Usan a policías de la SSP-DF para cuidar negocios privados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Usan a policías de la SSP-DF para cuidar negocios privados

Para combatir el delito de robo a negocio, entre las responsabilidades de la policía se incluyó vigilar sitios como Starbucks; vecinos denuncian que los cuerpos de seguridad descuidan a la ciudadanía.
Por Tania L. Montalvo
29 de septiembre, 2014
Comparte

La Secretaria de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF) acordó asignar elementos a la vigilancia de negocios privados —como Starbucks y Vips— para combatir el robo a negocio con violencia, aún cuando esto “distrae” a los policías y reduce sus rondines por calles de las zonas que son su responsabilidad.

La asignación de policías capitalinos se ha dado desde julio pasado, a partir de la firma de un convenio entre el GDF y la empresa Alsea, dueña de las cafeterías Starbucks, Domino’s Pizza, Burger King, Chili’s, Italianni’s, California Pizza Kitchen, PF Chang’s, Vips y The Cheescake Factory.

El convenio firmado también incluye la capacitación de los cuerpos de vigilancia privados y el intercambio de datos sobre incidencia delictiva en los negocios.

Vecinos de delegaciones como Benito Juárez, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo denuncian que a raíz del acuerdo los policías públicos asignados para hacer rondines y vigilar las calles de su demarcación se concentran en los negocios de la firma —particularmente Starbucks—, descuidando a la ciudadanía. 

“Nosotros teníamos elementos a pie identificados y un día nos dimos cuenta que ya no estaban en las esquinas que les correspondía ni hacían los rondines habituales. Investigamos y los encontramos en los Starbucks, cuando preguntamos nos dijeron que sus jefes los habían movido a esa zona y que a ese negocio estaban asignados. El tema es que elementos de seguridad pública se distraen y están cuidando a un privado y descuidando a los ciudadanos”, dijeron en entrevista integrantes del Comité Ciudadano de la Colonia Nápoles.

El subsecretario de Información e Inteligencia Policial de la SSP-DF, Víctor Hugo Ramos Ortiz, explicó a Animal Político que con el convenio no aumentó el número de policías por delegación, pero tampoco se asignó a ninguno para estar exclusivamente en las subsidiarias de Alsea, si no que se amplió la gama de actividades de vigilancia de los elementos de seguridad disponibles.

“Puede la gente suponer que ahora ponemos más atención a las plazas comerciales que a las zonas residenciales (…) pero esto tiene que ver con procesos que van atendiendo distintos sectores”.

“Trabajar con Starbucks es igual que trabajar con cualquier otro negocio. Nosotros no ponemos ningún policía. La policía de la ciudad trabaja con una serie de consignas: aquí le llamamos fatiga. La fatiga se hace a propósito de la incidencia delictiva. A nosotros la procuraduría nos reporta los delitos que se cometieron ayer y con base en eso se hacen las tareas para el día de hoy y se atiende a un reloj victimológico. (…) El policía va teniendo distintas funciones y (que haya policías en Starbucks) responde a la lógica de en dónde se están dando algunos delitos”, explicó Ramos Ortiz.

Según el funcionario, Alsea —que cuenta con 492 establecimientos en la capital del país— se une a otras cadenas de negocios con las que SSP-DF firmó un acuerdo durante este año para que sus cuerpos policiales privados reciban capacitación, haya intercambio de incidencia delictiva en las instalaciones de las subsidiarias y en caso de ser necesario, se complemente con policías públicos la seguridad que ellos contratan.

“Alsea como muchas tiendas contratan personal de vigilancia pero el personal de vigilancia no tiene armas y si llegan diez sujetos, ocho sujetos y con armas. ¿Qué va hacer? Absolutamente nada, sin embargo no podemos tener un rol suplementario, es decir, ‘ahora yo policía te voy atender a ti empresa’ porque entonces se daría el fenómeno de suplir una función en la que tendrían que invertir las empresas. Nuestro trabajo es capacitar, compartir protocolos de trabajo y que entonces nuestra respuesta sea muy rápida”

La estrategia de seguridad para combatir el robo en negocio incluye la instalación de la aplicación “Mi policía en mi negocio”, con la que, al ser activada, se envía una señal de alerta por la comisión de un delito tanto a las cámaras de vigilancia en las calles —para que registren los hechos— como a cuerpos policiales.

Pero independientemente del tiempo que permanezcan los policías en las cafeterías u otros negocios, los vecinos insisten en que su presencia en éstos implicó un cambio en la estrategia de seguridad pública para favorecer a un privado que, además, no está pagando nada por el servicio, pues los convenios entre la SSP-DF y las empresas indican que no existirá contraprestación de índole económica.

“Estos grupos tienen suficiente capacidad económica para hacer más eficiente la seguridad de sus negocios sin necesidad de tener que tergiversar la estrategia de seguridad pública, para que se modifiquen horarios y actividades de los policías que están al servicio de la ciudadanía y a ello se suma que están incidiendo (en la estrategia) sin pagar nada. No podemos negar que hay modificaciones para que el presupuesto de seguridad pública les favorezca mientras ellos no están poniendo ni un peso”.

La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, por su parte, insiste en que los convenios con particulares buscan combatir el delito de robo a negocio con violencia, que se genere una alerta y la policía reduzca el tiempo de respuesta para atender cada caso.

“No nos alcanzaría los policías para poner uno en los 2 mil establecimientos que hoy tenemos cubiertos con esto. Los policías cumplen una función determinada pero después de eso se retiran”, dijo el subsecretario Ramos Ortiz.

Al 25 de septiembre, la SSP-DF colabora con 73 cadenas de negocios con 1,945 establecimientos que están conectados a la señal de alerta Mi policía en mi negocio.

De julio a septiembre, se generaron 200 alertas efectivas tras las cuáles se detuvo a 35 personas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Enmienda 25 o 'impeachment': ¿puede Trump ser destituido tras el violento asalto al Capitolio?

Demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente. Hay dos vías para hacerlo.
7 de enero, 2021
Comparte

Apenas faltan 13 días para que Donald Trump abandone oficialmente la Casa Blanca y arranque la legislatura del demócrata Joe Biden, cuya victoria electoral fue ratificada por el Congreso de Estados Unidos este jueves.

Pero tras el violento asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump, prolongado durante horas y que dejó cuatro muertos, los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente.

Escribieron una carta al vicepresidente Mike Pence en la que le urgían a actuar y sacar a Trump de la presidencia, alegando que había cometido un acto de insurrección y “buscaba socavar” la democracia.

Para destituir al presidente de Estados Unidos hay dos mecanismos: el llamado juicio político –impeachment– o la enmienda número 25 de la Constitución, aseguran expertos.

Sin embargo, ambas vías pueden resultar difíciles e improbables de aplicar dado el poco margen de tiempo que le queda a Trump al mando.

“Creo que la mejor salida es que Trump renuncie, que los de su propio partido lo presionen para que renuncie. Él no lo hará, pero debería”, aseguró el politólogo de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky, entrevistado por BBC Mundo.

El vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Getty Images
Tras los episodios violentos y el desalojo de los seguidores de Trump, el Congreso ratificó este jueves la victoria de Joe Biden en las pasadas elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Tras los violentos acontecimientos del miércoles, Trump ha asegurado que la transición de poder se ejecutará de forma “ordenada”, pero que está en desacuerdo con el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, las que califica como fraudulentas a pesar de que el Departamento de Justicia estadounidense lo haya descartado.

Pero, ¿en qué consisten las dos vías principales por las que Trump puede ser destituido antes del 20 de enero?

Enmienda 25

Dicha enmienda recogida por la Constitución permite la transferencia de poder desde la presidencia a la vicepresidencia ya sea de forma temporal o permanente.

Convierte al vicepresidente en presidente si este se muestra incapaz de continuar con sus responsabilidades, por ejemplo, si sufre una enfermedad física o mental.

Asaltantes del Congreso.

Getty Images
El asalto al Capitolio y la intervención de las fuerzas de seguridad han dejado al menos cuatro muertos.

La sección número 4 de dicha permite al vicepresidente y la mayoría del gabinete declarar al mandatario incapaz de desarrollar su deber en el cargo.

Para ello necesitarían firmar y remitir una carta a los presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado y declarar al presidente como no apto para gobernar o incapaz de desempeñar sus poderes y deberes.

De ser así, el vicepresidente Mike Pence asumiría automáticamente el poder hasta el próximo 20 de enero, cuando empezaría el mandato de Biden.

El presidente tiene la oportunidad de ofrecer una respuesta por escrito, y si impugna el hallazgo, entonces le corresponde al Congreso decidir. Cualquier voto en el Senado y la Cámara de Representantes que ordene la destitución del presidente requiere una mayoría de dos tercios.

Mientras se resuelve el caso, el vicepresidente actuaría como presidente.

Recientemente, cuando Trump fue diagnosticado con COVID-19 el pasado octubre, también hubo discusiones sobre invocar la enmienda 25 ante las preocupaciones de que pudiera estar demasiado enfermo para gobernar el país.

La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy, con el objetivo de resolver las disputas de sucesión presidencial en caso de incapacidad.

Funeral de John F. Kennedy.

Getty Images
La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy.

Por este motivo, varios presidentes han usado esta enmienda, específicamente la sección 3, porque les permite transferir temporalmente el poder a la vicepresidencia.

En 2002 y 2007, el presidente George W. Bush puso a su vicepresidente a cargo al ser sedado durante colonoscopias rutinarias.

El presidente Ronald Reagan hizo lo mismo en 1985, mientras estuvo ingresado en el hospital por una cirugía por cáncer.

Hasta la fecha, ningún presidente ha sido destituido del cargo usando la enmienda 25.

Juicio político o ‘impeachment’

El juicio político, también conocido como impeachment, tiene lugar en el Congreso de EU con el objetivo de llevar a cabo una posible destitución del presidente.

La Constitución estadounidense establece que el presidente “debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves”.

Es un proceso político, más que penal.

Seguidores de Trump alrededor del Capitolio.

Getty Images
Seguidores de Trump se congregaron e irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos este miércoles, reclamando fraude en las pasadas elecciones presidenciales.

Este proceso tiene lugar en dos etapas.

Tendría que ser iniciado por la Cámara de Representantes y solo necesita una mayoría simple para ser activado.

Luego, el juicio se celebra en el Senado, donde se necesitan dos tercios de los votos para destituir al presidente, y este hito nunca se ha alcanzado en la historia de Estados Unidos.

“Es un proceso bastante largo, a menos que lo hagamos al estilo peruano, de vacar al presidente de la noche a la mañana. Es poco probable que eso pase”, explicó Levitsky a BBC Mundo.

Donald Trump ya ha sido cometido a un proceso de impeachment una vez, y ningún presidente lo fue dos veces durante su mandato.

En diciembre de 2019, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó dos artículos de impeachment tras acusar a Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Los demócratas acusaron a Trump de retener US$391 millones en ayuda a Ucrania para presionar y forzar que el país europeo investigara al actual presidente electo, Joe Biden, y a su hijo.

En febrero de 2020, el Senado, de mayoría republicana, votó a favor de absolver a Donald Trump en el juicio político por dicho escándalo.

Si el presidente Trump fuera destituido a través de un juicio político, el vicepresidente Pence se haría cargo de la Oficina Oval.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=l2QCDx-bbAc&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.