Obama pide acelerar investigación sobre incidente de ébola en Washington
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Obama pide acelerar investigación sobre incidente de ébola en Washington

Una enfermera del hospital presbiteriano de Texas que atendió al paciente Eric Tomas Duncan resultó positiva al virus del Ébola, a pesar de haber utilizado guantes, máscara, el equipo protector bajo las directrices de la CDC.
12 de octubre, 2014
Comparte
Foto: AP.

Foto: AP.

El presidente estadunidense Barack Obama ordenó hoy al Centro para el Control de Enfermedades (CDC) investigar la violación de protocolo que condujo al primer contagio de ébola en Estados Unidos.

La Casa Blanca señaló que Obama dio la instrucción durante una conversación con la secretaria de Salud y servicios humanos, Sylvia Burwell, quien entregó al presidente un informe actualizado sobre el incidente registrado en Texas.

Una enfermera del hospital presbiteriano de Texas que atendió al paciente Eric Tomas Duncan resultó positiva al virus del Ébola, a pesar de haber utilizado guantes, máscara, el equipo protector bajo las directrices de la CDC.

Obama pidió asimismo que personal adicional del CDC sea enviado a la ciudad de Dallas para trabajar de cerca con autoridades estatales y locales, así como con personal del hospital presbiteriano de Texas sobre los procedimientos de control de infección y uso de equipo.

El director del CDC, Thomas Frieden, señaló este domingo que el contagio pudo haberse debido a una “violación del protocolo” de uso del equipo, aunque no ofreció detalles concretos.

Obama instruyó a autoridades a tomar pasos adicionales inmediatos para asegurar que hospitales y proveedores de salud de todo el país estén preparados para seguir las directrices federales.

Detecta EU posible nuevo caso de ébola

Belkys Fortune (izquierda), enfermera del Hospital Bellevue, y Teressa Celia, directora adjunta de Prevención y Control de Enfermedades, posan con equipo protector en una sala de aislamiento de la Sala de Urgencias de la instalación, durante una demostración de procedimientos para la atención a pacientes con ébola, el miércoles 8 de octubre de 2014, en Nueva York. (Foto AP/Richard Drew)

Belkys Fortune (izquierda), enfermera del Hospital Bellevue, y Teressa Celia, directora adjunta de Prevención y Control de Enfermedades, posan con equipo protector en una sala de aislamiento de la Sala de Urgencias de la instalación, durante una demostración de procedimientos para la atención a pacientes con ébola, el miércoles 8 de octubre de 2014, en Nueva York. (Foto AP/Richard Drew)

Un trabajador del sector de la salud en Texas que trató a una víctima de Ébola dio positivo a un contagio del virus en un primer análisis realizado en Estados Unidos, se informó este domingo, propinando un duro golpe a la batalla global para combatir esta epidemia.

Más de 4 mil personas han muerto de Ébola en siete países desde que comenzó la propagación de esta fiebre hemorrágica a principios de año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y la epidemia parece superar los esfuerzos que se realizan para contenerla.

Si los resultados del análisis preliminar son confirmados, el paciente de Texas sería la segunda persona diagnosticada con la enfermedad y aparentemente la primera en contraer el virus en suelo estadounidense, un día después de que en los aeropuertos de todo el país se comenzara a controlar a todos los pasajeros procedentes de los países de África Occidental afectados por la epidemia.

“Sabíamos que un segundo caso podría ser una realidad, y hemos estado preparándonos para ello”, dijo el doctor David Lakey, comisionado del departamento de los servicios de salud de Texas, sur de Estados Unidos.

“Ampliamos nuestro equipo en Dallas y trabajamos con extrema diligencia para prevenir la expansión” del virus, añadió.

El trabajador de la salud afectado reportó que había tenido un poco de fiebre la noche del viernes, fue aislado y se remitieron muestras de sangre para realizar análisis, precisaron las autoridades sanitarias estadounidenses en un comunicado.

No se proporcionó la identidad del paciente ni se dieron detalles sobre cómo ocurrió su exposición al virus.

El funcionario afectado trabajaba en el Hospital Presbiteriano de Dallas (Texas), la institución donde se trató por ébola a Thomas Eric Duncan, el hombre de origen liberiano que falleció el miércoles pasado.

Este último caso registrado en Texas pone de manifiesto el temor expresado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la creciente preocupación en Estados Unidos sobre la propagación del virus, contra el cual no existe una vacuna o un tratamiento especial para combatirlo.

“El virus nos aventaja y cada día la situación empeora”, había advertido el jefe de la misión de Naciones Unidas para la Respuesta de Emergencia al Ébola, Anthony Banbury, después de realizar una gira por Liberia, Guinea y Sierra Leona, los países más afectados por la enfermedad.

Los pasajeros de esos tres países que arriban al aeropuerto internacional John F. Kennedy en Nueva York son controlados, se les toma la temperatura, se les examina para ver si presentan síntomas y son interrogados sobre si tuvieron posibles exposiciones al virus, según informó el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

El CDC estimó que el número de casos a nivel mundial podría aumentar en el peor escenario a unos 1.4 millones para enero, a menos que se adopten fuertes medidas a nivel internacional para contener la enfermedad.

Mejora la técnica sanitaria española

En España, la atención continúa en el seguimiento del estado de salud de la técnica sanitaria Teresa Romero, quien fue la primera persona en contraer el virus del ébola fuera de África.

(Su condición) “ha mejorado durante la noche. Está consciente y habla en los momentos en que se encuentra bien”, dijo una fuente del hospital de Madrid donde está siendo tratada.

“Está mejor, no tiene fiebre (…) Dentro de su gravedad está mejor y está saliendo adelante”, declaró esperanzado su hermano José Ramón Romero el sábado por la noche a una cadena de televisión privada.

Se presume que Romero contrajo la enfermedad a fines de septiembre en el hospital de Madrid donde atendía a un misionero español infectado con ébola en África, quien murió poco después.

Otras quince personas, en su mayoría personal del hospital y el esposo de Romero, se encuentran en observación en el hospital Carlos III de Madrid. Hasta el momento ninguno de ellos ha presentado síntomas de infección, precisaron fuentes del nosocomio.

Notimex*

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: EPA

El escándalo de Amazon tras admitir que algunos de sus conductores orinan en botellas de plástico

El gigante de las compras online había afirmado falsamente que sus conductores no se veían obligados a realizar esta práctica.
Foto: EPA
Por BBC
4 de abril, 2021
Comparte

Amazon reconoció que parte de su personal orina en botellas de plástico, después de que surgieran pruebas que lo corroboran.

La compañía se disculpó con un político estadounidense por negar falsamente que los conductores se hubieran visto, en ocasiones, obligados a recurrir a esta práctica.

Mark Pocan, del partido demócrata de Wisconsin, EE.UU., hizo las acusaciones en Twitter, y ahora Amazon las ha dado por válidas.

“Le debemos una disculpa al representante (demócrata) Pocan”, dijo el gigante del comercio electrónico en un comunicado publicado en su sitio web.

“El tuit era incorrecto. No contemplaba nuestra gran población de conductores y, en cambio, se centraba erróneamente solo en nuestros centros de distribución”.

La empresa añadió que todos sus centros logísticos tienen decenas de aseos que los empleados pueden utilizar “en cualquier momento”.

Manifestantes Amazon

Reuters
Algunas voces acusan a Amazon de tratar de evitar que sus trabajadores formen un sindicato.

Además, Pocan criticó a Amazon por oponerse a los esfuerzos de los trabajadores para sindicalizar un importante centro en Alabama.

“Pagar a los trabajadores US$15 por hora no te convierte en un lugar de trabajo progresista cuando dificultas la formación de sindicatos y haces que los trabajadores orinen en botellas de agua”, escribió la semana pasada en un tuit.

Fue entonces cuando la cuenta oficial de Amazon respondió: “No se cree realmente lo de orinar en botellas, ¿verdad? Si eso fuera cierto, nadie trabajaría para nosotros”.

“Lo cierto es que tenemos más de un millón de empleados increíbles en todo el mundo que están orgullosos de lo que hacen y que reciben excelentes salarios y atención médica desde el primer día”.

Prácticas “despiadadas”

Varios medios de comunicación citaron entonces a numerosos empleados de Amazon que confirmaron que no les quedó otra opción que orinar en botellas de plástico mientras trabajaban.

También describieron prácticas de trabajo despiadadas, tanto en sus centros como entre el personal de reparto.

The Intercept también informó de que obtuvo documentos internos que sugerían que los ejecutivos de Amazon estaban al tanto de lo que ocurría.

Según los testimonios de los trabajadores y pruebas documentales recogidas por la publicación, la práctica de orinar en estas condiciones estaba “extendida” y se debía a “a la presión por cumplir las cuotas” que sus superiores establecían. En algunos casos, “los empleados incluso defecaban en bolsas”, señala el medio.

Por ejemplo, Halie Marie Brown, una mujer de 26 años residente en Manteca, California, que trabajó como conductora de reparto para un contratista de entregas de Amazon, le contó a The Intercept que esta situación “ocurre” porque hay una obligación “implícita” debido al ritmo de trabajo establecido.

“De lo contrario acabaremos perdiendo nuestros trabajos por demasiados paquetes como no entregados”.

La retractación de Amazon añade: “Sabemos que los conductores podrían tener, y tienen, problemas para encontrar baños debido al tráfico o a veces a las rutas rurales. Ese fue especialmente el caso durante la covid, cuando muchos baños públicos estuvieron cerrados”.

Amazon

Getty Images
La compañía asegura que en sus centros logísticos sí hay un número suficientes de baños para que los utilicen todos sus trabajadores.

La compañía afirmó que el problema es “una cuestión antigua en todo el sector” y aseguró que “les gustaría resolverlo”.

Pocan rechazó la disculpa el sábado, tuiteando: “No se trata de mí, sino de sus trabajadores, a los que no tratan con suficiente respeto ni dignidad. Empiecen por reconocer las inadecuadas condiciones de trabajo que crearon para TODOS sus trabajadores, luego arréglenlo para todos y, finalmente, dejen que se sindicalicen sin interferencias”.

Los trabajadores de Amazon en Bessemer, Alabama, votaron la semana pasada en una votación histórica para decidir si quieren ser representados por el Sindicato de Minoristas, Mayoristas y Grandes Almacenes.

Amazon se opuso firmemente a esta iniciativa.

Amazon

Getty Images
Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en Estados Unidos, pero en Europa sí existen estos sindicatos en la empresa.

Los resultados no se esperan hasta la próxima semana. Si votan afirmativamente, se convertirá en el primer sindicato de Amazon en Estados Unidos.

Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en otros lugares de Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de sus instalaciones europeas están sindicalizadas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.