Desigualdad, corrupción y privilegios a los más ricos, problemas centrales en AL
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Desigualdad, corrupción y privilegios a los más ricos, problemas centrales en AL

De acuerdo con la organización internacional Oxfam, en América Latina la baja recaudación, los privilegios a los más ricos y la corrupción han sido los problemas centrales que han llevado a la región a ser la más desigual del mundo y a mantener altos niveles de pobreza.
Cuartoscuro
Por Omar Granados
2 de abril, 2014
Comparte
Desigualdad cotidiana. Foto: Cuartoscuro.

Desigualdad cotidiana. Foto: Cuartoscuro.

En América Latina y el Caribe la baja recaudación, los privilegios a los más ricos, la corrupción y la poca eficacia de los gobiernos para conseguir el desarrollo han sido los problemas centrales que han llevado a la región a ser la más desigual del mundo y a mantener altos niveles de pobreza.

Lo anterior es parte de los hallazgos mostrados por Oxfam, organización internacional que promueve del desarrollo y la lucha contra la hambruna, en su informe El reinado de las élites. Riqueza y desigualdad en Latinoamérica y Caribe.

En el contexto de la reunión del Foro Económico Mundial de América Latina, a realizarse del 1 al 3 de abril en la Ciudad de Panamá, Oxfam presenta este informe sobre la desigualdad en la región, el cual brinda una explicación del origen y las consecuencias de la alta desigualdad imperante.

La reunión del Foro Económico convoca en esta ocasión a más de 600 líderes de gobiernos, industria, sociedad civil y el mundo académico de más de 50 países para discutir los retos y oportunidades que enfrenta la región latinoamericana y caribeña, bajo el tema “Abriendo caminos para el progreso compartido.”

Poniendo a prueba esta vocación por el desarrollo, Oxfam ofrece a este foro un análisis de la situación económica y política en la región, en el que encuentra que la desigualdad ha provocado que las élites se repartan el poder político para manipular las reglas del juego económico, dañando a la democracia y concentrando aún más el ingreso, al punto de que las 85 personas más ricas del mundo poseen hoy la mitad de la riqueza mundial.

El reclamo de Oxfam no es nuevo: en enero pasado, durante la reunión global en Davos, denunció en un informe similar que la desigualdad económica es un problema que ha crecido rápidamente en el último cuarto de siglo, al punto de que 1% de la población mundial posee la mitad de la riqueza, mientras que el 99% de la sociedad global se reparte el 50% restante.

Con el documento, la organización hace un llamado a los gobiernos de la región “para que asuman el reto de superar la desigualdad poniendo freno a la excesiva influencia de las élites económicas en la toma de decisiones e implementando políticas que redistribuyan la riqueza y acaben con la pobreza.”

El análisis de la región

Aunque en la última década los países de Latinoamérica y el Caribe han reducido sus niveles de pobreza y desigualdad, sigue siendo la región más desigual del mundo y sus élites siguen acumulando extrema riqueza y excesivo poder.

En AL, mientras los más ricos captan en promedio casi 50% de los ingresos totales, los más pobres reciben sólo el 5%.

Mientras que 164 millones de personas viven en situación de pobreza (66 millones de ellas en pobreza extrema), 113 latinoamericanos están en la lista de las personas multimillonarias del mundo, de modo que sus fortunas bastarían para que al menos 25 millones de latinoamericanos salieran de la pobreza, afirma Oxfam.

La desigualdad de ingresos en la región, medida por el índice de Gini, disminuyó en todos los países de la región en la última década, sin embargo, el nivel inicial de desigualdad era tan elevado, que a pesar del descenso, varios países latinoamericanos tienen todavía niveles de desigualdad comparables a los de algunos países de África Subsahariana y del Sudeste asiático.

Según la CEPAL, en 2011 el ingreso del 20% más rico de la población en AL era 17 veces mayor que el del 20% más pobre, y esa diferencia llegaba a ser de hasta 25 veces mayor en los países con mayor desigualdad. En el 2012, el 20% más pobre captaba solo el 5 % de los ingresos totales, mientras que el 20% más rico tenía el 47 % de la riqueza.

Es decir de cada 100 dólares de ingresos que reciben los países 5 llegan a los más pobres y 47 a los más ricos.

En AL, la desigualdad de ingresos, el color de piel, el género y la región de origen, condicionan las opciones reales de las personas de mejorar sus ingresos y ejercer plenamente sus derechos. Includo el acceso a la representación política sigue estando al servicio de unos cuantos.

Mientras la pobreza en la región se mantiene, en los últimos dos años la revista Forbes ingresó 55 nuevas fortunas latinoamericanas a su lista de personas con más de mil millones de dólares en riqueza, para totalizar 113 personas o familias.

Los 113 multimillonarios latinoamericanos (65 brasileños, 16 mexicanos, 12 chilenos, 8 peruanos, 5 argentinos, 4 colombianos, y 3 venezolanos) suman 438 mil millones de dólares,

De acuerdo con Oxfam, el sector más concentrado en AL es el de telecomunicaciones, controlado por la fortuna de Carlos Slim, la más grande de la región y la segunda del mundo. Slim es Presidente y Director Ejecutivo de América Móvil, la empresa que controla casi el 80% de los servicios de línea fija y el 70% de los servicios móviles en México.

 

En un cálculo realista, los ingresos anuales de los 113 multimillonarios latinoamericanos equivaldrían a los presupuestos estatales de 3 países centroamericanos juntos (El Salvador, Guatemala y Nicaragua) y alcanzarían para que 25 millones de latinoamericanos salieran de la pobreza, es decir, a los pobres de Bolivia, Colombia, Ecuador y El Salvador.

“A nivel de países, los ingresos anuales que genera la fortuna de Carlos Slim, podrían pagar los salarios anuales de 440.000 mexicanos.”

 La desigualdad debilita la democracia

Uno de los planteamientos más críticos de Oxfam sobre AL y el mundo es que la extrema concentración de poder económico pervierte el proceso y la naturaleza de las decisiones sobre políticas públicas, es decir: “cuando las élites económicas secuestran las políticas gubernamentales, las leyes y regulaciones tienden a favorecer a los ricos y/o a los más poderosos, incluso a costa de todos los demás.”

Unos de los ejemplos que da Oxfam en este sentido tiene que ver con México,  donde los ciudadanos han registrado una pérdida de bienestar por años, debido a las políticas que han favorecido al monopolio que ejerce América Móvil en el país.

La raíz del problema

Los gobiernos cuentan con diversas políticas públicas para reducir la desigualdad, entre ellas la política fiscal, la cual en lugar de ser una herramienta para combatir las desigualdades impacto, ha sido pervertida por las élites políticas y económicas de la región, modelando sistemas fiscales que tienen un impacto muy limitado como correctores de desigualdades y de hecho, en muchos sentidos, contribuyan a su profundización.

Incluso, un estudio reciente del Banco Interamericano de Desarrollo vincula el menor nivel de impuestos sobre la renta personal (fenómeno que caracteriza a los sistemas tributarios de la región) a la existencia de una representación política desigual que favorece a las élites.

Además, los sistemas tributarios latinoamericanos suelen caracterizarse por una mayor presión sobre salarios y consumo que sobre la renta y la riqueza. Esto es causado por un exceso de exoneraciones y perversos incentivos fiscales que se utilizan para promover inversión nacional y sobre todo extranjera.

Finalmente, las colocaciones financieras, los intereses de títulos públicos, los beneficios de fondos de inversión, las ganancias de capital en bienes inmuebles y acciones, así como el capital inmobiliario, son poco menos que intocables desde el punto de vista impositivo en la región.

Las recomendaciones

No obstante, la organización afirma que la desigualdad extrema no es inevitable y puede y debe revertirse lo antes posible, para lo que agrega una serie de recomendaciones económicas, dirigidas a los participantes del foro económico.

Algunas de ellas son acabar con la evasión fiscal y fomentar el gravamen progresivo a riqueza e ingresos; acabar con la corrupción; unversalizar el salario digno y las prestaciones universales; regular los mercados, acabar con el secreto bancario y transparentar todas las inversiones.

Algunas de las principales recomendaciones son:

  • Acabar con los paraísos fiscales y la evasión de impuestos
  • No utilizar su riqueza económica para obtener favores políticos que supongan un menoscabo de la voluntad política de sus conciudadanos
  • Hacer públicas todas las inversiones en empresas y acabar con el secreto bancario
  • Ir hacia los sistemas fiscales progresivos sobre la riqueza y los ingresos
  • Que todas las empresas que poseen o controlan ofrezcan un salario digno a sus trabajadores
  • Una mayor regulación de los mercados
  • Poner freno a la capacidad de la población rica para influir en los procesos políticos y en las políticas que mejor responden a sus intereses

OXFAM ReinadoElites by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacuna contra la COVID-19: ¿quién decide si es segura?

Reino Unido es el primer país en aprobar la vacuna de Pfizer/BioNTech contra el nuevo coronavirus para uso masivo. La noticia genera muchas preguntas sobre las vacunas y su seguridad. Aquí respondemos algunas de ellas.
Getty Images
2 de diciembre, 2020
Comparte

Las autoridades sanitarias de Reino Unido aprobaron la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech para uso generalizado, el primer país del mundo en hacerlo. Pero, aunque muchas personas desean ponerse una inyección lo antes posible, a otras les preocupa introducir algo desconocido en su cuerpo.

Aquí despejamos algunas dudas que suscitan las noticias sobre las vacunas.

¿Cómo sabemos que una vacuna es segura?

Esta es la primera pregunta, y la más importante, que hacen los científicos cuando comienzan a diseñar y probar una nueva vacuna o tratamiento.

Las pruebas de seguridad comienzan en el laboratorio, con ensayos e investigación en células y animales, antes de pasar a los estudios en humanos.

El procedimiento requiere comenzar poco a poco y solo pasa a la siguiente etapa de prueba si no hay problemas de seguridad pendientes.

¿Qué papel tienen los ensayos?

Si los datos de seguridad de los laboratorios son buenos, los científicos pueden verificar que la vacuna o el tratamiento son efectivos.

Eso significa realizar pruebas en un gran número de voluntarios, alrededor de 40.0000 personas en el caso de Pfizer/ BioNTech.

Vacuna de Pfizer/BioNTech

Getty Images
La vacuna de Pfizer/BioNTech se desarrolló en apenas 10 meses.

En los ensayos, a la mitad de las personas se les administra la vacuna y a la otra mitad una inyección simulada o de placebo.

Para evitar sesgos, ni a los investigadores ni a los participantes se les dice a qué grupo de esos pertenecen hasta que se hayan analizado los resultados.

Todo el trabajo y los hallazgos se revisan y verifican de forma independiente.

Los ensayos de la vacuna de COVID-19 se han realizado a una velocidad vertiginosa, pero no se han saltado ninguno de estos pasos.

Las pruebas de la vacuna de Oxford/AstraZeneca se suspendieron voluntariamente en una etapa para investigar por qué había muerto un participante, entre muchos miles. Se reinició una vez que quedó claro que lo ocurrido no estaba relacionado con la vacuna.

¿Quién aprueba las vacunas o los tratamientos?

Solo se aprueba una vacuna si el regulador gubernamental -en el caso de Reino Unido es la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) que depende del Departamento de Salud- está satisfecho y considera que esta es segura y eficaz.

Después de que la MHRA se convirtiera en la primera agencia del mundo en aprobar una vacuna de COVID-19, su directora, June Raine, dijo: “El público puede estar absolutamente seguro de que los estándares con los que hemos trabajado son equivalentes a los de todo el mundo”.

Ahora los controles de la vacuna continuarán para asegurarse de que no haya más efectos secundarios o riesgos a largo plazo.

En Estados Unidos el organismo encargado de aprobar cualquier vacuna contra el COVID-19 es la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA).

Una vez autorizada una vacuna, la FDA continúa supervisando la producción y evaluando los lotes para controlar potenciales efectos indeseados y asegurarse de que siga siendo segura y efectiva.

Una persona recibiendo una vacuna.

Getty Images
Algunos grupos en la sociedad tendrán prioridad a la hora de recibir las vacunas aprobadas.

En Latinoamérica ocurre una situación similar.

En México, por ejemplo, el ente encargado de aprobar las vacunas contra el COVID-19 es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de la Secretaría de Salud.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo a fines de noviembre que Pfizer/BionTech ya había entregado “el expediente de solicitud de registro sanitario” de la vacuna contra el COVID-19 a la Cofepris y, por ende, se está a la espera de una respuesta.

¿Qué contienen las vacunas de COVID-19?

Hay muchas vacunas distintas en desarrollo para el COVID-19.

Algunas contienen el virus pandémico en una forma debilitada.

La vacuna de Oxford/AstraZeneca utiliza un virus inofensivo alterado.

Las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna utilizan fragmentos de código genético para provocar una respuesta inmune y se denominan vacunas de ARNm.

Estos fragmentos no alteran las células humanas, solo le presentan al organismo instrucciones para que desarrolle inmunidad contra el COVID-19.

Otras inmunizaciones para COVID contienen proteínas del coronavirus.

Las vacunas a veces contienen otros ingredientes, como aluminio, que hacen que la vacuna sea estable o más eficaz.

¿Me enfermará una vacuna?

No hay evidencia de que alguno de estos ingredientes cause daño cuando se usa en cantidades tan pequeñas.

Las vacunas no provocan enfermedades. En cambio, enseñan al sistema inmune a reconocer y combatir la infección contra la que han sido diseñadas.

Algunas personas sufren síntomas leves, como dolores musculares o un poco de fiebre, después de ser vacunadas.

Esta no es la enfermedad en sí, sino la respuesta del cuerpo a la vacuna.

Una persona sosteniendo un frasco de vacuna contra el covid-19 y una jeringa.

Getty Images
Más de 10 potenciales vacunas contra el coronavirus se encuentran en la fase III de sus ensayos clínicos, la última etapa antes de la aprobación por parte de las agencias reguladoras.

Las reacciones alérgicas a las vacunas son raras.

El profesor Sir Munir Pirmohamed, quien asesora a la MHRA, dijo que no había identificado ninguna “reacción adversa grave” durante el ensayo de la vacuna Pfizer/BioNTech.

“La mayoría de los efectos adversos fueron leves y de corta duración, por lo general duraron uno o dos días, similares al tipo de efectos producidos después de cualquier otra vacuna”, dijo.

¿Es seguro que alguien que ha tenido ya COVID-19 se vacune?

Es probable que incluso a las personas que han tenido COVID-19 en el pasado se les ofrezca la vacuna.

Eso se debe a que la inmunidad natural puede no durar mucho tiempo y la inmunización podría ofrecer más protección.

Las autoridades sanitarias en Inglaterra afirman que no hay preocupaciones de seguridad en aplicar la vacuna a las personas que hayan sufrido COVID-19 de larga duración.

Pero aquellos que actualmente padecen de COVID-19 no deben recibir la vacuna hasta que se hayan recuperado.

¿Son las vacunas contra el COVID-19 respetuosas con el bienestar animal?

Algunas vacunas, como la del herpes y la vacuna nasal contra la gripe infantil, pueden contener gelatina de cerdo.

Y algunas vacunas se producen en huevos de gallina o en células de embriones de pollo.

Molécula de coronavirus

Getty Images
Hay muchos tipos de armas que se están probando en la lucha contra el COVID-19.

Hay cientos de vacunas contra el COVID-19 en desarrollo.

Aún no tenemos detalles sobre todos los ingredientes, pero se espera que muchas de las vacunas sean aptas para vegetarianos o veganos.

Si todo el mundo se pone la vacuna, ¿entonces yo ya no necesito hacerlo?

Existe una abrumadora evidencia científica de que la vacunación es la mejor defensa contra infecciones graves.

Las vacunas contra el COVID-19 parecen evitar que las personas se enfermen gravemente y podrían salvar vidas.

Las primeras dosis que estén disponibles probablemente se ofrecerán a las personas con mayor necesidad, como los ancianos, que están en el grupo de personas de mayor riesgo.

Todavía no está claro cuánta protección podrían brindar las vacunas en términos de evitar que las personas propaguen el COVID-19.

Si se puede realizar el proceso bien, vacunar a suficientes personas podría detener la enfermedad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.