Alexander Mora, el estudiante de Ayotzinapa que presentía algo malo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Alexander Mora, el estudiante de Ayotzinapa que presentía algo malo

"Han sido momentos devastadores", confiesa Omar. La idea de que su hermano presentía lo que sucedió no lo abandona.
Por BBCNMundo
9 de diciembre, 2014
Comparte

alexander_mora_venancio

A mediados de septiembre, Alexander Mora Venancio regresó a su casa para festejar con su familia el asueto por el aniversario de la independencia de México.

En El Pericón, la comunidad donde vivía, se encontró con varios excompañeros de la secundaria y jugó fútbol, su deporte favorito.

Estaba tan contento que confesó a un primo y a un tío que no sentía muchas ganas de volver a la Escuela Normal de Ayotzinapa, donde cursaba el primer año.

“Me tío le dijo: pues hijo, si no te quieres ir no te vayas, nadie te tiene a la fuerza allá”, le cuenta a BBC Mundo Omar Mora, hermano de Alexander.

Lea: Fiscalía mexicana confirma que restos son de uno de los 43 estudiantes de Ayotzinapa

“Pero entonces le respondió: la verdad es que sí quiero machetearle (esforzarse)”. Así, el 16 de septiembre el joven de 19 años salió de su pueblo, en la región montañosa de Guerrero, para volver a Ayotzinapa.

Omar cree que Alexander presentía algo malo. Y ocurrió.

Altar

La madrugada del 27 el joven fue asesinado después que policías de Iguala lo entregaron, junto con otros 42 estudiantes, a un grupo del cartel de narcotráfico Guerreros Unidos.

La versión de la Procuraduría (fiscalía) General de la República dice que los alumnos de Ayotzinapa fueron incinerados en una fogata en un basurero de Cocula, vecino a Iguala, y sus restos arrojados a un río.

Desde el principio los compañeros y familiares de los jóvenes no creyeron la versión y los consideran como desaparecidos.

Pero hace unos días el padre de Alexander recibió la noticia de que su hijo fue identificado entre las muestras analizadas en un laboratorio de Austria.

Lea: Así fueron las últimas horas de los estudiantes

En la casa de donde salió a mediados de septiembre hay fotos suyas al lado de flores y veladoras sobre un pequeño altar, donde destaca la imagen de su madre, quien murió hace cuatro años por complicaciones de la diabetes que padecía.

Es lo único con que pueden recordarlo, pues lo que se encontró de sus restos, un fragmento de hueso, llegará a Guerrero en dos semanas.

Sueños

En El Pericón recuerdan a Alexander Mora como un joven deportista y entusiasta jugador de fútbol. De hecho su casa está a un lado de la cancha del pueblo.

Era uno de los mejores en su equipo, llamado Juventus. El normalista jugaba con la camiseta número 12.

Omar dice que su hermano siempre quiso ser maestro. “Su sueño era superarse, prepararse como profesor de educación física porque le gustaba mucho el deporte, era fanático del fútbol”.

“Nosotros somos personas de campo, todo lo que tenemos es cosechar en tiempo de lluvias maíz, frijol. La única sobrevivencia es el cultivo”.

En el pueblo hay una escuela normal especializada en agricultura. Hace un año Alexander trató de inscribirse pero no aprobó el examen de admisión.

Entonces enfiló su camino a la Escuela de Ayotzinapa, famosa porque la única condición para ingresar es que los aspirantes provengan de familias pobres y no tengan otra alternativa para educarse.

“Xocoyote”

En la familia Mora Venancio quedan cinco hombres y dos mujeres, una de ellas, la menor, con 18 años de edad.

Todos viven en El Pericón, dedicados al campo algunos o a atender sus propios hogares.

De entre sus hermanos Alexander era el “xocoyote”, como se conoce en Guerrero a los más jóvenes. En su pueblo lo recuerdan como un chico respetuoso, tranquilo, que no solía meterse en problemas.

Cuando se conoció de su desaparición muchos se acercaron a su padre para acompañarlo, y desde el 6 de diciembre cuando se confirmó la muerte no lo han dejado solo un momento.

“Han sido momentos devastadores”, confiesa Omar. La idea de que su hermano presentía lo que sucedió no lo abandona.

“Estuvo conviviendo con sus amigos de la secundaria, de la primaria, y vieron algo raro en él”, cuenta.

“Por qué tuvo que vivir esto, no sabría explicarle. No tengo palabras para describir lo que estamos viviendo”.

“La lucha apenas empieza”

La confirmación de la muerte de Alexander indignó a los padres y compañeros de los estudiantes desaparecidos.

Algunos familiares de las víctimas aseguran que las autoridades pretenden “dar carpetazo” (cerrar) el tema.

Vidulfo Rosales, abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, dice que reconocen el resultado de los exámenes practicados a los restos de Mora Venancio, pero no creen la teoría de la PGR.

“La investigación está débil”, afirma. “No hay pruebas de que los otros 42 estudiantes estuvieron en el basurero y tienen el mismo resultado que Alexander”.

Lea: Iguala, la tragedia del “cementerio” que alberga a cientos de desaparecidos

La familia del joven tampoco cree en la versión de las autoridades y se preparan para continuar la búsqueda de los 42 estudiantes desaparecidos.

“Nosotros vamos a seguir hasta que aparezcan los demás compañeros, esperamos en Dios que no hayan corrido con la misma mala suerte, esperamos que estén con vida acompañando esta lucha que apenas empieza”, dice Omar Mora.

**Nota publicada el 8 de diciembre.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿En México hay más terremotos en septiembre? Esto dice la ciencia

Las coincidencias en las fechas de sismos intensos han llevado a muchos en México a afirmar que septiembre es el mes de los terremotos. Pero los científicos y los números muestran que no es así.
17 de septiembre, 2021
Comparte

Se trata de un mito que se ha visto reforzado por recientes coincidencias: septiembre es un mes de grandes sismos en México.

El pasado 7 de septiembre, un sismo de magnitud 7.1 sacudió la Ciudad de México y el sur del país, al igual que ocurrió en la misma fecha de 2017, cuando otro terremoto de magnitud 8.2 remeció la región.

Y el 19 de septiembre es otro día grabado en la mente de muchos.

En 1985 ocurrió un terremoto de magnitud 8.1, el más devastador de los últimos tiempos para el país. Y exactamente 32 años después, otro sismo de 7.1 también dejó cientos de muertos y edificios destruidos.

Esto ha llevado a muchos mexicanos a cuestionarse si hay algún fenómeno que haga que septiembre -o “septiemble”, como algunos lo llaman en broma- sea un mes de grandes terremotos.

Para los científicos hay una respuesta clara: son solo coincidencias. ¿Por qué?

¿Es septiembre cuando más ha temblado? No

Desde que hay registros sísmicos en México, a partir del año 1900, ocurrieron 86 sismos considerados “grandes” por ser de magnitud mayor a 7.0, según las estadísticas del Servicio Sismológico Nacional (SSN) mexicano.

El mes que más eventos acumuló en los últimos 121 años es diciembre, con 12 terremotos. Un paso atrás está septiembre, con 11, y le sigue junio con 10.

Eso muestra que en realidad esos tres meses acumulan la mayor actividad sísmica, pero por una diferencia marginal. El resto de los meses tienen registros variados.

Sismos en México desde 1900*. Magnitud mayor a 7,0. *Hasta el 15/09/2021.

¿Por qué la gente “siente” que tiembla más en septiembre?

Los científicos reconocen que la duda de la población es entendible dado que una persona acostumbra a relacionar los eventos que le han tocado vivir.

Cualquier habitante de Ciudad de México que tenga más de 40 años vivió dos temblores, el de 1985 y el de 2017, en la misma fecha: un 19 de septiembre.

“Esto es una percepción. Percepción válida, percepción lógica de la gente, porque estamos acostumbrados a medir los fenómenos naturales a escala de la vida humana, lo cual no siempre es el punto de vista más adecuado”, dijo el sismólogo Luis Quintanar en una rueda de prensa el pasado 13 de septiembre.

“Para medir su frecuencia, su intensidad, debe de ser a escala geológica, no a escala de la vida humana, que son 60, 70 años, sino a escala un poco mayor de los 100, 200 o más años”, añadió.

Un vendedor de periódicos

Getty Images
“De nuevo” titulaba el diario Metro luego del terremoto del 19 de septiembre de 2017, 32 años después del de 1985.

¿Se pueden predecir los sismos?

Los científicos del SSN y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fueron cuestionados sobre la posibilidad de que vuelva a ocurrir otro sismo este 19 de septiembre.

Pero la respuesta es enfática: no es posible saberlo.

“Los sismos no pueden predecirse. Y esto hay que tomarse muy claramente desde ambos puntos de vista: no podemos decir cuándo va a ocurrir un sismo, pero tampoco vamos a poder asegurar que no van a ocurrir sismos”, dijo Jorge Aguirre, del Instituto de Ingeniería de la UNAM.

“Sabemos que existe una cierta actividad sísmica debido a la dinámica de la Tierra y que eventualmente vamos a seguir teniendo sismos en México, pero no sabemos ni cuándo, ni a qué horas. Y no podemos ni asegurar que no vaya a haber sismos, ni asegurar que vaya a haber sismos en algún lugar o en alguna fecha”, añadió.

Las poblaciones del centro, sur y sureste de México, incluida la capital del país, están expuestas a la sismicidad por las diversas fallas geológicas que hay en sus alrededores, así que es probable que los eventos sísmicos sigan presentándose.

¿La época de lluvias genera sismos?

Al proliferar la creencia de que septiembre es un mes de sismos grandes también se ha difundido entre la gente que esto podría deberse a que es la época de lluvias puede tener algún efecto en el subsuelo.

Pero no es así: “Desde el punto de vista científico (…) ni las lluvias, ni mucho menos otras cosas tiene que ver con que tiemble más en septiembre. No sólo en México, en todo el mundo no hay ninguna evidencia de esto”, dijo Arturo Iglesias, jefe del SSN.

“Quizá la excepción sea la sismicidad que a veces se induce por la recarga de presas. Ahí sí, a veces, cuando una presa se recarga de manera típica, por ejemplo, después de un huracán o algo así, suele ocurrir sismicidad local pequeña que tiene que ver con el propio peso del agua que altera el estado de esfuerzos alrededor de una presa”, explicó.

Edificios destruidos tras el terremoto de 1985 en México

Getty Images
El terremoto del 19 de septiembre de 1985 fue el más devastador del último siglo.

¿Y hay una relación de los sismos con el cambio climático?

Relacionado a las lluvias más intensas, huracanes, inundaciones o sequías de los últimos años con el cambio climático, también han surgido dudas de si puede haber una relación con los sismos.

Pero los expertos nuevamente indican que no hay ninguna evidencia de eso.

“No hay una correlación”, explicó Rosa María Ramírez, directora del Instituto de Ingeniería de la UNAM.

“El cambio climático causa desastres, al igual que los sismos. Pero no hay una correlación”, enfatizó.

Los científicos dicen que la tecnología ha evolucionado en las últimas décadas para mejorar la detección, medición y pronóstico de afectación de un sismo, lo cual permite salvar vidas a través de las alertas tempranas y el mejoramiento de los códigos de construcción.

Pero piden a la población evitar la difusión de rumores como el de que septiembre es un mes de “temblores grandes”.

Madre

Getty Images
Una madre llora en la ceremonia en recuerdo de los niños fallecidos en una escuela en el terremoto de 2017.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=96ijHXnxBw8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.