13% de las estancias infantiles públicas opera sin medidas de protección civil
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

13% de las estancias infantiles públicas opera sin medidas de protección civil

Además, no hay datos sobre las privadas y hace falta personal certificado. CEPAL alerta que es necesaria una política integral para que el servicio sea de calidad.
Por Tania L. Montalvo
5 de junio, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Los esfuerzos que ha hecho México para atender a la primera infancia se han quedado cortos, pues pese a que en 2009 —tras el incendio en la Guardería ABC que provocó la muerte de 49 niños— se aceleró el paso para regular el funcionamiento de estancias infantiles, todavía el 13% opera sin medidas de protección civil y no se cuenta con datos sobre las condiciones de los centros privados.

A ello se suma que la oferta de centros de atención infantil —en total 24 mil 664 entre públicos y privados— es muy limitada en comparación con la demanda, que se estima en 13 millones de niños menores de cinco años.

“La complejidad del funcionamiento de los Centros de Atención públicos y mixtos es alta, las asimetrías, la falta de estandarización y hasta ahora la carencia de una política nacional que regule y guíe mínimos estándares fundamentales en la prestación de servicios, puede aumentar la desigualdad de los beneficios que los niños adquieran de las políticas públicas encaminadas a su desarrollo integral”, cita el documento Diagnóstico sobre el estado que guardan los Centros de Atención públicos y mixtos a nivel nacional que Gobernación entregó en diciembre pasado al Congreso.

Con datos de las estancias infantiles adscritas al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la Secretaría de Educación Pública (SEP), la de Desarrollo Social (Sedesol), la de Marina, Defensa Nacional, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), se establece que de los 15 mil 943 centros públicos, 2 mil 072 no cuentan con un Programa Interno de Protección Civil.

cuadro1

 

Además se indica que sólo el 3.3% cuenta con un médico en sus instalaciones y que en el 86.7% se ofrece el servicio de desayuno comida y colación, pero de ese porcentaje, sólo el 40% lo hace a través de nutriólogos o dietistas.

“El problema que se ha encontrado a lo largo de los distintos elementos analizados es una gran disparidad en la calidad de los servicios que se ofrecen. Podemos encontrar muy pocos Centros de Atención con un nivel de servicios muy completo y algunos otros con una oferta bastante más limitada”, menciona este Diagnóstico elaborado por el Consejo Nacional de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil, instalado en mayo de 2013.

Un Programa Nacional con “metas conservadoras”

El 30 de abril pasado se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Programa Nacional de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil 2014-2018 en el que se confirma que 8 mil 721 centros son privados.

Según el documento, la única información que se tiene de estas estancias infantiles es la que proporciona el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas del INEGI, que las contabiliza bajo el rubro de “guarderías del sector privado”, por lo que las metas del Programa sólo pueden considerar a los centros públicos.

De esta forma, se establece que para 2018 en el país haya 25 mil 107 Centros entre públicos y privados, es decir, que haya un crecimiento de la oferta de apenas el 1.7% en cuatro años.

“Con el Programa se establecen lineamientos específicos para regir la atención a la primera infancia, es un camino iniciado pero en realidad todavía falta mucho por hacer. Las metas son muy conservadoras pero además tenemos todavía los programas desarticulados y la falta de una política integral que establezca claramente los mecanismos de articulación entre diferentes sectores”, dijo en entrevista Humberto Soto, oficial de Asuntos Sociales de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en la sede subregional en México.

Para CEPAL y las Naciones Unidas, lo que se necesita para que una política de atención a la primera infancia sea integral es que además de contemplar el cuidado de los menores en estancias infantiles en éstas haya programas de vigilancia nutricional, de desarrollo cognitivo o estimulación temprana, de cuidado de la salud y de capacitación a padres y madres.

“Lo que se ofrece en México con este nuevo Programa publicado en abril (de 2014) está enfocado mayormente en el cuidado y con metas que no contemplan que la demanda es de aproximadamente 13 millones de niños menores de 5 años o que es necesario alcanzar los estándares mínimos de atención”, dijo el coautor del estudio Programas para el cuidado y el desarrollo infantil temprano en los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

Según cifras oficiales, el personal certificado para brindar atención a la primera infancia es de 750 mil. Si se toman en cuenta estándares internacionales sobre el número máximo de niños por capacitador —máximo cuatro cuando son menores de un año; máximo 10 cuando tienen entre 1 y 2 años; y máximo 25 para el rango de 3 a 5 años—, se necesitaría aumentar el registro 60% para tener un millón 207 mil capacitadores en el país.

cuadro3

“Un centro de calidad es un centro costoso”

Los estudios de la CEPAL indican que programas sencillos en donde los niños sólo tienen planes de cuidado cuestan entre 100 y 150 dólares anuales por menor.

En cambio, un programa más elaborado como al que según la Ley General de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil aspira México cuesta aproximadamente mil 600 dólares anuales por niño, pues ya se contempla dotar planes de salud, nutrición y de capacitación a padres de familia.

“Pensando en esta cifra que también estimó el Banco Mundial, en México se necesitaría el 67% del gasto total que actualmente se tiene en educación sólo para centros de atención infantil”, explicó Humberto Soto.

El Banco Interamericano de Desarrollo en el estudio Desarrollo Infantil Temprano en México que publicó en enero de 2013 estima que el costo promedio del gasto público en programas de atención a menores de 5 años es de 75 dólares por niño.

Pero además concluyó que “el análisis del gasto revela inequidades. Por ejemplo, la cantidad destinada a los niños hijos de derechohabientes (considerando tanto al IMSS como al ISSSTE) equivale a 2.5 veces lo que se asigna para la población abierta aún a pesar de que la cantidad de niños atendidos por la primera estrategia es ligeramente menor a la atendida por la segunda”.

¿Qué es viable para México?

La CEPAL considera que en México se debe comenzar por contar con el personal para no superar el número máximo de niños por grupo, tener establecimientos seguros para los menores pero no únicamente desde un punto de vista de protección civil, sino también en seguridad personal y tener una homogeneización del curriculum para garantizar la calidad en cada uno de los centros.

“También debemos pensar en un tema de coordinación para cuando ocurre el paso del centro de atención al preescolar y esto tiene también que ver con una de las cuestiones que se propone como beneficio colateral de este tipo de políticas: que las madres puedan trabajar. Si hay una coordinación adecuada entre niveles se pueden articular los horarios: actualmente, las madres pueden llevar a sus niños de siete de la mañana a siete de la noche pero cuando cumplen la edad de preescolar van de ocho de la mañana a una de la tarde y eso se traduce muchas veces en la pérdida del empleo”, dijo Soto.

Según el investigador, el principal problema de los centros de atención es que están “totalmente desarticulados”.

“Hay gente capacitada en estos centros, pero la calidad podría ser mucho mejor si pensamos en un plan integral que permita superar la actual falta la articulación institucional”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué son los interferones: los "soldados" con los que nuestro cuerpo combate el COVID (y qué peligros tienen)

Los humanos producimos interferones de manera natural para combatir los efectos de algún virus y científicos ahora buscan formas de potenciarlos ante la pandemia.
2 de septiembre, 2020
Comparte

Fueron nombrados como “nuestros mejores combatientes”. Así, el epidemiólogo más reconocido y líder en la lucha de Estados Unidos contra el coronavirus, Anthony Fauci, describió a los interferones.

Y de acuerdo a los expertos consultados por BBC Mundo, no exagera.

Los interferones son glucoproteínas de alta actividad antiviral producidas en nuestro cuerpo y se consideran parte esencial de la defensa del organismo contra múltiples virus, entre ellos el nuevo SARS-CoV-2.

De hecho, diferentes estudios plantean que fortalecer la presencia de estas moléculas en el cuerpo humano a tiempo puede inhibir con fuerza los efectos de la covid-19.

La esperanza es que, junto a otros tratamientos, se pueda acelerar la recuperación y prevenir daños a largo plazo en la salud.

Pero se señala que también existen peligros cuando la enfermedad ya está avanzada por los intensos efectos secundarios que se pueden provocar.

Pese a ello, tratamientos con interferones ya son usados con males como la hepatitis C y la esclerosis múltiple.

Descripción

“Son nuestros soldados de primera línea. Cuando te infectas con un virus, las células realizan un trabajo fundamental. Podemos decir que lo primero que hacen es un llamado para aumentar las defensas del cuerpo. Esa acción es mediada por estas proteínas llamadas interferones“, explica a BBC Mundo Benjamin tenOever, director del Centro de Ingeniería de Virus para Terapia e Investigación, con sede en Nueva York.

Dosis de tratamiento con interferones inyectables

BBC
Los interferones son producidos de manera natural por el cuerpo humano, pero se desarrollaron tratamientos para fortalecer el sistema inmune de las personas.

El médico describe, por ejemplo, que los interferones actúan cuando tienes síntomas de un resfrío o gripe como la fiebre y dolor corporal.

“Combaten los efectos que producen los virus. Intentan reducir lo que generan”, señala.

Por su parte, un ensayo publicado por científicos alemanes, publicado en julio por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, indica que los interferones “reaccionan rápidamente durante el proceso de una infección viral.

“Forman una parte esencial de un mecanismo de defensa muy temprano”.

Frente al coronavirus

De acuerdo al equipo de médicos alemanes, un indicador de la importancia de los interferones es el hallazgo de que en cultivos celulares y experimentos con animales se detectó que pueden inhibir fuertemente los efectos del coronavirus.

Es por ello que diferentes estudios en el mundo apuntan a potenciar su capacidad en el cuerpo humano, lo que significaría que el sistema inmune de las personas tenga mayores opciones de que la covid-19 no produzca efectos graves o fatales.

Hasta este 1 de septiembre, 850.545 personas fallecieron por el contagio del nuevo virus y se registraron más de 25 millones de infecciones en el mundo.

Estados Unidos, Brasil, India y México son los países con mayor cantidad de fallecimientos por la pandemia.

Personas con mascarilla en Guatemala

Getty Images
Hasta finales de agosto, la pandemia llegó a provocar más de 850.000 muertes.

Benjamin tenOever explica que no es una sorpresa que dotar de interferones es una forma efectiva de combatir infecciones como el coronavirus, pero también añade que existen problemas.

Los peligros

“Pueden existir casos en los que si se proporciona esta proteína como un medicamento puedes experimentar la peor gripe de tu vida. Una dosis puede ser mucho más grande de lo que tu organismo puede producir de forma natural y te sentirás terrible incluso en el caso de que te pueda ayudar con una infección de algún virus”, explica.

El experto sostiene que esa es una de las razones por las que todavía se debate si esta posibilidad se debe usar de manera más generalizada con aquellos contagiados con el nuevo coronavirus.

Y es una posibilidad de que el momento en el que se aplica este procedimiento el que defina los posibles efectos.

Una dosis en una etapa temprana del coronavirus puede ser más efectiva que cuando el paciente ya se encuentra hospitalizado, “pero es algo que todavía se analiza”, dice tenOever.

“Todavía no está claro. Es algo que aún no sabemos y, además, actúa de manera diferente en cada caso”, señala.

Y por ello científicos alrededor del mundo estudian cómo se puede lograr que los interferones logren ser incluso mejores soldados de lo que son ahora en la lucha contra el coronavirus.

A la par que diferentes laboratorios del mundo intentan desarrollar una vacuna para la covid-19 que sea segura y efectiva.

Prueba de coronavirus en Cuba

Getty Images
Cuba desarrolló hace más de dos décadas su medicamento Interferon Alfa 2b, que produce con su propia tecnología.

El tiempo para actuar parece ser vital, de acuerdo a las investigaciones de un grupo de científicos franceses liderados por Jérôme Hadjadj.

En su artículo, publicado en la revista Science, explican que la producción de células inmunes desciende en los casos ya avanzados de la enfermedad en un artículo publicado en la revista estadounidense Science.

“Descubrimos que cuanto más graves estaban los pacientes, menos interferón tipo 1 producían”, señalan el artículo “Deterioro de la actividad del interferón tipo I y respuestas inflamatorias en pacientes con COVID-19 grave”.

TenOever, por su parte, añade que en casos avanzados el virus “reprime de forma muy activa tanto la producción como la acción de los interferones”.

A pesar de que estos tratamientos para la el virus no los avala la Organización Mundial de Salud, ya son usados en países como Cuba, que desarrolló hace más de dos décadas su medicamento Interferon Alfa 2b, que produce con su propia tecnología.

El Ministerio de Salud Pública de la isla resalta que la inclusión de este medicamento en sus protocolos de tratamiento trajo resultados positivos.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.