Salud endurece las normas para medir la contaminación del aire
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Salud endurece las normas para medir la contaminación del aire

Los límites establecidos por la Secretaría de Salud todavía se mantienen por debajo de las regulaciones de los países que integran la Unión Europea, Estados Unidos o los parámetros de la Organización Mundial de la Salud.
Por Margarita Vega
11 de abril, 2014
Comparte
Contaminación en el DF. Foto: Cuartoscuro.

Contaminación en el DF. Foto: Cuartoscuro.

Los niveles de contaminación, ozono y partículas suspendidas en la atmósfera provocan la muerte de miles de personas cada año en México, 14 mil 700 según la última medición y millones de casos de enfermedades respiratorias, incluyendo asma, neumonías y enfisema pulmonar. Sin embargo, la normatividad que fija los niveles de contaminantes permitidos no contribuye a modificar esta situación, según reconoce la propia Secretaría de Salud.

“Los resultados de diversos estudios arrojan que la exposición al material particulado del medio ambiente, con los límites que actualmente tenemos establecidos para la concentración de ozono en el aire ambiente, ponen en riesgo la salud de la población, elevando el índice de mortalidad general, así como el de mortalidad infantil y de las hospitalizaciones por enfermedades respiratorias y cardíacas”.

Esta declaración forma parte de la propuesta de la dependencia para modificar las dos normas oficiales mexicanas en donde se disminuye las concentraciones máximas permitidas de ozono y partículas suspendidas, los elementos ambientales más dañinos para la salud humana.

Esta declaración forma parte de la propuesta de la dependencia para modificar las dos normas oficiales mexicanas en donde se disminuye las concentraciones máximas permitidas de ozono y partículas suspendidas, los elementos ambientales más dañinos para la salud humana.

Sin embargo, los límites establecidos por la Secretaría de Salud todavía se mantienen por debajo de las regulaciones de los países que integran la Unión Europea o los parámetros de la Organización Mundial de la Salud.

La Ssa plantea que la exposición máxima de ozono permitida en un plazo de ocho horas pase de .080 partes por millón (ppm) -la unidad de medición utilizada internacionalmente- a 0.70 ppm, mientras que las partículas suspendidas conocidas como PM10 en un plazo de 24 horas pasarían de 120 microgramos por metro cúbico a 75 y las PM 2.5, mucho más pequeñas y más dañinas para la salud, pasarían de 65 a 45 microgramos por metrocúbico.

De acuerdo con Alan Jiménez, de la Red por los Derechos de la Infancia y representante ante la Ssa de las organizaciones que durante años han buscado la actualización de estas normas, de aprobarse el ordenamiento la Ciudad de México pasaría de los 200 días con mala calidad del aire que registró en 2013 a alrededor de 300, por los niveles de contaminantes registrados el último año en la capital del país.

Con la aprobación de estas normas, los gobiernos estatales y la industria estaría obligados a tomar medidas para emitir menos contaminantes, por lo que tendrían que impulsar políticas orientadas a mejorar el transporte público limpio, a incentivar el uso de vehículos no motorizados como las bicicletas, depurar el parque vehicular, reducir el nivel de contaminantes que emiten las fábricas e incluso Pemex tendría que modificar la composición de sus combustibles.

“Con estas normas, otra serie de normas tendrán que revisarse, básicamente normas de Semarnat donde se dice cuánto de las fuentes fijas (de contaminación) como son la industria en particular y cuánto de las fuentes móviles, como los vehículos, pueden estar emitiendo a la atmósfera para que haya estos valores en el are ambiente, al aprobarla se tiene que revisar en automático muchas normas como la calidad de los combustibles, cuánto se permite a la industria emitir de contaminación, todo esto se reordena para que no se sobrepase el límite de contaminantes”, indicó en entrevista la Comisionada de Evidencia y Manejo de Riesgos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), área responsable de la Ssa de emitir estas normas y vigilar su cumplimiento.

La Cofepris estima que el 50 % de los escolares que estudian en zonas donde las concentraciones de ozono rebasan las 0.130 ppm faltan al menos una vez cada tres meses a la escuela por una afección respiratoria, mientras que las concentraciones cercanas a 0.050 ppm provocan un incremento de hasta el 133 por ciento en las consultas de urgencias por asma en la población menor de 4 años.

Según este organismo, implementar programas para mejorar la calidad del aire en todo el país tendría un costo de 7 mil 798 millones de pesos en 2015, pero ello permitiría disminuir en más de un millón los casos de infecciones respiratorias agudas, neumonías, bronconeumonías y asma cada año, además de evitar 3 mil 49 muertes por estas causas.

Aunque considera que las modificaciones representan un avance porque elevarán los costos políticos a los gobiernos estatales, quienes tendrán más presión para adoptar políticas limpias, Jiménez considera que la norma todavía se queda corta en relación a los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el caso de concentraciones permitidas de ozono, que son de 0.050 ppm como máximo.

Al respecto, Alatorre indicó que se plantea que las nuevas normas solo sean transitorias y que en su próxima revisión, prevista para 2019, ya se incluyan las recomendaciones de la OMS. Sin embargo, en el país no siempre se cumple la obligación de actualizar las normas oficiales mexicanas cada cinco años, como marca la ley. Tan sólo la NOM relativa a concentraciones de ozono no había sido revisada en los últimos 21 años.

“La OMS lo que hace es fijar valores guía, a diferencia de otros organismos no da un límite que debe ser adoptado, generalmente en todo los temas fija percentiles, quintiles y dice son los valores guías que los países, de acuerdo a sus circunstancias, su desarrollo económico y social, va a ir adoptando. En la medida en que los países van avanzando en sus procesos deben adoptar los valores más estrictos, no estamos en el más estricto pero en las siguientes normas se deberá ir hacia allá. Es una norma transicional en lo que se prepara el país en todas las reformas para ir acercándonos a los valores de la OMS”, dijo.

Incluso con la nueva normatividad, las concentraciones de contaminantes permitidas en México estarían muy por arriba de las de la Unión Europea, que tolera .061 ppm y quedaría en niveles similares a los de Estados Unidos, que permite un máximo de 0.075 ppm en un plazo de ocho horas.

Actualmente ambas propuestas de normas se encuentran en consulta ante la Comisión de Mejora Regulatoria, instancia encargada de evaluar su viabilidad. Una vez superado este trámite pueden ser publicadas en el Diario Oficial de la Federación y entrar en vigor.

Omiten estados medición del aire

Aunque la Secretaría de Salud pretende endurecer las normas en materia de contaminantes en la atmósfera, lo cierto es que en buena parte del territorio nacional no se realizan estas mediciones. De acuerdo con la propia dependencia, solo cuatro de cada 10 mexicanos viven en ciudades o zona metropolitanas en donde se realiza un monitoreo de la calidad del aire.

Según el Análisis de impacto y costo-beneficio que la Ssa presentó para sustentar la propuesta de actualización de las normas ambientales, 15 estados no cuentan con redes de monitoreo atmosférico que formen parte del Sistema Nacional de Información de la Calidad del Aire. Estos estados son Sonora, Sinaloa, Nayarit, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Tamaulipas, Zacatecas, Tlaxcala, Coahuila, Querétaro y Colima.

En lo que se refiere a las grandes concentraciones de población, solo las zonas metropolitanas del Valle de México, Guadalajara, Monterrey, Valle de Toluca, Puebla, Tula-Vito Apaxco y las ciudades de Tijuana, Ciudad Juárez y Mexicali miden los niveles de contaminantes que respiran sus pobladores.

Sin embargo, según Alan Jiménez solo el DF, Guadalajara, Monterrey, Toluca y Mexicali informan a la población los resultados de sus mediciones.

Lo mismo ocurre con la implementación de programas públicos destinados a mejorar la calidad del aire, conocidos como Proaires: apenas el 37.7% de la población vive en una ciudad que cuenta con una política de esta naturaleza.

Hoy solo las zonas metropolitanas de León, Toluca, Valle de México, Puebla, la región de la Comarca Lagunera, el estado de Jalisco y las ciudades de Mexicali y Durango cuentan con un Proaire, mientras que la zona metropolitana de Querétaro-San Juan del Río, San Luis Potosí- Soledad de Graciano Sánchez y Villahermosa, así como la ciudad de León, están elaborando un programa de mejora de la calidad del aire.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: ¿es hora de preocuparse o de ignorar el brote detectado en varios países?

Muchos de los casos que han aparecido en el mundo parecen no estar relacionados, por lo que faltan enlaces en una cadena que se extiende ya por varias regiones.
22 de mayo, 2022
Comparte

Si sientes que el mundo aún se está recuperando de la pandemia de COVID-19, lo siento, pero hay otro virus con el que lidiar.

Esta vez se trata de la viruela del mono y hay más de 90 casos confirmados en al menos 14 países donde normalmente no se esperaría que se registrara esta enfermedad.

¿Qué está pasando? ¿Es hora de preocuparse o nos estamos alterando demasiado por haber vivido la COVID?

Seamos claros: esto no es otra pandemia de COVID-19 y no estamos cerca de volver a ver confinamientos para contener la propagación de la viruela del mono.

Sin embargo, este es un brote inusual y sin precedentes que tomó completamente por sorpresa a los científicos que se especializan en la enfermedad y siempre es una preocupación cuando un virus cambia su comportamiento.

Hasta ahora, la viruela del mono era bastante predecible.

El hogar natural del virus son los animales salvajes, y en realidad se cree que son roedores y no monos los que lo están transmitiendo.

Cuando alguien en las selvas tropicales de África occidental y central entra en contacto con una criatura infectada, el virus salta entre especies. Su piel estalla en una erupción, que se ampolla y luego se forma una costra.

El virus ahora está fuera de su hogar habitual y se esfuerza por propagarse, por lo que necesita un contacto cercano prolongado para reproducirse. Por lo tanto, los brotes tienden a ser pequeños y a desaparecer por sí solos.

Una pequeña cantidad de casos surgieron antes en otras partes del mundo, pero todos podían vincularse inmediatamente con alguien que había viajado a un país afectado y lo había traído a casa.

Ese ya no es el caso

  • Por primera vez, el virus se encuentra en personas sin una conexión clara con África occidental y central.
  • No está claro de quién se está contagiando la gente.
  • La viruela del mono se está propagando durante actividades sexuales y la mayoría de los casos tienen lesiones en los genitales y el área circundante.
  • Muchos de los afectados son jóvenes gays y bisexuales.

“Estamos en una situación muy nueva; eso es una sorpresa y una preocupación”, me dijo Peter Horby, director del Instituto de Ciencias de la Pandemia de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Si bien dijo que esto “no es COVID 2, acotó que “debemos actuar” para evitar que el virus se afiance, ya que esto es “algo que realmente queremos evitar”.

El médico Hugh Adler, que ha tratado a pacientes con viruela del mono, está de acuerdo: “No es un patrón que hayamos visto antes, es una sorpresa”.

Entonces, ¿qué está pasando?

Sabemos que este brote es diferente, pero no sabemos por qué.

Hay dos opciones amplias: el virus cambió o el mismo virus antiguo se encontró en el lugar correcto en el momento adecuado para prosperar.

La viruela del mono se contrae por un virus de ADN, por lo que no muta tan rápido como la covid o la gripe.

Partícula del virus de la viruela del mono.

Science Photo Library
Partícula del virus de la viruela del mono.

Un análisis genético muy temprano sugiere que los casos actuales están muy estrechamente relacionados con las formas del virus observadas en 2018 y 2019. Es demasiado pronto para estar seguros, pero por ahora no hay evidencia de que se trate de una nueva variante mutante en juego.

Pero un virus no tiene que cambiar para aprovechar una oportunidad, como hemos aprendido de los grandes brotes inesperados de los virus ébola y zika en la última década.

“Siempre pensamos que el ébola era fácil de contener, hasta que no fue así”, dijo el profesor Adam Kucharski, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

No está claro por qué los hombres gays y bisexuales se ven afectados de manera desproporcionada. ¿Los comportamientos sexuales facilitan la propagación? ¿Es solo una coincidencia? ¿Es una comunidad más consciente de la salud sexual y de hacerse chequeos?

También puede ser que se haya vuelto más fácil la propagación de la viruela del mono.

Costras en las manos de una persona debido a la viruela del mono.

Getty Images
La viruela del mono causa una erupción que puede provocar mucha picazón, que cambia y pasa por diferentes etapas antes de formar una costra.

Las vacunaciones masivas contra la viruela en el pasado pueden haber brindado a las generaciones mayores cierta protección contra la viruela del mono, estrechamente relacionada.

“Probablemente se está transmitiendo de manera más efectiva que en la era de la viruela, pero no vemos nada que sugiera que podría extenderse”, dijo Adler, quien todavía espera que este brote se desvanezca por sí solo.

¿Cuál es la conexión?

Comprender cómo comenzó este brote ayudará a predecir lo que sucederá a continuación.

Sabemos que solo estamos viendo la punta del iceberg, ya que los casos que se detectan no encajan en una imagen clara de “esta persona se la pasó a esta otra”.

En cambio, muchos de los casos parecen no estar relacionados, por lo que faltan enlaces en una cadena que parece extenderse por toda Europa y más allá.

Un reciente evento masivo de superpropagación, en el que un gran número de personas se reunieran y contrajeran la viruela del mono en el mismo lugar, como un festival, y luego se la llevaran a diferentes países, podría explicar la situación actual.

La explicación alternativa para que tantas personas no conectadas se infecten es si el virus realmente estuvo merodeando desapercibido durante bastante tiempo e involucrando a muchas personas.

De cualquier manera, podemos esperar que se sigan encontrando más casos.

Viruela del mono bajo el microscopio.

SPL

No creo que la gente en general deba preocuparse en esta etapa, pero tampcoo creo que hayamos descubierto todo y no tenemos el control de esto”, dijo el profesor Jimmy Whitworth, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Pero recuerde que no estamos en la misma situación que estábamos con la covid-19.

Este es un virus conocido, no uno nuevo, y ya tenemos vacunas ytratamientos. En la mayor parte de los casos se pasa como una enfermedad leve, aunque puede ser más peligroso en niños pequeños, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunológicos débiles.

Pero se propaga más lentamente que la covid-19, y el sarpullido distintivo y doloroso hace que sea más difícil pasarlo por alto que una tos que podría ser cualquier cosa.

Esto facilita el trabajo de encontrar a personas que puedan haberse contagiado y vacunar a quienes corren el riesgo de contraerla.

Sin embargo, el director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, Hans Kluge, lanzó una advertencia: “A medida que entramos en la temporada de verano (…) con reuniones masivas, festivales y fiestas, me preocupa que la transmisión pueda acelerarse”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lDXkbkXYtjo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.