Este es el lugar en Austria a donde PGR llevará los restos de Cocula
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
En conferencia de prensa sobre el caso Ayotzinapa, Jesús Murillo Karam presentó imágenes de los restos humanos hallados en Cocula.

Este es el lugar en Austria a donde PGR llevará los restos de Cocula

Desde 1997, el instituto ha participado en casos de reconocimiento que van desde las víctimas del tsunami en Asia en 2004, restos de víctimas del régimen militar chileno o casos con más de 100 años de haber ocurrido.
En conferencia de prensa sobre el caso Ayotzinapa, Jesús Murillo Karam presentó imágenes de los restos humanos hallados en Cocula.
Por Tania L. Montalvo
10 de noviembre, 2014
Comparte
 En conferencia de prensa sobre el caso Ayotzinapa, Jesús Murillo Karam presentó imágenes de los restos humanos hallados en Cocula.


En conferencia de prensa sobre el caso Ayotzinapa, Jesús Murillo Karam presentó imágenes de los restos humanos hallados en Cocula.

La identificación de los restos hallados en el municipio de Cocula, Guerrero —que según la Procuraduría General de la República (PGR) podrían ser de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal de Ayotzinapa— se llevará a cabo en el Laboratorio Central de ADN de Austria (Austrian Central DNA Database Laboratory), que en los últimos 17 años ha resuelto 8 mil crímenes a través de pruebas forenses de ADN, y reconocido a víctimas de nueve países.

El Laboratorio es parte del Instituto de Medicina Legal de la Universidad de Innsbruck, Austria, y según sus propios registros, desde que inició operaciones en 1997 ha estudiado más de 29 mil escenas de crimen y restos de víctimas como las del régimen militar chileno o las del tsunami en Asia, en donde después de 100 días del desastre natural se recogieron 400 muestras que permitieron identificar a 101 personas, el total de las víctimas que se buscaban.

Leer: ¿Son los restos de los normalistas? Esto hará la ciencia para verificarlo: ADN mitocondrial, te explicas en qué consiste. 

Este centro austriaco se especializa en el desarrollo de nuevos métodos y tecnologías de análisis y reconocimiento forense sobre todo para muestras dañadas, con alto nivel de degradación o muy pequeñas, pero además posee una Base de Datos de ADN que contiene los perfiles genéticos de víctimas no identificadas en escenas del crimen y de personas sospechosas de haber cometido un delito grave.

En el banco de ADN existen registros de todos los países que son parte de la Organización Internacional de Policía Criminal, Interpol.

El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, dijo el viernes 7 de noviembre que el Estado mexicano acudirá al laboratorio de Innsbruck porque los restos humanos encontrados en Cocula presentan “un alto nivel de degradación” causado por el fuego que provocaron presuntos integrantes de la organización criminal Guerreros Unidos para desaparecer el rastro de un grupo de más de 40 personas.

La investigación del gobierno mexicano sobre los 43 estudiantes desaparecidos desde el 26 de septiembre pasado indica que tras haber sido detenidos por policías municipales de Iguala, el grupo fue entregado a integrantes de Guerreros Unidos.

Según la PGR, dos detenidos que presuntamente son parte de esa organización criminal y participaron en los hechos declararon que tras asesinar y prender fuego a un grupo de 40 personas recibieron la orden de fracturar lo que quedó de los huesos calcinados, depositarlos en bolsas y arrojarlos al Río San Juan, en Cocula. Algunos de esos restos recuperados son los que serán enviados a Austria para confirmar si se trata de los normalistas.

La prueba para el análisis forense de muestras dañadas o degradadas es la de ADN mitocondrial, de la que el Laboratorio de Austria es pionero en protocolos de investigación y guía en más de 30 instituciones de todo el mundo para la apertura de laboratorios con especialidad en ese examen.

Además del reconocimiento de víctimas en el tsunami de 2004, los casos más importante en lo que, según la misma Universidad, ha participado el Instituto son:

  • En 2009 se confirmó que los restos encontrados dos años en Urales pertenecen a dos jóvenes: al zarevich Alexéi y a la princesa María, hijos de Nicolás II, el último zar de Rusia asesinado por los bolcheviques en 1918.
  • En 2006 el Instituto informó los resultados de las pruebas de ADN que realizó al cráneo de Wolfgang Amadeus Mozart. Tras 250 años desde su nacimiento, se determinó que el ADN no coincidía con el de dos personas que son identificadas como sus parientes. No se pudo determinar si lo anterior significa que el cráneo que ha estado en manos de la Fundación Mozart desde 1902 no pertenece al compositor o si los restos de las dos personas que supuestamente son sus familiares y están enterradas en Salzburgo nada tienen que ver con él.
  • En 2007, en Innsbruck se analizó si unos restos realmente pertenecían al poeta Friederich Schiller, quien murió en 1805. Tras hacer pruebas con otros parientes, se llegó a la conclusión de que no se trata de su esqueleto.
  • En 2005 se resolvió un caso importante para el montañismo que databa de 1970: el alpinista Reinhold Messner —el primer alpinista en escalar los 14 montes del planeta de más de 8,000 metros— dijo que su hermano Günther había muerto en una avalancha mientras descendían en una expedición a Nanga Parbat en Pakistán; sin embargo, dos montañistas alemanes acusaron que Reinhold abandonó a su hermano y lo mandó bajar por la cara norte de la montaña. Los restos de un hombre fueron encontrados en agosto de 2005 en la cara oeste de la montaña y se confirmó que se trataba de Günther, quien falleció en el sitio que su hermano señaló desde años atrás.
  • En 1991, alpinistas encontraron un cadáver en los Alpes de Ötzal en la frontera entre Austria e Italia. En Innsbruck se llevó a cabo la labor de identificación y tras siete años de trabajo se determinó que se trataba de un hombre que vivió en el año 3,300 a.C. en la Era de Cobre. Es la momia humana natural más antigua de Europa y se le conoce como el hombre de hielo —Iceman— u Ötzi, por el lugar del hallazgo.

El equipo forense de este instituto austriaco es dirigido por el profesor Walther Parson, quien es integrante de los comités directivos de la Sociedad Internacional de Genética Forense y de la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas.

Además, el Instituto trabaja con la Red Europea de Institutos de Ciencias Forenses, el Grupo de Expertos de ADN de la Interpol y el Grupo Europeo de identificación de ADN.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

5 avances médicos descubiertos por accidente (incluido uno sobre la dosis de la vacuna de coronavirus)

La ciencia médica puede ser metódica y sistemática, pero algunos de los mayores descubrimientos se han logrado por casualidad.
EPA
29 de noviembre, 2020
Comparte

Se podría suponer que todos los grandes descubrimientos médicos son el resultado de una acción deliberada por parte de los científicos.

Pero estarías equivocado. Muchos grandes descubrimientos son el resultado de accidentes, errores y azar.

Aquí hay cinco de los mejores, comenzando con el más reciente.

1. Dosis de la vacuna de Oxford

Si la vacuna Oxford-AstraZeneca se hubiera administrado en la dosis especificada, la efectividad de la vacuna para detener el covid-19 habría sido un ligeramente decepcionante 62%. (Y digo “ligeramente decepcionante” con cautela porque es un buen resultado, pero al lado del 95% de eficacia de Pfizer y Moderna, no se ve tan brillante).

En Brasil y Sudáfrica, la vacuna de Oxford se administró a la dosis inicial correcta y la segunda dosis un mes después.

Pero en Reino Unido, a los participantes del ensayo se les administró incorrectamente media dosis en la primera ronda y una dosis completa más tarde.

Y, casualmente, esto resultó en un 90% de eficacia.

No solo eso, sino que la dosis “incorrecta” también resultó en efectos secundarios más leves.

2. Penicilina

Quizás el descubrimiento fortuito más famoso en medicina es el descubrimiento accidental de la penicilina de Alexander Fleming en 1928.

Fleming estaba cultivando la bacteria de Staphylococcus y al regresar de unas vacaciones notó que una de las placas de cultivos no tenía crecimiento bacteriano alrededor de una colonia de hongos que había comenzado a cultivar.

Fleming hizo que los cultivos de este hongo, penicilina, estuvieran disponibles en todas partes.

Y fue uno de sus antiguos alumnos quien lo utilizó por primera vez para tratar una infección bacteriana en 1930.

Fue más de diez años después cuando la penicilina comenzó a producirse en cantidades masivas para probar su efectividad clínica en pacientes, tras una investigación pionera de la Universidad de Oxford.

3. Cultivo de bacterias

El descubrimiento y estudio de la bacteriología de Robert Koch fue un avance científico significativo.

Antes de su trabajo, las bacterias eran notoriamente difíciles de aislar unas de otras y, a menudo, se cultivaban en un caldo nutriente que sustenta a muchas especies.

En 1872, Koch notó el crecimiento de distintas colonias en una rodaja de papa y esto sería el catalizador para el uso del agar, que ahora es la sustancia estándar que se usa para cultivar bacterias en una placa de Petri.

Este descubrimiento permitiría a los científicos aislar las bacterias que estaban enfermando a un paciente.

El trabajo de Koch lo llevó a descubrir la primera bacteria causante de una enfermedad con nombre: Bacillus anthracis, que causa el ántrax.

4. Radiografías

La aplicación de rayos X revolucionó la medicina a finales del siglo XIX y principios del XX.

Wilhelm Röntgen se dio cuenta de estos nuevos rayos, a los que llamó “X” por su origen desconocido, mientras estudiaba los rayos catódicos (corrientes de electrodos en tubos de vacío).

Notó que los rayos X podían penetrar cartón y rápidamente los usó para mostrar que también penetraban los tejidos humanos, usando la mano de su esposa para demostrarlo.

La aplicación de estos rayos para mirar dentro del cuerpo humano pronto se generalizó.

Pero había poca comprensión del daño que estaban haciendo.

Se documentaron muchos casos de síntomas típicos de la enfermedad por radiación y exposición, incluidos los de científicos famosos como Thomas Edison.

5. Úlceras estomacales

Se estima que más de 4.000 millones de personas están infectadas con H. pylori, una bacteria que vive en el estómago y puede causar úlceras.

Fueron los esfuerzos incansables de dos investigadores, Barry Marshall y J. Robin Warren, y un período de crecimiento más largo de lo habitual, lo que llevó al descubrimiento de la bacteria.

Antes de esto, se pensaba que el estrés y ciertos alimentos causaban úlceras de estómago.

Si bien estos factores pueden empeorar las úlceras, no las causan.

En 1982, Marshall y Warren estaban estudiando el revestimiento y contenido del estómago de varios pacientes con diversos síntomas gástricos.

Por casualidad, era el fin de semana de Pascua y esto significó que los cultivos de los pacientes se mantuvieron en el laboratorio más tiempo de lo habitual.

Esto resultó en la identificación de una nueva bacteria de crecimiento lento que estaba causando estos síntomas.

Lamentablemente, la renuencia de la comunidad científica a aceptar los hallazgos de los investigadores llevó a Marshall a infectarse con H. pylori al consumir un cultivo vivo de bacterias, volverse sintomático y luego tratarse a sí mismo con antibióticos.

Adam Taylor es profesor y director del Centro de Aprendizaje de Anatomía Clínica de la Universidad de Lacnaster.

Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión original aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.