Querétaro reconoce como delito la “desaparición por particulares”
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Querétaro reconoce como delito la “desaparición por particulares”

El delito se comete por aquel que "sin la autorización, apoyo o aquiescencia de servidores públicos, priva de la libertad a una o más personas, cualquiera que sea su forma".
Por Paris Martínez
16 de junio, 2014
Comparte

Monterrey_Familiares_de_Desaparecidos-1

El pasado 6 de junio, Querétaro se convirtió en la primera entidad de la República que reconoce la existencia del delito de “desaparición de personas por particulares”, el cual, según la reforma legal aprobada por el Poder Legislativo del estado, es cometido por aquel que “sin la autorización, apoyo o aquiescencia de servidores públicos, prive de la libertad a una o mas personas, cualquiera que sea su forma, seguida de la falta de información o de la negativa a reconocer dicha privación de la libertad o de informar sobre el paradero de la persona”.

Con esta definición, publicada en el diario oficial del estado de Querétaro, se establece una diferencia entre la desaparición perpetrada por particulares, y los delitos de “desaparición forzada” –que es aquella cometida por agentes del Estado o, con la anuencia de éstos–, así como del “secuestro” –que es aquella privación de la libertad realizada con el fin de obtener un lucro con la entrega de la víctima–.

La nueva legislación aprobada, denominada Ley para Prevenir, Investigar, Sancionar y Reparar la Desaparición de Personas en el Estado de Querétaro, establece también una diferencia en las penas que deberán asignarse a quien cometa ambos tipos de desaparición: en el caso de la “forzada”, la pena será de 15 a 45 años de prisión; mientras que en el caso de la desaparición realizada por particulares, los responsables obtendrán una pena de 12 a 40 años de cárcel.

Según la nueva norma estatal, en ambos tipos de desaparición, la pena para los responsables aumentará “hasta en una mitad”, cuando la víctima haya sido violentada sexualmente, sometida a tortura, tratos crueles e inhumanos, sufrido lesiones o cuando haya perdido la vida; así como cuando la víctima presente alguna discapacidad, sea menor de edad, mayor de 60 años, o bien migrante, indígena, mujer embarazada “o cualquier persona en situación de vulnerabilidad”.

Además, la pena en Querétaro para quien cometa cualquiera de los dos tipos de desaparición también incrementará en 50%, cuando ésta sea practicada por un superior jerárquico dentro de la estructura del Estado, empleando para ello la colaboración de subordinados; así como cuando el delito haya sido cometido por más de una persona; cuando la desaparición busque “ocultar o asegurar la impunidad de otro delito”, o bien, cuando la desaparición sea “parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque”.

Desaparición de no-nacidos

Otra innovación legislativa incluida en la nueva norma aprobada por Querétaro es que, cuando la persona desaparecida es una mujer embarazada, no sólo la reconoce a ella como víctima, sino también al bebé que se gesta en su vientre.

Al respecto, la norma queretana establece que cuando una persona sea hallada culpable por la desaparición de una mujer embarazada, además de la pena por este delito recibirá una segunda pena (de 15 a 45 años de prisión), cuando oculte o no entregue al infante que nazca durante el periodo de desaparición de la madre, o cuando sepa el paradero o destino final del bebé y no aporte dicha información a las autoridades.

Sin perdón

La nueva ley queretana establece también que el delito de “desaparición”, en cualquiera de sus formas, será considerado como un delito “permanente”, que continuará “en tanto no se establezca el paradero o destino de la víctima”, por lo que “los delitos descritos serán calificados como graves y no son susceptibles de perdón, indulto, amnistía o figuras análogas, ni se le considerará de carácter político para los efectos de extradición”.

Por esta misma razón, quienes sean hallados culpables del delito de desaparición de personas en Querétaro, “no tendrán derecho de libertad bajo caución, conmutación de la pena, o cualquier otro beneficio que implique la reducción de la pena”, excepto en los casos en que los culpables hayan liberado a la víctima de forma espontánea y dentro de los 15 días siguientes a su privación de libertad, proporcionen información que permita recuperar o dar con el paradero de la víctima; o cuando los autores materiales de la desaparición delaten a los autores intelectuales; casos en los cuales la pena se reducirá hasta en un tercio.

La ley, además, sanciona con hasta 20 años de cárcel a quienes obstruyan las investigaciones de las autoridades; intimiden a las víctimas, sus familias o representantes; a quien entorpezca las diligencias de la autoridad, siendo servidor público; así como a quien sepa que va a cometerse una desaparición (sin ser partícipe) y no lo reporte oportunamente.

Asimismo, la ley castiga con hasta cinco años de cárcel a quien, sin ser partícipe en la desaparición, facilite inmuebles a los autores del delito.

Innovaciones de procedimiento

Debido a que en muchos casos las víctimas de desaparición no cuentan con familiares facultados legalmente para denunciar la privación de la libertad, la nueva ley contra la desaparición de personas en Querétaro, que entró en vigor el pasado 7 de junio, establece que este delito deberá ser perseguido de oficio, es decir, que el Ministerio Público queda obligado a iniciar una investigación formal y “urgente”, cuando “por cualquier medio” tenga conocimiento de que una persona ha sido víctima de desaparición, de tal forma que no sólo los familiares, sino también las organizaciones civiles, defensores de derechos humanos o cualquier ciudadano pueda presentar una denuncia formal por este tipo de delitos.

Asimismo, con el objetivo de facilitar la búsqueda de víctimas, la ley faculta tanto al Ministerio Público estatal como a la Defensoría de los Derechos Humanos de Querétaro para acceder a cualquier inmueble o instalación que sea propiedad gubernamental o privada.

Por otro lado, la Procuraduría estatal tendrá la facultad de realizar “exhumaciones de cementerios, fosas clandestinas o de otros sitios en los que se encuentren, o se tengan razones fundadas para creer que se encuentran, los cuerpos u osamentas de las víctimas”, así como la obligación de crear una “base de datos con los registros de material genético de los restos corpóreos que se levanten por el Servicio Médico Forense”, mismos que obligatoriamente deberán ser cruzados con una segunda base de datos, que incluya todos los registros genéticos de familiares de desaparecidos.

Los datos de ambos registros (el de cadáveres y el de familiares de personas desaparecidos), además, deberán ser enviados cada semana a la Procuraduría General de la República, para que las autoridades federales cuenten con información actualizada sobre la incidencia de desapariciones en Querétaro.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo se decidió que enero fuera el primer mes del año

Es una larga tradición que cada año nuevo celebremos con fuegos artificiales, brindis y buenos deseos pero ¿cómo terminó siendo enero el primer mes del año? No siempre fue así.
1 de enero, 2022
Comparte

Por esta fecha, en todo el mundo, la gente le da la bienvenida al año nuevo con un estruendo de fuegos artificiales, pitos y tambores, abrazos y brindis.

Pero, antes de empezar a parrandear, ¿no te has preguntado por qué el Primero de enero es el día que marca el inicio del año?

Todo se debe a las fiestas paganas romanas y al calendario que el emperador Julio César introdujo hace 2,000 años.

Lee: El mundo despide otro año marcado por la pandemia de COVID-19

Bueno, también hay que darle crédito a un Papa llamado Gregorio XIII.

Veamos por qué.

Para los antiguos romanos, enero era importante porque era el mes consagrado al dios Jano (de ahí Ianuarius, que significa enero en latín).

Estatua de Julio César

Getty Images
Julio César impuso el nuevo calendario, designando enero, en honor al dios Janus, como el primer mes del año.

En la mitología romana, Jano es el dios de dos caras, de los comienzos y los finales, de las transiciones.

“Está asociado con mirar tanto hacia adelante como hacia atrás”, explica Diana Spencer, profesora de la Universidad de Birmingham, en Inglaterra.

“Así que si hay un momento en el año que se debe decidir ‘este es el momento cuando empezamos de nuevo’. Es lógico que sea este”.

También coincide con la época en Europa en que los días empiezan a alargarse después del solsticio de invierno.

“Para Roma eso tenía una poderosa resonancia, pues sucede después de esos terribles días cortos, en los que el mundo está oscuro, está frío y nada crece”, comenta la profesora Spencer.

“Es una especie de período de pausa y reflexión”.

A medida que los romanos adquirieron más poder, empezaron a difundir su calendario a través de su vasto imperio.

Detalle de la Anunciación de Joseph Erns Tunner 1830

Getty Images
Durante el Medioevo, la Iglesia Católica prefirió marcar el año nuevo el 25 de marzo, Día de la Anunciación.

Pero en el Medioevo, tras la caída de Roma, el cristianismo se había impuesto firmemente y el 1ero de enero era considerado una fecha demasiado pagana.

Muchos países donde dominaba el cristianismo querían que el año nuevo se marcara el 25 de marzo, que conmemora cuando el arcángel Gabriel se le aparece a la Virgen María.

“Aunque la Navidad es cuando Cristo nació, la Anunciación es cuando se le revela a María que va a dar a luz a una nueva encarnación de Dios”, dice Spencer a la BBC.

“Ese es el momento en el que empieza la historia de Cristo, así que tiene mucho sentido que el año nuevo empiece ahí”.

Gregorio XIII

Getty Images
Gracias a Gregorio XIII, se restauró el 1ero de enero como el inicio del año.

En el siglo XVI, el papa Gregorio XIII introdujo el calendario gregoriano, y el 1ero de enero fue restablecido como año nuevo en los países católicos.

Sin embargo, Inglaterra, que se habían rebelado contra la autoridad del Papa y profesaba la religión protestante, se continuó celebrando el 25 de marzo hasta 1752.

Ese año (¡mucho antes del Brexit!), un acta del Parlamento alineó a los británicos con el resto de Europa.

Hoy en día, la mayoría de los países se rigen por el calendario gregoriano, por eso es que vemos fuegos artificiales por todo el globo el primero de enero de cada año.

Fuegos artificiales de año nuevo alrededor del Big Ben

Getty Images
A pesar del Brexit, Gran Bretaña siempre está alineada con Europa el 1ero de enero.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=teVIlSx_HtA

https://www.youtube.com/watch?v=09Apgxuk65I

https://www.youtube.com/watch?v=vRkp_C9jPnI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.