Los escándalos que revelan la dimensión de la corrupción en España
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los escándalos que revelan la dimensión de la corrupción en España

En España hay tantos casos abiertos por corrupción que involucran a ex altos funcionarios que muchos se preguntan cuál es el alcance de este problema. BBC Mundo le explica las claves de los principales escándalos.
29 de octubre, 2014
Comparte
Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

La lista de escándalos que se suceden en España proyectan la imagen de un país en el que la corrupción está mucho más extendida de lo que se creía.

Hay tantos casos abiertos por delitos de cuello blanco que a muchos en España les cuesta seguir el goteo de noticias sobre detenciones y juicios.

Casi ninguna institución ha quedado impoluta. Las sospechas de corrupción han salpicado a la familia real, partidos, sindicatos, bancos, empresas y clubes de fútbol.

Incluso algunas de las personas más poderosas del país se encuentran ahora en la picota, como Rodrigo Rato, que fue vicepresidente y director gerente del Fondo Monetario Internacional, o Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe VI.

Como los males nunca vienen solos, la cascada de escándalos ha coincidido con una crisis económica que comenzó en 2008 y de la que el país aún no ha conseguido recuperarse.

Por eso no sorprende el desencanto de los españoles para los que la corrupción es la segunda mayor preocupación, solo superada por el desbordado desempleo (que asciende al 24%), según el estatal Centro de Investigaciones Sociológicas.

Para tratar de sintonizar con la ciudadanía, el presidente del gobierno Mariano Rajoy, dijo este martes que “comparte” la indignación y pidió disculpas a los españoles “por haber situado en puestos de los que no eran dignos a quienes en apariencia han abusado de ellos”.

Lea también: Rajoy: “Me equivoqué al mantener la confianza en quien no la merece”

Muchos de los casos abiertos afectan a miembros del partido de Rajoy, el conservador Partido Popular.

Pero ¿cuáles son los últimos escándalos que tienen indignados a los españoles? En esta nota BBC Mundo le explica las claves de los casos más recientes.

Operación Púnica

El caso más reciente estalló el lunes de esta semana, cuando la policía detuvo a más de 50 personas entre políticos, empresarios y funcionarios.

La Operación Púnica (así la ha bautizado la policía por el Punica granatum, nombre científico del granado, en referencia al detenido más famoso en la redada, Francisco Granados) se dirige contra una trama de corrupción en administraciones públicas que actuaba en las regiones de Madrid, Murcia, León y Valencia.

Lea también: La megaoperación contra la corrupción en la que cayeron decenas de españoles.

El detenido más conocido de la Operación Púnica es Granados, exconsejero del gobierno de la Comunidad de Madrid por el Partido Popular.

Pero entre los detenidos hay también seis alcaldes de la Comunidad de Madrid: cuatro del PP, dos del PSOE y uno de una formación independiente.

Los implicados son sospechosos de adjudicar obras públicas a empresarios a cambio de recibir comisiones.

El dinero recibido se blanqueaba a través de empresas instrumentales o intermediarios.

Medios españoles publican que la red adjudicó fraudulentamente al menos US$318 millones en los últimos dos años.

El desencadenante de la operación fue una investigación sobre blanqueo de capitales que se inicia en Suiza y afecta a Granados.

Las autoridades suizas se pusieron en contacto con las españolas y las pesquisas fiscales y policiales en España culminaron con las detenciones.

Tarjetas “Black”

La operación Púnica se conoció sin dar tiempo a la sociedad española para recuperarse del anterior escándalo, el de las llamadas “tarjetas black” (tarjetas en negro u opacas) de Caja Madrid, que utilizaron consejeros de la entidad bancaria para gastos personales millonarios que no tributaban a Hacienda.

Este caso, que ha ocupado portadas de medios de comunicación desde las primeras semanas de octubre, salpica a casi todos los consejeros de Caja Madrid, una caja de ahorros con fines sociales (en la actualidad denominada Bankia y convertida en banco) rescatada en 2012 con ayudas públicas de unos US$28.300 millones.

Están implicados los consejeros de Caja Madrid y Bankia durante las presidencias de Miguel Blesa (1996-2009) y Rodrigo Rato (2009-2012), quien fuera previamente director del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En total, 86 personas utilizaron estas tarjetas no declaradas al fisco. La cantidad asciende a más de US$19 millones.

Los consejeros habían sido nombrados por los principales partidos políticos (el conservador PP y el partido socialista PSOE) y también por formaciones más pequeñas, como Izquierda Unida, además de por los dos principales sindicatos, Comisiones Obreras y UGT.

Utilizaron esas tarjetas para realizar gastos que no estaban relacionados con su labor como consejeros, entre ellos el pago de restaurantes, viajes, ropa, hoteles y alimentación.

El escándalo salió a la luz porque el presidente de Bankia desde mayo de 2012, José Ignacio Goirigolzarri, encargó una investigación que reveló el uso de las tarjetas desde, al menos, 2003.

El informe llegó a manos de la Fiscalía Anticorrupción y del juez de la Audiencia Nacional.

Rodrigo Rato y Miguel Blesa, quienes proclamas su inocencia en la trama, han declarado ya ante el juez.

Caso Bárcenas

Otro de los casos recientes con mayor relevancia es el llamado “caso Bárcenas”, en relación a Luis Bárcenas, ex tesorero encarcelado del conservador Partido Popular, al que pertenece el presidente del gobierno, Mariano Rajoy.

Se conoció en enero de 2013, cuando el periódico El Mundo publicó que Bárcenas estaba a cargo de un fondo secreto con el que se pagaron sobresueldos a altos cargos del partido.

Posteriormente, El País publicó los llamados “papeles de Bárcenas”, que recogen las supuestas anotaciones de esos sobresueldos desde 1990 a 2009.

En una nueva pieza del caso Bárcenas, un juez de la Audiencia Nacional (tribunal especial encargado de ciertos delitos graves) imputó hace pocos días a Ángel Acebes, ex número dos del PP y exministro de Justicia e Interior, por autorizar el uso de más de US$560.000 en negro para comprar acciones de Libertad Digital, un medio de comunicación de orientación conservadora.

Acebes dijo este martes ante el juez que no le consta la existencia del fondo secreto.

También está imputado el extesorero del partido Álvaro Lapuerta, que ha admitido que compró acciones del medio de comunicación, pero no con fondos del partido.

Hay una treintena de imputados, entre políticos y empresarios. Entre ellos están el propio Bárcenas y otros dos extesoreros del Partido Popular.

Lea también: Luis Bárcenas, el hombre que mantiene en vilo a España

El caso Bárcenas salió a la luz a raíz de otro caso de corrupción, el Gürtel, una trama de corrupción liderada por el empresario Francisco Correa, quien sobornaba a cargos políticos del PP con dinero y regalos para conseguir contratos para sus empresas y para otras sociedades.

Caso Pujol

Los escándalos alcanzaron también al histórico líder político catalán Jordi Pujol, quien fue presidente del gobierno de Cataluña durante 23 años hasta su salida en 2003.

El caso Pujol comenzó en 2013 con la investigación al hijo mayor del expresidente por dinero procedente de fondos públicos que éste supuestamente tenía en paraísos fiscales.

Tres de los hijos de Pujol están siendo investigados.

En las últimas semanas el escándalo salpicó también al propio expresidente Pujol, quien ha admitido tener cuentas en sin declarar en el extranjero.

Pujol, de 84 años, fue miembro fundador de Convergència Democràtica de Catalunya, partido al que pertenece el actual presidente catalán, Artur Mas.

Lea también: El escándalo que hizo caer a Jordi Pujol, líder histórico de Cataluña.

A consecuencia del escándalo, el partido le retiró a Pujol la presidencia honoraria, así como una pensión y una oficina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 consejos (muy) simples para lidiar con la fatiga que nos generan las pantallas

Para muchos, este último año la casa se transformó en el lugar de trabajo. Y la vista es uno de los sentidos perjudicados por tanto consumo de pantallas digitales. Te compartimos consejos fáciles que puedes aplicar para aliviar la fatiga ocular.
17 de abril, 2021
Comparte

Agenda para hoy:

7:00 a 9:00 – revisar las noticias y los correos (dispositivo: teléfono celular).

10:00 – reunión por Zoom (dispositivo: tableta)

10:30 a 18:30 – trabajar (dispositivo: computadora portátil)

20:00 – serie (dispositivo: televisor)

Tal vez esta agenda del día puede aplicarse a muchas personas que durante la pandemia por la covid-19 tuvieron que adaptarse al teletrabajo.

Y la consecuencia evidente tras estas actividades es que nuestros ojos estén cansados por estar mirando constantemente dispositivos electrónicos.

Según un reciente estudio publicado en la revista American Journal of Ophthalmology, el exceso de exposición a las pantallas digitales y las actividades al aire libre limitadas están asociadas a la aparición y la progresión de la miopía y podrían agravarse durante y posteriormente al período de la pandemia.

En un lente se refleja una pantalla electrónica.

Getty Images

Incluso algunos oftalmólogos advierten que “la fatiga visual digital en la pandemia de la covid-19 es una amenaza emergente para la salud pública”, según publica el Indian Journal of Ophthalmology.

Los niños tampoco están exentos. La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) sostiene que mirar las pantallas durante horas y horas puede provocar fatiga visual, visión borrosa y ojos secos también en los menores.

Pero a no desesperarse.

Aquí te compartimos 4 consejos simples que puedes aplicar en el teletrabajo y en tus horas de ocio electrónicas para aliviar la fatiga que genera la prolongada exposición a las pantallas digitales.

1. Alarma para la 20-20-20

Ya te contamos sobre los beneficios de la regla 20-20-20 en la que tanto insisten los especialistas en ojos. 👉 La regla 20-20-20

Igual, te la refrescamos.

Reloj que marca 20 segundos.

Getty Images
La regla 20-20-20 es una manera de ayudar a descansar los ojos.

La técnica 20-20-20 sirve para relajar los músculos de dentro y alrededor de los ojos que son los que hacen que puedas mirar detenidamente en una misma dirección.

Consiste en que cada 20 minutos, debes mirar algo al menos a 20 pies de distancia, que son unos seis metros, durante 20 segundos.

Pero seamos sinceros. ¿Recuerdas descansar los ojos cada 20 minutos?

Una solución práctica para cumplir con la regla es programar una alarma en el teléfono.

Si tu teléfono no cuenta con esa función, existen varias aplicaciones gratuitas que puedes descargar como Repeat Alarm o Interval Timer y que cada 20 minutos tengas un ayuda de memoria electrónico.

2. Lámparas LED y ubicación

Si la luz artificial de tu casa te provoca dolores de cabeza, una recomendación es cambiar las bombillas.

Intenta usar lámparas LED o una luz más suave que no cause destellos o haga zumbido.

Otro consejo es que coloques la pantalla de la computadora evitando el reflejo sobre todo de la iluminación que provenga del techo o de las ventanas.

Un hombre a oscuras mira una pantalla.

Getty Images
Puedes mejorar la luz y tu posición frente a la pantalla para aliviar la fatiga ocular.

Por último, según la Asociación Estadounidense de Optometristas (AOA, por sus siglas en inglés), a la mayoría de las personas les resulta más cómodo ver una pantalla cuando los ojos miran hacia abajo.

La pantalla debe estar entre unos 15 a 20 grados por debajo del nivel de los ojos medido desde el centro de la pantalla (entre unos 10 y 12 cm) y entre 50 a 70 cm de distancia de los ojos.

3. Letra más grande y color

Adaptar la letra de la computadora puede ayudarte a que el ojo no se esfuerce más de lo que ya lo hace diariamente frente la pantalla.

No hay un tamaño ideal que se adapte a todas las personas así que debes encontrar cuál te sienta mejor, opinan los especialistas.

Una mujer frunce el ceño intentando leer la pantalla del teléfono celular.

Getty Images
Recuerda que puedes ajustar el tamaño de la letra en sus aparatos electrónicos para no forzar tu vista.

Ajustar el brillo de la pantalla para que coincida con el nivel de la luz en donde te encuentres es otra forma de ayudar a evitar la fatiga ocular.

Y algunos expertos dicen que el texto oscuro sobre un fondo claro es generalmente mejor para los ojos que el texto claro sobre un fondo oscuro.

4. Presente en Zoom

¿Estás cansado de las reuniones de Zoom?

De ellas tal vez no puedas escaparte pero si te fatiga ver tu propio rostro en la pantalla puedes ocultarlo sin que afecte la comunicación.

Puedes hacerlo con la función “Hide self view” en el menú que se despliega en los tres puntos a la derecha del cuadro donde aparece tu cara.

Boris Miranda y Analía Llorente en una llamada de Zoom.

BBC
Puedes ocultar tu rostro en una llamada de Zoom si estás cansado de verte a ti mismo.

Puedes volver a habilitarlo si cambiaste de opinión.

Y tú que llevas trabajando o estudiando en casa hace más de un año por la pandemia del covid-19, ¿tienes algunos consejos simples para evitar la fatiga que te provocan las pantallas de los aparatos electrónicos?

Cuéntanos en este post de Facebook.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EqG2FLNJvIQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.