Una cruz sin nombre: Por primera vez, familiares hacen peritaje independiente para confrontar resultados de autoridades
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Una cruz sin nombre: Por primera vez, familiares hacen peritaje independiente para confrontar resultados de autoridades

Por primera vez en el contexto actual de las desapariciones de personas en México, los restos de una persona que fueron sepultados, se someterán a un peritaje independiente para confrontar los resultados entregados por la autoridad a la familia de la presunta víctima, que siempre dudó de los resultados.
Por Daniela Rea
15 de septiembre, 2014
Comparte

En el cementerio municipal de García, Nuevo León, hay una cruz de madera color azul cielo que no tiene nombre.

Esa cruz marca el lugar donde fueron enterrados los restos de una mujer que la Procuraduría del estado entregó a la familia González Solís asegurándole que se trata de su hija Brenda Damaris, desaparecida el 31 de julio del 2011 en Santa Catarina, Nuevo León, por tránsitos municipales.

Juana Solís, madre de Brenda, nunca creyó ni sintió que esos 116 fragmentos de huesos ahí enterrados fueran de su hija. Por eso no le puso nombre a la cruz. Por eso los enterró en el panteón y no en el terreno familiar, junto a sus muertos.

El 10 de septiembre del 2014, los restos se exhumaron para ser sometidos a una nueva prueba genética, independiente.

Ésta es la primera vez en el marco de las desapariciones de personas en México, que un cuerpo entregado por las autoridades es exhumado por un grupo de familiares, peritos independientes y activistas para confrontar el trabajo realizado por la Procuraduría y conocer una parte de la verdad sobre el paradero de la víctima. Y sobre la responsabilidad de las autoridades.

***

El 31 de julio del 2011, Brenda Damaris, a punto de cumplir 26 años, iba en un automóvil acompañada por un amigo cuando tuvieron un percance en el automóvil. Ella llamó por teléfono a su familia y durante la llamada le dijo que estaba llegando una patrulla de tránsito municipal a atender el percance y cortó la llamada.

Tony, hermano de Damaris, recuerda hoy que esa llamada fue la última noticia que tuvieron de ella. En el cementerio de Santo Cristo, como también se le llama al municipal, señala que el automóvil donde se accidentó su hermana fue encontrado fuera de la cinta asfáltica y extrañamente, con impactos de bala.

Hubo dos tránsitos de los que fueron al lugar que están identificados pero no han sido detenidos. No sabemos si los están protegiendo o si están escondiendo algo, pero si saben quiénes son ¿por qué la autoridad no los detiene?”, relata.

Desde entonces, esta familia buscó a Damaris, madre de un niño de 4 años. En la búsqueda, acudieron a la procuraduría, realizaron protestas públicas y, en alguna ocasión, policías municipales los acusaron de portar “narco mantas”, cuando desplegaron en Santa Catarina una con la fotografía de la joven.

Un año y 3 meses después de la desaparición de su hermana, en octubre del 2012, la familia recibió una llamada de una organización de derechos humanos para informarles que la Procuraduría había dado con el cuerpo de Damaris. De pronto la habían encontrado.

Querían callarnos, por la presión que les estábamos metiendo”, dice Tony.

***

Después de recibir el cuerpo, la familia pudo acceder al expediente y las irregularidades ahí evidenciadas fortalecieron la duda de que los restos fueran de Damaris: En el dictamen, la Procuraduría señala que en 2011 se encontraron dos cuerpos en una fosa, de un hombre y una mujer, con un tiempo estimado de muerte de 4 a 6 meses para el primero y 10 a 12 meses para el segundo. Esto significa que la mujer de la fosa habría muerto siete meses antes de la desaparición de Brenda Damaris.

El Semefo no pudo determinar la causa de muerte, argumentando que el estado de los restos no lo permitían. En el acta de defunción entregada a la familia se señaló que la víctima “murió en su domicilio”.

En el dictamen pericial de la Procuraduría se evidencia que los restos fueron revueltos al ser levantados del lugar del hallazgo, pues se entregaron dos bolsas al Semefo, y en una de ellas había dos cráneos humanos.

La ropa que fue encontrada con los restos no fueron reconocidas por la familia de Damaris, luego la Procuraduría la desechó.

La familia no recibió notificación oficial del hallazgo de los restos, fue una organización de derechos humanos quien lo hizo.

Los restos se los entregaron en una bolsa de plástico negra y no le permitieron abrirla.

Le pidieron que los incinerara.

Juana Solís, madre de Brenda, sentía que algo no estaba bien y se acercó a Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León para pedir consejo. Por la experiencia acumulada en la búsqueda, en el funcionamiento del trabajo forense y en la trampa recurrente de las autoridades, le dijeron que no lo hiciera.

El descuido en el trabajo pericial alcanza incluso este día. El Ministerio Público a cargo del caso, Rosendo Molina, envió la orden de exhumación a otro cementerio y a un cuerpo sin identificar.

***

Leticia Hidalgo busca a su hijo Roy Rivera, desaparecido el 11 de enero de 2011 por hombres encapuchados con uniformes de policías municipales de Escobedo, que entraron a su casa en Monterrey, Nuevo León.

En el camino de búsqueda Letty Roy -como se nombra en homenaje a su hijo- ha encontrado y acuerpado a su alrededor a otras madres, a activistas, a expertos forenses, a ciudadanos y han llegado, por lo pronto, hasta aquí. El día de la exhumación, desde la sombra de una tumba, Letty observa el trabajo de los peritos y recuerda que esta mañana comenzó casi dos años atrás.

“Cuando a Juani le dan los resultados y ve que hay demasiados elementos para una duda razonable de que se trate de su hija, se acerca con nosotros y nos dice que no siente que sea Damaris, que nunca lo ha sentido. Le dijimos que sin no estaba segura que mejor los sepultara y no los incinerara para así, en un tiempo, tener los recursos y poder hacer las pruebas”, relata Letty.

En julio del año pasado Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos Nuevo León lanzó una campaña pública, en redes y en calles, bajo el hashtag #PruebaGenéticaNL donde exigían un segundo peritaje independiente.

“Enviamos un oficio al gobernador, exigiéndole que autorizara la realización de un peritaje independiente a los restos entregados a la familia de Brenda Damaris, porque existe la duda razonable de que no son de ella. Luego, él envió la petición a la Procuraduría y sin muchas ganas, como dándonos a entender cumplieron un capricho de la familia, accedieron a realizarlo”.

El subprocurador Javier Flores les dijo que de no ser, “un error cualquiera lo tiene”.

***

La exhumación es un logro de las víctimas. Para ello, contaron con el apoyo de la organización Gobernanza Forense y del Equipo Peruano de Antropología Forense, que realizará la identificación de manera voluntaria.

Franco Mora, el forense peruano a cargo del proceso y de la cadena de custodia, explica que de los restos se obtendrá una muestra de hueso de 3 cm y se enviarán al laboratorio Bode Technology, en Washington. En tres meses se tendrán los resultados. Con el colaboró Joel Hernández, un antropólogo físico experimentado en desenterrar pirámides, que integra el recién creado Equipo Mexicano de Antropología Forense.

Este proceso es el arranque de una iniciativa ciudadana, encabezada por Gobernanza Forense, que obtuvo recursos para formar la primer base de datos genéticos ciudadana, con mil 500 registros de 450 personas desaparecidas (tres registros de familiares por cada ausente).

***


Pese a las dudas, que siempre sintió, Juana decidió enterrar los restos entregados como si fueran de su hija. Lo hizo porque pensaba que ese cuerpo, sea de quien sea, merecía respeto y sepultura.

No sentimos que fuera Damaris. Para mi es otra persona más a quien su familia también está buscando. Yo siento que ella anda, que ella está”, dice la mañana de la exhumación, acompañada de su esposo Antonio y sus hijos Tony y Abraham, además de integrantes de Funden NL.

Se ve tranquila y la mañana lo es también. Quizá porque lo que viene delante es un avance hacia la verdad.

Los peritos de la Procuraduría de Nuevo León, que acompañan el proceso, trazan un cuadro alrededor de la cruz azul sin nombre para mantener alejada a la prensa. Los peritos independientes cavan por un par de horas y a las doce del día sacan una caja gris, de unos 60 centímetros de largo, con los restos. La suben de inmediato a la camioneta del Semefo y la abren ante los familiares y el MP para registrar el contenido.

Juana lleva en las manos una fotografía de Brenda, tiene sus ojos. Se mantiene tranquila cuando responde a la prensa su expectativa: “Si son los restos de mi hija, tendremos la tranquilidad de la familia y ver quiénes son los responsables y por qué lo hicieron. Y si no son, seguiremos buscando la verdad”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La biblioteca que presta seres humanos en vez de libros

En la Biblioteca Humana, los libros están hechos de carne y hueso. Puedes tomar prestada a una persona con la que usualmente no hablarías y hacerle todas esas preguntas incómodas que te intrigan.
18 de junio, 2022
Comparte

“Transgénero”, “Ex pandillero”, “Poliamoroso”, “Satanista”, “Adoptante soltero”. Esos son algunos de los títulos de las obras de la Biblioteca Humana, en la que los tomos son personas hechas de carne y hueso en lugar de papel y pegamento.

Son voluntarios que han enfrentado prejuicios en sus vidas y los lectores pueden pedirlos prestados para una conversación de media hora, en la que se les anima a hacer esas preguntas incómodas que siempre les han intrigado.

La peculiar biblioteca tiene “depósitos de libros locales” en unos 80 países del mundo, donde se “publican” personas, como el peruano Jonathan, también conocido como Samantha Braxton.

Para cuando uno de los los bibliotecarios de la sucursal en Lima la invitó a unirse hace 5 años, Samantha ya era un personaje reconocido y, dado que había sido creada para inspirar y hacer que la gente se sienta bien, la propuesta le cayó como anillo al dedo.

“Cuando me publican siento que puedo experimentar cómo mis lectores borran la imagen que tenían en su mente”, dice en el website de la biblioteca, donde aparece como “el libro del mes” de febrero de 2022, con el título “Transformista”.

Entre sus lectores, cuenta, hay muchos homosexuales y lesbianas que no se lo han dicho a sus amigos y familiares, así que van en busca de consejos y conocimientos sobre su experiencia.

Y esa es apenas una de los razones para leer esos libros abiertos.

“No tenemos tiempo para detenernos y conocer lo que desconocemos así que metemos a la gente en pequeñas cajas”, señala el fundador Ronni Abergel.

“En nuestra biblioteca, recomendamos sentarse y conocer a personas con las que normalmente no charlarías porque hay algo en ellas que quizás te hace sentir un poco incómodo.

Samantha Braxton (centro) como libro abierto de la Biblioteca Humana.

Menneskebibliotekets
Samantha Braxton (centro) como libro abierto de la Biblioteca Humana.

“Aprendes tremendamente mucho no sólo sobre ellas, sino también sobre ti mismo”.

Ese es el propósito de la Biblioteca Humana: desafiar las suposiciones y los estereotipos que todos tenemos sobre otras personas a través de conversaciones cara a cara.

Libros y música

La idea que se puso a prueba por primera vez en un festival de música en Dinamarca. Abergel, su hermano y algunos amigos reunieron a un grupo de voluntarios para actuar como libros abiertos que la gente podía pedir prestados en el evento.

“Desde el primer día, fue increíble… se agotó: la gente estaba aprovechando la oportunidad. Teníamos más de 50 tomos diferentes en la estantería”.

Un momento en particular lo sorprendió: un policía que se había ofrecido como voluntario como libro le contó que había estado hablando con unos estudiantes cuando un amigo borracho de ellos llegó y empezó a comportarse agresivamente.

Antes de que el agente pudiera responder al abuso, los tres lectores se levantaron y le dijeron a su amigo que se callara y se sentara, pues él no conocía al policía como ellos.

Ronni Abergel, fundador de la Biblioteca Humana, con el lema "Desjuzga a alguien" en su camiseta.

Menneskebibliotekets
Ronni Abergel, fundador de la Biblioteca Humana, con el lema “Desjuzga a alguien” en su camiseta.

“Después de unos minutos proteguieron al extraño de un amigo, entonces estábamos haciendo algo valioso“.

En el jardín

Abergel dirigió la Biblioteca Humana como un pasatiempo durante varios años, desarrollando y probando el modelo en Noruega, Portugal y Hungría.

En 2013, registró el concepto y lo asumió como un trabajo de tiempo completo.

Fue entonces cuando, con su equipo, comenzó a construir depósitos de libros en diferentes países, utilizando redes sociales y locales para encontrar voluntarios que estuvieran dispuestos a hablar sobre sus vidas.

El año pasado establecieron un jardín de lectura en Copenhague, donde bibliotecarios ayudan a los lectores a encontrar libros y hay tableros con la lista de títulos disponibles.

Estos varían dependiendo de los voluntarios presentes, y van de “Musulmán” y “En retiro temprano” a “Di a mi hijo en adopción” y “Alcohólico sobrio”.

Una vez escogido, el libro y sus lectores se sientan juntos.

Lectura en el jardín

Menneskebibliotekets
El jardín está abierto a los lectores dos veces al mes.

“Soy una persona muy curiosa, así que hago muchas preguntas”, le dice a la BBC Tina, una de las lectoras.

“Estuve hace dos meses, y leí tres libros. Fue una linda experiencia y durante la semana siguiente, estuve muy emocionada.

“Creo que todo el mundo debería probar esta experiencia porque se pueden aprender mucho”, sugirió, mientras en una esquina del jardín empezaba la lectura de “Esquizofrenia”.

“Mi nombre es Christian. Tengo 29 años. Soy un maestro y un gran nerd, y también tengo esquizofrenia.

“La esquizofrenia es una enfermedad en la que uno tiene una psicosis en curso por alguna razón no claramente definida.

“Lo clásico es escuchar voces, ver cosas, y así. Pero yo principalmente he estado lidiando con lo que se llama delirios como ‘Los Illuminati están tratando de atraparme y están controlando el mundo desde las sombras’.

¿Por qué decidiste ser un libro de la Biblioteca Humana?, le preguntamos a Christian.

“Siempre voy a tener noches en las que me acuesto despierto en la cama, aterrorizado. Pero, si al hacer esto ayudo a una sola persona, entonces deja de ser una aflicción y se convierte en una herramienta que se puede usar para algo útil.

“Desestigmatiza algunos temas que creo que se necesita desestigmatizar”.

¿Y las mentes obtusas?

Chica escribiendo en un tablero la lista de libros

Menneskebibliotekets
Los libros disponibles varían.

La Biblioteca Humana celebra sesiones públicas regulares en todo el mundo, donde quienquiera puede visitarla.

Sin embargo, parece atraer a personas que de por sí ya son curiosas y de mente abierta.

“Con la ofrenda pública estamos potencialmente predicando un poco a la congregación”, admite Abergel. “No esperamos que los odiadores o las personas llenas de miedo aparezcan por su cuenta”.

Pero llegamos a algunos de ellos a través del trabajo“, añade, refiriéndose a que, para financiar las sesiones públicas, organizan eventos para empresas privadas, desde compañías multinacionales como Google hasta empresas regionales.

En la compañía cervecera holandesa Heineken, Katie, de la Biblioteca Humana, abrió la sesión diciendo…

“Cuando estamos en el lugar de trabajo o en las redes sociales, a menudo hay que caminar en puntillas en torno a la diversidad y la diferencia. Muchos no quieren equivocarse, lo que comprensible.

“Lo importante aquí es recordar que a estos libros puedes preguntarles cualquier cosa. Nunca te van a hacer sentir mal por la pregunta que hagas”.

Sesión de lectura

Menneskebibliotekets

“Cuando, por ejemplo, Heineken hace su capacitación en desarrollo de liderazgo, se espera que todos asistan, les guste o no”, subraya Abergel.

¿Funciona?

Los comentarios que reciben de las personas que asisten tanto a las sesiones públicas como las privadas son muy favorables pero, ¿hay evidencia de que la Biblioteca Humana funciona?

“Tenemos un estudio de impacto reciente, basado en unas sesiones en línea realizadas el año pasado para Zurich Insurance. Una empresa consultora externa hizo una evaluación.

“Es una muestra pequeña, pero muy prometedora. Demostró que tiene un profundo impacto”, señala Abergel.

“Pero, ¿tengo estudios de campo a largo plazo? No. ¡Ojalá! Nunca tuve los recursos para invertir en este tipo de monitoreo, pero algún día lo haremos.

“Lo que sí tengo es 21 años de trayectoria, creciendo cada año más y más y obteniendo socios del mundo exterior que asumirías que no invierten en algo malo. Entonces, cuando Starbucks o Google se relacionan con nosotros, es porque saben qué tipo de valor aportamos”.

Logo de la biblioteca

Menneskebibliotekets
“No juzgues al libro por su portada”, es uno de los lemas de la Biblioteca Humana.

¿Y a los libros, se les paga o siempre son voluntarios?

La credibilidad del libro está en juego. Si le pagas tus libros, ¿es por eso que dicen lo que dicen? Les damos todos los recursos que podemos sin profesionalizarlos.

“Ser un libro abierto no debe convertirse en toda tu identidad. Eso no es saludable para nadie”, declara el fundador de la biblioteca.

Para la cordura

La Biblioteca Humana está construyendo depositos de libros en países donde tienen fuertes vínculos corporativos, como Dinamarca, Reino Unido y Estados Unidos. Planean poner sus recursos sobrantes en países donde creen que pueden crecer.

“Estamos desplegando muchos proyectos interesantes que se van a multiplicar y escalar. Más acceso a las personas y más instituciones que integran tanto a las organizaciones, universidades y autoridades locales y públicas”.

También hay planes de lanzar una aplicación en la que la gente podrá registrarse como lector y solicitar un libro de un catálogo en línea.

“Podrías estar en tu hogar y pedir prestado a alguien en Nueva Zelanda o en Corea del Sur”.

A pesar de toda su innovación, Abergel es realista y sabe que es poco probable que un libro cambie a alguien con opiniones extremas, pero podría ayudar a la mayoría de las personas a mantener sus mentes abiertas.

“Si todas esas fuerzas polarizadoras están tirando de mí, ¿quién me va a mantener cuerdo, equilibrado y no extremo?

“Lo mejor es ser abierto y honesto, y hablar de nuestras diferencias, sacarlas a la luz y encontrar formas de avanzar. De lo contrario simplemente vamos a vivir despreciándonos, disgustándonos, evitándonos unos a otros. ¿Qué aporta eso a la calidad de vida?”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8&t=13s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.