close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Otro reportero asesinado: Van 79 homicidios contra periodistas desde 2000

Octavio Rojas era el vocero del ayuntamiento de Cosolapa, Oaxaca, y corresponsal del periódico El Buen Tono, había publicado notas sobre robos de combustible cuyo responsable era el jefe de policía de su municipio. Con él ya se cuentan 79 periodistas asesinados por su profesión en los últimos 14 años.
Por Majo Siscar @majosiscar
13 de agosto, 2014
Comparte
 Foto: Diario El Buen Tono

Foto: Diario El Buen Tono

Octavio Rojas Hernández llegó a su casa este lunes 11 de agosto después de asistir a un evento del municipio de Cosolapa, Oaxaca, donde trabajaba de jefe de prensa, y se disponía a comer con su familia cuando un hombre llegó a preguntar interesado en comprarle su automóvil. Rojas salió de su domicilio y le dispararon al menos cuatro balazos. Eran apenas las dos de la tarde.

Rojas tenía 35 años y combinaba su trabajo en el Ayuntamiento con una corresponsalía para el diario El Buen Tono, editado en Córdoba, Veracruz. Cosolapa es el municipio más septentrional de Oaxaca, limítrofe con Veracruz, a poco más de 50 kilómetros de Córdoba y forma parte de la misma región de la Cuenca del Papaloapan que los municipios jarochos de Tezonapa y Omealca.

Cosolapa está en la ruta del migrante y bajo control del grupo criminal Los Zetas, por lo que sus colaboraciones eran casi siempre de nota policíaca ya que ¬–a decir del jefe de información de El Buen Tono, Miguel Ángel Contreras– es una región “muy caliente”.

El sábado 9 de agosto, El Buen Tono publicó la última nota de Rojas, sin firmar, sobre el aseguramiento de 16 mil litros de combustible robado de los ductos a Pemex en tres camionetas propiedad del director de la Policía municipal de Cosolapa, Fermín Vanegas, por parte del Ejército y la Policía Estatal. Es la última de una serie de notas sobre los “chupaductos”, como el periódico llamaba a los asaltantes de combustible y que un día antes reportaba la huida del mismo jefe de la Policía ante las averiguaciones previas en su contra. Rojas no firmaba sus notas , pero era el único corresponsal del diario en el municipio y en las últimas tres semanas había escrito cosas como “No hay ley en Cosolapa” o “en un nuevo acto de prepotencia y abuso de autoridad, y sin orden judicial de por medio, elementos de la Policía municipal dirigidos por el director Fermín Vanegas Hernández…”

Para el jefe de información de El Buen Tono, el asesinato tendría que ver directamente con esta notas y exige que la pesquisa policial considere esta línea de investigación. “Para nosotros, la familia e inclusive fuentes del ayuntamiento creen que es a causa de las notas. La Procuraduría debe profundizar por ahí, que se investigue bien y que se llegue a las últimas consecuencias”, declara Contreras.

“Hasta ahora la información preliminar nos indica que su asesinato podría estar relacionado con su información y por tanto es un ataque a la libertad de expresión”, ratifica Darío Ramírez, director de Artículo 19, la organización que vela por los derechos de los periodistas. Y exigen que la Procuraduría de Oaxaca y Veracruz, por la colindancia, trabajen de manera coordinada en buscar a los responsables.

Lo único que dijeron los vecinos y la familia es que por el sonido de los disparos el atacante traía un arma de grueso calibre y que salió huyendo a bordo de una camioneta Chevrolet verde. Cuando Miguel Ángel Contreras, jefe de información del periódico El Buen Tono, llegó el lunes a las 5 de la tarde junto a un redactor y un fotógrafo, los halcones –como se les llama a los informantes del crimen organizado– empezaron a aparecer. Les tomaron fotos a los tres y a las placas de su vehículo.

“Ahí está controlado por los Zetas y tanto funcionarios como la misma policía están implicados. Nosotros como diario muchas veces preferimos no manejar algunas cosas para proteger a los reporteros”, explica Contreras.

A un día y medio del asesinato de Rojas, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos en contra de la Libertad de Expresión (FEADLE) no se ha pronunciado pública ni directamente. Al periódico sólo habló la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Octavio Rojas es el periodista número 79 asesinado desde el año 2000 donde hay indicios que su homicidio puede estar relacionado con su actividad profesional, según los conteos de Artículo 19. El anterior fue hace apenas dos semanas en Zacatecas. El 29 de julio asesinaron al reportero y camarógrafo de Canal 9, Nolberto Herrera Rodríguez, en la capital zacatecana.

Del 1 de enero de 2007 al primer semestre de 2014, Artículo 19 ha recopilado por lo menos 139 agresiones a la prensa de Oaxaca, que la ubican como una de las tres entidades mexicanas con más agresiones a la prensa en siete años. Del total de agresiones, 75 ataques físicos, 27 amenazas, 13 actos de intimidación y seis detenciones arbitrarias, por mencionar algunas. En 58% de los casos, los presuntos responsables de las agresiones son funcionarios públicos. Desde el 2000 han matado a seis reporteros.

En Veracruz han asesinado a 10 periodistas en los tres años que lleva el gobierno de Javier Duarte y se han documentado 198 agresiones a periodistas y medios. De ese total, 85 son ataques físicos, mientras que 46% de los casos, se presume que servidores públicos son los responsables de las agresiones; en 21 casos los responsables son integrantes de organizaciones sociales o sindicatos.

Solo en cuatro casos de los 79, la justica ha encontrado presuntos responsables. “Mientras persistan las señales de impunidad seguirán asesinado, desapareciendo, amenazando o agrediendo periodistas. En 2010 se creó la Fiscalía para los delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), dependiente de la Procuraduría General de la República para que fuera esta quién atrajera los casos y no quedaran en procuradurías estatales, que pudieran estar viciadas. Sin embargo cuatro años después no hay resultados.

“La FEADLE ni siquiera se ha pronunciado y eso es parte de la simulación y del proceso de silenciamiento a las agresiones contra los periodistas. La PGR no está cumpliendo con su de capacidad de atracción, que es un mandato y estamos en el mismo lugar que hace cinco años”, espeta Ramírez.

Agresiones al diario Buen Tono

En el diario saben bien de qué se trata vivir bajo tensión. Esta es, al menos, la cuarta agresión que reciben. En 2011 hombres armados entraron en las oficinas, las rociaron de gasolina y les prendieron fuego. En los videos de las cámaras de seguridad aparecen los responsables del incendio pero la Procuraduría de Justicia de Veracruz no ha consignado a nadie. Tampoco la PGR ha atraído su caso.

Desde entonces varios de sus reporteros reciben amenazas. “Sí es peligroso hacer periodismo aquí, todo esta zona está bajo control de los criminales y si no, sufres agresiones de la misma Secretaría de Seguridad Pública. Hay zonas donde no se puede hablar, a veces nos limitamos porque los mismos reporteros nos dicen vamos a esperar a qué indicaciones nos dan ellos (los criminales) aunque uno que más quisiera que sacar la información”, cuenta Contreras.

En otra ocasión, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del estado intentaron sustraer a su jefa de información. Desde El Buen Tono lo han denunciado de diferentes maneras. Después de la presentación del Tercer Informe de Gobierno del gobernador, Javier Duarte, el diario publicó su portada en blanco en protesta.Este espacio lo habíamos destinado para publicar el tercer informe del Gobernador, pero como lo que informó no coincide con la realidad que vivimos los veracruzanos, decidimos no publicarle nada”, publicaron o en su edición del sábado 16 de octubre.

En el último año se implementó del Mando Único Policial y desde El Buen Tono aseguran que al menos la ciudad de Córdoba está tranquila porque “los delincuentes se fueron a las orillas”. Pero su línea crítica no solo les ha costado la supervivencia física, también la económica. El gobierno del Estado no les pone publicidad, tampoco el municipio de Córdoba, con la mengua de recursos que esto supone.

Para Ramírez, “el asesinato de Octavio Rojas es un triste recordatorio del latente peligro que corren quienes hacen periodismo en México. Si queremos una prensa libre y segura, lo primero que debemos de hacer es combatir la más lacerante señal de aliento para futuras agresiones: la impunidad”.

Mientras tanto, Rojas dejó esposa y dos hijos pequeños que seguirán cruzando a diario el umbral de la casa donde asesinaron a su padre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

‘Alguien respondió al teléfono de mi hermano: la historia de amistad tras la muerte de un familiar

Ruth Murray enviaba mensajes al teléfono celular de su hermano fallecido porque quería mantenerse conectada a él. Hasta que una persona extraña respondió.
11 de octubre, 2019
Comparte

Cuando un ser querido muere, para muchas personas es difícil dejarlo ir y algunas intentan mantener una conexión de cualquier manera.

Hay quienes visitan una tumba, publican mensajes en Facebook o incluso envían mensajes de texto al teléfono del fallecido.

Ese fue el caso de la estadounidense Ruth Murray que, durante seis meses, encontró consuelo enviando mensajes de texto al número de teléfono que pertenecía a su hermano Mike, en una forma de mantenerse cerca de él después de su muerte.

La mujer de 36 años de Minneapolis, Estados Unidos, nunca esperó una respuesta, era solo su forma de mantenerse conectada con su hermano mayor.

Así que a fines de septiembre, cuando su teléfono sonó con un mensaje desde el número que había agendado por años como “brothaboo” (un apodo cariñoso que tenía para Mike), se le hizo un nudo en el estómago.

Ella le había enviado un mensaje de texto unas horas antes diciendo: “Te extraño mucho. Dios. Qué demonios”.

Pero una desconocida, Amber Leinweber, de 32 años, de Oshkosh, Wisconsin, resultó ser un regalo del cielo para que Ruth se desahogue.

Cuando Amber se dio cuenta por lo que Ruth estaba pasando, le dijo que le “enviara un mensaje de texto en cualquier momento que lo necesitase”, y agregó: “Sé que no nos conocemos, pero (no) me importa ser tu consuelo”.

Desahogo

Por casualidad, Amber Leinweber recibió el viejo número de Mike cuando sus jefes le dieron un teléfono de trabajo.

Al principio pensó que los mensajes de texto que recibía eran de un teléfono perdido.

Ruth explica que su hermano sufrió una sobredosis de heroína en marzo que lo mató.

“Había luchado contra la adicción durante 12 años y aunque no había consumido durante tres meses, recayó y falleció a los 37 años”, le dijo a la BBC.

Estábamos muy unidos y nos enviábamos mensajes de texto todos los días. Me llamaba ‘sisterboo’. Si tenía una broma que contarle o un recuerdo que quisiera compartir o simplemente comunicarme con él, le enviaba un mensaje de la misma manera como antes de morir”.

Ella no esperaba que su número fuera reasignado tan rápido y cuando Amber le envió un mensaje por primera vez, Ruth tuvo que salir de donde estaba y buscar un lugar para llorar.

Sin embargo, cuando Ruth publicó el intercambio de mensajes en la red social Reddit, se sorprendió por la gran repercusión que tuvo, con más de 80.000 reacciones positivas y 800 comentarios.

Una mujer se tapa la cara con un teléfono en la mano (imagen ilustrativa)

Getty Images
Para muchas personas, el teléfono es una forma de seguir conectados con los seres queridos que ya no están. (Imagen ilustrativa)

Personas de todo el mundo comentaron que también contactarían con sus seres queridos a través de mensajes de texto, Snapchat, Facebook y otros medios electrónicos.

Camille Sharrow-Blaum de Michigan fue una de las que respondió. Publicó que su amiga Jenny había muerto de cáncer el año pasado a los 27 años, pero ella seguía comunicándose con ella.

Su esposo sigue pagando la cuenta de su teléfono celular para que todos podamos enviarle un mensaje de texto. Lo mantiene cargado en un cajón y nunca mira los mensajes, pero sabe que somos cinco en un chat grupal y no podemos soportar comenzar una nueva vida sin ella”.

Ella le dijo a la BBC que el grupo todavía sentía que Jenny era una parte clave en sus vidas y que querían compartir cosas con ella.

“Sienta bien que nuestras conversaciones continúen con ella en el chat grupal, lo hace sentir como un línea directa con Jenny. Nos ayuda a recordarla, no importa hace cuánto tiempo se haya ido”.

“Pequeñas cosas”

Jaclyn Schwartz de Texas también siguió pagando la línea telefónica de su esposo Jason después de su muerte por insuficiencia orgánica múltiple en 2017.

Le permite enviarle mensajes de texto, ver las imágenes que él tomó y las conversaciones con otras personas.

Hace que parezca que no está tan lejos cuando lo extraño“, describió.

“Usar ese teléfono era una parte tan común de su día… Y cuando pierdes a alguien, las pequeñas cosas pueden desaparecer muy rápido. Cómo olía su cabello o la forma en que caminaba un poco torpe en chancletas o la manera en que me hacía enojar por no eliminar ningún correo electrónico, ni siquiera el correo basura”.

“No quiero perder esas pequeñas cosas. No tengo prisa por apagarlo”, aseguró.

Jaclyn y su esposo fallecido Jason.

Jaclyn Schwartz
Jaclyn Schwartz también le envía mensajes al teléfono de Jason, su esposo fallecido.

Y Jessica Allen, de London, Ontario, escribió a los usuarios de Reddit: “Enterramos a mi hermano con su teléfono, para que pudiéramos enviarle un mensaje de texto. Mis padres lo pagaron durante unos meses y luego dejaron de hacerlo. Finalmente, un año después alguien obtuvo el número”.

Jessica le contó a la BBC que su hermano Brad se suicidó en 2007 cuando tenía 18 años y que había sido importante para la familia mantener esa conexión a través del teléfono. Cuando se reasignó el número, Jessica dijo que fue difícil ya que marcó otra pérdida.

Dar espacio a la muerte

Andrea Warnick es psicoterapeuta en Toronto, Canadá, y se especializa en terapia de duelo.

No le sorprende la necesidad de que las personas se mantengan en contacto con amigos y familiares fallecidos a través de sus teléfonos y redes sociales: “Existe una profunda necesidad humana de mantenerse conectado con los muertos”.

La experta indica que, a lo largo de la historia, era en estos momentos cuando las instituciones religiosas y espirituales intervenían y ofrecían rituales.

“La mayoría de las personas que se involucran en esto no esperan una respuesta. Es solo un medio de comunicación. Muchos de nosotros no tenemos los rituales o tradiciones que solían ser la fuerza guía en estos tiempos“, explicó.

Según Warnick, es perfectamente saludable querer mantenerse en contacto, sin embargo, cuando los números cambian de dueño, existe el riesgo de que sentirlo como una muerte adicional.

Añadió que es importante para los desconsolados dar espacio para la muerte en sus vidas.

Un tablero ouija.

Getty Images
Aquellos que perdieron a un ser querido han recurrido tradicionalmente a la espiritualidad para contactar a los muertos, dice la psicoterapeuta Andrea Warnick.

Ruth reconoció que sintió consuelo por la reacción y que quería conocer a Amber en persona para agradecerle su gesto, especialmente después de descubrir que su esposo jugaba en los mismos círculos de póker que su hermano.

Creo que se suponía que debía obtener ese número. Es más que una coincidencia que me lo dieran. Cuanto más hablamos sobre los mensajes, más nos dimos cuenta de que teníamos mucho en común”, dijo por su parte Amber.

Y se mostró un poco desconcertada sobre por qué estos mensajes “explotaron” en Reddit al recibir numerosos comentarios.

¿Cuándo es que un ser humano compasivo se convirtió en algo excepcional?“, se preguntó.

“No me costó nada responder. La gente se obsesiona con tratar de decir lo correcto en este tipo de situaciones, pero a veces las personas solo necesitan poder desahogarse o decir lo que necesitan y seguir adelante”, reflexionó.

“No necesitan consejos sobre cómo llorar. Solo necesitan espacio. No se necesita nada para prestarle atención”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=i51p0XnK3h4

https://www.youtube.com/watch?v=H8NO-TEa5QQ

https://www.youtube.com/watch?v=bDSBMWM16Ss

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.