¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Corte Suprema en EU desecha demanda contra Zedillo por masacre de Acteal
En 2013 un juez federal en Connecticut también desestimó la demanda y en 2014 la Corte de Apelaciones del 2do Circuito en Nueva York hizo lo mismo, con el fundamento en que Zedillo tiene inmunidad como exjefe de Estado.
6 de octubre, 2014
Comparte
Ernesto Zedillo, ex presidente de México (1994-2000).

Ernesto Zedillo, ex presidente de México (1994-2000).

La Corte Suprema de Estados Unidos desestimó el lunes la apelación de 10 personas que trataron de demandar al expresidente mexicano Ernesto Zedillo por su responsabilidad parcial e intento de encubrir la masacre cometida en Acteal, Chiapas, en 1997.

Según la agencia de noticias AP, el máximo tribunal no dio una razón para negarse a admitir el caso.

En 2013 un juez federal en Connecticut también desestimó la demanda y en 2014 la Corte de Apelaciones del 2do Circuito en Nueva York hizo lo mismo, con el fundamento en que Zedillo tiene inmunidad como exjefe de Estado.

Los demandantes afirman que son sobrevivientes de la masacre de 45 personas en el poblado de Acteal, en Chiapas, perpetrada por paramilitares presuntamente vinculados con el gobierno. Las víctimas dijeron que Zedillo, presidente de 1994 a 2000, sabía de las acciones paramilitares en Acteal, las encubrió y violó las leyes internacionales sobre derechos humanos.

[contextly_sidebar id=”SKUeo36GbMgwhsjTw2A3dHCEW6KjRnsy”]La demanda se interpuso originalmente en Connecticut, donde Zedillo imparte cátedra en la Universidad de Yale, y el exmandatario ha calificado las acusaciones como infundadas y difamatorias.

“La Corte Suprema finalmente puso fin a esta frívola demanda”, dijo el abogado de Zedillo, Jonathan M. Freiman, en un correo electrónico enviado a The Associated Press. “El señor Zedillo prestó servicio a su país con ‘un inmenso valor y visión’, como alguna vez dijo el presidente (Bill) Clinton”.

En 2012, los miembros del grupo Las Abejas de Acteal, formado por sobrevivientes de la masacre, afirmaron no conocer a las 10 personas que interpusieron la demanda en Estados Unidos, quienes aseguran ser sobrevivientes, pero que jamás han revelado sus identidades.

La masacre ocurrió durante un conflicto que inició tres años antes, cuando el movimiento zapatista se levantó en armas con el fin de exigir más derechos para los indígenas de Chiapas. Paramilitares supuestamente aliados con el gobierno entraron en Acteal y atacaron a activistas católicos que simpatizaban con los zapatistas, lo que dejó 45 muertos, entre ellos bebés de apenas dos meses de edad.

La demanda señala que el gobierno zedillista finalizó las pláticas de paz con los zapatistas y lanzó un plan para armar y entrenar a milicias locales para combatirlos. Tras los asesinatos, Zedillo tachó de criminales a los paramilitares.

Los abogados de los demandantes, Edward Guedes y Roger Kobert, también alegaron que una recomendación del Departamento de Estado que respaldaba el alegato de inmunidad de Zedillo se fundamentaba en una carta ilegal y no autorizada remitida por el embajador mexicano en Estados Unidos.

“Es una vergüenza que la doctrina de inmunidad soberana… haya evolucionado al punto que los tribunales de este país se creen incapaces de siquiera poner en entredicho la legitimidad de cualquier mención que el Departamento de Estado hace de la doctrina”, dijo Guedes el lunes.

Acteal: 17 años sin justicia

Acteal es una comunidad de la etnia Tzotzil que en esa época estaba bajo asedio de grupos paramilitares que combatían a la guerrilla del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), según organizaciones de derechos humanos.

Las autoridades responsabilizaron a 84 personas de la masacre, de las cuales 58 fueron encarceladas. La mayoría, 36, fueron liberadas y a otras 22 se les inició un nuevo proceso porque la detención de todos se fincó en pruebas falsas, según estableció la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Apenas en febrero de 2012, la Corte ordenó liberar inmediatamente a siete personas acusadas de haber participado en esta masacre. Los ministros precisaron que para dictarles la sentencia condenatoria se tomaron en cuenta pruebas ilícitas, lo que vulneró sus derechos constitucionales al debido proceso.

Otros probables responsables nunca fueron aprehendidos. Los funcionarios de los gobiernos local y federal acusados por el EZLN y organizaciones civiles de propiciar la masacre, jamás fueron inculpados.

Con información de AP.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
BBC Ideas
Qué diría Sigmund Freud de nuestra obsesión con los selfies
Si estuviera vivo hoy, ¿cómo interpretaría el padre del psicoanálisis la cultura de los selfies?, se preguntó el psicólogo y autor Tomás Chamorro-Premuzic y aquí está la respuesta.
BBC Ideas
Por Tomás Chamorro-Premuzic, psicólogo (BBC Mundo)
31 de marzo, 2019
Comparte

Si vas a cualquiera de los lugares más lindos del mundo, verás a la gente tomando fotos… de sí misma.

Se podría pensar que es una tendencia nueva. La palabra que la denomina, selfie, fue aceptada por el Oxford English Dictionary en 2013 y rápidamente se convirtió en la palabra del año.

En el diccionario de la Real Academia Española aparece como selfi, con autofoto como significado.

Sin embargo, los selfies son tan antiguos como la fotografía misma: el primero fue tomado por un estadounidense llamado Robert Cornelius en 1839.

Pero ¿por qué usamos ese milagroso invento que es la fotografía para captar imágenes de algo que podemos ver todas las mañanas en el espejo del baño?

Es raro.

¿Y quién mejor para explicar las peculiaridades humanas que Sigmund Freud?

Yo me amo, tú me amas…

Freud, el padre del psicoanálisis, popularizó varias ideas, como el ego, el inconsciente y aquello de hablar con un terapeuta.

Una de esas ideas es la del narcisismo, o el amor desproporcionado hacia uno mismo.

En la mitología griega, un joven llamado Narciso vio su reflejo en el agua y pasó tanto tiempo admirando su belleza que se aisló del resto del mundo.

Finalmente se ahogó al tratar de abrazar su imagen.

Freud pensaba que un poco de autoestima es parte natural de los seres humanos.

Pero que se puede tornar en un desorden psicológico cuando la persona se ama a sí misma hasta el punto de excluir a todos los demás.

Y eso es a lo que usualmente nos referimos cuando hablamos de narcisismo.

A prueba

Los psicólogos han desarrollado pruebas para medir rasgos de personalidad como el narcisismo.

Algunos de los resultados no sorprenden:

  • los narcisistas tienden a ser más activos en las redes sociales
  • publicar selfies está fuertemente vinculado al narcisismo…

pero sólo en el caso de los hombres.

Las mujeres tienden a ser menos narcisistas que los hombres, a pesar de que son ellas las que publican más selfies.

Por otro lado, la psicóloga estadounidense Jean Twenge demostró que el narcisismo está en alza: en las últimas décadas ha aumentado al mismo ritmo que la obesidad.

En el diván

La mayoría de las ideas de Freud se derivaban de sus observaciones cotidianas, de manera que toda la información que es posible conseguir hoy en día le habría interesado enormemente.

Y le habría servido para analizar el fenómeno del selfie.

Habría notado, al igual que los psicólogos de este siglo, que muchas personas publican selfies no porque estén enamoradas de sí mismas, sino porque quieren ser adoradas por los demás.

Para Freud, esa necesidad de aprobación le habría parecido neurótica o histérica.

Llamar la atención

Recordemos que el psicoanalista empezó sus investigaciones a finales del siglo XIX, una época de represión sexual más profunda que la nuestra.

Las mujeres y los hombres se mantenían estrictamente separados y aprendían a avergonzarse de sentirse sexy.

Muchas de las pacientes de Freud de la alta sociedad de Viena sufrían de “parálisis histérica”, una incapacidad de caminar sin causa física.

Freud pensaba que esas mujeres, sin saberlo, estaban negándose la movilidad porque querían llamar la atención.

De manera que, si necesitamos tanto que nos presten atención hasta llegar al punto de paralizarnos si no la tenemos, ¿no es mejor publicar unos cuantos selfies?

Quizás sí, pero eso no significa que no haya algo malsano en esa obsesión, no sólo por lo que dice de la gente que se los toma, sino también por cómo afecta a los demás.

Normalmente infelices

Los selfies muestran a la gente en sus mejores momentos, cuidadosamente montados y manipulados.

Así que nos la pasamos invadidos por imágenes de las vidas y cuerpos aparentemente perfectos de otras personas.

Estudios recientes demuestran que nos llenan de envidia y nos hacen sentir aislados, inseguros e inadecuados.

En palabras de Freud, nos vuelven más neuróticos.

Freud dijo:

El objetivo del psicoanálisis es aliviar a las personas de su infelicidad neurótica para que puedan ser normalmente infelices“.

Así que la próxima vez que apuntes tu cámara hacia ti mismo, recuerda a Narciso y enfócate más bien en tus amigos.

Quizás no tengas tantos “Me gusta” pero puedes contar con el de Freud.

*Si quieres ver la animación en inglés, haz clic aquí: BBC Ideas


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vtYdfXoK0W0

https://www.youtube.com/watch?v=MCmqUp2XTPY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal