close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Tras el #PosMeSalto, GDF propone multa y arresto si no pagas el Metro

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México señala que la aplicación de estas sanciones busca aumentar las medidas de seguridad en el Metro.
Por Rafael Cabrera
9 de abril, 2014
Comparte

metro_1El Jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, envió ayer una iniciativa a la Asamblea Legislativa para imponer multas o arresto en contra de las personas que ingresen al transporte público sin pagar el pasaje correspondiente. A raíz del aumento del Metro de 3 a 5 pesos el viaje, registrado en diciembre de 2013, en las estaciones se registraron protestas para convocar a la gente a saltarse los torniquetes, un movimiento que se conoció popularmente como #PosMeSalto.

Aunque en su momento Mancera señaló que respetaría las protestas por el incremento del Metro y los manifestantes no serían detenidos, ahora propone reformar la Ley de Cultura Cívica para aplicar una multa de 21 a 40 días de salario de mínimo, es decir, de mil 413 pesos a 2 mil 691 pesos, o un arresto de 25 a 36 horas a quienes ingresen a los servicios de transporte público operado por el Gobierno local, entre ellos el Metro.

El proyecto de reforma propone crear la fracción XVI al artículo 26 de la Ley, el cuál dice: “Son infracciones contra el entorno urbano de la Ciudad de México: lngresar a las instalaciones destinadas al servicio público de transporte de pasajeros o hacer uso del mismo, sin cubrir el importe correspondiente a dicho servicio”.

La iniciativa agrega que en caso de que se trate de un servicio de transporte concesionado, el arresto o multa se hará sólo a petición del particular que resulte afectado.

En la argumentación de la iniciativa, Mancera señala que la aplicación de estas sanciones busca aumentar las medidas de seguridad en el Metro.

“Derivado de los actuales comportamientos sociales, la presente iniciativa busca encausar de forma armonizada la resolución de conductas sociales que son contrarias a los valores cívicos y que han venido aumentando por múltiples factores en la Ciudad de México en los últimos años, como el caso del comercio informal en el Sistema de Transporte Colectivo Metro y la omisión del pago del costo de dicho servicio”, señala el texto de la iniciativa.

A juicio del Jefe de Gobierno, la iniciativa armoniza los hechos sociales que se han venido registrando en el DF con el aspecto jurídico, “con el objeto de incrementar las medidas de seguridad en un área tan sensible para la Ciudad como lo es el servicio de transporte público, garantizando el libre transito de las personas y el uso adecuado de los espacios y vehículos destinados a dicho servicio”.

La tarifa del viaje del Metro capitalino subió a partir del viernes 13 de diciembre, después de una consulta pública realizada por encuestadoras contratadas por el Gobierno local que recogieron la opinión de los usuarios. Al final, más del 50 por ciento de las personas entrevistadas respondió que estaba a favor del incremento.

En su momento, el director del Metro, Joel Ortega, aseguró que se actuaría con respeto hacia los manifestantes: “Diversas organizaciones han manifestado su interés de brincarse los torniquetes con la actitud que tiene que ver con el ajuste de la tarifa, nosotros vamos a actuar con tolerancia. Simplemente queremos pedir que no se afecten las instalaciones y no se dañe el sistema de videovigilancia y los torniquetes”, dijo un día antes de que el aumento se hiciera efectivo.

La iniciativa será turnada a Comisiones de la Asamblea Legislativa para su análisis y discusión, aunque aún no hay fecha para que sea analizada por los diputados locales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

El empresario que gastó más de un millón de dólares para vivir 180 años

Se inyecta células madre en el cuerpo, electrodos en la cabeza, toma baños de luz infrarroja y nitrógeno. Así vive el empresario Dave Asprey, fundador del café Bulletproof, cuya receta proviene de Tíbet.
Getty Images
26 de junio, 2019
Comparte

Dave Asprey planea vivir hasta los 180 años. De verdad, no es una broma, él está convencido de que puedo lograrlo.

“No creo que sea ciencia ficción”, dice el empresario estadounidense de 45 años, fundador de la marca de culto de café, Bulletproof.

“Alguien tiene que hacerlo, y yo estoy dispuesto a morir intentándolo”.

Mientras mucha gente lo describe como un excéntrico, Asprey se define como “el primerbiohacker profesional del mundo”.

Un biohacker es una persona que usa la ciencia y la tecnología para intentar mejorar su salud “pirateando” o “hackeando” su propia biología, a menudo haciendo cosas que el resto de nosotros consideraríamos un poco locas.

Y el régimen al que ha sometido a su cuerpo no decepciona. Su búsqueda de la inmortalidad lo ha llevado a que le extraigan parte de la médula ósea cada seis meses, para conseguir algunas de sus células madre y luego inyectárselas en todo el cuerpo.

Dave Asprey

Getty Images
Asprey mantiene un estricto régimen de ejercicios.

También usa parte de su tiempo en una cámara de crioterapia, que utiliza nitrógeno para enfriar su cuerpo. Y como si fuera poco, se da “baños” de luz infrarroja y se pone electrodos en la cabeza.

Cuenta que ha gastado más de US$1 millón para mejorar el funcionamiento de su cuerpo y su cerebro.

El financiamiento de sus aventuras proviene de la popularidad de su marca de café Bulletproof, un producto que él califica como un biohackeador del cuerpo.

El café se hace con una inusual receta que requiere que los consumidores compren tres productos por separado: café, al que se le agrega mantequilla, y una forma purificada de aceite de coco.

Aunque se le podría agregar cualquier mantequilla o aceite de coco, él vende “la versión original”.

Asprey asegura que el producto puede ayudar a mejorar la salud física y mental de una persona. Y tiene sus adeptos.

Bulletproof

Getty Images
El empresario asegura que su receta de café ayuda a mejorar la salud mental y física.

Desde que Asprey comenzó a vender el producto en 2012, estima que se han consumido más de 160 millones de tazas.

El exitoso emprendimiento ha conseguido inversiones por más de US$68 millones, dice Asprey, y se ha expandido hasta convertirse en una marca más amplia que incluye productos alimenticios como barras de proteínas, camisetas y libros de dietas.

Asprey ha sido objeto de duras críticas, especialmente de profesionales de la salud, quienes argumentan que el emprendedor no tiene ninguna certificación médica ni entrenamiento nutricional.

Y señalan que agregarle mantequilla al café no es saludable.

La idea del café se le ocurrió en 2004 mientras viajaba por el Tíbet.

Nacido en Nuevo México, Asprey desarrolló una carrera exitosa como ejecutivo de tecnologías de la información en Silicon Valley.

Pero con el paso de los años adquirió sobrepeso y se enfermó. Dice que en su peor momento llegó a pesar 136 kilos.

Tibet

Getty Images
La idea del café Bulletproof se le ocurrió durante un viaje a Tíbet.

Como una forma de mejorar su salud, Asprey viajó al Tíbet para aprender a meditar.

Y mientras hacía una caminata por la montañas, le ofrecieron una taza de té con mantequilla de yak (un pariente del búfalo y el visón).

“Después de tomarlo me di cuenta de que mi cerebro se sentía mejor“, dice.

Después de volver a California, comenzó a experimentar hasta llegar a su propia versión del brebaje.

El emprendedor asegura que toma su café todas las mañanas y que le ayudó a “cambiar mi vida y perder 45 kilos”.

Yak

Getty Images
En vez de utilizar leche de yak, Asprey usa mantequilla de vaca.

Desde que nació el negocio en 2012, su crecimiento fue gradual, hasta que en 2016 las ventas aumentaron cuando comenzó a distribuirlo en la cadena de supermercados Whole Foods Market.

Jonny Forsyth, investigador del grupo Mintel, dice que aunque los cuestionamientos al café Bulletproof persisten, la marca ha logrado ser bastante influyente.

“La ciencia detrás de los beneficios para la salud del producto sigue siendo difusa”, explica.

“Pero tiene una poderosa narrativa para los consumidores“.

Dave Asprey

Dave Asprey
Bulletproof ha sido objeto de duras críticas.

Sin embargo, Aisling Pigott, nutricionista y portavoz de la Asociación Británica Dietética, tiene una mirada crítica.

Nunca recomendaría el café Bulletproof, porque tiene calorías y grasa extra sin proveer ningún otro valor nutricional”, argumenta.

“No hay ningún beneficio en agregarle mantequilla al café”.

Asprey se muestra consciente de las críticas, pero apunta que otros profesionales dicen que las dietas altas en grasas -y bajas en azúcar- son buenas.

“Tenía artritis en mis rodillas y síndrome de fatiga crónica. Tenía disfunción cognitiva y estaba bajo el riesgo de un ataque al corazón. Era pre-diabético y me sentía terrible todo el tiempo”, cuenta.

“Logré cambiar todo eso”.

Asprey además destaca que, a diferencia de las dietas modernas, su producto está basado en un costumbre tibetana ancestral.

“Me siento bien de ser parte de una dieta con más de 4.000 años”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kGxskMQ5l3E

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.