Así fue como se suspendió la séptima mesa de diálogo politécnica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Así fue como se suspendió la séptima mesa de diálogo politécnica

La falta de acuerdo entre los propios estudiantes paró el diálogo, que estaba en su última fase para acordar el regreso a clases.
Por Nayeli Roldán
26 de noviembre, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Mientras representantes politécnicos y funcionarios redactaban la carta en la cual el director general del IPN se comprometería a cumplir los ocho acuerdos de la mesa de diálogo –lo que permitiría el levantamiento del paro–, estudiantes de siete escuelas intentaban entrar por la fuerza al auditorio Alejo Peralta, donde se desarrollaba el encuentro. Aunque no lo lograron, tensaron el ambiente de la séptima mesa de diálogo público que finalmente fue suspendida.

En el vestíbulo del recinto, una veintena de alumnos integrantes de la comisión de seguridad cerraba por completo las puertas de cristal y otros más corrían hacia los accesos laterales para evitar la intromisión. Afuera, unos cuantos inconformes lograron saltaron las vallas colocadas a metro y medio de la puerta principal a quienes otros estudiantes les gritaban “porros, porros”.

Minutos después, voceros de otras escuelas se acercaron al lugar para calmar la situación que incluso llegó a los insultos. El resto de la comunidad estudiantil lanzaba gritos contra Donovan Garrido y Daniel Rosales, voceros de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura (ESIA), quienes habían propuesto dar portazo junto con alumnos de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería y Ciencias Sociales y Administrativas (UPIICSA), Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) Azcapotzalco, el Centro de Estudios Tecnológicos 1, la vocacional 4 y la Escuela Superior de Comercio y Administración unidades Tepepan y Santo Tomás.

Según explicó Donovan Garrido en entrevista posterior, los estudiantes tienen “posturas encontradas” y están inconformes con la actuación de sus representantes en la mesa de diálogo, por lo que primero deben consensuar entre ellos antes de fijar una fecha para retomar el encuentro con las autoridades federales.

La mesa tenía que defender que el director no participaría en la pre comisión organizadora del Congreso Nacional Politécnico, pero no lo hicieron”, por eso, dijo, “la gente está molesta porque se ha cedido demasiado ante las autoridades”.

De ahí que en una reunión realizada horas antes del inicio de la mesa de diálogo (15:00 horas) unos 300 estudiantes de siete escuelas decidieron encontrarse en la Unidad Adolfo López Mateos para entrar al auditorio y “presionar” a las autoridades y a sus compañeros.

“La gente no quiere al director y ellos (los representantes estudiantiles en la mesa de diálogo) lo aceptaron. Dijimos, ‘vamos’ porque van a querer entregar las instalaciones”, lo que no pueden hacer, pues todavía no han logrado todos sus objetivos, explicó Donovan Garrido.

En ese momento, solo 25 elementos de la Policía Bancaria e Industrial y decenas de estudiantes de la comisión de seguridad resguardaban el inmueble, por lo que los uniformados les recomendaron suspender el encuentro pues serían incapaces de contener a los inconformes si insistían en entrar.

La (crucial) séptima mesa de diálogo

Tras nueve horas de sesión el lunes 24 de noviembre, funcionarios y estudiantes lograron consenso sobre el último punto pendiente del pliego de demandas referente a la organización del Congreso Nacional Politécnico. Así, sumaban ocho acuerdos que firmarían en la séptima mesa de diálogo citada para este martes 25.

En este encuentro acordarían la recalendarización del ciclo escolar y la fecha del regreso a clases para 171 mil estudiantes. Al iniciar la sesión, el director general, Enrique Fernández Fassnacht, debía firmar una carta en la que se comprometía a cumplir los acuerdos de la mesa de diálogo.

Sin embargo, hubo tres versiones de la carta elaborada por los estudiantes, por lo que propusieron un primer receso para que la comisión redactora –integrada por tres representantes estudiantiles y tres funcionarios–  hiciera solo un documento.

En ese instante, estudiantes amenazaban con entrar por la fuerza al auditorio, por lo que Froylán Juárez, representante estudiantil en la mesa, salió a intentar apaciguar a los inconformes con el argumento de estar “a un paso de la victoria”.

Con la presión estudiantil, suspendieron unos minutos la comisión redactora; cuando retomaron, Froylán lanzó un mensaje: “invito a la comunidad a que nos de ese voto de confianza. Que se sume a que en los últimos momentos más tensos que está viviendo el IPN, nos hermanemos para poder lograr el triunfo que nos merecemos”.

En tanto, la estudiante Zamantha López insistía en la falta de acuerdo para redactar la carta del director por lo que proponía interrumpir la mesa. “Existe un abismo de argumentos y habría que reflexionar y recapacitar para que esta carta tenga una buena redacción. Por lo tanto vamos a tener que suspender la mesa de redacción del día de hoy y también nuestra mesa de diálogo hasta que la comunidad tenga una redacción que le agrade”.

La declaración fue bien recibida por decenas de jóvenes afuera del auditorio que lanzaban “huélum, huélum”, pero adentro, los funcionarios mostraban su descontento. Por primera vez, el director Fernández Fassnacht lanzaba una advertencia: “se nos gota el tiempo para salvar el semestre, es cuestión de días; solo para tomar en cuenta”. Sin embargo, ambas partes se levantaron de la mesa sin  fijar una fecha para retomarla.

Y es que según el calendario ordinario, el semestre concluiría el 12 de diciembre y el próximo ciclo iniciaría la última semana de enero; sin embargo, el paro de labores suma casi dos meses.

Aunque por la tarde, integrantes de la mesa de diálogo estaban optimistas de que este martes se pondría fin al conflicto, para Donovan Garrido –vocero de la escuela que inició el paro–  “no hay condiciones” para reiniciar clases este año.

“Sería en enero”, porque antes “se ve complicado”. Para empezar, dijo, deben echar atrás el acuerdo por el cual se permite la participación del director en la pre comisión del Congreso Nacional Politécnico, además, la comunidad de ESIA buscaría la destitución de su director, Pino Durán Escamilla, como condición antes de entregar las instalaciones.

Hasta la madrugada de este miércoles, aún había reuniones estudiantiles para evaluar lo ocurrido. Según algunos estudiantes, preveían realizar asambleas locales este miércoles y jueves y el viernes, una sesión de la Asamblea General Politécnica, con los representantes de las 41 escuelas en paro, para definir la fecha de la octava mesa de diálogo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: el gráfico que te ayuda a evaluar el riesgo de contagio en una reunión social

Científicos de la Universidad de Oxford y MIT advierten que hay que considerar distintos factores como la ventilación del local o el volumen de voz de los asistentes, entre otros.
9 de octubre, 2020
Comparte

¿Cuán seguro es atender a un evento o reunión en medio de la pandemia de covid-19?

Con el número de casos todavía en aumento en todo el mundo, puede que te preguntes cuán prudente es asistir a esa reunión familiar o a ese cumpleaños que te invitaron.

Un estudio liderado por investigadores de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, y del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, quiere ayudar al público a evaluar el riesgo en cada situación.

Para eso, idearon una tabla que clasifica el riesgo según la cantidad de asistentes, si usan o no mascarillas, la actividad que hacen (si hablan, cantan, gritan o están en silencio) y el nivel de ventilación del local.

El artículo original fue publicado en el British Medical Journal (Revista Médica Británica).

“El riesgo de infección está determinado por muchos factores y todos ellos están conectados. Aún no hay ningún estudio que determine el riesgo absoluto, pero queremos empoderar a la gente para que evalúe el riesgo relativo a cada situación“, dice a BBC Mundo Lydia Bourouiba, directora del laboratorio de dinámica de fluidos en la transmisión de enfermedades de Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y una de las autoras del estudio.

Gráfico de evaluación de riesgo

BBC

Por ejemplo, si te invitan a un karaoke en un salón cerrado donde la gente estará gritando y cantando, lo recomendable es quedarse el mínimo tiempo posible y asegurarse de que habrá poca gente. Sin olvidarse de usar la mascarilla.

O quizás puedes sugerir una reunión con los mismos amigos en un sitio abierto, donde sea posible mantener una mayor distancia entre los asistentes. Evita la música alta para que no te veas obligado a gritar.

Distancia, ventilación y tiempo

Estudios más recientes muestran que los virus pueden dispersarse en gotitas en el aire hasta seis u ocho metros, dependiendo de la situación. Por eso, los investigadores argumentan en el artículo que los dos metros de distancia recomendados debe ser, en algunos casos, la distancia mínima – no la máxima – a mantener con alguien.

“La regla de los dos metros no consideraba el cuadro total de la exhalación de partículas suspendidas en el aire y de cómo estas se mueven. Hoy sabemos que no es solo porque mantienes esos dos metros de distancia que estás seguro”, dice Bourouiba.

Una mujer con mascarilla en la calle.

Getty Images
Si vas a un evento social, la mascarilla puede reducir el riesgo de contagio.

Ahí entran otros factores considerados en el gráfico, como la duración del evento o el tiempo que uno permanece en contacto con los asistentes.

¿Pero qué es exactamente un período corto o largo? Según la investigadora, aún es difícil contestar a esa pregunta.

“Algunas agencias de salud están considerando que más de 15 minutos es un período largo. Pero no hay justificación científica para apoyar esa cifra. Por eso decidimos no especificarlo en la tabla”, explica.

De la misma manera, definir si un evento tiene una ocupación alta o baja, según Bourouiba, no depende sólo de cuántas personas hay en local.

También es importante saber si hay suficiente aire fresco y que los asistentes no estén dentro de la zona de respiración ajena. Es decir, tiene que haber más de 25 centímetros de distancia entre la boca y la nariz de uno (que respira de forma normal) y del otro.

“Cada persona debe tener al menos 10 a 15 litros de aire fresco por segundo. No tenemos cómo calcular eso en nuestro día a día, pero esa es una medida importante para los dueños de espacios de eventos, de restaurantes, de oficinas, etc. Ellos tienen que saber si esos espacios necesitan ser ampliados o renovados”, advierte.

Restaurante

Getty Images
En un restaurante, por ejemplo, no basta con tener la ventana abierta, hay que tener en cuenta hacia dónde circula el aire, dice la experta.

Lo más importante, dice Bourouiba, es garantizar la circulación de aire limpio, de preferencia que venga de afuera. “No es suficiente con mover el aire, como hace un ventilador o el aire acondicionado. Hay que renovarlo para diluir las partículas que exhalamos en el aire nuevo.”

Por esa razón, es mejor estar en espacios abiertos o con ventanas que permitan que el aire circule. Y aún así, es importante fijarse en cómo circula.

“En un restaurante, por ejemplo, si hay clientes delante de una ventana abierta, el aire pasará siempre por esas personas llevándose consigo sus gérmenes y posiblemente transmitiéndolos a otras personas”, dice la investigadora del MIT.

¿Qué hacer en cada situación?

Según Lydia Bourouiba, se deben tener algunos cuidados básicos en cada situación de la tabla:

  • Riesgo bajo– Intenta mantener al menos dos metros de distancia y usa la mascarilla. “No porque estés a dos metros significa que puedes quitarte la mascarilla y no porque lleves la mascarilla significa que puedes estar más cerca de la gente”, dice.
  • Riesgo mediano – Sé más riguroso con la regla de los dos metros. Si es posible, toma un poco más de distancia dependiendo de los otros factores.
  • Riesgo alto – Dos metros debe ser la distancia mínima, aunque lo ideal es estar más alejado y usar una mascarilla de buena calidad.

“Sabemos que es complicado, pero intentamos organizar la información de manera que todo el mundo lo entienda, desde la familia que quiere organizar una barbacoa hasta el gerente de la oficina. Todos tendremos que manejar estas situaciones.”, concluye la científica.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pYIf6wjvCOI

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.