El líder petrolero que no debatió durante la discusión de la reforma energética
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El líder petrolero que no debatió durante la discusión de la reforma energética

Aunque el dirigente del Sindicato de Pemex, Carlos Romero Deschamps, es senador, no intervino ni una sola vez en el debate energético; y en los dictámenes sobre la deuda con los trabajadores, ni votó.
Por Tania L. Montalvo
8 de agosto, 2014
Comparte
Carlos Romero Deschamps, senador y líder del sindicato petrolero. Foto: Cuartoscuro.

Carlos Romero Deschamps, senador y líder del sindicato petrolero. Foto: Cuartoscuro.

Al iniciar la discusión de la reforma energética, los agremiados al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) sabían que en el Congreso estaban representados por su dirigente nacional, Carlos Romero Deschamps, quien también es senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Pero tras meses de discusión legislativa, el líder sindical no habló ni una sola vez a favor de la reforma, tampoco dio declaraciones a medios de comunicación sobre cómo las nuevas leyes beneficiarían o perjudicarían los derechos de sus agremiados; y cuando se trató el tema de modificar el contrato colectivo, optó por desaparecer.

Carlos Romero Deschamps es el secretario general del Sindicato desde 1996, como senador del PRI ni una sola vez ha subido a Tribuna para debatir un dictamen y desde que fue elegido legislador —por la vía plurinominal— sólo ha sido proponente, junto con otros senadores, de dos iniciativas.

Su papel en el tema de la reforma energética —que acaba con el monopolio de Pemex y abre la explotación de hidrocarburos a la iniciativa privada— no fue diferente. En las más de 100 horas de debate legislativo, Romero Deschamps nunca pidió la palabra para dar a conocer la postura de los trabajadores petroleros ni presentó reservas argumentando el beneficio de sus representados.

El líder sindical votó a favor de los dictámenes que contienen la Ley de Hidrocarburos, la de Industria Eléctrica; las leyes de Pemex y de CFE y la de los órganos reguladores; pero cuando en el Senado se discutieron las leyes fiscales de la reforma, que contienen el pago de la deuda con los trabajadores y posibles modificaciones al contrato colectivo, Romero Deschamps no se apareció en el recinto legislativo.

Según el coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, el líder petrolero no debatió ni votó los dictámenes sobre el pasivo laboral de Pemex y las modificaciones al contrato colectivo de los trabajadores petroleros porque decidió —los tres días de discusión— estar con el Comité Ejecutivo del sindicato para explicarles de qué trata la reforma energética.

El senador Romero Deschamps tomó la decisión de ir a informarle a su Comité Ejecutivo, de qué se trata esta reforma energética; él está haciendo su trabajo, yo soy respetuoso de todos mis compañeros; hablé con él en la mañana, y estaba tranquilo, diciéndome que tenía que informar a un grupo de compañeras y compañeros que forman su comité. Soy respetuoso de un líder sindical y ahí no me meto”, dijo Gamboa.

La postura que asumió Romero Deschamps ante el debate legislativo, fue diferente a la que tuvo el tesorero del sindicato, el diputado del PRI, Ricardo Aldana, que consideró una violación a derechos laborales las condiciones en el contrato colectivo que establecen las leyes reglamentarias de la reforma energética. Pero aunque Aldana vio en estas disposiciones una violación a derechos laborales, votó a favor.

“(El artículo) violenta los acuerdos entre empresa y sindicato, violenta los acuerdos internacionales de OIT, en donde no debe haber intervención de ninguna legislación y estaremos de acuerdo en encontrar una redacción que permita buscar la solución para que en el futuro estas empresas tanto CFE como Pemex tengan viabilidad y los trabajadores tengan seguridad y en un futuro tengan su pensión asegurada”, dijo el diputado priista, tesorero del sindicato, en cuanto conoció la propuesta de su propio partido, el PRI, y el PAN para modificar la Ley de Deuda Pública para que el Estado asuma parte de los pasivos laborales.

Ricardo Aldana —que como tesorero sólo tiene como superior a Romero Deschamps— presentó en la Cámara de Diputados reservas a los artículos que establecen cambios en el contrato colectivo de los petroleros.

Proponía que la revisión del contrato se hiciera “con pleno respeto a los derechos laborales de los trabajadores”, pero sin modificar la edad de jubilación ni estableciendo esquemas de cuentas individuales de pensiones.

Aldana subió a Tribuna en diputados para defender su propuesta y rechazar los términos de la Ley General de Deuda para que el Estado asuma parte del pasivo de Pemex siempre y cuando haya modificaciones en el contrato de los trabajadores; pero más allá de su discurso, votó a favor de los cambios a esa legislación y de las condiciones.

Además del paquete fiscal, Ricardo Aldana votó a favor de todos los dictámenes de leyes reglamentarias de la reforma energéticas.

El tema del sindicato de Pemex y las denuncias de enriquecimiento ilícito de sus líderes fue uno de los temas que más se debatieron en esta discusión energética. Sin embargo, vinculado al tema, sólo se aprobó que entre los integrantes del nuevo Consejo de Administración de esa empresa —el máximo órgano de decisión— no se incluya al sindicato.

El actual periodo de gestión de Carlos Romero Deschamps al frente de la organización germinal de petroleros finaliza en 2018. Tras más de dos décadas al frente del sindicato, el senador del PRI, ha sido acusado en múltiples ocasiones de enriquecimiento ilícito, pero nunca ha trascendido una denuncia en su contra.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Shingo, el pueblo de Japón en el que aseguran que está enterrado Jesús (junto a la oreja de su hermano)

De acuerdo a la leyenda, en una remota localidad en el norte de Japón, estaría enterrado el cuerpo de Cristo, quien dicen que vivió allí hasta los 106 años y tuvo descendencia.
9 de abril, 2020
Comparte

Jesús no murió a los 33 años, sino que vivió en realidad hasta los 109.

El que fue crucificado en Jerusalén fue su hermano.

Y se casó y tuvo tres hijas.

Estas tres afirmaciones forman parte de la creencia de un pequeño grupo de cristianos que residen en el lejano poblado de Shingo, en el norte de Japón.

Donde además, afirman, “está enterrado Jesús, el verdadero. Junto a la oreja de su hermano”.

Aunque parece un absurdo, este lugar enclavado entre montañas atrae a unos 20.000 peregrinos y turistas que cada año visitan el lugar que es conocido como el “Museo de la Leyenda de Cristo”.

A Cristo, en realidad, en este remoto paraje japonés lo llaman Daitenku Taro Jurai. Y el lugar de su supuesta sepultura es un montículo de tierra coronado por una enorme cruz de madera.

“Es solo una atracción turística, para hacer dinero”, le dijo a la cadena ABC Marcel Poliquin, un sacerdote católico que vive cerca del museo.

Sacerdote

Getty Images
En Japón apenas el 1% de la población se considera cristiano.

Pero, ¿cómo un grupo de personas que viven a más de 20.000 kilómetros de Jerusalén terminan creyendo que no solo Jesús vivió entre ellos, sino que además está enterrado allí?

Todo parte de una creencia que viene del siglo XVII.

¿En qué creen?

De acuerdo a la información entregada por el “Museo de la Leyenda de Cristo”, cuando Jesús tenía 21 años viajó a Japón para aprender más de las otras religiones que existían en el mundo.

Ese detalle, anota el grupo de creyentes, explicaría los años ocultos de Jesús, de los que nada dicen los relatos bíblicos.

Allí estuvo hasta que cumplió los 33 años, cuando regresó a Jerusalén -vía Marruecos- para continuar con su predicación.

Pero a partir de este punto es donde el relato realmente se complica: Jesús efectivamente es arrestado por las autoridades romanas, quienes lo condenan a la crucifixión. Pero, según la leyenda japonesa, se cambia de lugar con su hermano, conocido en Japón como Isukiri.

Así, dice este grupo, Jesús logró escapar de Jerusalén con dos reliquias, con las que llegó hasta Shingo: una oreja de su hermano crucificado y un mechón del cabello de María.

Y estableció su residencia en Japón, donde se retiró y formó una familia. Finalmente fue enterrado en el lugar donde hoy se erige la enorme cruz de madera, afirman.

Buda de Nara

Getty Images
La mayoría de los japoneses practica el budismo o el sintoismo.

Además, la misma historia señala -basándose supuestamente en unos rollos del siglo XVII que convenientemente desaparecieron durante la II Guerra Mundial- que la familia de los Sawaguchis, cultivadores de ajo de la zona, son los descendientes directos de Jesús.

De ellos, ninguno cree en Cristo, en un país donde la población es mayoritariamente budista y sintoísta.

El origen de la leyenda

Esta creencia -parte del folclore local- surge de la mezcla de varios relatos: los mitos de misioneros cristianos enterrados en las cercanías, el afán de un alcalde de atraer turistas y las elucubraciones de arqueólogos oportunistas.

De acuerdo al periodista Winifred Bird, no hay una fecha exacta en la que se haya dado la creación del lugar “sagrado”, pero hay un registro de que en la década de 1930 se comenzó a hablar sobre el supuesto sitio donde existía la tumba de Cristo.

“Hacia 1935 llegó a esta región Kiyomaro Takenouchi, un religioso que había leído unos documentos luego conocidos como los Libros Takenouchi, donde se señalaba que Cristo estaba enterrado en Japón”, escribió Bird.

Jesús

Getty Images
De acuerdo a la leyenda, la persona que fue crucificada no fue Jesús sino su hermano.

“Cuando llegó al lugar, uno de los locales le mostró dos montículos de tierra cubiertos de bambú. Él declaró inequívocamente que uno era el lugar donde estaba enterrado Jesús y el otro, donde yacía el fragmento de su hermano”, anotó.

A esto se unió el empeño del alcalde de la época, Denjiro Sasaki, quien vio en el asunto de la tumba de Cristo una oportunidad turística.

Y efectivamente viene dando su rédito.

Pero, ¿los locales creen en la leyenda?

Es la parte central de nuestra industria turística. Si no lo crees, no te salvas“, le dijo al diario “Japan Times” Mariko Hosokawa, una habitante de Shingo.

Otros son más escépticos.

“Por supuesto que lo de las tumbas es una mentira. Sin embargo, hay algo que puede sugerir que en esta región sí ocurrió un hecho inédito y espiritual”, agregó Toshiko Sato, otra habitante de la zona, en alusión a la leyenda.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts