Por qué los padres de los normalistas de Ayotzinapa siguen sin creer en la versión oficial
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Por qué los padres de los normalistas de Ayotzinapa siguen sin creer en la versión oficial

Para una familia, el hallazgo de dientes calcinados y fragmentos de hueso no son una prueba convincente de la muerte de los estudiantes.
Cuartoscuro
14 de noviembre, 2014
Comparte

Nota del editor: Este texto fue publicado en noviembre de 2014, unas semanas después de la desaparición de los 43 normalistas.

María Telumbre conoce el fuego. Se dedica a hacer tortillas en una cocineta de carbón, y la experiencia le dice que cocinar un chivo lleva cuatro horas. Por eso, se niega a creer en la explicación dada por el gobierno mexicano de que integrantes de un cártel del narcotráfico incineraron a su hijo y a otros 42 estudiantes desaparecidos en una gigantesca hoguera en menos de un día, lo que habría borrado cualquier huella que permita identificar los cadáveres.

Para ella, el hallazgo de dientes calcinados y fragmentos de hueso no son una prueba convincente y tienen el mismo valor que las fosas clandestinas descubiertas en el estado de Guerrero desde que los estudiantes desaparecieron el 26 de septiembre. Simplemente, se rehúsa a aceptar que esas cenizas pertenezcan a su hijo de 19 años y a sus compañeros de escuela.

¿Cómo es posible que en 15 horas hayan quemado a tantos jóvenes, los hayan puesto en bolsas y los tiraran al río?“, dice Telumbre. “Eso es imposible, como padres, no les creemos”.

Para Telumbre, su esposo Clemente Rodríguez y otros padres la explicación oficial es tan solo otra mentira de un gobierno que quiere silenciar a los pobres y echarle tierra a este escándalo. Sus exigencias de que se diga la verdad han alimentado la rabia contenida de un país frente a la incapacidad del gobierno de confrontar a los brutales carteles de la droga, a la corrupción y la impunidad.

El escepticismo de la familia Rodríguez tiene su origen en la colusión entre autoridades mexicanas y el crimen organizado. Los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa fueron vistos por última vez cuando la policía de la ciudad de Iguala los detuvo, presuntamente por órdenes del alcalde. Soldados y policías federales no respondieron a las urgentes peticiones de los padres para que les ayudaran. El gobierno federal tardó 10 días en intervenir y cuando lo hizo, dicen los padres, las autoridades se concentraron en descubrir tumbas clandestinas en lugar de buscar a los estudiantes vivos, por eso sólo han encontrado las fosas.

“Los tendrán por allá escondidos, pero tengo la esperanza que cualquier día los van a soltar”, dice Rodríguez, insistiendo en que su hijo Christian Rodríguez Telumbre aún está vivo.

Guerrero es un estado violento con un historial de revueltas armadas y en cuya economía el cultivo de marihuana y amapola son un factor importante. La familia Rodríguez vive lejos de los lujosos centros vacacionales de Acapulco e Ixtapa, en una zona agrícola cercana a la Escuela Normal Rural, una universidad que forma maestros en Ayotzinapa. Rodríguez trabaja como vendedor de agua embotellada mientras que su esposa vende las tortillas que hace en una estufa al aire libre. El humo se cuela a su casa, de un solo cuarto dividido con cortinas y construida de adobe, que comparten sus tres hijas, la madre de Rodríguez, y hasta hace poco, Christian.

La noche del 26 de septiembre, Telumbre y Rodríguez recibieron una llamada de su hija. Había problemas. Ambos acudieron inmediatamente a la escuela. Les dijeron que decenas de estudiantes habían ido a la ciudad de Iguala a recaudar dinero y que la policía había disparado contra los autobuses que se habían tomado por la fuerza. Los detalles iban apareciendo poco a poco: Christian formaba parte del grupo atacado; un estudiante recibió un disparo en la cabeza; tres más murieron al igual que tres personas que pasaban por el sitio; uno de ellos fue encontrado al lado de la carretera, le habían arrancado la piel de la cara y le habían sacado los ojos, una marca de los asesinatos cometidos por los narcos.

Rodríguez se encaminó a Iguala con otros 10 padres. Su primera parada fue la oficina local de la procuraduría federal. Los guardias no los dejaron entrar pero los padres, desesperados, entraron a la fuerza y exigieron ayuda. Los funcionarios dijeron que no tenían información.

Luego fueron a la policía de Iguala, que también dijo que no conocía nada del tema aunque uno de ellos dejó entrever a Rodríguez que quizá los radicales estudiantes en realidad eran criminales que habrían recibido su merecido. Después se supo que las autoridades federales habían retenido a unos cuantos estudiantes, que esa tarde fueron liberados y que habían regresaron a la escuela. Pero Christian no estaba entre ellos.

Durante tres días más, los padres continuaron su desesperada búsqueda en hospitales, el edificio del Ayuntamiento y la base militar local. Siguieron pistas que los llevaron a cuevas oscuras y a una hacienda abandonada donde se decía que el cartel Guerreros Unidos, escindido del cartel de Los Beltrán Leyva, los tenía prisioneros. En Iguala, Rodríguez dio su número de teléfono móvil a extraños y suplicó que le dieran información de manera anónima. Pero todos parecían temerosos de hablar.

Las autoridades estatales detuvieron a 22 policías de Iguala en relación con el ataque al autobús y anunciaron que continuaban con la búsqueda de los 43 estudiantes. El alcalde, José Luis Abarca, solicitó licencia mientras se efectuaba una investigación y luego se fugó acompañado de su esposa María de los Ángeles Pineda.

Aún no había noticias de Christian.

Ocho días después de la desaparición de los estudiantes las autoridades federales anunciaron más detenciones. Dijeron que sospechosos los habían llevado a tumbas clandestinas en una colina de las afueras de Iguala, cerca de Pueblo Viejo. Veintiocho cuerpos fueron hallados en las fosas pero esos restos no encajaban con los de los estudiantes.

Diez días después de la desaparición de los jóvenes, el presidente Peña Nieto anunció el envío de fuerzas federales de seguridad para “conocer la verdad y asegurar que se aplique la ley a los responsables de estos hechos que son, sin duda, indignantes, dolorosos e inaceptables”.

Con el tiempo 10 mil policías federales y decenas de investigadores forenses, ataviados con sus trajes de protección para residuos peligrosos, se unieron a la búsqueda. También se ofreció una recompensa de 1,5 millones de pesos (alrededor de 112.000 dólares) a quien diera información sobre el paradero de los estudiantes desaparecidos. Se detuvo a más personas: 76 en total.

Pero aún no había rastros de los estudiantes.

Finalmente, el viernes pasado, el procurador general Jesús Murillo Karam dio una conferencia transmitida por televisión en la que detalló cómo hay “indicios” de que fueron asesinados los estudiantes, de acuerdo con confesiones ofrecidas por detenidos del caso.

Los jóvenes fueron llevados a un basurero cerca de Cocula en camionetas de carga tan atestada que 15 de ellos murieron de asfixia en el camino. Los sospechosos sostienen que los estudiantes fueron asesinados allí y que los asesinos apilaron sus cuerpos y encendieron una enorme fogata que ardió durante 15 horas. Luego metieron los restos pulverizados en bolsas que lanzaron al río.

“El alto nivel de degradación por el fuego hace muy difícil la extracción de ADN que permita la identificación”, dijo Murillo Karam ese día con un rostro lúgubre.

Las autoridades, no obstante, enviaron los restos a un laboratorio especializado en Austria para su identificación, en la esperanza de obtener información que permita a padres como Telumbre y Rodríguez aceptar la muerte de sus hijos.

AP.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 datos sobre el origen de la pandemia revelados por la OMS tras su misión en Wuhan

No fue una misión fácil y acaba sin una conclusión definitiva, pero aportando detalles importantes. Aquí te los contamos.
10 de febrero, 2021
Comparte

Era una misión difícil y acaba sin una conclusión definitiva, pero sí aportando detalles importantes.

El equipo internacional enviado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a China para investigar el origen de la pandemia de COVID-19 concluyó su estadía en el país con una rueda de prensa en la que desveló algunas claves de sus averiguaciones.

“No ha cambiado nuestro entendimiento , pero definitivamente sabemos más sobre él“, señaló Peter Ben Embarek, jefe de la misión de la OMS y especialista en zoonosis.

Su investigación duró aproximadamente dos semanas y fue estrictamente controlada por las autoridades chinas, que se resistieron a esta misión en un principio entre llamados de EE.UU. a que fuera más trasparente y críticas de Pekín a Washington por “politizar” el asunto.

Tras meses de negociaciones y una vez en el país, desde la OMS aseguraron que los expertos chinos en el terreno se habían mostrado abiertos con ellos.

Resumimos las primeras conclusiones de la OMS anunciadas en una conferencia de casi tres horas.

1- La fuga de un laboratorio es “extremadamente improbable”

En la conferencia de prensa, celebrada en Wuhan, el jefe de la misión internacional descartó la teoría de que el virus se hubiera filtrado de un laboratorio, un argumento en el que insistió el gobierno de Donald Trump sin presentar prueba alguna y que ha sido objeto de teorías de la conspiración.

En concreto, la administración Trump apuntó a la posibilidad de que el virus surgiera del Instituto de Virología de Wuhan, uno de los principales de China en el estudio de patógenos de nivel 4, que requieren el máximo grado de seguridad biológica, y que fue uno de los designados por las autoridades para analizar la secuencia del genoma del nuevo coronavirus.

visita del equipo de la OMS al Instituto de Virología de Wuhan.

Reuters
La visita del equipo internacional de la OMS fue estrictamente controlada por las autoridades chinas.

Tras visitar este laboratorio y otros, Embarek destacó los “estrictos protocolos de seguridad” en este tipo de instalaciones y argumentó que antes de la aparición del virus “ninguna publicación científica ni ningún informe en ningún laboratorio del mundo” había hablado sobre él.

Las filtraciones de este tipo son “infrecuentes”, remarcaron.

Por todo ello, el equipo de la OMS señaló que esa línea de investigación no será incluida en estudios futuros.

2- Murciélagos

El equipo de la OMS investigó cuatro fuentes potenciales del origen del contagio de SARS-CoV-2 a humanos:

  1. Transmisión directa de animal a humano
  2. Transmisión a través de un huésped animal intermedio (de animal a animal y luego a humanos)
  3. Transmisión por medio de algún alimento congelado de la cadena de frío
  4. Posible fuga de un laboratorio

“Los investigadores consideran que la más probable es la segunda opción y esta línea de investigación fue priorizada”, informó el corresponsal de la BBC en China Stephen McDonell, que asistió a la rueda de prensa.

“Todo continúa señalando a una reservorio de este virus, o de un virus similar, en poblaciones de murciélagos“, señaló Embarek.

No obstante, consideraron improbable que esto se encontrara en Wuhan. El equipo, por tanto, intentó encontrar “otras especies animales que pudieron contribuir a introducir el virus” en la urbe china, como huéspedes intermedios.

“No parece que hubiera una gran circulación del virus en ninguna especie animal en el país”, donde los científicos chinos analizaron miles de especies sin que se pudiese identificar a ninguna especialmente portadora, indicó.

3- Cadena de frío

Pese a que la transmisión a través de un huésped animal intermedio “es la más probable y la que requerirá mas estudio e investigación”, Embarek también consideró posible la transmisión por medio de algún alimento congelado de la cadena de frío, aunque dijo que no sabían mucho sobre ello.

El zoólogo explicó que el equipo había identificado a vendedores del mercado “mojado” de Huanan, al que se vincularon algunos de los primeros casos oficiales de COVID-19 y en el que se vendían productos animales congelados, incluido animales salvajes.

"El posible camino desde cualquier especie animal de origen hasta el mercado de Huanan pudo haber sido largo y convulso, incluyendo movimiento transfronterizo"", Source: Peter Ben Embarek, Source description: Jefe de la misión internacional de expertos de la OMS en China y especialista en zoonosis, Image: Peter Embarek

“Así que tenemos el potencial de continuar esta pista e investigar la cadena de suministro y los animales que fueron distribuidos al mercado”, recalcó.

Las autoridades chinas han atribuido los últimos rebrotes vividos en el país a los congelados importados del extranjero y a las personas venidas de otros países, sugiriendo que el virus pudo haberse originado en otra nación.

“Sabemos que el virus puede sobrevivir en condiciones que se encuentran en estos ambientes helados, fríos, pero en realidad no sabemos si el virus se puede transmitir a humanos” o en qué condiciones, precisó Embarek.

De ahí que recomendara más estudios sobre esta área.

4- Antes de Huanan

El equipo de la OMS además reveló que no encontraron “grandes evidencias” de que el virus estuviera circulando en Wuhan antes de que se registraran los primeros casos en diciembre de 2019.

“Para entender el panorama de diciembre de 2019 nos embarcamos en una investigación muy detallada y profunda de otros casos que pudieron no haberse detectado, previos en 2019”, explicó Embarek.

“Y la conclusión fue que no hallamos pruebas de grandes brotes que puedan estar relacionados con casos de COVID-19 antes de diciembre de 2019 en Wuhan o en otro sitio”, añadió.

No obstante, la viróloga holandesa Marion Koopmans explicó que eso no significa que no hubiera, informó el periodista de la BBC.

Mercado al aire libre en Hunan.

Getty Images
En un principio, la comunidad científica consideró que el inicio de la pandemia se dio en el mercado de Huanan.

Los primeros casos en la ciudad no se dieron solo en el mercado de Huanan, sino también “simultáneamente” en otros lugares no relacionados con aquel, de cuyo rastro no proporcionaron más detalles.

En ese sentido, Liang Wannian, el jefe del equipo de expertos chinos que investigó el SARS-CoV-2, señaló que el virus pudo circular antes en otra parte.

“En los dos meses previos a diciembre no hay pruebas de que estuviese en la ciudad”, destacó Liang, apuntando a posibles fallos en la detección del virus en otras regiones.

Los expertos de la OMS consideraron por tanto que se debe ampliar el estudio y examinar muestras de sangre y reservorios de animales tanto en China como en otros países.

“El posible camino desde cualquier especie animal de origen hasta el mercado de Huanan pudo haber sido largo y convulso, incluyendo movimiento transfronterizo”, dijo Embarek.

El rastreo del origen del virus, concluyó, es un “trabajo en curso”.


Tarea complicada

Análisis de Michelle Roberts, editora de salud de la BBC

Era poco probable que el grupo de expertos, en una misión cargada de tensiones políticas, pudiera identificar el origen de la pandemia en China un año después de que comenzara.

Pero después de visitar el Instituto de Virología de Wuhan pusieron fin a la controvertida teoría de que el coronavirus proveyera de una fuga de laboratorio o fuese creado por científicos.

Su búsqueda de pistas también incluyó una visita al ahora famoso mercado “mojado” de Huanan, que vende pescado, carne y animales silvestres vivos, y había sido vinculado con algunos de los primeros casos humanos.

El equipo dice que el virus pudo haber pasado de animales a humanos, pero aún no tienen las pruebas para respaldarlo.

Los posibles portadores incluyen murciélagos y pangolines, pero hasta ahora no se ha encontrado evidencia convincente de ello.

Otra línea de investigación es si el virus pudo haberse propagado a través de alimentos congelados importados. La búsqueda del origen continuará.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5JIm2fDK1es

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.