Así fue como se suspendió la séptima mesa de diálogo politécnica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Así fue como se suspendió la séptima mesa de diálogo politécnica

La falta de acuerdo entre los propios estudiantes paró el diálogo, que estaba en su última fase para acordar el regreso a clases.
Por Nayeli Roldán
26 de noviembre, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Mientras representantes politécnicos y funcionarios redactaban la carta en la cual el director general del IPN se comprometería a cumplir los ocho acuerdos de la mesa de diálogo –lo que permitiría el levantamiento del paro–, estudiantes de siete escuelas intentaban entrar por la fuerza al auditorio Alejo Peralta, donde se desarrollaba el encuentro. Aunque no lo lograron, tensaron el ambiente de la séptima mesa de diálogo público que finalmente fue suspendida.

En el vestíbulo del recinto, una veintena de alumnos integrantes de la comisión de seguridad cerraba por completo las puertas de cristal y otros más corrían hacia los accesos laterales para evitar la intromisión. Afuera, unos cuantos inconformes lograron saltaron las vallas colocadas a metro y medio de la puerta principal a quienes otros estudiantes les gritaban “porros, porros”.

Minutos después, voceros de otras escuelas se acercaron al lugar para calmar la situación que incluso llegó a los insultos. El resto de la comunidad estudiantil lanzaba gritos contra Donovan Garrido y Daniel Rosales, voceros de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura (ESIA), quienes habían propuesto dar portazo junto con alumnos de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería y Ciencias Sociales y Administrativas (UPIICSA), Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) Azcapotzalco, el Centro de Estudios Tecnológicos 1, la vocacional 4 y la Escuela Superior de Comercio y Administración unidades Tepepan y Santo Tomás.

Según explicó Donovan Garrido en entrevista posterior, los estudiantes tienen “posturas encontradas” y están inconformes con la actuación de sus representantes en la mesa de diálogo, por lo que primero deben consensuar entre ellos antes de fijar una fecha para retomar el encuentro con las autoridades federales.

La mesa tenía que defender que el director no participaría en la pre comisión organizadora del Congreso Nacional Politécnico, pero no lo hicieron”, por eso, dijo, “la gente está molesta porque se ha cedido demasiado ante las autoridades”.

De ahí que en una reunión realizada horas antes del inicio de la mesa de diálogo (15:00 horas) unos 300 estudiantes de siete escuelas decidieron encontrarse en la Unidad Adolfo López Mateos para entrar al auditorio y “presionar” a las autoridades y a sus compañeros.

“La gente no quiere al director y ellos (los representantes estudiantiles en la mesa de diálogo) lo aceptaron. Dijimos, ‘vamos’ porque van a querer entregar las instalaciones”, lo que no pueden hacer, pues todavía no han logrado todos sus objetivos, explicó Donovan Garrido.

En ese momento, solo 25 elementos de la Policía Bancaria e Industrial y decenas de estudiantes de la comisión de seguridad resguardaban el inmueble, por lo que los uniformados les recomendaron suspender el encuentro pues serían incapaces de contener a los inconformes si insistían en entrar.

La (crucial) séptima mesa de diálogo

Tras nueve horas de sesión el lunes 24 de noviembre, funcionarios y estudiantes lograron consenso sobre el último punto pendiente del pliego de demandas referente a la organización del Congreso Nacional Politécnico. Así, sumaban ocho acuerdos que firmarían en la séptima mesa de diálogo citada para este martes 25.

En este encuentro acordarían la recalendarización del ciclo escolar y la fecha del regreso a clases para 171 mil estudiantes. Al iniciar la sesión, el director general, Enrique Fernández Fassnacht, debía firmar una carta en la que se comprometía a cumplir los acuerdos de la mesa de diálogo.

Sin embargo, hubo tres versiones de la carta elaborada por los estudiantes, por lo que propusieron un primer receso para que la comisión redactora –integrada por tres representantes estudiantiles y tres funcionarios–  hiciera solo un documento.

En ese instante, estudiantes amenazaban con entrar por la fuerza al auditorio, por lo que Froylán Juárez, representante estudiantil en la mesa, salió a intentar apaciguar a los inconformes con el argumento de estar “a un paso de la victoria”.

Con la presión estudiantil, suspendieron unos minutos la comisión redactora; cuando retomaron, Froylán lanzó un mensaje: “invito a la comunidad a que nos de ese voto de confianza. Que se sume a que en los últimos momentos más tensos que está viviendo el IPN, nos hermanemos para poder lograr el triunfo que nos merecemos”.

En tanto, la estudiante Zamantha López insistía en la falta de acuerdo para redactar la carta del director por lo que proponía interrumpir la mesa. “Existe un abismo de argumentos y habría que reflexionar y recapacitar para que esta carta tenga una buena redacción. Por lo tanto vamos a tener que suspender la mesa de redacción del día de hoy y también nuestra mesa de diálogo hasta que la comunidad tenga una redacción que le agrade”.

La declaración fue bien recibida por decenas de jóvenes afuera del auditorio que lanzaban “huélum, huélum”, pero adentro, los funcionarios mostraban su descontento. Por primera vez, el director Fernández Fassnacht lanzaba una advertencia: “se nos gota el tiempo para salvar el semestre, es cuestión de días; solo para tomar en cuenta”. Sin embargo, ambas partes se levantaron de la mesa sin  fijar una fecha para retomarla.

Y es que según el calendario ordinario, el semestre concluiría el 12 de diciembre y el próximo ciclo iniciaría la última semana de enero; sin embargo, el paro de labores suma casi dos meses.

Aunque por la tarde, integrantes de la mesa de diálogo estaban optimistas de que este martes se pondría fin al conflicto, para Donovan Garrido –vocero de la escuela que inició el paro–  “no hay condiciones” para reiniciar clases este año.

“Sería en enero”, porque antes “se ve complicado”. Para empezar, dijo, deben echar atrás el acuerdo por el cual se permite la participación del director en la pre comisión del Congreso Nacional Politécnico, además, la comunidad de ESIA buscaría la destitución de su director, Pino Durán Escamilla, como condición antes de entregar las instalaciones.

Hasta la madrugada de este miércoles, aún había reuniones estudiantiles para evaluar lo ocurrido. Según algunos estudiantes, preveían realizar asambleas locales este miércoles y jueves y el viernes, una sesión de la Asamblea General Politécnica, con los representantes de las 41 escuelas en paro, para definir la fecha de la octava mesa de diálogo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La 'pesadilla' de la escuela que ganó el sorteo del avión presidencial de México

Padres y madres de una pequeña escuela de Chiapas denuncian haber tenido que abandonar sus hogares tras recibir amenazas para entregar el premio ganado en el sorteo a un grupo criminal.
24 de noviembre, 2021
Comparte

La noticia que iba a cambiar para mejor la vida de un pequeño pueblo de Chiapas, en el sur de México, se acabó convirtiendo para sus vecinos en una pesadilla.

Al menos 28 familias de indígenas tzeltales del municipio de Ocosingo denunciaron haberse visto obligadas a abandonar sus hogares tras recibir amenazas de un grupo criminal.

¿El motivo? Negarse a invertir en armas el dinero que habían ganado en el famoso sorteo del avión presidencial de México celebrado el año pasado, tal y como les reclaman.

“Dicen que el dinero es para comprar armas y nosotros no estamos de acuerdo”, dijo uno de los voceros de los vecinos a medios locales durante una reciente protesta.

El “calvario”, tal y como lo definen, comenzó cuando la escuela de preescolar José María Morelos y Pavón del pueblo se hizo con el número 4344899 para el sorteo que puso en juego el equivalente al coste de la lujosa aeronave que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha intentado vender sin éxito durante años.

El 15 de septiembre de 2020, su “cachito” resultó ganador de 20 millones de pesos (unos US$950.000) y los vecinos recibieron con gran alegría la noticia.

Sin embargo, aseguran que poco después de hacerse público que habían resultado ganadores, comenzaron a recibir amenazas de un grupo armado local llamado Los Petules para que les compraran armas con el premio ganado.

Map

Armas de alto calibre

En marzo, los padres y madres de la escuela iniciaron obras para mejorar el edificio con parte del dinero. El resto, tenían previsto invertirlo en obras para mejorar las condiciones de vida del pueblo.

Sin embargo, denuncian que las amenazas subieron de tono y que incluso uno de ellos resultó herido por balas de hombres enviados por el grupo armado para que accedieran a su reclamo.

Afirman que el objetivo de Los Petules es atacar a grupos de una comunidad cercana y quedarse con hectáreas de terreno. Cuando los vecinos amenazados se negaron a comprar las armas, aseguran que hombres armados los expulsaron de sus casas.

“Salimos de nuestra comunidad por amenazas con armas de fuego de alto calibre”, le dijo a BBC Mundo Melecio López, uno de sus voceros.

Según informó el diario El Universal, Los Petules fueron acusados hace unos días por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) de atacar sus bases en la zona.

Denuncias ante autoridades

Los pobladores interpusieron una denuncia ante la Fiscalía de Justicia Indígena de Chiapas y la Secretaría de Gobierno estatal, pero aseguran que no ha habido ningún avance para solucionar la situación.

BBC Mundo contactó con ambas instituciones y respondieron no poder ofrecer información sobre el caso, si bien la Secretaría confirmó tener conocimiento de lo ocurrido tras la denuncia vecinal.

Las amenazas y agresiones fueron en aumento, cuentan los vecinos, lo que obligó el pasado mes a que al menos 28 familias tuvieran que huir del pueblo para salvar sus vidas.

“Perdimos más de 250 cabezas de ganado, casas, refrigeradores, cosechas de maíz, frijol y animales de corral y nos quitaron la tarjeta de banco perdiendo derecho a todos los beneficios del gobierno”, aseguró el vecino Marcelo Santiz a la Agencia EFE.

Andrés Manuel López Obrador hablando sobre la rifa en rueda de prensa en Ciudad de México

EPA
El presidente mexicano describió el avión como un símbolo de exceso gubernamental.

Los desplazados aseguran que hasta que el grupo no sea desarmado no podrán regresar a sus casas. Llevan un mes fuera de sus hogares en diferentes lugares de la zona y temen que puedan ser localizados.

Por ello, piden ayuda a las autoridades de Chiapas y al presidente López Obrador, principal impulsor del sorteo de lotería que ganaron y acabó convirtiendo en una pesadilla.

Los problemas del sorteo

El sorteo del avión presidencial fue una idea de López Obrador para deshacerse de la aeronave utilizada por su predecesor, Enrique Peña Nieto, e identificada por su gobierno como como uno de los mayores símbolos de lujo y derroche de Ejecutivos anteriores.

Sin embargo, dados los innumerables obstáculos que suponía entregar un avión de estas características a un ciudadano, finalmente se optó por sortear el equivalente en dinero al valor actual de la aeronave: 100 premios de 20 millones de pesos cada uno.

También el fin solidario de la rifa dio mucho que hablar. Lo recaudado con la venta de boletos se iba a destinar a comprar equipos médicos para hospitales pero, ante el ritmo de venta menor al esperado, el gobierno decidió comprar cerca de un millón de billetes para repartir entre centros médicos.

Es decir, el gobierno gastó su propio dinero para que los hospitales pudieran optar a un premio -financiado, por otro lado, también con recursos del Ejecutivo-, en lugar de destinar directamente esa cantidad al sector de salud y no hacerlo depender del azar.

Tras el sorteo simbólico, el avión presidencial mexicano sigue ocasionando gastos de mantenimiento a la espera de encontrar comprador, algo que se ve dificultado por todas las modificaciones que la aeronave sufrió para incluir lujosos detalles en su interior.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-PHL2BPXFX8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.