Las impresionantes imágenes submarinas de Google Maps
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las impresionantes imágenes submarinas de Google Maps

Por BBC Mundo
16 de noviembre, 2014
Comparte
Por primera vez está disponible el mapeo en 3D de un lugar bajo el agua, en este caso la Gran Barrera de Coral, en la costa nororiental de Australia. Foto: BBC Mundo.

Por primera vez está disponible el mapeo en 3D de un lugar bajo el agua, en este caso la Gran Barrera de Coral, en la costa nororiental de Australia. Foto: BBC Mundo.

Street View, la tecnología del servidor de aplicaciones de mapas de Google, fue más allá de los mapas de las calles del mundo y estrenó este viernes su primer mapeo tridimensional bajo el agua: el de la Gran Barrera de Coral, en Australia.

La incursión de Google en el mundo submarino permite a los usuarios zambullirse virtualmente en el mayor arrecife de coral del planeta y recorrerlo como cuando uno busca una dirección.

Hasta ahora es posible conocer una gran parte de la Gran Barrera, así como Bondi Beach y la bahía de Sídney.

Gran Barrera de Coral
En la Gran Barrera de Coral se han detectado 30 especies de ballenas, delfines y marsopas, seis especies de tortugas marinas, 1.800 especies de peces y nueve especies de caballitos de mar.

Google se asoció con el equipo de investigadores australianos Catlin Seaview Survey para crear la base de datos de la barrera, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981.

Cámara especial

Gran Barrera de Coral
Las imágenes registradas por Google maps abarcan 2.300 kilómetros de la Gran Barrera de Coral.

Richard Vevers, director ejecutivo de Catlin Seaview Survey, declaró a la cadena de televisión australiana ABC que los investigadores emplearon una cámara diseñada especialmente para recolectar miles de imágenes del litoral del estado de Queensland, en el noreste de Australia.

“Nos permite tomar imágenes completas de 360 grados cada tres segundos mientras viajamos por el arrecife”, expresó.

“Los usuarios pueden zambullirse en el agua, bucear virtualmente y apreciar las diferencias a lo largo de los 2.300 kilómetros”, agregó.

Shelly Beach, Sídney, Australia
La Gran Barrera de Coral es hábitat de 125 especies de tiburones y más de 5.000 especies de moluscos, así como algunas en peligro de extinción.

Un instrumento para evaluar el calentamiento global

Esta tecnología abre el camino para mapear otros importantes lugares bajo el mar.

Además de recorrerlos visualmente, servirá para documentar los daños causados por un ciclón o para examinar los efectos del calentamiento global.

Esto último es importante, considerando que la Gran Barrera de Coral está en peligro.

Se trata de un hábitat de cientos de especies distintas -1.800 en el caso de los peces- y algunas en riesgo de extinción, como el dugongo (parecido al manatí) y la gran tortuga verde.

Arrecife de Myrmidon, Gran Barrera de Coral
A través de Street View se puede apreciar la espectacular belleza de la Gran Barrera y otras maravillas naturales del mundo submarino.

Las imágenes son accesibles a través de Google Maps y fueron grabadas en decenas de locaciones en el arrecife.

Vevers afirmó también que el proyecto es extremadamente importante para la ciencia, porque ha creado un registro de cómo luce.

“Lo que hemos revelado hoy es uno de los registros más completos de la Gran Barrera de Coral que se han publicado”, dijo. “Se pueden usar como un expediente muy preciso para monitorear los cambios ambientales en el arrecife”.

Isla de Bare en la bahía de Botany, Sídney
Los investigadores regresarán en el futuro para medir los cambios causados por huracanes o tifones y el daño ocasionado por el calentamiento global.
Isla de Lady Elliot, Gran Barrera de Coral
La Unesco, que declaró a la Gran Barrera de Coral patrimonio de la humanidad, cree que este año podría estar en peligro ambiental.
Cod Hole, Gran Barrera de Coral
Cod Hole fue uno de los primeros segmentos de la Gran Barrera de Coral en ser protegidos de la pesca excesiva, que estaba diezmando su población de la especie de bacalaos “epinephelus tukula”.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Qué dice el documento sobre la investigación del 11-S recién desclasificado por el FBI

El memorando enumera algunos contactos entre varios ciudadanos sauditas y los secuestradores de los aviones, pero no implica directamente al gobierno de Riad.
EPA
12 de septiembre, 2021
Comparte

En el vigésimo aniversario del atentado más mortífero en suelo estadounidense, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) publicó un documento que analiza las posibles conexiones entre varios ciudadanos sauditas en Estados Unidos y dos de los atacantes del 11 de septiembre de 2001.

Los familiares de las víctimas de los ataques de las Torres Gemelas llevaban años solicitando la divulgación de estos archivos clasificados, argumentando que los funcionarios sauditas habrían tenido conocimiento previo del atentado pero que no intentaron detenerlo.

15 de los 19 secuestradores de los aviones eran ciudadanos sauditas.

Sin embargo, el documento —el primero de varios que se espera que sean hechos públicos— no proporciona ninguna evidencia de que el gobierno saudita hubiera estado vinculado o tuviera conocimiento del complot contra las Torres Gemelas.

Antes de la desclasificación, la embajada saudita en Washington se mostró a favor de que los archivos se sacaran a la luz, y una vez más negó cualquier vínculo entre su país y los secuestradores, señalando que tales afirmaciones son “falsas y maliciosas”.

¿Qué dice el documento?

El documento del FBI de 16 páginas se basa en entrevistas con una fuente cuya identidad está clasificada (nombrada como PII) y describe los contactos entre varios ciudadanos sauditas y dos de los secuestradores, Nawaf al-Hazmi y Khalid al-Midhar.

Ambos se hicieron pasar por estudiantes para ingresar a Estados Unidos en el año 2000.

El memorando del FBI dice que luego recibieron un apoyo logístico significativo de Omar al-Bayoumi, quien, según testigos, era un visitante frecuente del Consulado de Arabia Saudita en Los Ángeles a pesar de que su estatus oficial en ese momento era el de estudiante.

Según la fuente del FBI, Bayoumi tenía “un estatus muy alto” en el consulado.

“La asistencia de Bayoumi a Hamzi y Midhar incluyó traducción, viajes, alojamiento y financiación”, dice el documento.

Ataque torres gemelas

Getty Images

Por otra parte, el archivo del FBI también asegura que hubo vínculos entre los dos secuestradores y Fahad al-Thumairy, un imán (líder musulmán) de la mezquita del rey Fahad en Los Ángeles, a quien las fuentes citadas describen como “de creencias extremistas”.

Tanto Bayoumi como Thumairy abandonaron Estados Unidos semanas antes de los ataques del 11 de septiembre, según la agencia de noticias AP.

La agencia también citó a Jim Kreindler, un abogado de los familiares de las víctimas del 11 de septiembre, diciendo que el documento publicado “valida los argumentos que presentados en el litigio sobre la responsabilidad del gobierno saudí en los ataques del 11 de septiembre”.

El mes pasado, una demanda iniciada por familiares llevó a que varios altos exfuncionarios sauditas fueran interrogados bajo juramento.

Joe Biden en el Pentágono

EPA
Las familias de algunas víctimas llevaban tiempo presionando al presidente Joe Biden para que desclasificara los documentos.

Las administraciones precedentes, las de George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump,se negaron a desclasificar los documentos, citando como argumento la seguridad nacional.

Pero el actual presidente Joe Biden ordenó la semana pasada una revisión de los documentos y les pidió a los funcionarios que publicaran lo que pudieran durante los próximos seis meses.

Durante mucho tiempo se ha especulado sobre vínculos oficiales sauditas con el atentado, dado el número de ciudadanos de ese país involucrados y los antecedentes del líder de al Qaeda, Osama bin Laden.

El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Getty Images
El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Estados Unidos y Arabia Saudita han sido aliados durante mucho tiempo, aunque a veces la relación ha sido compleja.

El anterior presidente estadounidense, Donald Trump, fortaleció los lazos entre su país y la monarquía absoluta.

Pero Biden calificó a Arabia Saudita de “paria” después de que en febrero de este año un informe de inteligencia de Estados Unidos implica al príncipe heredero, Mohammed bin Salman, en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ocurrido en 2018. Bin Salman niega haber ordenado el asesinato, que tuvo lugar en el consulado saudita en Estambul.

El corresponsal de seguridad de la BBC, Frank Gardner, afirma que desde entonces Biden ha suavizado su postura hacia el que es el hombre más poderoso de Arabia Saudita, reflejando la importancia de la alianza entre ambos países.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=LOgy5j2Z8vw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.