close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Impiden en la UNAM toma de Rectoría; grupo de estudiantes toma Wal Mart Copilco

Los manifestantes que expresaron la consigna "¡Fuera Narro!", convocaron a una manifestación pacífica y pidieron que todos los participantes se descubrieran el rostro.
Por Con información de Paris Martínez.
16 de noviembre, 2014
Comparte

Minutos antes del mediodía de este domingo, grupos de estudiantes se reunieron en Metro Copilco para iniciar una marcha hacia la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) por los hechos del sábado, en los que policías capitalinos entraron al campus luego que un agente de la Procuraduría del DF (PGJ-DF) disparara contra un joven cerca de la Facultad de Filosofía y Letras.

Los manifestantes, que iniciaron la marcha minutos después de las 12:00 horas, llevaron la consigna “¡Fuera Narro!” a la zona de la rectoría, luego de una breve marcha del Metro Copilco a la zona central del campus.

Después de una reunión de los estudiantes frente a Rectoría, en la que un grupo de ellos intentó tomar el edificio y otro grupo lo impidió, un tercer grupo de estudiantes -con el rostro descubierto y sin cometer saqueo- tomó el Walmart aledaño en Avenida Universidad, donde al momento se mantienen a la entrada de la tienda.

Empleados de Wal Mart cerraron las puertas de acceso, por lo que clientes se han quejado de ser privados de su libertad ante la negativa a abrir las puertas y dejarlos salir.

Después de las 17:00 horas, los clientes de la tienda pudieron salir, aunque el bloqueo se mantuvo hasta después de las 18:00 horas.

Posteriormente, el grupo de anarquistas que resguardaba la Rectoría luego de intentar fallidamente ingresar, puso barricadas en Avenida Universidad y a la entrada a CU en la calle Cerro del Agua.

La barricada de Eje 10 Sur casi esquina con Av. Universidad, a la cual le prendieron fuego, estaba hecha basura y de mobiliario de la tienda departamental y de una gasolinería.

No se reportaron heridos por estos hechos.

Marchan estudiantes de la UNAM por la renuncia de Narro

Antes de llegar a la Rectoría, el contingente realizó un mitin afuera del auditorio “Che Guevara”, donde colectivos que tienen ocupado el inmueble dijeron tener documentos y la identificación del policía de Investigación que ayer realizó disparos e hirió a una persona. Los estudiantes afirmaron que un operativo para hostigar a quienes ocupan dicho espacio y desalojarlo lleva semanas en práctica.

En la protesta participó un pequeño grupo de jóvenes encapuchados, aunque otros manifestantes les pedían que no hubiera violencia. Poco antes de las 14:00 horas, un grupo de personas con el rostro cubierto planteó tomar Rectoría, lo que originó una discusión con el resto de manifestantes, quienes señalaban que esa no era la forma de protestar. Los jóvenes mantienen una asamblea para determinar más acciones para este domingo.

Las tensiones aumentaron cuando un hombre con el rostro cubierto trepó hasta el segundo nivel del edificio y golpeó los cristales para intentar entrar. Estudiantes que se oponen a la toma del inmueble subieron y le impidieron concretar su acción, mientras en la explanada, decenas le gritaban “bájate, bájate”.

En la puerta principal, decenas de jóvenes encapuchados se pronunciaron por tomar el edificio, discutiendo con otros manifestantes que intentaban convencerlos de no hacerlo, afirmando que la protesta se convocó en defensa de la autonomía de la UNAM y no para dañar su patrimonio.

En un segundo intento, otros tres sujetos con el rostro cubierto volvieron a intentar entrar a la Rectoría por pisos superiores sin conseguirlo, ante la protesta de la mayoría de los presentes.

En el lugar sólo permanecen alrededor de 50 manifestantes con el rostro cubierto, quienes se atrincheraron con palos, madera y tubos en la entrada del inmueble.

Desde el inicio, los manifestantes pidieron una protesta pacífica y que todos los participantes se descubrieran el rostro.

Cerca de las 12:30 horas, la marcha ingresó a Ciudad Universitaria por el acceso de la avenida Cerro del Agua con dirección a la zona de Rectoría y la Facultad de Filosofía.

En la Ciudad Universitaria permanecen dos barricadas, una en Economía y otra en Filosofía y Letras, sobre el Circuito Escolar. Jóvenes resguardan las inmediaciones de la Facultad de Filosofía y el Auditorio Che Guevara.

En las inmediaciones de Ciudad Universitaria, tanto del lado sur, cercano a Perisur, como en la parte norte, del lado del Eje 10 Sur, hay camionetas con elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP-DF) que resguardan las unidades de Metrobús que circulan sobre Insurgentes Sur.

El tránsito sobre Insurgentes se mantiene abierto en ambos sentidos.


Al menos 150 elementos de la SSP-DF resguardan avenida Insurgentes desde el Eje 10 hasta Periférico, el tramo de dicha vialidad que cruza Ciudad Universitaria de la UNAM.

El sábado, agentes de la PGJ-DF y elementos de la Secretaria de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) tuvieron dos altercados con estudiantes, luego de una “diligencia” de la procuraduría capitalina que fue interrumpida por estudiantes.

La PGJDF afirmó que sus agentes llevaban a cabo una diligencia por robo de un celular, por lo que tomaban fotografías en la Facultad de Filosofía y Letras cuando fueron increpados por jóvenes. Al intentar huir un agente disparó contra un universitario.

El vehículo Nissan Sentra con placas 982-WEG del DF, en el que viajaban los elementos de la PGJ-DF fue abandonado y quemado durante la noche por jóvenes con el rostro cubierto.

Marchaautonomia (1)

Convocatoria de estudiantes de la UNAM a la llamada Marcha por la Autonomía, este domingo 16 de noviembre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las denuncias por las celdas en las que mantenían a niños migrantes en EU

Alrededor de 250 niños migrantes fueron trasladados el lunes de una estación fronteriza en Texas a otros centros de reclusión tras denuncias de negligencia, aunque este martes un funcionario de migración declaró que 100 fueron llevados de vuelta al sitio.
25 de junio, 2019
Comparte

“Encerrados en celdas horribles donde hay un inodoro abierto en medio de la habitación” en el mismo lugar en que comían y dormían.

Esta es la descripción de una abogada que visitó un centro de detención de inmigrantes en la fronteriza ciudad de Clint, en el estado de Texas (EE.UU.) en la que estaban cientos de niños migrantes.

Un grupo de abogados que recibieron autorización de un juez para entrar en el lugar denunciaron que los niños estaban “gravemente descuidados”.

Días después de las acusaciones, alrededor de 250 menores de edad fueron trasladados el lunes a otros refugios.

Este martes, sin embargo, medios locales reportaron que 100 niños fueron llevados de vuelta a la estación denunciada “debido a falta de espacio para camas en los refugios y fondos insuficientes para expandir las instalaciones diseñadas para niños”, según declaró un funcionario fronterizo citado por la prensa.

Migrantes en la frontera entre México y EEUU

Getty Images
En los últimos meses, un número récord de familias ha cruzado la frontera sin documentos a Estados Unidos.

Poco después de que estallara la polémica, se conoció que el más alto funcionario de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés), John Sanders, presentó su renuncia.

En la carta en la que informa a los empleados del CBP de su renuncia, Sanders no afirma que el motivo es la polémica por las malas condiciones de detención de los niños inmigrantes.

El corresponsal de inmigración del diario The Washington Post, Nick Miroff, la renuncia de Sanders no está relacionada con el asunto.

En su rol de comisionado interino, Sanders se encargaba de supervisar a la agencia federal.

Los niños retenidos en Clint habían sido separados de sus familiares adultos en la frontera o son los hijos de madres adolescentes que también estaban retenidas allí, según reportó el diario The New York Times.

En un incidente aparte, la patrulla fronteriza de Texas reportó las muertes de siete migrantes esta semana que aparentemente trataron de eludir el sistema de inmigración, incluidos dos bebés y un niño pequeño.

¿Cómo describieron las condiciones en el centro?

No había nadie cuidando de estos niños… no los estaban bañando de forma regular”, describió a la BBC la profesora Warren Binford, de la Universidad Williamette en Oregón, quien visitó la estación de Clint.

“Cientos de niños estaban siendo retenidos en un almacén que había sido anexado recientemente al centro”, añadió.

“Las celdas están desbordadas, hay un brote de piojos e influenza. Los niños están siendo encerrados en lugares aislados sin supervisión de adultos. Están muy, muy enfermos y están acostados sobre colchonetas en el suelo”, dijo.

Las manos de una persona detrás de una celda.

Reuters
Una de las abogadas que entró al centro declaró que los niños le dijeron que a veces debían cuidar de los más pequeños.

En las entrevistas que hizo Binford con varios de los niños, algunos mencionaron que “los mayores intentaban cuidar a los menores” y que a veces los más pequeños “se quedaban solos en el piso”, declaró la abogada el sábado a la revista The New Yorker.

“Nos dijeron que tenían hambre y que algunos no se habían bañado”, agregó.

Elora Mukherjee, otra de las abogadas que visitó las instalaciones, le dijo a la cadena CBS News que algunos de los niños “llevaban puesta la misma ropa sucia con la que cruzaron la frontera”.

“Es denigrante e inhumano y no debería estar pasando en Estados Unidos”, agregó.

Una carpa temporal armada al lado del centro de retención de la patrulla fronteriza en Clint, Texas.

Getty Images
Esta es una carpa temporal que se anexó a la estación de la Patrulla Fronteriza en Clint, que recibió denuncias de sobrepoblación y descuido a los niños retenidos.

A medida que siguen surgiendo historias que describen condiciones deficientes en el centro, algunos voluntarios han intentado donar suministros, pero han sido rechazados por los funcionarios de la frontera.

Un grupo de voluntarios declaró al diario Texas Tribune que gastó US$340 en pañales, jabones, toallas desechables y juguetes para los niños del centro Clint, pero que fueron completamente ignorados por los agentes que estaban de turno.

Otro residente de Clint que intentó visitar la estación le dijo al periódico: “Sabiendo lo que pasa en tu comunidad y que no puedas darles a estos niños los suministros que necesitan para limpiarse o vestirse… rompe el corazón”.

El congresista demócrata de Texas Terry Canales envió un tuit posteriormente en el que decía que la Patrulla Fronteriza también le dijo que “no aceptan donaciones”.

¿Qué han dicho las autoridades?

En un comunicado, la autoridad fronteriza reconoció que la estación de Clint no estaba lo suficientemente equipada.

“La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. aprovecha los limitados recursos para proporcionar el mejor cuidado posible a aquellos bajo custodia, especialmente a los niños”, indicó el escrito.

“Como nuestros directivos han señalado en numerosas ocasiones, nuestras instalaciones de retención a corto plazo no fueron diseñadas para albergar poblaciones vulnerables, y necesitamos urgentemente fondos humanitarios adicionales para manejar esta crisis”.

La agencia dijo que trasladó a los niños a instalaciones más adecuadas apenas hubo espacio disponible.

El lunes, la congresista demócrata del estado de Texas Verónica Escobar declaró que las autoridades le informaron que solo quedaban 30 niños en la estación de Clint.


¿Qué están haciendo los legisladores?

Los representantes demócratas de la Cámara Baja del Congreso intentar aprobar por ley un fondo de US$4.500 millones para envío de ayuda a la frontera, pero el asunto divide a los liberales, en particular a hispanos y progresistas.

Algunos legisladores, como la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, señalaron que la financiación adicional podría ser utilizada por la Casa Blanca para continuar las “redadas y detenciones”.

Otros, como la congresista demócrata Nita Lowey, creen que los demócratas no deberían permitir que la rabia hacia el presidente Trump les impida ver “las horribles condiciones en las instalaciones fronterizas mientras que las agencias se quedan sin dinero”.

La presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, se reunió con los miembros de su partido el lunes para discutir cambios al proyecto de ley previo a la votación de este martes.

La Casa Blanca ya ha amenazado con vetar la ley al declarar que “no provee de una apropiada financiación para la crisis actual y… contiene disposiciones partidistas diseñadas para impedir los esfuerzos de seguridad fronteriza de la administración (de Trump)”.

El gobierno de Trump ha solicitado más fondos para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y los departamentos de Defensa y Seguridad Nacional.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VuY5VSeKZ54

https://www.youtube.com/watch?v=p7ZPoLzIEsw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.