“En captura del Chapo hubo trabajo de inteligencia, presión de EU y algo de suerte”: Malcolm Beith
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

“En captura del Chapo hubo trabajo de inteligencia, presión de EU y algo de suerte”: Malcolm Beith

Animal Político entrevista al periodista británico-estadounidense Malcolm Beith, autor del libro El último narco, obra en la que hace un perfil del líder del cártel de Sinaloa.
Por Manu Ureste
19 de abril, 2014
Comparte
Malcolm Beith es el autor del libro 'El último narco', en el que hace un perfil de Joaquín 'El Chapo' Guzmán, y un recuento de sus actividades ilícitas al frente del cártel de Sinaloa. //Foto: Manu Ureste

Malcolm Beith es el autor del libro ‘El último narco’, en el que hace un perfil de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, y un recuento de sus actividades ilícitas al frente del cártel de Sinaloa. //Foto: Manu Ureste

“No, no creo que la detención del Chapo Guzmán fuera pactada”. La voz del periodista británico-estadounidense Malcom Beith suena con la seguridad de quien ha dedicado años de su carrera a investigar la vida de Joaquín Guzmán Loera para la publicación de El último narco, libro que salió a la venta en 2010 y que Ediciones B acaba de reeditar con un capítulo dedicado a la reciente captura del líder del cártel de Sinaloa.

“Sé cómo funciona este mundo del narcotráfico –agrega el periodista en la entrevista con Animal Político– y no creo que hubiera una negociación. Por ejemplo, tenemos evidencia de que Vicente Zambada Niebla (El Vicentillo) intentó negociar con el gobierno de Estados Unidos (en una reunión en 2009, en el hotel María Isabel, ubicado en el paseo de la Reforma, en el DF), pero también hay testimonios de la DEA que dijeron: ‘no, no podemos prometer nada’”.

“Es decir –se explica-, la DEA no tiene el derecho de hacer pactos. Pueden hacer negociaciones, utilizar información de detenidos de un cártel para irse contra otro cártel. Pero no pueden hacer pactos con nadie”.

En este sentido, Beith, que ha trabajado para medios como Newsweek o The Foreign Policy, considera que en la detención de Joaquín Guzmán Loera se combinaron numerosos factores, como un largo trabajo de inteligencia repleto de un enorme historial de fracasos, tal y como expone en su libro, además de “un poco de suerte”.

“En la captura del Chapo hubo cooperación de inteligencia entre la DEA, la Marina de México y el Ejército. Y probablemente también había presión por parte de Washington para hacer algo contra el capo. Pero también hubo un poco de suerte, porque todo apuntaba a que iban detrás de Ismael El Mayo Zambada (número dos del cártel), en Culiacán. De hecho, las detenciones que se produjeron fueron de gente del Mayo, y después de eso, tras siete días, fueron a otro lado y encontraron al Chapo Guzmán. Ahora sabemos que el Chapo estaba corriendo, que buscaba lugares para esconderse, y que no vivía una vida de lujo, sino que vivía moviéndose de un lugar a otro”, expone el autor de El último narco, quien apunta a colación que la detención de otros capos, como Alfredo Beltrán Leyva, alias El Mochomo, también fue determinante en la caída del Chapo.

“La captura del Alfredo Beltrán Leyva (uno de los líderes del cártel de los Beltrán Leyva) en 2008; la muerte de su hermano Arturo, en diciembre de 2009; la muerte de Nacho Coronel (uno de los jefes máximos del cártel de Sinaloa) en 2010; la detención de (Édgar Valdez Villarreal) La Barbie, en 2010; la detención de algunos de los hijos del Mayo Zambada… Todo esto fue un camino que ha llevado hasta la detención del Chapo Guzmán”, expone.

En cuanto a cuál será el futuro de la organización criminal del cártel de Sinaloa con su líder tras las rejas, Malcolm Beith opina que la captura del Chapo Guzmán no supondrá el desmantelamiento inmediato de este grupo delictivo, aunque sí le ha generado un enorme daño que otros grupos criminales intentarán aprovechar para hacerse con el control de la plaza.

“No creo que se produzca un desmantelamiento por la detención del Chapo, pero sí vamos a ver un cártel mucho menos poderoso. Porque sin una figura como El Chapo Guzmán no va a ser tan fácil hacer negocios en España, Argentina o Chile, por ejemplo. Porque necesitas un CEO (director ejecutivo) que lidere la empresa para poder hacer esto. Además, veremos qué pasa en Sinaloa en los próximos meses; hay que estar pendientes de si Los Zetas se mueven en el estado para tomar influencia, y veremos si alguien de dentro del cártel quiere tomar el control de la organización”, señala el periodista.

Extradición a EU, “la peor pesadilla” de los capos

En el capítulo uno de El último narco, Malcolm Beith trata “el gran escape” de Joaquín “El Chapo” Guzmán de la prisión de máxima seguridad de Puente Grande, el 19 de enero de 2001. En el episodio, el periodista británico-estadounidense narra “la buena vida tras las rejas” del capo y cómo el dinero nunca fue obstáculo para que el líder del cártel de Sinaloa tejiera una red de corrupción para hacer de Puente Grande su “patio de recreo personal”, desde el que continuaba manejando los hilos del narcotráfico.

“En Altiplano no creo que el Chapo tenga la influencia que tenía en la anterior prisión (Puente Grande), y no creo que pueda seguir manejando el grupo desde la cárcel –plantea Beith ante la cuestión de si el capo podría hacer ahora lo mismo que en 2001-. La pregunta ahora es si después de ser detenido su influencia va a seguir vigente o no en Sinaloa. Y creo que esto va a depender de cómo el gobierno maneje al Chapo Guzmán. En este sentido, opino que deberían utilizarlo como un informante, y así luchar contra esa imagen ‘mitológica’ del capo como salvador del pueblo. Además, en el mundo del narco alguien que informa al gobierno es alguien que no puede estar a cargo de un cártel, por lo que muchos de sus seguidores dirían: ‘El Chapo ya no es uno de los nuestros. No es el gran capo de capos’”.

Cuestionado sobre la petición de extradición de Estados Unidos para que El Chapo Guzmán rinda cuentas ante la justicia de este país, el autor de El último narco apunta que, de aceptar México, se estaría dando un mensaje negativo a la sociedad mexicana.

“Es cierto que muchos narcos no quieren ser extraditados, esa es su peor pesadilla. Tienen ese pensamiento de que aún en la cárcel pueden seguir viviendo como reyes y manejar su organización, como pasó con El Chapo en Puente Grande. Pero yo prefiero que sea juzgado en México; sería bueno para mostrar a la ciudadanía que sí se hace justicia en este país”.

“Además –agrega el periodista para concluir la entrevista-, juzgar al Chapo Guzmán en México,  y que cumpla su condena aquí, sería una forma de enmendar el error que las autoridades tuvieron con su escape de Puente Grande. Sería una forma de probar al pueblo mexicano que, lentamente, las cosas están mejorando”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El estudio que asocia COVID con mayor riesgo de desarrollar trombosis y embolia

Los autores de la investigación sostienen que sus hallazgos son una razón más para vacunarse.
9 de abril, 2022
Comparte

Una persona que haya padecido la covid-19 tiene un mayor riesgo de desarrollar un coágulo de sangre grave en los seis meses siguientes de haber tenido la enfermedad.

Esa es una de las principales conclusiones de un reciente estudio realizado en Suecia y publicado en la revista especializada British Medical Journal (BMJ).

La investigación también encontró que las personas con covid grave, especialmente las que tuvieron que ser hospitalizadas, y las infectadas durante la primera ola tenían el mayor riesgo de coágulos.

El estudio no afirma que la covid-19 haya sido la causa de esos coágulos, pero sí identifica a la infección como un factor de riesgo para desarrollar trombos, es decir, coágulos de sangre en el interior de un vaso sanguíneo.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores rastrearon el estado de salud de más de un millón de personas que dieron positivo por covid entre febrero de 2020 y mayo de 2021 en Suecia, y las compararon con cuatro millones de personas de la misma edad y sexo que no habían dado positivo.

Según los autores de la investigación, sus hallazgos resaltan la importancia de vacunarse.

Vacuna

Getty
Para los pacientes de la primera ola, antes de la vacunación, los riesgos de desarrollar este tipo de problemas es mayor.

Los hallazgos

El estudio mostró que después de una infección de covid-19 aumenta el riesgo de:

  • Desarrollar trombosis venosa profunda (TVP), que son coágulos de sangre en la pierna, dentro de un periódo tres meses.
  • Desarrollar embolia pulmonar, que son coágulos de sangre en los pulmones, dentro de un periódo de seis meses.
  • Sangrado interno, como un derrame cerebral, dentro de un periódo de dos meses.

Al comparar los riesgos de coágulos de sangre después de la covid-19 con el nivel normal de riesgo, encontraron que:

  • 4 de cada 10.000 pacientes con covid desarrollaron TVP, en comparación con 1 de cada 10.000 personas que no tenían covid.
  • Aproximadamente 17 de cada 10.000 pacientes con covid tenían un coágulo de sangre en el pulmón, en comparación con menos de uno de cada 10.000 que no tenían covid.
Arteria bloqueada

Getty

El estudio sostiene que el aumento del riesgo de coágulos sanguíneos fue mayor en la primera ola de la pandemia, probablemente porque los tratamientos mejoraron durante los meses siguientes y los pacientes mayores comenzaron a vacunarse en la segunda ola.

Ese resultado era “esperable“, según dice la doctora Inmaculada Roldán Rabadán, cardióloga del Grupo de Trombosis Cardiovascular de la Sociedad Española de Cardiología, en declaraciones que recoge el portal Science Media Centre España.

“Entonces teníamos menos herramientas para manejar la enfermedad”, explica.

El riesgo de un coágulo de sangre en el pulmón en personas que estaban gravemente enfermas con covid mostró ser 290 veces mayor de lo normal, y siete veces mayor de lo normal después de una covid leve.

No se observó que una covid leve aumentara el riesgo de hemorragias internas.

Hospitalización

Getty
El estudio habla de una asociación entre estos problemas y la covid-19, pero no determina causalidad.

“Buena razón para vacunarse”

Los coágulos de sangre también pueden ocurrir incluso después de vacunarse, pero el riesgo es mucho menor, según indicó un estudio liderado por la Universidad de Oxford en agosto de 2021.

“Para las personas no vacunadas, esa es una muy buena razón para vacunarse: el riesgo es mucho mayor que el riesgo de las vacunas”, dice Anne-Marie Fors Connolly, investigadora del Departamento de Microbiología Clínica de la Universidad de Umea en Suecia y autora principal del estudio.

Frederick K Ho, profesor de salud pública en la Universidad de Glasgow que no estuvo involucrado en el estudio, sostiene que aunque el riesgo de coágulos aumenta después de la vacunación, “la magnitud del riesgo sigue siendo menor y persiste por un período más corto que el asociado con la infección”.

Coronavirus en la sangre

Getty

Covid y coágulos

El estudio no prueba que la covid sea la causante de los coágulos en la sangre.

Con este tipo de estudio “solo podemos determinar si existe una asociación entre la covid-19 y los coágulos de sangre o sangrado”, le dice Fors Connolly a BBC Mundo.

La experta añade que para establecer una relación de causalidad serían necesarios otros tipos de estudios.

“Los datos son claros en mostrar que hay una asociación (entre la covid-19 y los coágulos), pero lo que no está totalmente claro es cómo funciona esa asociación”, le dice a BBC Mundo Jon Gibbins, director del Instituto de Investigaciones Cardiovasculares y Metabólicas en la Universidad de Reading, quien no participó en la investigación.

Vacuna

Getty

“Se necesitan otros esfuerzos para determinar si esto se debe a una condición inflamatoria de larga duración o alguna forma de disfunción inmunitaria de larga duración”, añade Gibbins.

Aun así, los investigadores creen que la aparición de los coágulos podría ser el efecto directo del virus en la capa de células que recubren los vasos sanguíneos, una respuesta inflamatoria exagerada al virus, o que el cuerpo forme coágulos de sangre en momentos inapropiados.

Frederick K Ho dice que este estudio “nos recuerda la necesidad de permanecer atentos a las complicaciones asociadas incluso con una infección leve de covid, incluido el tromboembolismo”.

Por su parte, la doctora Roldán Rabadán concluye que esta investigación “es muy relevante de cara al manejo de la enfermedad en el futuro”.


*Con información de Philippa Roxby y Carlos Serrano.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ESFnBjQazq0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.