Cómo protegerse de Shellshock, la nueva amenaza informática global
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cómo protegerse de Shellshock, la nueva amenaza informática global

Los expertos acaban de descubrir una grave falla informática de más de 20 años de antigüedad que podría afectar a más de 500 millones de usuarios. ¿De qué se trata y quién está en peligro?
27 de septiembre, 2014
Comparte

Los expertos acaban de descubrir una grave falla de seguridad que le permitiría a los hackers tomar control a distancia de millones de computadoras en todo el mundo.

Esta vulnerabilidad, bautizada como “Shellshock”, tiene más de 20 años de antigüedad, pero no salió a la luz hasta esta semana.

Ahora, la autoridad estadounidense para emergencias informáticas, el Computer Emergency Readiness Team o US-CERT, cataloga su peligrosidad con el máximo de 10 sobre 10 y les recomienda a los administradores de sistemas y a los usuarios que puedan verse afectados que apliquen inmediatamente “parches” de seguridad.

¿Quién está en peligro?

La vulnerabilidad Shellshock está dentro de un componente de software llamado Bash, un acrónimo de Bourne-Again Shell.

Bash es un programa informático que interpreta órdenes y forma parte de la plataforma Unix, sobre la que otros sistemas operativos están construidos, como Linux y el de Apple, Mac OS.

Los hackers podrían potencialmente tomar control a distancia de casi cualquier computadora o sistema que use Bash, así que esta falla de seguridad puede afectar a usuarios individuales pero también a gobiernos, bancos y autoridades militares, que pueden estar utilizando servidores de internet que operan con el sistema Linux.

Según los expertos en seguridad, llevar a cabo ataques cibernéticos aprovechando esta vulnerabilidad es muy simple, por eso esta falla es particularmente preocupante: los criminales podrían obtener rendimientos explotando una falla de baja complejidad.

De hecho, algunos expertos creen que Shellshock es más grave que la falla Heartbleed, descubierta el pasado mes de abril.

Según Alan Woodward, investigador de seguridad de la universidad inglesa de Surrey, esta vulnerabilidad le da a un hacker un acceso directo al sistema.

“La puerta está abierta de par en par”, dijo.

Se estima que Shellshock podría afectar a 500 millones de usuarios.

“Explotando esta vulnerabilidad, los atacantes podrían potencialmente tomar el control del sistema operativo, acceder a información confidencial, hacer cambios, etcétera”, le dijo a la BBC Tod Beardsley, ingeniero de la firma especialista en ciberseguridad Rapid7.

¿Cómo protegerse?

Desafortunadamente no hay una solución rápida y efectiva para protegerse.

En general, la responsabilidad de protección recae sobre los administradores de servidores y los administradores de sistemas informáticos, que tendrán que actualizar sus sistemas con los parches de seguridad adecuados.

“Cualquier persona que utilice sistemas que usan Bash necesita aplicar inmediatamente un parche de seguridad”, urgió Beardsley.

Algunos expertos advierten, sin embargo, que los parches de seguridad son “incompletos” y no podrán asegurar totalmente los sistemas.

Por su parte el investigador Alan Woodward le recomienda a los usuarios preocupados por la seguridad de sus dispositivos personales que visiten las páginas web de los fabricantes para estar pendientes de posibles actualizaciones, particularmente en lo que se refiere a dispositivos de hardware como routers.

Por ahora Apple no ha ofrecido ninguna solución.

Los usuarios de Linux y Mac pueden aplicar parches individualmente, pero no es algo que cualquier individuo pueda hacer fácilmente, a pesar de que hay tutoriales en internet.

A la mayoría de los usuarios no expertos no les quedará otra que esperar a que las compañías tomen medidas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: cómo se transmite, síntomas y qué hacer para evitar contagiarte

Con el aumento de casos de viruela del mono en el mundo, la OMS declaró este sábado una emergencia de salud global.
23 de julio, 2022
Comparte

 

La Organización Mundial de la Salud declaró este sábado la emergencia de salud global por el brote, después de que se hayan registrado más de 16 mil casos (cinco de ellos mortales) en 75 países, muchos de ellos en Europa, donde la enfermedad no era endémica.

Desde inicios de mayo, autoridades de salud de varias naciones, desde Europa hasta Canadá, Estados Unidos y Australia, comenzaron a detectar casos de esta extraña enfermedad, cuyos brotes anteriores habían sido muy contenidos.

En años recientes, solo se habían detectado casos fuera de África en EE.UU., Israel, Reino Unido y Singapur (aunque esto no implica que no se haya dado en otros países, donde los sistemas de detección epidemiológica son menos desarrollados).

Sin embargo, los brotes se han ido multiplicando en una forma que hicieron sonar las alertas en las instituciones sanitarias.

Diversos organismos de vigilancia epidemiológica y expertos, no obstante, llamaron a la calma tras la detección de los primeros casos y dijeron que la viruela del mono no constituye una amenaza para la salud del público general.

BBC

BBC

Sin embargo, es la primera vez que tantos países del mundo detectan a la par nuevos casos en el mismo lapso de tiempo y muchos de ellos sin conexión aparente o sin historiales de viaje a África.

Al ser una enfermedad ya conocida, centros de salud de numerosas naciones ya tienen desde hace tiempo protocolos para evitar los contagios, detectar los síntomas y ofrecer tratamientos.

Aquí te contamos algunas de esas claves sobre cómo puedes prevenir la viruela del mono y evitar contagiarte.

Estar atentos a posibles síntomas

Las autoridades sanitarias de varios países, incluidos varios latinoamericanos, se pusieron en alerta para identificar con celeridad cualquier potencial caso de viruela del mono, para poder ofrecer tratamiento, rastrear contactos y evitar la propagación del virus.

Para ello, las agencias de salud han recomendado a sus poblaciones estar atentas a los síntomas y acudir al médico si hay sospecha de estar contagiado, principalmente si has estado de viaje en las últimas tres semanas (el periodo de incubación de la enfermedad).

BBC

BBC

La Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido (Ukhsa, por sus siglas en inglés) señala que, al inicio, los síntomas de la enfermedad suelen ser parecidos a los de una gripe e incluyen:

  • fiebre
  • dolor de cabeza
  • dolores musculares
  • dolor de espalda
  • escalofríos
  • agotamiento
  • ganglios linfáticos inflamados

El síntoma más característico aparece de 1 a 5 días después de la fiebre: se desarrolla una erupción que a menudo comienza en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo, principalmente manos y pies.

En muchos de los casos actuales, las personas han reportado la aparición de la erupción en la zona genital.

La forma en que se ven este tipo de ampollas cambia y pasa por diferentes etapas antes de finalmente formar una costra que luego se cae.

Si una persona presenta este tipo de erupción debe acudir al médico y aislarse para evitar transmitir la enfermedad a otros.

Partícula del virus de la viruela del mono.

Science Photo Library
Partícula del virus de la viruela del mono.

Estar atentos a los síntomas es clave, porque la viruela del mono, a diferencia de la covid, no se transmite antes de que las personas desarrollen síntomas.

La Clínica Cleveland explica que una persona puede contagiar a otra hasta que todas las costras se hayan caído y haya piel intacta debajo.

Evitar los contactos cercanos

En Reino Unido, donde se reportó una de las mayores cantidades de casos, las autoridades investigan como patrón que muchos de los enfermos son hombres que tienen sexo con otros hombres.

Aunque se han valorado algunas teorías como que el virus ha mutado y ahora también puede ser de transmisión sexual, epidemiólogos y virólogos británicos creen que al final esto se debe a que el virus se ha seguido transmitiendo de una forma ya conocida: el contacto cercano piel con piel.

Por eso, la agencia de salud británica se puso en contacto con clínicas de atención a personas LGBTI para alertar a estos grupos de potenciales riesgos asociados al contagio de la viruela del mono a través del contacto íntimo.

Susan Hopkins, asesora médica jefe de la Ukhsa, explicó que una de las medidas a tomar es velar por la aparición de lesiones en la piel.

“Hacemos un llamado para que los hombres que son homosexuales y bisexuales y estén al tanto de cualquier erupción o lesión inusual se comuniquen con un servicio de salud sexual sin demora si tienen inquietudes”, dijo.

Mano con lesiones causadas por la viruela del simio

Getty Images
Uno de los cerca de 20 pacientes infectados con viruela del mono en Estados Unidos en 2003, cuando se registraron los primeros casos en el continente americano.

Organizaciones LGBTI británicas han recomendando que las personas estén pendientes de cualquier erupción en sus potenciales parejas sexuales y que se discuta abiertamente sobre esta nueva enfermedad y sus síntomas ante un posible encuentro casual.

El potencial contagio de una persona a otra no ocurre solo por contacto durante el sexo.

La Ukhsa explica que la propagación puede darse a través de cualquier:

  • contacto con ropa usada por una persona infectada (incluidas ropa de cama o toallas)
  • contacto directo con lesiones o costras de la piel del enfermo
  • tos o estornudos de una persona contagiada

Es por eso que las autoridades sanitarias recomiendan no utilizar prendas ni tener contacto cercano con personas que puedan estar enfermas y, si presentas síntomas, aislarte y una vez que te recuperes, lavar tu ropa, incluidas toallas y sábanas.

Igualmente, sugieren usar pañuelos desechables en caso de toser y estornudar y, si puedes, evitar hacerlo con otras personas cerca de ti.

La higiene y otros cuidados

En ese sentido, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) recuerdan que lavarse las manos sigue siendo una acción decisiva ante este virus.

“Practica una buena higiene de manos después del contacto con animales o humanos infectados. Lávate las manos con agua y jabón o usa un desinfectante para manos a base de alcohol”, recomiendan los CDC.

La Clínica Cleveland recuerda que, en África, la enfermedad se ha vuelto más frecuente en niños, por lo que los padres deben aplicar estos cuidados también a los menores.

Aunque de momento no ha sido detectada en animales, otros brotes de viruela del mono han tenido su origen en algunas especies transportadas desde África.

Por eso, la Clínica Cleveland recomienda en general cocinar bien todos los alimentos que contengan carne o partes de animales.

Algunos expertos en salud pública también han recomendado a las personas que realicen viajes internacionales estar atentas a las recomendaciones de las autoridades locales y seguir sus indicaciones y protocolos, en caso de que existan, para evitar potenciales contagios.

Si trabajas con personas que están contagiadas en hospitales, clínicas o centros de salud, los CDC recomiendan que utilices equipos de protección personal.

* Esta nota fue publicada originalmente en el mes de mayo y actualizada con la declaración de emergencia de salud global por parte de la OMS el 23 de julio.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=x8FioTCY5gA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.