close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
42% de lo que se construyó en el DF entre 2009 y 2013 fueron estacionamientos
La legislación local obliga que cada metro cuadrado de construcción venga acompañado de cajones de estacionamiento; si los recursos gastados en esos lugares se invirtieran en movilidad podrían construirse cuatro líneas de Metrobús.
Cuartoscuro Archivo
Por Tania L. Montalvo
23 de septiembre, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Entre 2009 y 2013 en el Distrito Federal se realizaron construcciones equivalentes a 16 millones de metros cuadrados, con diferentes usos de suelo. De estos, el 42% correspondió a estacionamientos.

En promedio, la tasa de crecimiento anual de cajones de estacionamiento es de 33%.

La ley en el DF obliga a que conforme la ciudad crece ésta se convierta en un estacionamiento cada vez más grande, porque por cada metro cuadrado de vivienda, oficina o negocio construido es obligatorio tener cajones para los autos. Con ello se garantiza que los viajes se realicen en automóvil.

“La regulación actual, en términos generales, exige la construcción de estacionamiento en todo momento y además permite la operación de estacionamientos públicos en cualquier lugar. Pareciera que la visión de la regulación es que lo mejor que le puede pasar a la ciudad es tener mucho estacionamiento al menor precio posible y eso es incompatible con el menor uso del automóvil. Básicamente lo que estamos haciendo es que cada viaje en auto requiera de un cajón de estacionamiento y entre más cajones ponemos más facilitamos el uso del auto”, dijo en entrevista Andrés Sañudo, coordinador en Políticas de Estacionamiento del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP México) que este martes presenta el estudio “Menos cajones, más ciudad”.

La Norma Técnica Complementaria para el Proyecto Arquitectónico vigente en el Distrito Federal indica cuántos cajones de estacionamiento se requieren por metro cuadrado construido. De esta forma, no es posible construir oficinas, viviendas o diversos negocios —como bancos, hospitales, centros de entretenimiento, agencias funerarias y hoteles— sin contar con un número mínimo de cajones de estacionamiento que van desde 1 por cada 30 metros cuadrados.

Pero tras la evaluación del ITDP se concluyó que los desarrollos inmobiliarios, en promedio, crean 10.46% más de cajones por encima de lo obligatorio con la idea de que esto les da una ventaja en el mercado, sin contar que desaprovechan cerca del 20% de su potencial constructivo permitido porque deben destinar recursos y espacio a la construcción de dichos cajones.

Según ITDP además de eliminar el requerimiento de tener un mínimo de cajones de estacionamiento, se debe limitar el número de espacios que se pueden añadir por construcción, los estacionamientos públicos y los privados en zonas congestionadas.

El ITDP también alerta que, además de cómo la capital del país se convierte en un megaestacionamiento, es enorme la inversión que implica tener cajones para cumplir con la legislación vigente.

“Un cajón mide 27 metros cuadrados si tomamos en cuenta las áreas de circulación, rampas y demás requerimientos para la movilidad del auto. Aproximadamente cuesta 6 mil 500 pesos el metro cuadrado, entonces estamos hablando de 200 mil pesos el cajón”, explicó Andrés Sañudo.

Si tomamos en cuenta las previsiones de crecimiento inmobiliario que tiene el mismo Gobierno del Distrito Federal para la ciudad, el ITDP calcula que en los próximos tres años se construirán 1.2 millones de metros cuadrados de oficinas que, por ley, deberán contar con un cajón de estacionamiento por cada 30 metros cuadrados.

Con la ley vigente la ciudad estaría exigiendo 40 mil cajones para distribuirlos en esas oficinas. Esos cajones implicarían más o menos 7 mil millones de pesos, monto destinado sólo a la construcción de cajones que lo único que hace es garantizar que 40 mil personas lleguen y se vayan a trabajar en auto. Si destinamos esos recursos a movilidad urbana sustentable, podríamos construir cuatro líneas de metrobús y los beneficiados serían 700 mil personas, además de que no se congestionarían todas las vialidades y las zonas en donde se van a ubicar esos edificios”, dijo Sañudo.

A ello se suma que la apertura de estacionamientos públicos no está ligada a ninguna obligación de construir vivienda o algún negocio, por lo que, ante el aumento en el uso del auto también se incrementan los lugares destinados sólo a dejar el automóvil.

“Generalmente se dice que no hay estacionamiento suficiente, pero nuestra regulación no podría tener más incentivos en la producción de cajones. Tenemos una regulación que no es compatible con la visión que la administración actual ha venido diciendo que busca: una ciudad con menor uso del automóvil incentivando movilidad en transporte público y otros medios”, dijo Andrés Sañudo.

La propuesta del ITDP es modificar la ley actual y comenzar con un trabajo de armonización legislativa, pues si bien la recién aprobada Ley de Movilidad pone por encima del automóvil al peatón, al ciclista y al transporte público, con las obligaciones de las normas para proyectos arquitectónicos se orilla a las empresas a construir estacionamiento e incentivar el uso del automóvil.

“Se visualiza la construcción de estacionamiento como un tema de mitigación de los impactos del desarrollo urbano, la ley dice ‘tienen que poner estacionamiento porque es parte del impacto que tienen que cubrir por haber construido’ y al contrario, el estacionamiento no es una mitigación, es parte fundamental de ese impacto, es lo que garantiza que en la zona habrá más vehículos”.

Sumado a lo anterior, las delegaciones con más opciones de transporte público también son las que tienen más cajones de estacionamiento: Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Cuauhtémoc y Álvaro Obregón.

“Si la construcción de cajones de estacionamiento respondiera a una necesidad de desarrollo urbano entonces deberíamos tener menos cajones en donde están las mejores opciones de transporte público, pero no ocurre así. Esto permitiría que el sistema de transporte público fuera competitivo y la gente no decidiera usar el automóvil para llegar a los sitios en los que tiene opciones de transporte público”.

Según el Diagnóstico de Movilidad que presentó en octubre pasado el Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad (PUEC) de la Universidad Nacional Autónoma de México, 40% de los 15 millones de traslados que ocurren cada día en el Distrito Federal tienen como destino las delegaciones Cuauhtémoc, Benito Juárez y Miguel Hidalgo.

El PUEC indica que en el Distrito Federal circulan 1.2 millones de autos particulares, los cuáles ocupan el 85% del espacio vial de la capital. En total suman 4 mil 880 kilómetros, es decir, casi cinco veces más que la longitud de la red vial primaria que es de mil kilómetros.

info_estacionamientos1

info_estacionamientos2

Aquí puedes leer o descargar el informe “Menos cajones, más ciudad: El estacionamiento en la Ciudad de México”:

140922 FINAL Menos Cajones Más Ciudad by http://www.animalpolitico.com

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
¿Por qué las aerolíneas hacen que los vuelos duren más tiempo a propósito?
Si alguna vez te dio la impresión de que algunos vuelos duran más ahora que hace años, estás en lo cierto. Alargar la duración de los vuelos es una práctica habitual entre las compañías, el "padding” o relleno. ¿Por qué lo hacen?
Getty Images
26 de abril, 2019
Comparte

En la década de 1960, costaba cinco horas volar desde Nueva York hasta Los Ángeles, y tan solo 45 minutos de Nueva York a Washington DC.

Hoy, esos mismos vuelos son de más de 6 horas y de 75 minutos, respectivamente, pese a que los aeropuertos no cambiaron de lugar.

Se llama “horario de arrastre” o “de relleno”. Y es un secreto que las aerolíneas no quieren que conozcas, sobre todo debido a los efectos negativos que tiene para el medio ambiente.

Ese “relleno” (padding, en inglés) es el tiempo adicional que las aerolíneas se toman para volar de A a B. Y como esos vuelos se retrasan constantemente, las líneas aéreas llevan décadas acumulando retrasos experimentados en sus horarios, en lugar de mejorar sus operaciones.

Podría parecer inocuo para el pasajero; después de todo, eso se traduce en que incluso aunque despegues tarde, te sorprenderás gratamente de llegar a tiempo a tu destino.

Sin embargo, la tendencia global plantea varios problemas: no solo tu viaje es más largo, sino que, además, crear la ilusión de puntualidad hace que las aerolíneas no tengan presión para ser más eficientes, lo cual significa que la congestión y las emisiones de carbono seguirán aumentando.

“En promedio, más del 30% de los vuelos llegan más de 15 minutos tarde cada día, a pesar del horario de arrastre”, dice el capitán Michael Baiada, presidente de la consultoría de aviación ATH Group, citando el Air Travel Consumer Report (Informe del consumidor de transporte aéreo) del Departamento de Transporte de Estados Unidos.

La cifra solía ser del 40%, pero ese efecto -y no las mejoras operativas- aumentaron el número de vuelos que llegan a tiempo. “Con el horario de arrastre, las aerolíneas juegan con el sistema para engañarte”.

chico durmiendo en el suelo del aeropuerto

Andrew Burton/Getty Images
Los activistas por los derechos de los pasajeros sugieren que los tiempos de vuelo permiten a algunas aerolíneas evitar que los viajeros reciban compensación.

Él insiste en que si las aerolíneas abordaran los problemas operativos, los clientes se beneficiarían directamente.

“El horario de arrastre genera mayores costos en el consumo de combustible, ruido y CO2, lo cual significa que si la eficiencia de la aerolínea aumenta, los costos disminuyen, lo que beneficia tanto al medio ambiente como a las tarifas”.

Por supuesto, las aerolíneas saben que los clientes valoran la puntualidad.

Delta Air Lines, por ejemplo, hace todo lo posible para garantizar que sus vuelos lleguen a tiempo con mayor frecuencia, según el Departamento de Transporte de Estados Unidos.

La empresa lo atribuye a sus US$2.000 millones de inversión en una nueva flota, cabinas e instalaciones aeroportuarias, pero continuamente enfatiza que “el desempeño a tiempo” hace que los precios suban.

Entonces, si llegar a tiempo es rentable para clientes y aerolíneas, ¿por qué éstas no trabajan en ser más eficientes en lugar de alargar los tiempos de vuelo?

¿Cuán tarde es tarde?

El objetivo final es “A0”, o llegar a la puerta exactamente a la hora. Si un vuelo llega temprano o tarde, puede alterar otras cosas, como la disponibilidad de la puerta o la capacidad del aeropuerto.

Incluso existe un lenguaje para describir esta puntualidad. Así, cualquier retraso más allá de A0 agrega el número de minutos con que la aeronave llegó tarde a la puerta: A15 para un avión que se retrasó 15 minutos. Pero cualquier cosa entre A0 y A14 no es considerado “tarde” por el Departamento de Transporte.

Avión

Getty Images
“Una vez que un avión sale de la puerta, la aerolínea se olvida del tema hasta que llega al próximo aeropuerto”

El organismo creó un estándar global para medir los vuelos “a tiempo” antes de los datos y las comunicaciones modernas que hoy día hacen que A0 sea viable.

Eso significa que las aerolíneas todavía tienen una oportunidad para llegar “a tiempo”, en lugar de cumplir un horario muy específico, lo cual puede generar congestión.

El control de tráfico aéreo debe hacer concesiones para ello, ya que si hay demasiados aviones que llegan a la misma hora, se saturan los aeropuertos. Por lo tanto, el control aéreo “extiende” los acercamientos de los aviones, reduciendo los ritmos de llegada.

Para ser justos, las aerolíneas han invertido miles de millones de dólares en tecnologías para permitir rutas de vuelo más eficientes, según la asociación de comercio Airlines for America. Pero eso no cambió el porcentaje de retrasos, que siguen siendo de un 30%.

Muchas cosas pueden causar un retraso, pero Baiada cree que el 80% de los factores involucrados -como el horario, el flujo de llegada al aeropuerto, la disponibilidad de naves o el mantenimiento- están bajo el control de las aerolíneas.

Sin embargo, hasta la fecha eso se derivó al control aéreo.

aviones

Dan Kitwood/Getty Images
Las aerolíneas usan a su favor los tiempos para ser “puntuales”.

“Una vez que un avión sale de la puerta, la aerolínea se olvida del tema hasta que llega al próximo aeropuerto”; explica.

Baiada dice que existe una opción mejor. Podrían monitorear las aeronaves y ajustar las operaciones a lo largo del vuelo, eligiendo la secuencia, las velocidades de vuelo y las rutas para que el control de tráfico se concentre en el espacio aéreo.

Parte del problema es que los horarios están diseñados por las aerolíneas para condiciones ideales, le dijo a BBC Capital Tom Hendricks, un ejecutivo de aerolínea retirado.

“Pero cualquier día puedes tener alteraciones de clima, de tráfico aéreo o de la compañía, y el sistema debe adaptarse”.

Sin embargo, Hendricks cree que la mayoría de las aerolíneas podrían hacer más para asegurar que el flujo de aviones hacia el aeropuerto sea lo más eficiente posible, ya que eso es una parte integral de su éxito económico.

Otra opción sería reducir el número de vuelos, pero los horarios de las aerolíneas están diseñados para satisfacer la demanda del comprador. Entonces, si hubiera menos vuelos, las tarifas aumentarían.

Mejor tarde que nunca

Entonces, ¿hay alguna solución en el horizonte?

Una de las mayores suposiciones es que modernizar el control de tráfico aéreo resolverá el problema. Miles de millones de dólares redujeron a la mitad los retrasos causados por tráfico aéreo desde 2007, mientras que los generados por aerolíneas se dispararon, según un informe de Bloomberg de 2016.

Mujer esperando en un aeropuerto

Getty Images
¿Cuántas veces llegó tarde tu avión?

Baiada creó un sistema llamado Gestión de Flujo Basado en Negocios (BBFM) para que las aerolíneas trabajen con tráfico aéreo en ser más eficientes.

Fue probado en 2012 por cuatro organismos en cinco aeropuertos. Y redujo las demoras, el consumo de combustible, ruido, emisiones y congestión, incrementando la capacidad rápidamente. Delta ahorró US$74 millones solamente en combustible.

Con las aerolíneas bajo presión para reducir costos, aumentar beneficios y limitar su impacto ambiental, ¿por qué no se están ya trabajando en ello?

“Las aerolíneas invirtieron en tecnología con resultados desiguales”, dice Hendricks. “Ahora tienen que ser muy cuidadosas en lo que invierten”.

Hendricks, quien trabajó en Delta cuando estaba probando la tecnología de Baiada, fue reacio al principio a usar el sistema. Necesitó algunos análisis del Instituto de Tecnología de Georgia para contrarrestar su escepticismo. Aunque está convencido de que tiene potencial, cree que necesita más pruebas.

¿Cómo afecta todo esto a los pasajeros? Con las aerolíneas usando el sistema a su favor, probablemente los vuelos durarán más tiempo, a medida que más y más vuelos surquen los cielos.

“Prolongar tácticas como el horario de arrastre se ha convertido en una práctica común para las aerolíneas”, dice la activista de derechos de pasajeros Paloma Salmerón, vocera de AirHelp.

Ella cree que esa táctica no solo les permite a las aerolíneas mejorar sus tiempos, sino que también les facilita su “límite mágico de tres horas” de retraso, el umbral que califica a los pasajeros para presentar reclamaciones de compensación bajo la ley europea.

“Muchas aerolíneas tratan de dificultar las reclamaciones de pasajeros, y la táctica de alargar los tiempos de vuelo es otra manera de reducir la posibilidad de que un pasajero presente una queja y sea compensado”.

Avión de Turkish Airlines

Getty Images
El sistema Gestión de Flujo Basado en Negocios (BBFM) sirve para que las aerolíneas trabajen con tráfico aéreo en ser más eficientes.

Aún así, el padding todavía no ha solucionado los problemas del sistema de aviación que afectan a los consumidores.

“Muchas aerolíneas pueden mejorar su eficiencia y la solución de Baiada es una de ellas”, dice el consultor de aerolíneas Bob Mann.

“En lo que respecta a retrasos y congestión, las aerolíneas todavía se quejan de que es un problema de control de tráfico aéreo, pero no lo es. Yo creo que deberían dejar de quejarse y hacer algo al respecto, en beneficio de los clientes, empleados, inversionistas y las comunidades a las que sirven”.

Esta historia fue publicada originalmente en BBC Capital. Lee aquí el artículo en inglés.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.