Lo polémico y lo curioso de los Juegos de Sochi
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Lo polémico y lo curioso de los Juegos de Sochi

Estas Olimpiadas han estado en boca de todos por la polémica gay y la preocupación por la seguridad. Pero, ¿cuáles son los deportes y los equipos que hay que seguir? BBC Mundo se lo cuenta.
7 de febrero, 2014
Comparte

SOCHI-GOOGLE

Ante la (improbable) posibilidad de que entre el 7 y el 23 de febrero surja el tema de Sochi 2014 en la barra de su bar o en una reunión familiar, lea esta guía de BBC Mundo para no quedarse en blanco y sorprender a más de a uno.

El balneario ruso de Sochi, a orillas del Mar Negro, a los pies de la cordillera del Cáucaso y con un clima subtropical húmedo, recibe a 3.500 atletas de 88 países.

Se trata de la 22ª edición de los Juegos Olímpicos de Invierno, el hermano menos famoso pero –ahora– acaudalado de los otros Juegos, esos que no necesitan aclarar en qué momento del año se desarrollan.

Lea también: El “Príncipe Mariachi” que compite por México

El evento es venerado en algunas partes del mundo, pero para muchos es una rareza, plagado de deportes y disciplinas alejadas a lo que uno suele ver por televisión o practicar los fines de semana.

Acá no hay pelotas ni redes, hay esquíes, patines y piedras de granito de 20kg que se deslizan sobre una pista de hielo. Y jamaiquinos en bobsleigh.

Y en la previa, más que hablarse de deporte u olimpismo ha habido preocupación: por los derechos de los homosexuales, por la seguridad, por la falta de nieve, por los tubos de pasta dental, por la matanza de perros callejeros…

Bienvenidos a la fiesta del olimpismo invernal.

Los juegos de Putin

Vestido como si fuera un patinador artístico. Así las revistas The New Yorker y The Economist eligieron mostrar en las últimas semanas al presidente ruso Vladimir Putin en sus respectivas portadas.

En la tapa de la estadounidense, Putin no sólo es el competidor, sino el jurado –multiplicado por cinco– de su propia participación.

La publicación británica tituló “El triunfo de Vladimir Putin”: él con brazos en alto en pose artística, en el piso una patinadora con el uniforme ruso tras una caída.

Desde el comienzo Putin ha estado muy involucrado. Desde hacer lobby ante el Comité Olímpico Internacional hasta inspeccionar de cerca los sitios de construcción y probar las instalaciones deportivas.

“Sochi es su proyecto personal: para mostrar a Rusia como una gran potencia mundial y a sí mismo como un gran líder”, explica Steve Rosenberg, corresponsal de la BBC en Moscú.

“Ha sido un gran proyecto, la mayor obra del mundo”, dijo el mandatario esta semana.

Si piensa que exagera, debe saber que son los Juegos Olímpicos más costosos de la historia: US$50.000 millones, unos US$42.000 millones más que el presupuesto de la edición anterior, y el doble del costo previsto conjunto del Mundial Brasil 2014 y de los Juegos de Río de Janeiro 2016.

Se han construido, entre otras cosas, más de 300km de nuevas carreteras, 55 puentes, 22 túneles, 13 estaciones de tren, cinco escuelas y dos centrales termoeléctricas.

Ya se va haciendo una idea del porqué del costo, ¿verdad?

La polémica homosexual

“Aquí no hay gays”. Eso le dijo a la BBC el alcalde de Sochi, Anatoly Pakhomov. La polémica en torno a los Juegos ha estado presente desde que Rusia aprobó el año pasado una ley que condena la “propaganda homosexual”.

Hubo llamados a boicotear el evento y exhortaciones a que los patrocinadores cuestionen la controversial normativa.

Más de un jefe de Gobierno se abstendrá de participar en la ceremonia de apertura.

Como señal de desafío, Estados Unidos envía en su delegación a personajes abiertamente homosexuales.

Lea también: La ofensiva de Rusia contra los homosexuales

Juegos bajo amenaza

Expertos en seguridad han dicho que se trata de los Juegos más peligrosos jamás realizados, explica un artículo del diario estadounidense The New York Times.

La principal preocupación es la amenaza de ataques por parte de insurgentes islamistas de la conflictiva región del Cáucaso Norte.

A fines del año pasado dos atentados en Volgogrado ocasionaron la muerte de 34 personas y pusieron a Rusia en alerta.

Habrá 40.000 agentes en el operativo de seguridad y Sochi es una ciudad sitiada: no se podrá acceder sin una entrada ni sin haberse registrado previamente.

Hasta los tubos de pasta dental en los vuelos son motivo de preocupación, advirtió el gobierno estadounidense.

Pero los que más han sufrido hasta el momento quizá sean los perros callejeros.

Ante la denuncia de una limpieza de la ciudad de cara a la inauguración, el Comité Olímpico Internacional tuvo que salir a aclarar que sólo los perros enfermos estaban siendo exterminados y que otros fueron “tomados bajo custodia”.

Construcción al estilo ruso

Tanto gasto y construcción pero en la semana previa a la inauguración Sochi dio muestras de que no todo estaba listo, y de que ir al baño en Rusia puede ser peligroso. O al menos generar una experiencia curiosa e incómoda.

El corresponsal de la BBC en Moscú, Steve Rosenberg, descubrió un baño en una de las instalaciones con dos inodoros juntos sin ninguna separación que ofrezca privacidad.

Los periodistas que empezaron a llegar esta semana a Sochi comenzaron experimentar cosas peculiares: una recepción de un hotel sin el piso pero con el retrato de Putin bien acomodado o la sugerencia a una reportera de que no use el agua del grifo en su cara porque contiene “algo peligroso”.

Lea también: Los dos inodoros que desataron una tormenta en Twitter

¿Qué hay que ver?

Porque no todo pasa por el doble inodoro, hablemos un poco de deporte. Serán 98 pruebas para 15 deportes.

No se pierda el curling. Una disciplina al estilo bochas o petanca donde los participantes deslizan ocho piedras de granito de 20 kg sobre una pista de hielo de 45,5 metros.

Las piedras provienen de una isla escocesa deshabitada, llamada Alisa Craig (roca de Elisabeth), fuente de un microgranito especial resistente al agua.

Apoye a Noruega (plata en Vancouver 2010), cuyos participantes le ponen color y calor al hielo con una indumentaria carnavalesca.

Los pantalones de los noruegos tienen su propia página de Facebook y casi 550.000 likes.

Sufra con la velocidad del bobsleigh, skeleton y luge, esas actividades donde hombres y mujeres en ajustados trajes se juegan la vida en un túnel de hielo a velocidades que pueden alcanzar los 150 km/h.

Todos los que nos emocionamos con la película Cool Runnings (“Jamaica bajo cero”), si usted no lo hizo es un insensible, vamos a estar apoyando al equipo jamaiquino de bobsleigh, cuyo debut en los Juegos de Calgary 1988 es el eje del filme.

Para hacerle honor a la leyenda, llegaron a Rusia sin su equipaje. Compiten a partir del 16 de febrero. Agéndelo.

En esquí está la variedad nórdica combinada, esquí alpino, esquí de fondo, esquí acrobático y saltos en esquí. También hay snowboard.

El patinaje es artístico, de velocidad y de velocidad en pista corta.

Vibre con el hockey sobre hielo.

Y hay biatlón, que combina el esquí de fondo y el tiro con rifle.

Los casos curiosos

Si los pantalones noruegos o el doble inodoro no es suficiente, hay más cuota de excentridad.

Países que uno no suele asociar con la nieve (como Dominica, Malta, Paraguay, Timor Oriental, Tonga, Togo y Zimbabue) harán su debut en unos Juegos de Invierno.

La esquiadora Julia Marino nació en Paraguay hace 21 años, a los ocho meses fue adoptada por una familia estadounidense y vivió toda su vida allí. Recién volvió al país el año pasado, donde escuchó el guaraní y probó el tereré (mate frío).

“Tenía buenas chances de clasificar para el equipo olímpico estadounidense, pero sentía que esta era mi oportunidad para ser vista en un escenario mundial y me pareció que si iba en representación de Paraguay era una gran manera de devolverle algo al país donde nací”, le contó a BBC Mundo.

Competirá en esquí acrobático, en la modalidad slopestyle, en la que se encuentra entre las 15 primeras de la clasificación mundial.

Lea también: Paraguay debuta en las Olimpiadas de Invierno

Bruno Banani no sólo es una marca alemana de ropa interior. También es el nombre del primer participante de Tonga en unos Juegos Olímpicos de Invierno.

Y no es casualidad: fue una estrategia de marketing de la compañía quien reclutó en 2008 al estudiante Fuahea Semi para que aprenda la disciplina del luge.

El príncipe Hubertus von Hohenlohe representará a México en esquí alpino. Y lo hará en un traje cual si fuera un mariachi.

Descendiente de la familia real de Württemberg, este cantante, fotógrafo y empresario quien nació en Ciudad de México participa en sus sextos Juegos.

Con 55 años, será el segundo participante de mayor edad en unos Juegos Olímpicos de Invierno.

Lea también: El “Príncipe Mariachi” que compite por México

 Las estrellas

Conocido como el “El tomate volador”, el pelirrojo Shaun White (snowboarding, Estados Unidos) es una de las estrellas de los deportes de invierno.

Este californiano de 27 años tiene dos oros en Olímpicos, múltiples títulos en los X Games y millones y millones de dólares en el banco. Un personaje.

También esperen noticias de Ted Ligety (esquí alpino, EE.UU.), Merit Bjoergen (esquí de fondo, Noruega), Gregor Schlierenzauer (saltos de esquí, Austria), Marcel Hirscher (esqui alpino, Austria), Alex Ovechkin (hockey sobre hielo, Rusia), Julia Mancuso (esquí alpino, EE.UU.), Ole Einar Bjoerndalen (biatlón, Noruega), Patrick Chan (patinaje artístico, Canadá) y Sarah Takanashi (saltos de esquí, Japón).

Las cifras

Medallero histórico

  1. Noruega: 107 medallas de oro y 303 en total
  2. EE.UU.: 87 y 253
  3. Unión Soviética: 78 y 194
  4. Alemania: 70 y 190
  5. Austria: 55 y 201

Delegaciones

  • EE.UU.: 230 deportistas
  • Rusia: 225
  • Canadá: 221
  • Habrá 18 delegaciones de un solo atleta

La representación iberoamericana

  • España: 20
  • Brasil: 13
  • Argentina: 7
  • Chile: 6
  • Perú: 3
  • México: 1
  • Paraguay: 1
  • Venezuela: 1
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ayman al Zawahiri: cómo la CIA encontró y mató al sucesor de Bin Laden en Afganistán

Luego de estar prófugo por más de 20 años, el hombre falleció en un ataque con drones.
2 de agosto, 2022
Comparte

Cuando el año pasado Estados Unidos se retiró apresuradamente de Afganistán, el presidente Joe Biden prometió no permitir que el nuevo régimen de los talibanes hiciera del país un refugio seguro para los terroristas.

Esto dejó claro que, para la administración de Biden, la prolongada guerra contra el terrorismo no se acercaba a su fin.

Casi un año después, los principales asesores de seguridad del presidente le sugirieron que agentes de inteligencia podrían haber localizado al líder de al Qaeda, Ayman al Zawahiri, en Afganistán.

Un objetivo de alto valor

En sesiones informativas, autoridades del gobierno indicaron a la prensa que creían que Al Zawahiri había regresado a Afganistán el año pasado, tras producirse el colapso del gobierno respaldado por Occidente.

Los espías estadounidenses prestaban especial atención a Afganistán desde la retirada de sus tropas, en busca de señales de que los líderes de al Qaeda estuvieran regresando poco a poco al país, declaró un asesor de Biden.

Ayman al-Zawahiri. Junio de 2011

AFP
Aún no es claro qué ocurrió con el cuerpo de Al Zawahiri luego del ataque.

Al Zawahiri se habría instalado con su esposa e hija en un gran complejo con altos muros protectores en el centro de Kabul.

El barrio que escogió, un área relativamente próspera llamada Choorpur, había acogido embajadas y viviendas de diplomáticos extranjeros bajo la anterior administración.

Ahora, la mayoría de los altos funcionarios talibanes viven en las lujosas instalaciones de esa zona.

A principios de abril, autoridades de la CIA comunicaron algo importante a los asesores de Biden y luego al propio presidente: habían identificado una red que apoyaba al líder de al Qaeda y su familia, según varias fuentes de inteligencia.

Los espías estudiaron patrones de comportamiento de los residentes de la casa, incluidos los particulares gestos de una mujer que los espías identificaron como la esposa de Al Zawahiri.

Los funcionarios aseguraron haber reconocido su uso de las “habilidades” terroristas al intentar evitar el acceso de personas a la vivienda de seguridad de su esposo en Kabul.

Observaron que, desde que llegó a la casa, Al Zawahiri nunca abandonó las instalaciones y tenía el hábito de asomarse, de vez en cuando y por cortos periodos, a un balcón frente a los muros de la propiedad.

Lee: El día que mataron a Osama Bin Laden

Cómo se planeó la operación

Para Biden, la oportunidad de matar a uno de los hombres más buscados por Estados Unidos entrañaba muchos riesgos.

Al Zawahiri vivía en un barrio residencial densamente poblado.

Probablemente Biden tenía presente no repetir ciertos errores, como el ataque con aviones no tripulados que mató accidentalmente a 10 inocentes en Kabul entre ellos un trabajador humanitario y siete niños en los últimos días de la presencia estadounidense en Afganistán.

Mapa de donde se cree ocurrió el ataque

En mayo y junio, el líder estadounidense se centró en la guerra en Ucrania y en impulsar una legislación histórica sobre el control de armas y el cambio climático.

Pero, en secreto, un grupo “muy pequeño y selecto” de altos funcionarios de inteligencia preparaba varias opciones para mostrárselas.

Biden había encargado a los agentes de inteligencia asegurarse que en el ataque no murieran civiles, incluyendo la familia de Al Zawahiri y funcionarios talibanes.

El 1 de julio, el presidente estadounidense reunió a altos funcionarios, entre ellos el director de la CIA, William Burns, y la directora de inteligencia nacional, Avril Haines, para una sesión informativa.

Biden evaluó junto a sus asesores un modelo a escala de la vivienda de Al Zawahiri que los agentes de inteligencia habían construido y llevado a la Casa Blanca.

“Se centró particularmente en garantizar que se tomaran todas las medidas necesarias para garantizar que la operación minimizara ese riesgo”, declaró un asesor principal.

Biden pidió información sobre la estructura del edificio y, en particular, sobre cómo recibiría el impacto de un proyectil, antes de volar a Camp David para un receso de fin de semana.

En las semanas siguientes, los funcionarios se reunieron en la sala de crisis de la Casa Blanca, un centro de comando similar a un búnker bajo el edificio pensado para que el presidente controle situaciones límite dentro y fuera del país.

Planearon metódicamente la operación, tratando de anticipar cualquier pregunta que pudiera hacer el presidente.

En paralelo, un reducido equipo de abogados se reunió para evaluar la legalidad del ataque y concluyó que Al Zawahiri era un objetivo legítimo por “su papel de liderazgo continuo en al Qaeda, y su participación y apoyo operativo para los ataques del grupo”.

El 25 de julio, tras convocar a su equipo por última vez y pedir la opinión de sus principales asesores, Biden autorizó el ataque.

Inquietud entre los talibanes

A las 6:18 hora local, dos misiles Hellfire disparados por un dron alcanzaron el balcón de la casa de Al Zawahiri, matando al líder de al Qaeda. Los miembros de su familia resultaron ilesos, informaron autoridades de inteligencia.

Las ventanas de la casa parecían destruidas, pero sorprendentemente no se observaban más daños.

Muchos analistas creen que se utilizó una versión poco conocida del misil Hellfire, sin ojiva explosiva.

El cohete que se usó en el ataque

Esta variante llamada AGM-114R9X posee seis cuchillas que se despliegan en la superficie del misil a medida que se acerca al objetivo.

La energía cinética provocada por la velocidad de esta arma es lo que causa la destrucción, ya que hace trizas todo lo que alcanza y minimiza los daños colaterales.

A miles de kilómetros de distancia, en Washington, el presidente fue informado del éxito de la operación.

El domingo, el Ministerio del Interior talibán comunicó al medio local Tolo que un cohete había impactado en una vivienda vacía sin causar víctimas. No aportó detalles adicionales en ese momento.

Sin embargo, poco después la administración Biden anunció que combatientes de la red Haqqani, un ala ultraviolenta de los talibanes, habían sacado a la familia de Al Zawahiri del lugar y tratado de encubrir su presencia.

Cuando un periodista de la BBC acudió la mañana del lunes a la vivienda, un cordón del talibán lo detuvo, apuntándole con rifles e insistiendo en que “no había nada que ver”.

La supuesta locación del ataque con drones

BBC
Este es el supuesto sitio en el que se mató a Al Zawahiri.

Funcionarios estadounidenses afirmaron que “múltiples” fuentes de inteligencia habían confirmado la muerte de Al Zawahiri, pero enfatizaron que no hay personal estadounidense sobre el terreno en Kabul.

Se negaron a dar más detalles sobre cómo fue posible confirmar el éxito del ataque.

El cuerpo

Las agencias de inteligencia preservan con celo las identidades de sus espías. James Clapper, exdirector de inteligencia nacional durante la presidencia de Barack Obama, explicó a BBC que los exaliados de EU en Kabul pueden haber proporcionado alguna información.

No está claro qué ocurrió con el cuerpo de Al Zawahiri tras el ataque.

Según fuentes de la administración Biden, las autoridades de Estados Unidos no trataron de recuperar los restos de Al Zawahiri, a diferencia de la operación en la que se dio muerte a Osama Bin Laden.

En aquella ocasión, las fuerzas especiales recuperaron el cuerpo de Bin Laden para confirmar su identidad antes de lanzarlo al mar para evitar que su tumba se convirtiera en un santuario para los islamistas.

Mientras Biden transmitía la noticia al mundo desde la Casa Blanca, los líderes talibanes condenaron enérgicamente la incursión de Estados Unidos en su territorio.

Pero en sus comentarios no mencionaron a Al Zawahiri.

Ahora toca preguntarse hasta qué punto los altos líderes talibanes sabían de la presencia de Al Zawahiri en Kabul y qué ayuda le podrían haber estado brindando.

Un afgano que vive en la zona aseguró a BBC que los combatientes talibanes habían estado vigilando la calle y que la presencia de “residentes no afganos” era un secreto a voces entre los vecinos.

Es probable que esta hipótesis plantee algunas preguntas incómodas para los líderes talibanes.

Informes adicionales sobre el sistema Hellfire de Chris Partridge.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Ukb6MjvW83Q

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.