Corte ratifica que funcionarios no están obligados a presentar declaración patrimonial
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Corte ratifica que funcionarios no están obligados a presentar declaración patrimonial

La Suprema Corte de Justicia revisó el amparo interpuesto por Fundar para que se estableciera la obligatoriedad a los servidores de mostrar una versión pública de sus declaraciones patrimoniales y falló en contra al apelar a la protección de datos personales.
Por Majo Siscar @majosiscar
13 de agosto, 2014
Comparte
Pleno de la Suprema Corte de Justicia (SCJN). Foto: Cuartoscuro.

Pleno de la Suprema Corte de Justicia (SCJN). Foto: Cuartoscuro.

Desde la legislatura pasada, el Centro de Análisis Fundar ha impulsado litigios estratégicos para obligar a los gobernantes a publicar anualmente sus declaraciones patrimoniales con el objetivo de prevenir o detectar actos de corrupción, especialmente casos de enriquecimiento ilícito y posibles conflictos de interés entre sus negocios personales y las decisiones que toman. El último recurso se agotó ayer 12 de agosto en la Suprema Corte de Justicia, que resolvió en contra el amparo interpuesto por Fundar, de la misma manera que ya se había pronunciado en junio del año pasado.

El máximo Tribunal de este país ratifica la constitucionalidad del artículo 40 de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos que establece que sus declaraciones patrimoniales solo se harán públicas, total o parcialmente, cuando así lo decida cada funcionario.

Para Fundar este artículo era inconstitucional al considerar que el principio de transparencia obliga a la fiscalización de la actividad de los servidores públicos. El ministro José Fernando Franco, que presentó la ponencia de amparo, consideró “incorrecto” el argumento de Fundar y defendió que el citado artículo “establece las reglas para la publicitación de la información relativa a la situación patrimonial de los servidores públicos”.

El Magistrado Alberto Pérez Dayán enfatizó que la publicidad de las declaraciones patrimoniales choca con el derecho a la protección de datos personales salvaguardada por el artículo 6º Constitucional. En el mismo sentido se pronunció también la Ministra Olga María Sánchez Cordero quién resaltó que “la declaración patrimonial puede contener información no sólo del declarante, sino también de terceros, como son sus dependientes económicos, e incluso pueden ser menores, y que en el caso su situación o mención de tal declaración escapa de los fines de control y vigilancia que tiene la declaración patrimonial”.

“Con la publicidad de sus declaraciones habría más control social y se reduciría la percepción de corrupción entre la ciudadanía”, explica Guillermo Ávila, investigador de Fundar. La organización aboga por que se haga una versión pública de la declaración patrimonial que incluya los ingresos netos cuyo origen no es el cargo público, el valor de las propiedades, los préstamos y otros pasivos, las inversiones y participaciones, pero que omita números de cuentas bancarias, los domicilios de las propiedades o las placas de los autos para proteger la intimidad y seguridad de nuestros representantes.

En ese sentido se pronunció el ministro José Ramón Cossío quién subrayó que “el desempeño de la función pública exige el escrutinio público, intenso de nuestras actividades, de ahí que la excepción de privacidad debe interpretarse de forma restrictiva en estos casos”. Pero de los 11 Altos Magistrados sólo él y el Ministro Presidente Juan N. Silva votaron en contra del proyecto que considera que el artículo 40 de dicha ley es anticonstitucional. La Ministra Sánchez Cordero y el ministro Arturo Zaldívar dieron un voto concurrente, es decir, no estuvieron de acuerdo con la argumentación mayoritaria y sostuvieron que sí tenía que entregar la información aunque coincidieron en la decisión final de que sí era constitucional el artículo 40.

Para Guillermo Ávila esta decisión deja, no solo a los funcionarios, sino “a la discreción de cada institución contralora su publicidad o no”. La organización civil recurrió a la Suprema Corte como un litigio estratégico, es decir, hacer presión el derecho de acceso a la información a través de un pronunciamiento del Poder Judicial, pero lo que ellos reclaman es un cambio legislativo en la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas como parte de la Ley General Anticorrupción, una de las promesas de la campaña electoral de Enrique Peña. En el dictamen aprobado por el Senado sí se señalaba la obligación de un cambio, pero lleva meses atorado en el Congreso. “Si los ministros no encontraron una razón para declarar inconstitucional el artículo hay que cambiar la norma para que se adecue”, replica Ávila desde Fundar.

La exigencia de Fundar toma relevancia después de los dos escándalos este año por las participaciones en gasolineras del Secretario de Energía Pedro Joaquín Coldwell o la intención de hacer negocios en telecomunicaciones de la diputada Purificación Carpinteyro.

El Senado por su lado, reconoció la obligatoriedad que los senadores hicieron una versión pública de sus declaraciones, lo que sienta un precedente, aunque la versión que publicitaron es muy mínima según Fundar.

En el mismo Congreso también hay precedentes de la discusión. En julio del año pasado el diputado Fernando Zárate, del grupo parlamentario de la Revolución Democrática presentó una iniciativa de reforma a la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicas para habilitar las versiones públicas que se basaba en que “la transparencia y el ejercicio público deben constituir un binomio inseparable que prevenga actos de corrupción pero que, sin embargo, no ponga en riesgo la seguridad y la integridad personales del propio servidor público.

No es tan difícil hay precedentes nacionales, leyes de transparencia en los estados y leyes internacionales como en Estados Unidos, Argentina, Chile o Perú”, concluye Ávila.

De momento, el Congreso no discutirá el dictamen para una Ley General Anticorrupción hasta el próximo período de sesiones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Si ya tuve COVID-19, ¿es necesario que me vacune?

A un año de pandemia y pocos meses de vacunación, cada vez se sabe más sobre cuáles son las formas más ventajosas de inmunizar a la sociedad.
5 de marzo, 2021
Comparte

Si una persona se contagió con coronavirus hace dos meses y otra persona se vacunó hace exactamente el mismo tiempo, ¿cuál de las dos está más protegida?

La pregunta bien podría parecer un problema matemático, pero se aproxima al razonamiento del que parten expertos y autoridades médicas para definir qué tan necesario es vacunar contra la covid a aquellos que ya pasaron la infección.

Con los problemas de distribución en varias regiones, decidir quién necesita dos dosis, una o ninguna es vital para conseguir que más personas estén protegidas cuanto antes, lo que implica menos muertes y hospitalizaciones.

Un estudio reciente de la revista británica The Lancet “razona” que haberse infectado por coronavirus ofrece tanta protección como una sola dosis de una vacuna.

Esto significa que muchos pacientes solo necesitarían una de las dos dosis requeridas por varios fabricantes de vacunas. De ser así, los países podrían repartir sus dosis con más eficiencia.

España, por ejemplo, aplazó seis meses la vacunación a los menores de 55 años que ya han pasado la enfermedad.

De la misma forma, el Ministerio de Salud Pública de Ecuador anunció en diciembre que aquellos que ya pasaron la infección no recibirían la vacuna de forma inicial.

A la par que evoluciona la pandemia, también lo hacen las recomendaciones sanitarias. Por ello todas estas guías varían frecuentemente.

Pero, ahora mismo, ¿es recomendable vacunarse si ya hemos pasado la infección por covid-19?

Realización de prueba PCR a una paciente.

Getty Images
Varias investigaciones analizan la posibilidad de solo dar una dosis a las personas que ya han pasado la enfermedad.

“La protección más completa posible”

La respuesta más directa a la pregunta anterior es sí. ¿Por qué?

“Porque lo ideal es tener la protección más completa posible”, dice a BBC Mundo José Manuel Bautista, catedrático del departamento de Bioquímica de la Universidad Complutense de Madrid en España.

“Las vacunas han demostrado funcionar muy bien, con porcentajes de protección superiores al 90% y son un indicador más fiable. Las infecciones de la enfermedad son muy heterógeneas”, añade el académico.

Esto quiere decir que en dos personas sanas de la misma edad, la infección por coronavirus puede dejar niveles de protección distintos.

Vacunación en una residencia de ancianos en Mallorca, España.

Getty Images
Sacar conclusiones universales sobre qué funciona y qué no con las vacunas no es recomendable, dado que la respuesta puede ser distinta según el grupo de edad.

Por no hablar de las diferencias entre pacientes sanos y aquellos más vulnerables como ancianos o con dolencias crónicas. Es por ello que sacar conclusiones universales ahora mismo es prematuro y los expertos recomiendan más seguimiento.

Por lo tanto, Bautista estima conveniente que los infectados también se vacunen, para que “se estabilice la respuesta inmunitaria y sea protectora”.

En este sentido, el experto también considera que pensar en alternativas como dar una sola dosis a los que ya pasaron la enfermedad ayudaría a contrarrestar los problemas de distribución de vacunas que acusan regiones del mundo como la Unión Europea y América Latina, por ejemplo.

¿Y si se le da una sola dosis a los infectados?

Una vez aclarado que a pesar de superar la infección sigue siendo conveniente vacunarse, algunos científicos y gobiernos debaten sobre la posibilidad de retrasar la inoculación o solo ofrecer una dosis a esos pacientes.

Las autoridades se basan en que, según estudios recientes, una persona que recibe las dos dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo, adquiere una protección similar que otra que, tras pasar la infección, recibe una dosis única del mismo fabricante.

Jeringuillas apiladas.

Getty Images
Definir la mejor estrategia de vacunación puede contrarrestar los problemas de distribución de vacunas que sufren varios países.

Esto es porque en las vacunas bidosis, la primera funciona para crear la protección y la segunda para reforzarla y hacerla más duradera.

“Una sola dosis de vacuna puede cumplir la función de reforzar la protección si el individuo ya tiene inmunidad natural por haberse infectado”, explica a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

Esto, agrega el experto, “puede ser útil pero no necesariamente requerido”.

“Dependerá de cuánto refuerzo natural también hayas desarrollado por exponerte al virus en tu comunidad”, complementa Tang.

Entonces, ¿quién está más protegido? ¿Vacunados o infectados?

Como suele ser habitual en las ciencias médicas, no hay respuestas absolutas.

Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología, asegura a BBC Mundo que ambos casos estarían protegidos.

Otro asunto es saber cuánto duraría esa protección. En este caso influye mucho cuánto durará la protección natural por coronavirus y cuánto la ofrecida por las vacunas.

No ha habido mucho tiempo para analizar esto, dado que apenas llevamos un año de pandemia y pocos meses de vacunación.

El doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo en Estados Unidos, confía en que la protección de las vacunas “dure años”.

Tang, por otra parte, asegura que “habitualmente una infección produce una respuesta inmune más amplia y duradera que una sola dosis de una vacuna. Por ello es necesario complementar la inoculación con una segunda”.

Claro que, al infectarse, uno también se arriesga a ser hospitalizado o enfermar de gravedad, por lo que lo ideal, por supuesto, es protegerse a través de la vacuna.

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0&feature=emb_title

Otra cuestión a considerar es cuán eficaz será la protección si aparecen nuevas variantes del patógeno que mermen la eficacia de los inmunizadores.

Bautista considera que por mucho que mute una variante, al menos próximamente no debería afectar la protección contra formas graves de la enfermedad, aunque se requieren más estudios para aclararlo.

Mientras, García Rojas opina que “el único escenario que debe plantearse ahora mismo es vacunar lo más que se pueda. Y ser conscientes de que en un futuro pueda ser necesario revacunarnos en la medida que los fabricantes modifiquen sus inmunizadores contra nuevas variantes”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.