Usan a policías de la SSP-DF para cuidar negocios privados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Usan a policías de la SSP-DF para cuidar negocios privados

Para combatir el delito de robo a negocio, entre las responsabilidades de la policía se incluyó vigilar sitios como Starbucks; vecinos denuncian que los cuerpos de seguridad descuidan a la ciudadanía.
Por Tania L. Montalvo
29 de septiembre, 2014
Comparte

La Secretaria de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF) acordó asignar elementos a la vigilancia de negocios privados —como Starbucks y Vips— para combatir el robo a negocio con violencia, aún cuando esto “distrae” a los policías y reduce sus rondines por calles de las zonas que son su responsabilidad.

La asignación de policías capitalinos se ha dado desde julio pasado, a partir de la firma de un convenio entre el GDF y la empresa Alsea, dueña de las cafeterías Starbucks, Domino’s Pizza, Burger King, Chili’s, Italianni’s, California Pizza Kitchen, PF Chang’s, Vips y The Cheescake Factory.

El convenio firmado también incluye la capacitación de los cuerpos de vigilancia privados y el intercambio de datos sobre incidencia delictiva en los negocios.

Vecinos de delegaciones como Benito Juárez, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo denuncian que a raíz del acuerdo los policías públicos asignados para hacer rondines y vigilar las calles de su demarcación se concentran en los negocios de la firma —particularmente Starbucks—, descuidando a la ciudadanía. 

“Nosotros teníamos elementos a pie identificados y un día nos dimos cuenta que ya no estaban en las esquinas que les correspondía ni hacían los rondines habituales. Investigamos y los encontramos en los Starbucks, cuando preguntamos nos dijeron que sus jefes los habían movido a esa zona y que a ese negocio estaban asignados. El tema es que elementos de seguridad pública se distraen y están cuidando a un privado y descuidando a los ciudadanos”, dijeron en entrevista integrantes del Comité Ciudadano de la Colonia Nápoles.

El subsecretario de Información e Inteligencia Policial de la SSP-DF, Víctor Hugo Ramos Ortiz, explicó a Animal Político que con el convenio no aumentó el número de policías por delegación, pero tampoco se asignó a ninguno para estar exclusivamente en las subsidiarias de Alsea, si no que se amplió la gama de actividades de vigilancia de los elementos de seguridad disponibles.

“Puede la gente suponer que ahora ponemos más atención a las plazas comerciales que a las zonas residenciales (…) pero esto tiene que ver con procesos que van atendiendo distintos sectores”.

“Trabajar con Starbucks es igual que trabajar con cualquier otro negocio. Nosotros no ponemos ningún policía. La policía de la ciudad trabaja con una serie de consignas: aquí le llamamos fatiga. La fatiga se hace a propósito de la incidencia delictiva. A nosotros la procuraduría nos reporta los delitos que se cometieron ayer y con base en eso se hacen las tareas para el día de hoy y se atiende a un reloj victimológico. (…) El policía va teniendo distintas funciones y (que haya policías en Starbucks) responde a la lógica de en dónde se están dando algunos delitos”, explicó Ramos Ortiz.

Según el funcionario, Alsea —que cuenta con 492 establecimientos en la capital del país— se une a otras cadenas de negocios con las que SSP-DF firmó un acuerdo durante este año para que sus cuerpos policiales privados reciban capacitación, haya intercambio de incidencia delictiva en las instalaciones de las subsidiarias y en caso de ser necesario, se complemente con policías públicos la seguridad que ellos contratan.

“Alsea como muchas tiendas contratan personal de vigilancia pero el personal de vigilancia no tiene armas y si llegan diez sujetos, ocho sujetos y con armas. ¿Qué va hacer? Absolutamente nada, sin embargo no podemos tener un rol suplementario, es decir, ‘ahora yo policía te voy atender a ti empresa’ porque entonces se daría el fenómeno de suplir una función en la que tendrían que invertir las empresas. Nuestro trabajo es capacitar, compartir protocolos de trabajo y que entonces nuestra respuesta sea muy rápida”

La estrategia de seguridad para combatir el robo en negocio incluye la instalación de la aplicación “Mi policía en mi negocio”, con la que, al ser activada, se envía una señal de alerta por la comisión de un delito tanto a las cámaras de vigilancia en las calles —para que registren los hechos— como a cuerpos policiales.

Pero independientemente del tiempo que permanezcan los policías en las cafeterías u otros negocios, los vecinos insisten en que su presencia en éstos implicó un cambio en la estrategia de seguridad pública para favorecer a un privado que, además, no está pagando nada por el servicio, pues los convenios entre la SSP-DF y las empresas indican que no existirá contraprestación de índole económica.

“Estos grupos tienen suficiente capacidad económica para hacer más eficiente la seguridad de sus negocios sin necesidad de tener que tergiversar la estrategia de seguridad pública, para que se modifiquen horarios y actividades de los policías que están al servicio de la ciudadanía y a ello se suma que están incidiendo (en la estrategia) sin pagar nada. No podemos negar que hay modificaciones para que el presupuesto de seguridad pública les favorezca mientras ellos no están poniendo ni un peso”.

La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, por su parte, insiste en que los convenios con particulares buscan combatir el delito de robo a negocio con violencia, que se genere una alerta y la policía reduzca el tiempo de respuesta para atender cada caso.

“No nos alcanzaría los policías para poner uno en los 2 mil establecimientos que hoy tenemos cubiertos con esto. Los policías cumplen una función determinada pero después de eso se retiran”, dijo el subsecretario Ramos Ortiz.

Al 25 de septiembre, la SSP-DF colabora con 73 cadenas de negocios con 1,945 establecimientos que están conectados a la señal de alerta Mi policía en mi negocio.

De julio a septiembre, se generaron 200 alertas efectivas tras las cuáles se detuvo a 35 personas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué hay detrás de los cambios de política de EU hacia Cuba y Venezuela

El alivio de algunas restricciones a ambos países marca un giro de Washington respecto a la estrategia de mano dura de Trump y busca dar señales de cambio a la región, según analistas.
19 de mayo, 2022
Comparte

Después de insistir por un buen tiempo con sanciones, reproches y presión extrema, Estados Unidos comenzó a flexibilizar su política hacia dos de sus mayores antagonistas latinoamericanos: Cuba y Venezuela.

Washington anunció por separado esta semana que aliviaría sus restricciones para viajes y remesas a Cuba, así como para las negociaciones de la principal petrolera estadounidense en Venezuela.

Las medidas son limitadas y están lejos de suponer una normalización de las relaciones de EE.UU. con los gobiernos de ambos países.

Pero sí resulta evidente el giro que la Casa Blanca de Joe Biden busca darle a la estrategia de mano dura diseñada por el anterior presidente Donald Trump para esos países.

Y detrás de este cambio hay varios motivos, según expertos.

Una cumbre polémica

Los anuncios de Washington surgieron mientras el gobierno de Biden se prepara para organizar la novena Cumbre de las Américas el mes que viene en Los Angeles.

La antesala del cónclave está signada por pugnas y un riesgo de boicot de algunos presidentes por la probable exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua, países a los que EE.UU. ha sugerido que dejaría fuera por considerarlos autocráticos.

Joe Biden

Getty Images

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha condicionado su asistencia al encuentro a la participación de esas tres naciones, una postura que también asumió su homólogo boliviano, Luis Arce.

Otros gobiernos latinoamericanos cuyos presidentes prevén asistir a la cumbre, como Argentina, Chile y Honduras, también pidieron que todos los países de la región sean invitados.

EE.UU. ha respondido que aún debe tomar la decisión final sobre los invitados y abrió un diálogo con López Obrador sobre su reclamo.

En el gobierno de Biden niegan que esta polémica por la cumbre tenga alguna relación con los cambios de política hacia Cuba y Venezuela.

“El momento de esto diría que está completamente separado de lo que ha dicho el presidente mexicano respecto a Cuba”, sostuvo un alto funcionario del gobierno de EE.UU. al explicar el martes a periodistas el alivio de sanciones a Venezuela.

El funcionario dijo que las medidas, que incluyen una autorización “limitada” a la petrolera estadounidense Chevron para negociar posibles actividades futuras con Venezuela, buscan respaldar un reinicio del diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y sus opositores.

Nicolás Maduro

Getty Images
El gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela podrá entablar negociaciones con la petrolera estadounidense Chevron.

Señaló además que el gobierno de Biden llevaba meses preparando su nueva política hacia Cuba, que autoriza vuelos comerciales a ciudades de la isla más allá de La Habana y suspende el límite de US$1.000 por trimestre a las remesas.

Sin embargo, algunos analistas observan un vinculo claro entre estos cambios y las críticas de la región a la Cumbre de las Américas a celebrarse del 6 al 10 de junio.

“Es una muestra de que la administración Biden no quiere llegar a la cumbre con las manos vacías”, dice Cynthia Arnson, directora del programa latinoamericano del Wilson Center, un centro de análisis independiente en Washington, a BBC Mundo.

Y agrega que el objetivo de la Casa Blanca es mostrar diferencias con el gobierno de Trump en las políticas sobre Cuba, Venezuela y la migración, en medio de las dudas sobre los compromisos que se lograrán en la cumbre.

De hecho, muchos anticipaban que Biden aliviaría las restricciones impuestas por Trump a Cuba y Venezuela poco después de asumir en enero de 2020, pero diferentes razones demoraron el cambio.

Banderas de países americanos en Washington.

Getty Images
La cumbre de las Américas se realiza en junio en Los Angeles.

“El país obvio”

Pese al afloje de las restricciones a Cuba y Venezuela, los analistas consideran improbable que Biden invite finalmente a ambos países al cónclave de Los Angeles.

En esto también pesan razones de política doméstica: la presencia de autoridades de cubanas o venezolanas en EE.UU. provocaría rechazos internos a meses de las elecciones de mitad de período en noviembre.

Los cambios anunciados esta semana por Washington fueron criticados no solo por opositores republicanos, sino también por demócratas como Bob Menéndez, que preside el poderoso comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU.

Bob Menéndez

Getty Images
El senador demócrata Bob Menéndez ha rechazado los planes de la administración Biden para Cuba y Venezuela.

“Darle a Maduro un puñado de dádivas inmerecidas solo para que su régimen prometa sentarse a negociar es una estrategia destinada al fracaso”, sostuvo Menéndez en un comunicado.

El alto funcionario del gobierno de Biden que habló bajo la condición de que su nombre se mantuviera en reserva negó que el permiso a Chevron vaya a derivar en un aumento de ganancias para el gobierno de Maduro, quien sigue bajo sanciones de Washington.

También advirtió que EE.UU. podría aumentar o aliviar más las sanciones a Venezuela en función de lo que ocurra en el diálogo entre el gobierno de Maduro y sus opositores.

Y señaló que el objetivo de Washington es lograr avances hacia elecciones libres y justas en Venezuela, negando que el foco esté en el petróleo.

Pero algunos prevén un mayor rédito para la petrolera estatal venezolana PDVSA luego de este anuncio.

“Tarde o temprano, Chevron explorará petróleo y PDVSA se beneficiará de eso”, dice a BBC Brasil Ryan Berg, investigador para América Latina del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), una organización bipartidista en Washington.

Otros creen que EE.UU. ve en Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de crudo en el mundo, una oportunidad para rebajar el precio del petróleo, que se disparó tras la invasión de Rusia a Ucrania en febrero.

En marzo, mientras EE.UU. impulsaba sanciones al petróleo ruso, enviados de Biden viajaron sorpresivamente a Venezuela para conversar reservadamente con Maduro, un aliado de Moscú que dijo estar dispuesto a aumentar la producción petrolera.

Venezuela liberó a dos prisioneros estadounidenses luego de aquel encuentro, que también generó críticas de republicanos y demócratas en Washington.

Ahora cobra fuerza para algunos la idea de que el pulso de Occidente con Rusia también ha movido la política de EE.UU. hacia Venezuela.

“La visita en marzo (a Maduro) fue parte de una mirada global sobre cómo sustituir el petróleo de Rusia al mundo con producción en otros sitios”, señala Arnson. “Y en América Latina, el país obvio es Venezuela”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rlYN7MCr_i0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.