close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
¿Qué pasó realmente en Tlatlaya? Las versiones de CNDH y PGR no coinciden
En este día en que se define la situación jurídica de los siete militares consignados por el caso Tlatlaya, Animal Político te presenta las diferencias en las versiones que PGR y CNDH dieron sobre el enfrentamiento del pasado 30 de junio en una bodega en el municipio de Tlatlaya, Estado de México, en el que fallecieron 22 personas.
Por Redacción Animal Político
7 de noviembre, 2014
Comparte
La bodega donde se llevó a cabo el enfrentamiento entre presuntos criminales y miembros del Ejército. Foto: AP

La bodega donde se llevó a cabo el enfrentamiento entre presuntos criminales y miembros del Ejército. Foto: AP

Las versiones de la PGR y la CNDH sobre lo que sucedió el pasado 30 de junio en una bodega en el municipio de Tlatlaya, Estado de México, no cuadran. Según la Procuraduría General de la República elementos del Ejército ejecutaron a 8 de los 22 fallecidos esa madrugada. La Comisión Nacional de Derechos Humanos asegura que fueron 15.

Además, en la versión de los hechos de la PGR, fueron tres militares los que entraron a la bodega para ejecutar a algunos de los heridos después del enfrentamiento; según la CNDH fueron ocho soldados.

Dos semanas después de que la revista Esquire México y la agencia The Associated Press publicaran el testimonio de una mujer que presenció los hechos -quien aseguró que elementos del Ejército mexicano ejecutaron a las personas que se encontraban en la bodega- la PGR salió por primera vez a hablar del tema y 20 días después la CNDH emitió una recomendación dirigida a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), PGR y el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila.

Tanto la PGR como la CNDH coinciden en que ocho militares iban a bordo de un vehículo que se detuvo frente a la bodega donde comenzó el enfrentamiento.

En este día en que se define la situación jurídica de los siete militares consignados por el caso Tlatlaya, Animal Político te presenta las diferencias en las versiones que PGR y CNDH dieron sobre los hechos.

El número de ejecutados por los militares

PGR: dice que fueron 8.

CNDH dice que fueron 15.

El número de heridos y muertos por el enfrentamiento

PGR: 14.

CNDH: 7.

¿A qué hora empezó el enfrentamiento?

PGR: Hasta la fecha no ha dado dato oficial.

CNDH: 4:20 horas.

¿Cuánto tiempo duró el enfrentamiento?

PGR: Entre 8 y 10 minutos.

CNDH: Entre 5 y 10 minutos.

Número de militares que entraron a la bodega

PGR: 3 de 8. Según el procurador Jesús Murillo Karam, los militares que no entraron a la bodega fueron un soldado herido, el Teniente que asistía al lesionado y el chofer. ¿Y los otros dos militares qué hacían? No se menciona.

CNDH: 8 de 8. Cuando terminó el enfrentamiento, 8 militares entraron a la bodega y permanecieron en su interior. Después llegó el comandante de la Zona y aunque por 6 horas no llegó ninguna autoridad civil, sí llegaron más elementos militares para verificar los hechos.

Número de militares que participaron en la ejecución

PGR: 3.

A Fernando Quintero Millán, Roberto Acevedo López y Leobardo Hernández Leónides se les atribuye una presunta responsabilidad en la comisión del delito de homicidio calificado, alteración ilícita del lugar y vestigios del hecho delictivo

CNDH: 8. En la recomendación, la Comisión dice que no es posible determinar quién participó en la ejecución, quién la presenció ni quién la encubrió y ordenó, pero se lo atribuye “al personal del 102º Batallón de la base de operaciones de San Antonio del Rosario de la Sedena que estuvo presente en el lugar”, aunque también “debe tomarse en cuenta la posible participación de otros elementos militares que arribaron al lugar de los hechos”.

¿Cómo ejecutaron a los que no murieron en enfrentamiento?

PGR: Tres militares entraron “y realizaron una secuencia nueva de disparos que no tiene justificación alguna”, dijo Jesús Murillo Karam. Los soldados implicados utilizaron las armas de las personas fallecidas en enfrentamiento para ejecutar a los demás, jóvenes presuntamente relacionados con el cártel de La Familia Michoacana.

CNDH: Los testimonios de tres mujeres testigos coinciden en que los militares entraron a la bodega y encontraron a civiles rendidos y desarmados. Después los sacaron uno por uno, los obligaron a hincarse, a decir su apodo, su edad, su ocupación, para después dispararles. En otro momento, los militares llamaron a dos presuntos secuestrados con el pretexto de tomarles una fotografía, pero les disparó.

¿El lugar de los hechos fue alterado?

PGR: Sí. Los tres militares que la dependencia acusó de homicidio también tienen cargos por alteración ilícita del lugar y vestigios del hecho delictivo.

CNDH: Sí. El lugar de los hechos fue alterado “a tal grado que algunos cadáveres fueron movidos y fueron colocadas armas en todos los cuerpos que yacían en el suelo”.

¿Quiénes eran dos de las mujeres “rescatadas” de la bodega?

PGR: Afirma que no fueron víctimas y que pertenecían al grupo de criminales reunidos en la bodega. Hoy están presas por acusaciones de tráfico y posesión de armas.

CNDH: Eran sexoservidoras, sin responsabilidad alguna.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
La carrera por producir carne artificial y cómo puede cambiar la forma en la que comemos
El desarrollo de la biotecnología está abriendo la puerta a que podamos comer carne de cerdo o de pollo sin que sea necesario matar a un solo animal y, además, hay quien defiende que beneficia al medio ambiente pero, ¿es realmente una alternativa?
23 de marzo, 2019
Comparte

Cada vez el futuro está más cerca. Un grupo de científicos británicos de la Universidad de Bath (Inglaterra) se ha marcado como misión producir carne cultivada en laboratorio.

Si lograran reproducir el proceso a escala industrial, los amantes de la carne podrían comerse un trozo de tocino sin que ningún animal haya tenido que ser sacrificado.

Los productos cárnicos de laboratorio aún no están a la venta, aunque una compañía estadounidense, Just, ha dicho que sus nuggets de pollo cultivado a partir de células extraídas de pluma de pollo vivo pronto estarán en algunos restaurantes.

La doctora Marianne Ellis, ingeniera química de la Universidad de Bath, cree que la carne cultivada en laboratorio es “una fuente de proteína alternativa para alimentar al mundo”.

Las estructuras donde se cultiva la carne a partir de células madre.

BBC
Los bloques donde se cultiva la carne a raíz de células madre.
Biorreactor.

BBC
Este es un biorreactor en el que crecen las células madre.

Para eso es necesario tomar una muestra del tejido de cerdo, aislar las células madre para cultivar otras nuevas y después ponerlas en un biorreactor. De esta forma pueden expandirse de forma masiva, explica el estudiante de posgrado Nick Shorten, de la Universidad de Aberystwyth, en Gales.

“Así el cerdo todavía está vivo y feliz, a la vez que puedes conseguir mucho tocino”.

Pero replicar el sabor y la textura del tocino llevará años de investigación. Por el momento, en Bath están experimentando con algo que es completamente natural: hierba.

A modo de prueba, lo que estos investigadores británicos están haciendo es hacer crecer células de roedores, que son más baratas y fáciles de usar, en unas estructuras de hierba que funcionan a modo de andamio.

Gráfico

BBC

“La idea era esencialmente, en lugar de alimentar a una vaca con pasto y luego comer la carne, ¿por qué no ‘dar de comer hierba a nuestras células cultivadas’?”, dice Scott Allan, un estudiante de posgrado en ingeniería química.

“Usamos el andamio hecho con hierba para que las células crezcan, y después éste se puede incorporar al producto final”.

Ese producto final sería realmente tejido muscular puro, carne magra, y no algo con el sabor y la textura de un tocino o de un filete, así que habría que añadirle células de grasa y células conectivas para darle “un poco más de sabor”, explica Allan.

Para que la carne cultivada sea una opción factible en el futuro, las células tendrán que cultivarse a gran escala.

Cerdos en un mercado en Alemanis.

Getty Images
Las células se extraen de los animales y pueden hacerse crecer en el laboratorio siguiendo un procedimiento especial.
Doctora Marianne Ellis.

BBC
La doctora Marianne Ellis es la encargada de liderar el proyecto.

“Lo que estamos haciendo aquí es diseñar biorreactores, y el proceso necesario para usarlos y cultivar células musculares a gran escala que sean rentables, seguras y de alta calidad. De esta forma, podremos proporcionar células musculares cultivadas a tanta gente como la quiera”, asegura la doctora Ellis.

Para ello, Ellis prevé tomar “las células primarias” de un animal vivo o que haya sido recientemente sacrificado, o si no usar una población de células “inmortalizadas”, que seguirán dividiéndose.

“Esto hace que no sea necesario matar a ningún animal, siempre tendrás esta célula ‘inmortal’ que podrás usar siempre”.

Una carne que no necesita el sacrificio de un animal puede resultar muy atractiva. Tanto para los animalistas como para quienes están preocupados por los problemas ambientales que supone la producción ganadera.

Una vaca comiendo pasto.

Getty Images
La carne hecha en laboratorio puede ser una alternativa para quienes les preocupa el sacrificio animal y el medio ambiente.

Richard Parr es director gerente para Europa en The Good Food Institute, un grupo sin ánimo de lucro que promueve alternativas a los productos de la agricultura convencional.

Parr dice que la carne cultivada en laboratorio tiene el potencial de usar mucha menos tierra y agua, emitir menos dióxido de carbono, ahorrarles a miles de millones de animales un inmenso dolor y sufrimiento, y de ayudar a combatir la resistencia antimicrobiana y la contaminación de los alimentos.

“También es una oportunidad comercial enorme en la que las empresas, universidades y gobiernos deberían aprovechar la oportunidad para apoyar e invertir”, argumenta.

La primera hamburguesa del mundo cultivada en el laboratorio

PA
La primera hamburguesa del mundo cultivada en el laboratorio se reveló en 2013. No prosperó porque producirla resultaba muy caro.

Según Marianne Ellis, la mayoría de los análisis parecen sugerir que la carne cultivada supone también una reducción significativa tanto de los gases de efecto invernadero, como del uso de la tierra y el agua, pero no está tan claro el ahorro energético.

Un estudio reciente descubrió que la carne cultivada en laboratorio podría ser peor para el clima que la carne convencional, aunque la investigación no analizó el uso del agua y del suelo.

“La carne cultivada podría ser una de estas alternativas prometedoras para reducir las emisiones agrícolas, pero hasta que obtengamos más datos de producción, no podemos asumir eso de forma automática”, dice el autor del artículo, John Lynch, de la Universidad de Oxford.

Puesto de carnicería con piezas de carne roja.

Getty Images
Tú mismo puedes contribuir a reducir las emisiones de dióxido de carbono consumiendo, por ejemplo, menos carne roja.

Los investigadores de Bath ven un futuro donde la carne cultivada conviva con la agricultura tradicional.

Illtud Dunsford, cofundador con Marianne Ellis de la empresa de biotecnología Cellular Agriculture, proviene de una larga familia de agricultores en Gales y es defensor de métodos tradicionales, pero dice que en el futuro será necesario gestionar las tierras de cultivo y que el ganado seguirá jugando su papel, pero más pequeño.

“En mi pequeña granja en el oeste de Gales, lo que me gustaría ver es que fuimos capaces de mantener una gama de razas de ganado nativas muy, muy tradicionales, aunque sea a escala muy pequeña, pero con una calidad y cuidados excelentes”.

Illtud Dunsford

BBC
Illtud Dunsford es granjero pero también un emprendedor en biotecnología.

No se espera que la carne cultivada en laboratorio esté disponible a gran escala en al menos cinco años.

Queda por ver si la gente querrá comerla o no. Las encuestas en Reino Unido, por ejemplo, sugieren que el 20% la comería, el 40% no y el resto está está indeciso.

Los sondeos muestran también que las generaciones más jóvenes, los habitantes de núcleos urbanos y las personas de mayor nivel económico están más abiertas a la idea.

Chris Bryant, psicólogo de la Universidad de Bath, dice que hay tres factores importantes que deben tenerse en cuenta: el precio, el sabor y la seguridad.

El tercero es el más difícil de abordar, dice, basado en “la falacia naturalista“, bajo la cual la gente cree que las cosas naturales son buenas y las antinaturales son malas.

En última instancia, serán los consumidores quienes juzguen el éxito o el fracaso de la carne cultivada en el laboratorio.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

https://www.youtube.com/watch?v=chAeHyV7aSA

https://www.youtube.com/watch?v=_22FeI4172s

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.