El astrónomo que descubrió el cosmos en el cielo mexicano
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El astrónomo que descubrió el cosmos en el cielo mexicano

El cielo nocturno de Chiapas en una noche de acampada fascinó a Carlos Frenk y marcó un camino que este año le ha hecho merecedor de la Medalla de Oro de la Real Sociedad Astronómica británica.
13 de mayo, 2014
Comparte
Carlos Frenk, astrónomo mexicano.

El astrónomo mexicano Carlos Frenk. //Foto: BBC/University of Durham

Este año el astrónomo mexicano Carlos Frenk se unió a una lista que incluye a nombres como Albert Einstein o Stephen Hawking al recibir la Medalla de Oro de la Real Sociedad Astronómica británica.

Frenk, que estudia cómo se forman las galaxias en el Instituto de Cosmología Computacional de la Universidad de Durham, en el Reino Unido, cuenta que la inspiración astronómica le llegó en su juventud, al contemplar por primera vez en todo su esplendor el cielo lleno de estrellas en el sur de México.

Lo que sigue es un relato, con sus propias palabras y tal como Carlos Frenk se lo contó a la BBC, de cómo descubrió la fascinación por el cosmos y de cómo es la vida de alguien que trabaja para desentrañar los grandes misterios del Universo.

Además, la respuesta de una pregunta intrigante: qué tiene que ver la banda Queen con la astronomía.

El cielo abrumador

Nací en México, un poco por casualidad, porque mi papá era un refugiado alemán de la guerra y mi mamá, española.

Cuando tenía unos 17 años, fui a acampar al sur de México, lleno de lagunas magníficas, realmente salvaje, lleno de mosquitos también, y entonces, por alguna razón, me desperté en medio de la noche, abrí los ojos, miré hacia arriba, y allí estaba el espectáculo más fascinante que yo había visto.

Yo crecí en la ciudad de México, donde el cielo era prácticamente invisible de noche por las luces. Así que fue realmente una revelación, porque hasta ese momento yo no había podido contemplar el cielo en su total esplendor.

Por primera vez me di cuenta por qué la astronomía y el cielo tienen tanto atractivo cultural desde prácticamente el principio de la civilización y es porque cuando ve uno el cielo en un lugar como esta laguna de Chiapas, totalmente despoblado, sin ninguna señal o interferencia de la civilización, el cielo puede ser tan abrumador y absorbente, lo transporta a uno a un ambiente cósmico que nunca se siente en una ciudad.

El cielo nocturno lleno de estrellas, podía ver la Vía Láctea, podía casi tocar las estrellas, fue un punto de inflexión en mi vida, decidí que quería averiguar por qué, qué son, de dónde vienen, dónde estamos en el cosmos.

Una fiesta

Supe que había ganado la medalla de oro de la real sociedad astronómica cuando estaba en una fiesta. El invitado de honor de la fiesta era un viejo amigo mío, Brian May, el guitarrista de Queen.

Yo estaba dando una vuelta después de charlar con Brian, y entonces el presidente de la Real Sociedad Astronómica que también estaba presente en la fiesta vino y me preguntó si había oído la buena noticia.

Yo pensé ¿Qué noticia? ¿Han descubierto la materia oscura?

‘No, te han otorgado la Medalla de Oro de la Sociedad Real Astronómica’.

Casi vuelco mi vaso de vino o lo que fuera que estaba tomando, así fue como me enteré, en las circunstancias más excepcionales e inolvidables.

Brian es mi amigo no porque es una estrella de rock sino esencialmente porque también es astrónomo, que empezó a hacer un doctorado en astronomía.

Cuando estaba cerca de acabarlo, fue a ver a su supervisor y le dijo “toco en una banda y nos han ofrecido una gira por Australia”.

La gira fue tal éxito que nunca regresó.

Si hubiera estado trabajando conmigo, yo hubiera cometido un crimen contra la cultura moderna y la música, porque nunca lo hubiera dejado ir y porque el tema en el que trabajamos es tan fascinante que no creo que él hubiera querido irse.

De todas formas, y con todo respeto, obviamente él hizo lo correcto.

De ópera y aviones

El problema de ser un científico en un ámbito que se mueve muy rápido y que abarca todo como el mío es que nunca desconectas.

A menudo sueño con el trabajo, a veces me despierto por una pesadilla en la que me devora un agujero negro.

Curiosamente la forma en que tiendo a relajarme es ir a la ópera. Me gusta mucho.

Soy un gran fan. Me gusta toda la ópera, particularmente la de Mozart.

Uno de las características de mi trabajo es que viajo mucho, y realmente espero los vuelos largos porque me siento allí y puedo trabajar en paz, no diría que me desconecto, pero desconecto todas las distracciones, así que ese es otro lugar donde me relajo, en los aviones y en la ópera.

Suena extraño, pero así es como soy.

Un shock

Yo creo que la contribución que he hecho, y debería resaltar que es una contribución hecha en conjunto con mis estudiantes posgraduados y mis colegas, es la de haber desarrollado los mecanismos, la tecnología si se quiere, a través de la que podemos hacer algo asombroso que es replicar en una gran computadora la historia entera del Universo.

Y al hacerlo hemos llegado a algunas conclusiones y resultados fascinantes. Tenemos ahora -junto a esfuerzos similares de otra gente alrededor del mundo- lo que llamamos el modelo estándar del Universo, el modelo estándar de la cosmología.

Recibir la medalla de oro de la Real Sociedad Astronómica francamente fue un gran shock, yo realmente no lo esperaba, todavía creo que cometieron un error, aún pienso que es completamente inmerecida.

Cuando miras la lista de los previos merecedores de este honor, es toda la gente que yo siempre he admirado, todos estos grandes científicos que han hecho contribuciones mucho más grandes que la que yo he hecho.

Ver mi nombre junto a gente como Einstein, Hawking, Jeans, Hubble y Eddington, grandes figuras cuyos estudios he leído, cuyos libros devoré cuando era joven, es simplemente una sensación increíble.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Eva Mireles e Irma García, las maestras de Texas que dieron la vida para proteger a sus alumnos

Eva Mireles e Irma García han sido elogiadas por sus acciones para proteger a los niños en el tiroteo de la primaria de Uvalde, Texas.
28 de mayo, 2022
Comparte

“¡Tenemos un año maravilloso por delante!”. Esta frase, escrita por la maestra de cuarto grado Eva Mireles al comienzo del año escolar, ahora despierta muchas emociones.

Este jueves, el último día de clases, ella y su compañera profesora Irma García deberían haber estado guardando las cosas de su salón de clases compartido en la escuela Robb Elementary, en la pequeña ciudad de Uvalde, Texas.

Deberían haber estado preparándose para las vacaciones de verano.

Pero no fue así: sus familias estaban haciendo los arreglos para sus funerales, luego de que ambas recibieran disparos en un tiroteo en el que también murieron 19 de sus pequeños estudiantes.

En los días transcurridos desde el ataque del martes, Mireles y García han sido elogiadas por haber tratado de proteger a los niños durante la masacre.

Los policías encontraron a García “protegiendo a los niños con sus brazos casi hasta su último aliento”, dijo su sobrino John Martínez al diario The New York Times.

“Ella se sacrificó protegiendo a los niños en su salón de clases. Fue una heroína”, escribió en una página de recaudación de fondos que ha abierto para la familia.

Solo dos días después, su familia sufrió otra tragedia, pues el esposo de la profesora García, Joe García, murió de un ataque al corazón. Martínez dice que “murió a causa de la aflicción”.

 

Joe e Irma García

John Martínez

“Diversión, risas y amor”

García y Mireles habían conformado un equipo docente durante cinco años. Entre las dos tenían 40 años de experiencia.

Una foto tomada el mes pasado muestra a ambas en su salón de clases observando a los estudiantes mientras trabajan en las tabletas electrónicas.

“Eva Mireles e Irma García fueron dos de las mejores maestras que Uvalde ha conocido”, tuiteó Natalie Arias, una especialista en educación que vive en esa localidad de Texas.

“Su salón de clases estaba lleno de diversión, desarrollo, risas, trabajo en equipo y, sobre todo, amor”.

Mientras la comunidad aún vive el dolor, también hay enojo porque haya ocurrido un tiroteo masivo más en una escuela de Estados Unidos.

En Texas es legal comprar un arma para los mayores de 18 años y, según medios estadounidenses, el atacante compró las suyas dos rifles semiautomáticos estilo AR-15 y 375 rondas de municiones el día después de su cumpleaños 18.

“Estoy furiosa porque continúan estos tiroteos, estos niños son inocentes, los rifles no deberían estar fácilmente al alcance de todos”, dijo en un comunicado la tía de Eva Mireles, Lydia Martínez Delgado.

“Esta es mi ciudad natal, una pequeña comunidad de menos de 20 mil personas. Nunca imaginé que esto sucedería, especialmente a mis seres queridos”, escribió.

Víctimas de la masacre en Texas.

BBC

El esposo de Mireles, Rubén Ruiz, es agente de la policía escolar. Hace dos meses, realizó en la escuela de Uvalde un simulacro de un tiroteo activo, que es común en los colegios de Estados Unidos.

No sabía que solo unas semanas después su propia esposa sería víctima de uno.

El diario The Washington Post dice que Ruiz corrió a la primaria Robb cuando supo del tiroteo. Otros policías tuvieron que detenerlo mientras trataba desesperadamente de encontrar a su esposa.

Al menos 185 niños, educadores y otras personas han muerto en ataques a escuelas estadounidenses desde la masacre de Columbine High, en 1999, según un recuento del mismo diario.

Después de tantos incidentes, incluso ya hay un monumento en el estado de Kansas dedicado a los “educadores caídos”, el cual honra a “aquellos que perdieron la vida en el cumplimiento del deber”.

El Monumento Nacional a los Educadores Caídos en Kansas

Getty Images
El Monumento Nacional a los Educadores Caídos en Kansas.

Esas palabras, más familiares para el ambiente militar, se usan aquí para describir a los maestros asesinados. Ahora hay dos nombres más para inscribir en la pared de víctimas a recordar.

Eva Mireles

Profesora durante 17 años, Mireles describía su amor por correr y hacer caminatas en una breve biografía publicada en el sitio web del distrito escolar.

También dijo que tenía “una familia solidaria, divertida y amorosa”, conformada por su esposo, su hija graduada de la universidad y “tres amigos peludos”.

Su hija, Adalynn Ruiz, escribió un desgarrador homenaje a su “mami dulce” en Twitter.

“Estoy tan feliz de que la gente conozca tu nombre y ese hermoso rostro tuyo y sepan cómo es una heroína”, dijo.

“Eva Mireles, profesora de 4º… que desinteresadamente se colocó delante de sus alumnos para salvarles la vida”.

Eva Mireles

Familia Mireles

Mireles tenía formación en educación especial. Audrey García, la madre de una alumna, Gabby, la recuerda por ir “ir más allá” del deber como maestra.

“Era una persona hermosa y una maestra dedicada. Creía en Gabby e hizo todo lo posible para enseñarle”, escribió García en Twitter.

Hace pocos años que las escuelas del área de Uvalde comenzaron a integrar a los niños con discapacidades en las aulas regulares. Mireles fue una de las maestras que enseñaba a estos alumnos.

Irma García

García era una maestra con 23 años de experiencia en la primaria Robb. Fue la maestra del año en 2019.

“¡Estoy tan emocionada de comenzar este nuevo año escolar!”, escribió en su biografía en el sitio web del distrito.

Las autoridades le dijeron a su familia que un amigo de la policía vio a García tratando de proteger a sus estudiantes de los disparos.

Irma García

Familia García

“Quiero que sea recordada como alguien que sacrificó su vida y arriesgó su vida por sus alumnos”, dijo John Martínez, su sobrino, a The Washington Post.

“No eran solo sus estudiantes. Eran sus hijos, y ella arriesgó su vida, perdió su vida, para protegerlos. Ese es el tipo de persona que era”.

García estaba casada y tenía cuatro hijos, dos niños y dos niñas de entre 12 y 23 años. Su página de Facebook es un álbum de recuerdos familiares y orgullo por sus hijos.

“Gracias, Jesús, por mi increíble esposo y mis bebés”, escribió debajo de una foto de un viaje de pesca familiar.

Las redes sociales de la maestra también muestran su dedicación a su carrera y estudiantes.

En una publicación que mostraba certificados de un curso de enseñanza, García escribió: “Aprendí muchas formas nuevas de desafiar a mis futuros alumnos para que sean estudiantes independientes”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XiceVYepxzQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.