuando intentaba pedir auxilio policiaco. Ese mismo día, hombres armados también atacaron las instalaciones de Radiorama Laguna.

Carlos Alberto Guajardo Romero, Tamaulipas

8 Carlos Alberto Guajardo (1)
Carlos Alberto, reportero del Expreso de Matamoros, murió en noviembre de 2010, luego del tiroteo entre militares y narcotraficantes en el que fue abatido Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén, capo del Cártel del Golfo. La camioneta de Carlos Alberto recibió al menos 20 disparos de soldados, cuando se aproximó a instalaciones militares para recabar información.

Luis Carlos Santiago Orozco, Chihuahua

9 Luis Carlos Santiago
El 16 de septiembre de 2010, este fotorreportero del periódico local El Diario fue atacado con armas de fuego cuando se encontraba con un joven de 18 años, llamado Carlos Sánchez Colunga, en el interior de un auto que pertenecía al defensor de derechos humanos Gustavo de la Rosa. Al día siguiente, El Diario publicó un editorial en el que anunciaba a los grupos criminales de Chihuahua que deponía su cobertura sobre seguridad pública, con tal de garantizar la vida de sus empleados.

Marco Aurelio Martínez Tijerina, Nuevo León

10 Marco Aurelio Mtz
Marco Aurelio tenía 14 años de experiencia como locutor, y un mes laborando para la radiodifusora XEDD La Tremenda, de Nuevo León, cuando fue interceptado por tres camionetas, cuyos tripulantes lo extrajeron por la fuerza de su vehículo y se lo llevaron consigo, era el 9 de julio de 2010. Un día después, su cuerpo fue localizado en la carretera Montemorelos-Rayones, con huellas de tortura y un tiro de gracia. En su noticiario de radio había atendido distintas temáticas, incluidas política y seguridad pública y, de hecho, días antes de ser raptado había dado cobertura a las amenazas sufridas por un alcalde, de parte del crimen organizado. A pesar de ello, las autoridades de Nuevo León insinuaron que el atentado respondía a motivos pasionales.

Valentín Valdés Espinosa, Coahuila

11 Valentin Valdeės
El 7 de enero de 2010 fue secuestrado Valentín, reportero del diario Zócalo de Saltillo, junto con un compañero que luego fue liberado. Valentín fue encontrado un día después, dentro de un hotel asesinado, con huellas de tortura. A su lado, un mensaje rezaba: “Esto va a pasarle a los que no entiendan, el mensaje es para todos”. Meses antes, este reportero de 29 años había investigado el arresto de un narcotraficante en el mismo hotel en el que, luego, fue abandonado su cuerpo.

Hugo Alfredo Olivera Cartas, Michoacán

HUGO DAVID OLIVERA CARTAS PERIODISTA MUERTO
El 6 de julio de 2010, un grupo armado disparó contra el vehículo de Hugo Alfredo, corresponsal de la agencia Quadratín en Apatzingán, Michoacán, así como reportero, editor y propietario del diario El Día, espacios en los que publicó información relacionada con la actividad delictiva en el estado. Luego de ser asesinado, desconocidos allanaron las oficinas de Hugo Alfredo y robaron información contenida en discos duros. Cinco meses antes, este periodista de 27 años había presentado una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, tras ser golpeado por policías federales al realizar su labor.

María Elvira Hernández Galeana y Juan Francisco Rodríguez Ríos, Guerrero

13 Mariģa Elvira Galeana

María Elvira fungía como editora del semanario guerrerense Nueva Línea, y su esposo Juan Francisco como corresponsal del diario El Sol de Acapulco, cuando ambos fueron asesinados en el interior del café internet que pertenecía al matrimonio, el 28 de junio de 2010, en la ciudad de Coyuca de Benítez. El ataque, perpetrado por dos desconocidos, fue realizado horas después de que Juan Francisco cubriera el aniversario 15 de la matanza de Aguas Blancas. Para las autoridades, el móvil de la doble ejecución fue el robo. Sin embargo, los atacantes no robaron nada del cibercafé, además de que respetaron la vida del hijo de María Elvira y Juan Francisco, un joven de 18 años.

Evaristo Pacheco Solís, Guerrero
14 Evaristo Pacheco
Reportero del semanario informativo Visión Informativa, Evaristo fue asesinado con cinco disparos, uno de ellos en la cabeza, el pasado 12 de marzo de 2010. Su cuerpo fue encontrado en un camino rural de Chilpancingo, Guerrero y, hasta la fecha, las autoridades carecen de líneas de investigación en torno a su asesinato.

José Luis Romero, Sinaloa
15 Jose Luis Romero.
Hombres enmascarados secuestraron a José Luis, reportero policiaco del diario Línea Directa, cuando se disponía a ingresar en un restaurante en Los Mochis, Sinaloa, el 30 de diciembre de 2009. Junto con él, fue raptado su acompañante, un ex oficial del Ejército. Dos semanas después, el 16 de enero de 2010, su cuerpo fue encontrado en un camino rural, con señas de tortura. Supuestamente murió el mismo día de su secuestro, pero hasta la fecha la autoridad no cuenta con ningún avance en la investigación de su muerte, en tanto que el militar con que fue secuestrado permanece en calidad de víctima de desaparición forzada.

Jorge Ochoa Martínez, Guerrero
16 Jorge Ochoa
Jorge fue asesinado el 29 de enero de 2010, tras salir de una fiesta de cumpleaños. Desde hacía tiempo, este redactor y editor del diario El Sol de la Costa había denunciado que recibía amenazas anónimas, aunque las autoridades vincularon el ataque con un percance vial que en del que había sido parte el periodista.

Además de los 31 casos de periodistas asesinados entre 2010 y 2014, la organización defensora de la libertad de expresión Artículo 19 documentó otros dos homicidios, de personas que habían practicado el periodismo en el pasado reciente, y cuyas muertes, posiblemente, están relacionadas con su trabajo como reporteros. Ellos son:

Guillermo Alcaraz Trejo, Chihuahua

17 Guillermo Alcaraz Trejo

Guillermo Fue asesinado el 10 de julio de 2010, luego de visitar el diario Omnia, de Chihuahua, en el que había trabajado como fotorreportero hasta un año antes, labor que cambió por la de camarógrafo y editor de video de la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Guillermo fue atacado con armas de grueso calibre por un grupo armado, cuando se subía a su vehículo, la policía tardó 20 minutos en atender el llamado de auxilio de los peatones que reportaron la agresión.

Pablo Aurelio Ruelas, Sonora

Pablo Aurelio era reportero del diario El Regional, de Sonora, del que fue despedido en abril de 2011, tras denunciar que el entonces diputado priista Bulmaro Andrés Pacheco lo había amenazado, por investigar presuntas irregularidades inmobiliarias en las que el político estaba involucrado. Dos meses después de ser despedido, y hallándose en el desempleo, Pablo Aurelio fue asesinado, era el 13 de junio de 2011. Las autoridades informaron que Pablo Aurelio tenía antecedentes penales por venta de droga y lesiones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacuna contra la COVID-19: ¿quién decide si es segura?

Reino Unido es el primer país en aprobar la vacuna de Pfizer/BioNTech contra el nuevo coronavirus para uso masivo. La noticia genera muchas preguntas sobre las vacunas y su seguridad. Aquí respondemos algunas de ellas.
Getty Images
2 de diciembre, 2020
Comparte

Las autoridades sanitarias de Reino Unido aprobaron la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech para uso generalizado, el primer país del mundo en hacerlo. Pero, aunque muchas personas desean ponerse una inyección lo antes posible, a otras les preocupa introducir algo desconocido en su cuerpo.

Aquí despejamos algunas dudas que suscitan las noticias sobre las vacunas.

¿Cómo sabemos que una vacuna es segura?

Esta es la primera pregunta, y la más importante, que hacen los científicos cuando comienzan a diseñar y probar una nueva vacuna o tratamiento.

Las pruebas de seguridad comienzan en el laboratorio, con ensayos e investigación en células y animales, antes de pasar a los estudios en humanos.

El procedimiento requiere comenzar poco a poco y solo pasa a la siguiente etapa de prueba si no hay problemas de seguridad pendientes.

¿Qué papel tienen los ensayos?

Si los datos de seguridad de los laboratorios son buenos, los científicos pueden verificar que la vacuna o el tratamiento son efectivos.

Eso significa realizar pruebas en un gran número de voluntarios, alrededor de 40.0000 personas en el caso de Pfizer/ BioNTech.

Vacuna de Pfizer/BioNTech

Getty Images
La vacuna de Pfizer/BioNTech se desarrolló en apenas 10 meses.

En los ensayos, a la mitad de las personas se les administra la vacuna y a la otra mitad una inyección simulada o de placebo.

Para evitar sesgos, ni a los investigadores ni a los participantes se les dice a qué grupo de esos pertenecen hasta que se hayan analizado los resultados.

Todo el trabajo y los hallazgos se revisan y verifican de forma independiente.

Los ensayos de la vacuna de COVID-19 se han realizado a una velocidad vertiginosa, pero no se han saltado ninguno de estos pasos.

Las pruebas de la vacuna de Oxford/AstraZeneca se suspendieron voluntariamente en una etapa para investigar por qué había muerto un participante, entre muchos miles. Se reinició una vez que quedó claro que lo ocurrido no estaba relacionado con la vacuna.

¿Quién aprueba las vacunas o los tratamientos?

Solo se aprueba una vacuna si el regulador gubernamental -en el caso de Reino Unido es la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) que depende del Departamento de Salud- está satisfecho y considera que esta es segura y eficaz.

Después de que la MHRA se convirtiera en la primera agencia del mundo en aprobar una vacuna de COVID-19, su directora, June Raine, dijo: “El público puede estar absolutamente seguro de que los estándares con los que hemos trabajado son equivalentes a los de todo el mundo”.

Ahora los controles de la vacuna continuarán para asegurarse de que no haya más efectos secundarios o riesgos a largo plazo.

En Estados Unidos el organismo encargado de aprobar cualquier vacuna contra el COVID-19 es la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA).

Una vez autorizada una vacuna, la FDA continúa supervisando la producción y evaluando los lotes para controlar potenciales efectos indeseados y asegurarse de que siga siendo segura y efectiva.

Una persona recibiendo una vacuna.

Getty Images
Algunos grupos en la sociedad tendrán prioridad a la hora de recibir las vacunas aprobadas.

En Latinoamérica ocurre una situación similar.

En México, por ejemplo, el ente encargado de aprobar las vacunas contra el COVID-19 es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de la Secretaría de Salud.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo a fines de noviembre que Pfizer/BionTech ya había entregado “el expediente de solicitud de registro sanitario” de la vacuna contra el COVID-19 a la Cofepris y, por ende, se está a la espera de una respuesta.

¿Qué contienen las vacunas de COVID-19?

Hay muchas vacunas distintas en desarrollo para el COVID-19.

Algunas contienen el virus pandémico en una forma debilitada.

La vacuna de Oxford/AstraZeneca utiliza un virus inofensivo alterado.

Las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna utilizan fragmentos de código genético para provocar una respuesta inmune y se denominan vacunas de ARNm.

Estos fragmentos no alteran las células humanas, solo le presentan al organismo instrucciones para que desarrolle inmunidad contra el COVID-19.

Otras inmunizaciones para COVID contienen proteínas del coronavirus.

Las vacunas a veces contienen otros ingredientes, como aluminio, que hacen que la vacuna sea estable o más eficaz.

¿Me enfermará una vacuna?

No hay evidencia de que alguno de estos ingredientes cause daño cuando se usa en cantidades tan pequeñas.

Las vacunas no provocan enfermedades. En cambio, enseñan al sistema inmune a reconocer y combatir la infección contra la que han sido diseñadas.

Algunas personas sufren síntomas leves, como dolores musculares o un poco de fiebre, después de ser vacunadas.

Esta no es la enfermedad en sí, sino la respuesta del cuerpo a la vacuna.

Una persona sosteniendo un frasco de vacuna contra el covid-19 y una jeringa.

Getty Images
Más de 10 potenciales vacunas contra el coronavirus se encuentran en la fase III de sus ensayos clínicos, la última etapa antes de la aprobación por parte de las agencias reguladoras.

Las reacciones alérgicas a las vacunas son raras.

El profesor Sir Munir Pirmohamed, quien asesora a la MHRA, dijo que no había identificado ninguna “reacción adversa grave” durante el ensayo de la vacuna Pfizer/BioNTech.

“La mayoría de los efectos adversos fueron leves y de corta duración, por lo general duraron uno o dos días, similares al tipo de efectos producidos después de cualquier otra vacuna”, dijo.

¿Es seguro que alguien que ha tenido ya COVID-19 se vacune?

Es probable que incluso a las personas que han tenido COVID-19 en el pasado se les ofrezca la vacuna.

Eso se debe a que la inmunidad natural puede no durar mucho tiempo y la inmunización podría ofrecer más protección.

Las autoridades sanitarias en Inglaterra afirman que no hay preocupaciones de seguridad en aplicar la vacuna a las personas que hayan sufrido COVID-19 de larga duración.

Pero aquellos que actualmente padecen de COVID-19 no deben recibir la vacuna hasta que se hayan recuperado.

¿Son las vacunas contra el COVID-19 respetuosas con el bienestar animal?

Algunas vacunas, como la del herpes y la vacuna nasal contra la gripe infantil, pueden contener gelatina de cerdo.

Y algunas vacunas se producen en huevos de gallina o en células de embriones de pollo.

Molécula de coronavirus

Getty Images
Hay muchos tipos de armas que se están probando en la lucha contra el COVID-19.

Hay cientos de vacunas contra el COVID-19 en desarrollo.

Aún no tenemos detalles sobre todos los ingredientes, pero se espera que muchas de las vacunas sean aptas para vegetarianos o veganos.

Si todo el mundo se pone la vacuna, ¿entonces yo ya no necesito hacerlo?

Existe una abrumadora evidencia científica de que la vacunación es la mejor defensa contra infecciones graves.

Las vacunas contra el COVID-19 parecen evitar que las personas se enfermen gravemente y podrían salvar vidas.

Las primeras dosis que estén disponibles probablemente se ofrecerán a las personas con mayor necesidad, como los ancianos, que están en el grupo de personas de mayor riesgo.

Todavía no está claro cuánta protección podrían brindar las vacunas en términos de evitar que las personas propaguen el COVID-19.

Si se puede realizar el proceso bien, vacunar a suficientes personas podría detener la enfermedad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.