Los cinco Borbones que abdicaron antes que Juan Carlos I
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los cinco Borbones que abdicaron antes que Juan Carlos I

España ha tenido 10 reyes en la dinastía Borbón, de los cuales seis -incluido el actual monarca- han renunciado a la corona.
Por BBC Mundo
2 de junio, 2014
Comparte
El Rey Juan Carlos I, durante el discurso de su abdicación. Foto: AP.

El Rey Juan Carlos I, durante el discurso de su abdicación. Foto: AP.

España ha tenido 10 reyes en la dinastía Borbón, de los cuales seis -incluido el actual monarca- han renunciado a la corona.

“Nadie ha abdicado nunca tanto como los Borbones”, decía el escritor y periodista español César Vidal en una nota dedicada al tema en su sección “preguntas a la historia”, a propósito de la abdicación de la reina Beatriz de Holanda, en febrero de 2013.

La lista incluye a un rey que entregó la corona por motivos oscuros y a cuatro forzados por las circunstancias.

BBC Mundo repasa la lista de reyes Borbones con quienes, además del linaje, Juan Carlos I tiene ahora otra cosa en común.

Felipe V

El 10 de enero de 1724, el primer rey español de la casa de Borbón, Felipe V -nieto del poderoso Luis XIV de Francia, el rey Sol-, abdicó en favor de su hijo Luis I, de 17 años.

Felipe V, conocido como el Animoso, sería a la larga el monarca de más largo reinado en la historia de España, con un total de 45 años.

Y hacerse con el trono no fue fácil: de por medio hubo hubo una larga y sangrienta guerra, precisamente llamada de la Sucesión de la Corona Española.

Pero aquel día de 1724 se hizo a un lado en favor de su hijo.

La noticia sorprendió a Europa: las razones no estaban nada claras. Según el texto que se consulte, pueden hallarse citadas desde la expectativa de que Luis XV de Francia muriera -dándole a Felipe V una opción a reclamar ese trono- hasta que estaba deprimido.

El problema fue que Luis I enfermó de viruela y murió ocho meses después.

Y entonces, como suele ocurrir en estos casos, se planteó el problema de la sucesión: le hubiera tocado el turno al segundo hijo de Felipe V, Fernando, que tenía apenas 8 años.

Se planteó entonces la posibilidad de que su padre retornara al trono, lo cual se volvió materia de disputa, incluida la opinión desfavorable de un consejo de teólogos, que lo consideraba pecado mortal.

Pero, con opinión o sin ella, Felipe V volvió.

Y así, entre otras cosas, se anotó varios récords: primer Borbón en reinar sobre España, primero en renunciar al puesto voluntariamente, primero en regresar porque sí. Todo envuelto en un aire de cierta confusión y misterio.

Carlos IV y Fernando VII

El caso de Carlos IV es el del rey “que abdicó dos veces”, en un “caso muy trágico pero con ribetes muy cómicos”, según dijera el periodista César Vidal.

Lo primero que puede decirse es que no lo favoreció la historia.

Carlos IV accedió al trono tras la muerte de su padre, en 1788.

Faltaba un año para que la vecina Francia estallara en una Revolución que marcó no sólo a ese país, sino la historia de Occidente. Y otro tanto para que un general llamado Napoléon Bonaparte terminara poniendo el orden adentro y el “desorden” afuera, gracias a sus pretensiones imperialistas.

Pero además, relatos históricos describen al monarca como un hombre de “poca energía”, muy susceptible a la influencia de su esposa María Luisa de Parma y otros personajes de la Corte.

Napoléon buscó, y encontró en España, apoyo para hacerle frente a los británicos.

Pero esta alianza no terminó reportándole beneficios a Carlos IV: implicaba guerra, recursos y quedar como un peón del emperador francés.

Con estos argumentos, fue el propio hijo de Carlos IV, Fernando, quien encabezó la primera conspiración contra el rey en 1807.

La conjura fracasó; no así un motín llevado a cabo el año siguiente, con participación de Fernando y apoyo popular, conocido como el “Motín de Aranjuez”.

Lo que pasó después fue un verdadero enredo, que pasó a la historia bajo el título de “abdicaciones de Bayona” (1808). Aquí nuestro intento de resumen:

  • Carlos IV abdica en favor de su hijo Fernando, “por la fuerza de la circunstancias”, según escribió en una carta a su hermano.
  • Napoléon tenía otros planes. Unos bastante complicados y con un solo ganador: él mismo. Llama a la familia real a Bayona y presiona por la devolución de la corona.
  • Carlos IV cede los derechos de la corona a Napoleón. Napoleón designa rey a su hermano José Bonaparte.
  • Paralelamente, Fernando (a la sazón, Fernando VII) -que no sabía que su padre había entregado el trono-, le devuelve la corona a Carlos IV, habiendo aceptado una oferta de Napoleón de tener castillo y pensión. Lo cual se convierte en la tercera abdicación en la lista de renuncias borbonas en España.
  • Así las cosas, por momentos no se sabe quién es el rey de España. Cuando las cosas se aclararon, el rey era José I.

Carlos permaneció prisionero de Napoleón hasta su derrota en 1814. Con ayuda de los ingleses, que ya por entonces tenían a Bonaparte contra la pared, Fernando fue restablecido en el trono en 1813 y no permitió el regreso de su padre a tierra española.

Isabel II

Llamada la “reina de los tristes destinos”, Isabel II abdicó el trono en 1870, dos años después de haber sido desterrada a Francia, como consecuencia de la “Revolución Gloriosa”, un levantamiento militar con apoyo civil anclado en los cambios políticos, económicos y sociales de la Revolución Industrial, y que conduciría al primer intento por establecer una monarquía parlamentaria en España.

La corona pasó a manos de su hijo, Alfonso XII.

Alfonso XIII

“Las elecciones celebradas el domingo, me revelan claramente que no tengo el amor de mi pueblo”, decía la carta del 14 de abril de 1931, en la que Alfonso XIII explicó su abdicación a la corona dos días antes.

Las elecciones fueron las municipales del 12 de abril. Y el resultado fue ampliamente favorable a los candidatos republicanos.

Ese día 14 de abril se proclamó la Segunda República española. Y aunque Alfonso había declarado que renunciaba sus derechos (es decir, se iba para evitar una guerra civil, pero sin una abdicación formal), unos meses después las Cortes Constituyentes lo acusaron de alta traición y fue “degradado de todas sus dignidades, derechos y títulos”, que quedó impedido de “ostentar ni dentro ni fuera de España”.

Cinco años después, comenzaba la Guerra Civil española.

Alfonso XIII siguió reclamando su derecho al trono hasta 1941, cuando abdicó en favor de su hijo Juan, padre de Juan Carlos I.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia-Ucrania: ¿cómo sabremos si ha empezado una guerra?

Expertos aseguran que debido a las herramientas que tiene el Kremlin a su disposición, la línea entre guerra y paz puede no ser tan clara.
27 de enero, 2022
Comparte

Todo el mundo está tratando de adivinar las intenciones del presidente de Rusia, Vladimir Putin, en Ucrania.

Estados Unidos está retirando personal de su embajada mientras crecen los temores a un posible conflicto. Pero cabe preguntarse si quizá ya empezó.

El riesgo de una guerra total entre Rusia y EE.UU. domina los titulares.

Todas las preguntas obvias se están haciendo. ¿Atacará Rusia? ¿Está el presidente Vladimir Putin convencido de la guerra sin importar lo que pase? ¿O puede la diplomacia asegurar la paz?

No podemos leer la mente del presidente Putin.

Así que he aquí otra pregunta: ¿cómo sabremos, si es que sucede, cuándo comienzan las hostilidades?

Tanques rodando, cohetes volando

La respuesta parece obvia

Formaciones de tanques rusos claramente concentradas que cruzan las fronteras de Ucrania, o un bombardeo masivo con cohetes o ataques aéreos contra posiciones ucranianas marcarían una escalada drástica para la crisis y un cambio hacia una nueva fase del conflicto.

Oficial ucraniano protege una aldea cerca a Donetsk

EPA

Las primeras alarmas llegarán de las fuerzas militares ucranianas mismas, pero aeronaves y satélites occidentales recolectores de inteligencia podrían advertir sobre las preparaciones de una potencial ofensiva.

Probablemente habrá señales de un ataque inminente, dice Michael Kofman, un experto en las fuerzas militares rusas del Centro para Análisis Navales de EE.UU.

Entre ellas está la “formación de tropas”, dice, ya que mucho de lo que se ha desplegado es equipamiento pesado en vez de los soldados en sí. Otras señales serían “la dispersión de fuerzas, la llegada de elementos logísticos y de apoyo, y un cambio en la aviación de ala fija y rotatoria”.

Pero la pregunta también se puede responder de otra manera y para esto necesitamos dar un paso atrás y ver la campaña rusa contra Ucrania en conjunto.

Necesitamos ver todas las herramientas que tiene disponible Moscú y evaluar cómo se están usando. Bajo esta luz, cuando preguntes “¿cómo sabremos si el conflicto ha iniciado?” la pregunta podría ser que a lo mejor ya inició.

Las hostilidades han estado teniendo lugar desde hace unos años.

Presión militar

Empecemos desde donde estamos.

Rusia ya ocupa Crimea, una parte de Ucrania, y provee asistencia táctica a rebeldes anti-Kiev en la región del Donbás.

De hecho, fue la intervención de unidades blindadas y mecanizadas rusas contra fuerzas ucranianas en 2014 la que evitó la derrota de los rebeldes prorrusos.

Las luchas esporádicas han continuado desde entonces. Todos los lados supuestamente apoyan un esfuerzo de paz allá, pero se ha hecho poco progreso.

Amenaza de uso de la fuerza

Más allá de esta presión también está la amenaza de emplear una fuerza militar sobrecogedora.

La acumulación de formaciones de combate rusas alrededor de las fronteras con Ucrania es extraordinaria. Esto incluye un despliegue significativo de fuerzas a Bielorrusia, el cual también comparte fronteras con Ucrania, lo cual puede proveer un punto de entrada más cercano para un asalto hacia la capital, Kiev.

Dónde están posicionadas las tropas rusas

Los portavoces rusos se refieren a esta acumulación como un ejercicio que no supone ningún tipo de amenaza. Pero debido a la escala, la naturaleza de unidades desplegadas y la llegada gradual de suministros y otros “habilitadores” se sugiere que esto es mucho más que maniobras de rutina.

Avance de tropas hacia Ucrania.

BBC

Los analistas han estado siguiendo la acumulación usando fotos satelitales civiles. Numerosos videos de teléfonos inteligentes han aparecido en línea mostrando trenes con equipamiento que se dirigen hacia Ucrania o Bielorrusia. Y evaluaciones de publicaciones en redes sociales, correlacionadas con las unidades que se ven en movimiento, dan un impresionante entendimiento de lo que está sucediendo.

Independientemente de lo que diga Moscú, Ucrania y sus amigos occidentales tienen todas las razones para estar preocupados.

Compartiendo la historia de Moscú

Otra herramienta que tiene disponible Moscú es un intento por controlar y dirigir la narrativa.

Por un lado, Rusia dice que no está preparándose para la guerra, aunque parezca mucho que así es. Pero, igual de importante, tiene una historia para contar, una narrativa, según la cual la propia Rusia está siendo amenazada y Ucrania está lejos de ser la víctima.

Vladimir Putin

EPA
El analista Jonathan Marcus se pregunta hasta dónde estará dispuesto a llegar Putin.

Esa es la base de documentos que se entregaron a EE.UU. buscando frenar y de alguna manera revertir la expansión de la OTAN y crear una nueva esfera de influencia para Moscú.

Mientras que algunos aspectos de las propuestas rusas, como mantener charlas sobre sistemas estratégicos y armamentísticos, son vistos en general como una buena idea, es poco probable que la expansión de la OTAN vaya a cambiar, y Rusia seguramente lo sabe.

Pero la narrativa también tiene otro propósito. Es la historia que Rusia cuenta para intentar dar forma a la manera en la que toda la crisis de Ucrania se discute, no solamente por los gobiernos occidentales o sus propios ciudadanos, sino por ti y por mi, los que leemos y escribimos este análisis.

Según todos los análisis justos e independientes, Rusia se está preparando para la guerra contra Ucrania, independientemente de lo que digan sus portavoces oficiales.

Subversión

Hay otras posibilidades disponibles para Rusia también. Ciberataques y subversión, por ejemplo.

Ucrania ciertamente ha sido objeto de la primera. Hace un poco más de una semana un número de sitios gubernamentales fueron afectados a pesar de que no había claridad de la procedencia de los ataques.

Más recientemente, el gobierno británico afirmó tener evidencia de que Moscú ha seleccionado individuos para formar un nuevo gobierno en Kiev. Más allá de las sospechas, no ha habido pruebas públicas convincentes que confirmen la influencia de Moscú en tales actividades.

Michael Kofman dice que el elemento cibernético podría jugar un papel importante de cualquier ataque ruso, porque puede diezmar infraestructura crítica e interrumpir las capacidades ucranianas para coordinar un esfuerzo militar.

Líneas borrosas entre la paz y la guerra

Cuando Rusia se anexó Crimea, oímos hablar mucho sobre “guerra híbrida o de zona gris” y sobre la supuesta negación de la operación, en la que participaron hombres uniformados, pero sin insignias militares.

Pero no había duda sobre quiénes eran esos soldados. Y Crimea fue capturada con fuerza militar clásica, más que por una decepción esotérica.

Escena callejera en Kiev

Getty Images
La vida en Kiev continúa

Lo que está ocurriendo actualmente es el fundamento de la “guerra de zona gris”: el desvanecimiento de las líneas entre la guerra y la paz.

No es así como solemos ver las cosas en Occidente.

Pero las fuerzas militares rusas han articulado una doctrina sofisticada que ve la guerra y la paz como una continuidad en la que se usan distintas herramientas en distintas etapas, a veces en secuencia, a veces en conjunto, aunque con el mismo objetivo estratégico.

Y es por eso por lo que en realidad el conflicto ya se ha desencadenado. La única pregunta es hasta dónde está dispuesto a llegar el presidente Putin dentro de esa continuidad de la “zona gris”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IMfPjrdMnf4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.