close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Cuartoscuro/Archivo
Los estados ponen trabas para castigar feminicidios: exigen comprobar que se asesina por celos
Actualmente, en 17 entidades federativas es difícil o imposible acreditar que el asesinato de una mujer cometido con violencia de género es un femicidio debido a las condiciones que imponen los códigos penales locales para calificarlo e investigarlo.
Cuartoscuro/Archivo
Por Tania L. Montalvo (@tanlmont)
20 de noviembre, 2014
Comparte

mujeres_violencia2

Antes de ser asesinada a golpes, una mujer fue arrastrada ocho metros en un camellón. Los rastros hacen creer a las autoridades que la víctima —de entre 35 y 40 años— se reunió por voluntad propia con quien se convertiría en su homicida. Discutieron y forcejearon antes de que él intentara abusar sexualmente de ella y la asesinara con un tabique que arrojó sobre su cabeza.

Este caso, ocurrido en el Distrito Federal, ocupaba las primeras planas de algunos diarios de la capital cuando el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) denunciaba que sin importar “la evidente violencia de género en los asesinatos” en el país es complicado perseguir y condenar un feminicidio por las trabas que imponen los mismos estados.

Actualmente, en 17 entidades federativas es difícil o imposible acreditar que el asesinato de una mujer cometido con violencia de género es un femicidio debido a las condiciones que imponen los códigos penales locales para calificarlo e investigarlo, concluyó el OCNF en el “Estudio de la implementación del tipo penal de Feminicidio en México. Causas y consecuencias 2012-2013”.

“La autoridad sigue pensando que sólo por celos un hombre puede privar de la vida a una mujer, que lo hizo porque no controló sus emociones y porque además fue engañado y entonces se dio un crimen pasional, siguen sin entender lo que es feminicidio y todo lo que implica la violencia de género”, dijo María de la Luz Estrada, directora del OCNF.

La tipificación penal del feminicidio, es decir, que el asesinato de una mujer por misoginia o sexismo sea considerado un delito, inició en los estados en 2011 y a la fecha 31 entidades —excepto Chihuahua que califica el homicidio de una mujer como un delito grave y da a éstos penas más altas que a otros casos— han modificado sus códigos penales para perseguirlo.

Sin embargo, las características que debe tener el crimen para calificarlo como feminicidio son inverosímiles como comprobar que al victimario lo motivaron los celos o que odiaba a la mujer porque lo engañó; lo cuál, según el OCNF siempre es difícil de demostrar y es un juicio subjetivo pese a la evidencia de violencia de género.

“Se tiene que comprobar el dolo, que la intención era matar a la mujer. Si el homicida declara que no tenía la intención de asesinar, el caso ya no es declarado como feminicidio. Si una violación sexual derivó en una muerte pero el victimario dice que su intención no era matarla, ya no es un feminicidio”, explicó Rodolfo Domínguez, director de la organización civil Justicia, Derechos Humanos y Género.

Los estados en donde es “imposible” acreditar que un homicidio con violencia de género es un feminicidio son: Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Durango, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, San Luis Potosí, Puebla, Quintana Roo, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas.

El OCNF denuncia que en esos códigos penales no se toma en cuenta que según estándares internacionales un feminicidio ocurre cuando “se priva de la vida de una mujer y se incurre en una sola forma de violencia de género” entre las que se encuentran: violencia sexual, lesiones degradantes, amenazas y acoso, abuso de la relación de parentesco —matrimonio o amistad—, abuso de una relación de confianza o subordinación, que la víctima haya sido incomunicada, el cuerpo haya sido expuesto en un lugar público y el estado de indefensión de la víctima.

En 17 estados del país, además de pruebas inverosímiles, se pide comprobar que ocurrieron las ocho razones o la mayoría de éstas. Por ejemplo:

-En Quintana Roo son necesarias ciertas circunstancias como que el cuerpo de la víctima sea exhibido públicamente por la intención de demostrar el odio hacia la víctima.

-En Guerrero, independientemente de las características del crimen se debe comprobar que hubo violación, tratos crueles, inhumanos y degradantes.

-En Michoacán es necesario probar la intención del agresor de asesinar.

-En Puebla se requiere demostrar el odio o la aversión a las mujeres o los celos como motivo del asesinato.

-En Yucatán, el asesinato de una mujer cometido por la pareja se considera un crimen pasional. No toma en cuenta que todo asesinato de pareja es feminicidio.

-En Tamaulipas se requiere probar el uso excesivo de la fuerza y que hubo violencia reiterada.

-En Baja California, para ser considerado feminicidio se solicitan pruebas de que el agresor ha tenido manifestaciones de misoginia o desprecio al género femenino.

Escapar de la alerta de género

Que los feminicidios no se cataloguen como tal no sólo impide que los feminicidas sean castigados con penas más severas —de 40 a 60 años— si no que impide que en los estados sea visible la violencia de género y por lo tanto, se combata.

El OCNF ha denunciado que los gobernadores le huyen a que en su estado se declare una alerta de género por temor a que haya una consecuencia política-electoral; por lo que optan por esconder la violencia de género disminuyendo en sus estadísticas la comisión de feminicidios y catalogándolos sólo como homicidios.

Hasta ahora, se han negado alertas de género para entidades como Chiapas, Estado de México, Nuevo León, Guanajuato, Oaxaca, Morelos e Hidalgo pese a que organizaciones civiles han demostrado cómo han aumentado los feminicidios.

El estudio de la OCNF reporta que los códigos penales de 14 estados sí tienen un tipo penal del feminicidio que es posible acreditar y por lo tanto, perseguir y castigar.

Las entidades que cumplen con el tipo penal son: Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Distrito Federal, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Querétaro, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

Diferentes datos

El Observatorio alertó sobre la falta de datos oficiales en el tema de feminicidio, no sólo porque muchos casos no son reportados como tal pese a que se cometieron con violencia de género, si no por la opacidad que existe en los estados.

Tras realizar diferentes solicitudes de información, el OCNF pudo documentar con información de 16 estados que entre enero de 2012 y diciembre de 2013 al menos 3,892 mujeres fueron asesinadas en México.

De esa cifra, sólo 613 casos fueron tipificados como feminicidios, pero el Observatorio duda que estos sean los únicos cometidos en ese periodo pues los datos no coinciden con la información que entregó la Secretaría de Salud que les reportó que ingresaron a 9,015 mujeres violentadas por sus parejas con señales de ahorcamiento, estrangulamiento o lesiones de arma blanca; y de éstas, al menos 1,071 fallecieron.

A ello se suma los datos que otras organizaciones han recolectado. ONU Mujeres reportó el 13 de noviembre pasado que según cifras de mortalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y la Secretaría de Salud, 2,502 mujeres fueron asesinadas de forma violencia durante 2013 y denunció que desde 1985 suman 44,646 muertes violentas.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte