El drama de Fátima, la bebé que atravesó sola el Mediterráneo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El drama de Fátima, la bebé que atravesó sola el Mediterráneo

La menor llegó en un bote inflable a España proveniente de Marruecos esta semana sin padres o familiares y se convirtió en la imagen de los inmigrantes africanos que arriesgan en precarias embarcaciones para llegar a Europa.
16 de agosto, 2014
Comparte
Este es el momento en que miembros de la guardia costera española rescatan a Fátima. //Foto: AP

Este es el momento en que miembros de la guardia costera española rescatan a Fátima. //Foto: AP

Cuando los organismos de socorro del sur de España encontraron una bebé de casi un año de nacida sin sus padres en una de las decenas de embarcaciones inflables cargadas con inmigrantes que han llegado esta semana provenientes del norte de Africa, no dudaron en llamarla “Princesa”.

Llegó con sus acompañantes en un bote inflable que es utilizado para jugar en una piscina y que no está diseñado para cruzar un mar con las condiciones del Mediterráneo.

De inmediato la bebé, llamada Fátima, se convirtió en el símbolo de una crisis migratoria que por estos días se agravó dramáticamente, con la llegada de unas 1.300 personas a las costas españolas provenientes de Marruecos a bordo de precarios botes conocidos como pateras.

Lea: Las peligrosas rutas de migración en el Mediterráneo

Fátima –o Princesa- llegó este martes a la población costera de Algeciras –a unos 500 kilómetros al sur de Madrid- proveniente de Tánger. Estaba acompañada por otros dos menores de edad y cinco adultos. Ninguno de ellos eran sus padres o tenían alguna relación con la menor.

Algunos de los compañeros de viaje de la bebé explicaron a los voluntarios de la Cruz Roja de la localidad española de Tarifa que su verdadero nombre no era Princesa, sino Fátima, como la virgen portuguesa de las apariciones.

¿Abandono?

“Estaba sola, empapada y con frío”, describieron a los medios los auxiliares de la Cruz Roja que se encargaron de acoger a la pequeña.

Una de las voluntarias de la Cruz describió a Fátima como una niña de “unos ojos muy negros que lo escudriñan todo”.

Cuando las autoridades españolas se encontraron con que Fátima no era ni hija ni familiar de los cinco adultos que viajaban en aquella patera surgió la interrogante: ¿habían abandonado los padres a una bebé de once meses?

Según las declaraciones entregadas por los voluntarios de la Cruz Roja de Cádiz, los compañeros de travesía del bebé explicaron que los padres habían sido retenidos por la policía de Marruecos cuando se disponián a abordar la patera.

Fátima quedó sola en la embarcación sin cuidados, sin comida y después de estar a la intemperie por varias horas, apenas ingresó al refugio de la Cruz Roja en la ciudad de Tarifa, comenzó a tener fiebre y fue atendida de inmediato por las voluntarias del centro.

Según varios medios españoles, como el diario El País, la bebé se encuentra al cuidado de una familia en Cádiz.

Las autoridades informaron que este viernes se logró contactar a los padres que se quedaron en Marruecos y se espera proceder con el “reagrupamiento familiar”, aunque varias personas se han ofrecido a recibir a Fátima en su familia.

“Menor vigilancia”

Desde lo que se conoció como la “Crisis de los cayucos” en 2006, España no vivía una situación migratoria como la de esta semana a causa de la llegada de miles de habitantes de África subsahariana que huyen de las situaciones de violencia y pobreza que se viven en algunos países de esta región.

Se calcula que al menos 1.300 personas arribaron en menos de cinco días a las poblaciones de Algeciras y Melilla, en el sur del país europeo, provenientes de Malí, Sudán del Sur y Somalia.

El ministro del Interior marroquí, Mohamed Hasad, declaró este viernes que durante esta semana se han presentado una disminución en la vigilancia en las playas de su país, lo que ha permitido la salida de las embarcaciones.

Una de las cosas que más preocupa a las autoridades a ambos lados del Mediterráneo son las frágiles embarcaciones en las que viajan los inmigrantes, las pateras y los cayucos, que ponen en constante riesgo la vida de las personas que viajan en ellas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 consejos (muy) simples para lidiar con la fatiga que nos generan las pantallas

Para muchos, este último año la casa se transformó en el lugar de trabajo. Y la vista es uno de los sentidos perjudicados por tanto consumo de pantallas digitales. Te compartimos consejos fáciles que puedes aplicar para aliviar la fatiga ocular.
17 de abril, 2021
Comparte

Agenda para hoy:

7:00 a 9:00 – revisar las noticias y los correos (dispositivo: teléfono celular).

10:00 – reunión por Zoom (dispositivo: tableta)

10:30 a 18:30 – trabajar (dispositivo: computadora portátil)

20:00 – serie (dispositivo: televisor)

Tal vez esta agenda del día puede aplicarse a muchas personas que durante la pandemia por la covid-19 tuvieron que adaptarse al teletrabajo.

Y la consecuencia evidente tras estas actividades es que nuestros ojos estén cansados por estar mirando constantemente dispositivos electrónicos.

Según un reciente estudio publicado en la revista American Journal of Ophthalmology, el exceso de exposición a las pantallas digitales y las actividades al aire libre limitadas están asociadas a la aparición y la progresión de la miopía y podrían agravarse durante y posteriormente al período de la pandemia.

En un lente se refleja una pantalla electrónica.

Getty Images

Incluso algunos oftalmólogos advierten que “la fatiga visual digital en la pandemia de la covid-19 es una amenaza emergente para la salud pública”, según publica el Indian Journal of Ophthalmology.

Los niños tampoco están exentos. La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) sostiene que mirar las pantallas durante horas y horas puede provocar fatiga visual, visión borrosa y ojos secos también en los menores.

Pero a no desesperarse.

Aquí te compartimos 4 consejos simples que puedes aplicar en el teletrabajo y en tus horas de ocio electrónicas para aliviar la fatiga que genera la prolongada exposición a las pantallas digitales.

1. Alarma para la 20-20-20

Ya te contamos sobre los beneficios de la regla 20-20-20 en la que tanto insisten los especialistas en ojos. 👉 La regla 20-20-20

Igual, te la refrescamos.

Reloj que marca 20 segundos.

Getty Images
La regla 20-20-20 es una manera de ayudar a descansar los ojos.

La técnica 20-20-20 sirve para relajar los músculos de dentro y alrededor de los ojos que son los que hacen que puedas mirar detenidamente en una misma dirección.

Consiste en que cada 20 minutos, debes mirar algo al menos a 20 pies de distancia, que son unos seis metros, durante 20 segundos.

Pero seamos sinceros. ¿Recuerdas descansar los ojos cada 20 minutos?

Una solución práctica para cumplir con la regla es programar una alarma en el teléfono.

Si tu teléfono no cuenta con esa función, existen varias aplicaciones gratuitas que puedes descargar como Repeat Alarm o Interval Timer y que cada 20 minutos tengas un ayuda de memoria electrónico.

2. Lámparas LED y ubicación

Si la luz artificial de tu casa te provoca dolores de cabeza, una recomendación es cambiar las bombillas.

Intenta usar lámparas LED o una luz más suave que no cause destellos o haga zumbido.

Otro consejo es que coloques la pantalla de la computadora evitando el reflejo sobre todo de la iluminación que provenga del techo o de las ventanas.

Un hombre a oscuras mira una pantalla.

Getty Images
Puedes mejorar la luz y tu posición frente a la pantalla para aliviar la fatiga ocular.

Por último, según la Asociación Estadounidense de Optometristas (AOA, por sus siglas en inglés), a la mayoría de las personas les resulta más cómodo ver una pantalla cuando los ojos miran hacia abajo.

La pantalla debe estar entre unos 15 a 20 grados por debajo del nivel de los ojos medido desde el centro de la pantalla (entre unos 10 y 12 cm) y entre 50 a 70 cm de distancia de los ojos.

3. Letra más grande y color

Adaptar la letra de la computadora puede ayudarte a que el ojo no se esfuerce más de lo que ya lo hace diariamente frente la pantalla.

No hay un tamaño ideal que se adapte a todas las personas así que debes encontrar cuál te sienta mejor, opinan los especialistas.

Una mujer frunce el ceño intentando leer la pantalla del teléfono celular.

Getty Images
Recuerda que puedes ajustar el tamaño de la letra en sus aparatos electrónicos para no forzar tu vista.

Ajustar el brillo de la pantalla para que coincida con el nivel de la luz en donde te encuentres es otra forma de ayudar a evitar la fatiga ocular.

Y algunos expertos dicen que el texto oscuro sobre un fondo claro es generalmente mejor para los ojos que el texto claro sobre un fondo oscuro.

4. Presente en Zoom

¿Estás cansado de las reuniones de Zoom?

De ellas tal vez no puedas escaparte pero si te fatiga ver tu propio rostro en la pantalla puedes ocultarlo sin que afecte la comunicación.

Puedes hacerlo con la función “Hide self view” en el menú que se despliega en los tres puntos a la derecha del cuadro donde aparece tu cara.

Boris Miranda y Analía Llorente en una llamada de Zoom.

BBC
Puedes ocultar tu rostro en una llamada de Zoom si estás cansado de verte a ti mismo.

Puedes volver a habilitarlo si cambiaste de opinión.

Y tú que llevas trabajando o estudiando en casa hace más de un año por la pandemia del covid-19, ¿tienes algunos consejos simples para evitar la fatiga que te provocan las pantallas de los aparatos electrónicos?

Cuéntanos en este post de Facebook.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EqG2FLNJvIQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.