close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La detención en México de migrantes menores de 11 años aumentó un 541% en 2014

Según las estadísticas del Instituto Nacional de Migración, en el periodo enero-noviembre de 2014 las autoridades mexicanas detuvieron a 21 mil 547 migrantes menores de edad. Cifra que supera a la obtenida para todo 2012, 2011, 2010, y 2009, juntos.
Por Manu Ureste
31 de diciembre, 2014
Comparte
Un menor 'gobierna' una balsa en mitad del Río Suchiate, el afluente que divide México de Guatemala. //Foto: M. Ureste

Un menor ‘gobierna’ una balsa en mitad del Río Suchiate, el afluente que divide México de Guatemala conocido como ‘Paso del Coyote’.. //Foto: M. Ureste

Además de ser el año en el que más ha aumentado la detención de personas migrantes en México desde 2007, las estadísticas oficiales también apuntan que en este segundo año del presidente Peña Nieto en Los Pinos se capturó a más niños y adolescentes migrantes que en todo 2012, 2011, 2010, y 2009, juntos. 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM), de enero a noviembre de este 2014 –la dependencia aún no da a conocer el dato relativo al mes de diciembre que está por concluir-, un total de 21 mil 547 migrantes menores de edad fueron presentados ante las autoridades, lo que supone un aumento del 178% en comparación con el año pasado, cuando en ese mismo periodo se detuvo a 7 mil 738 menores de entro cero y 17 años (8 mil 577 si se contabiliza el mes de diciembre).

Asimismo, si se compara este dato de 2014 con años anteriores el porcentaje es aún mayor. Por ejemplo, frente a 2012 (5 mil 966 menores detenidos) la cifra aumentó un 261%; con respecto a 2011 (4 mil 160), subió un 417%; con 2010 (4 mil 043), un 432%; y con 2009 (5 mil 692), un 279%.

De los 21 mil 547 menores detenidos este año, la dependencia especificó que 8 mil 352 (el 39%) son niños con una edad comprendida entre los cero y 11 años. Dato que refleja a su vez un aumento para este grupo de edad de hasta un 541% en comparación con el 2013, año en el que se capturó también para el periodo enero-noviembre a mil 302 niños.

En cuanto a las condiciones de viaje, el INM contabilizó que mil 748 de los menores de 11 años fueron capturados en algún punto de la República cuando viajaban solos; cifra que, comparada con los 140 detenidos en 2013 en esta misma situación, da como resultado un aumento de hasta mil 148%.

Asimismo, el Instituto Nacional de Migración refiere que del total de menores migrantes detenidos hasta noviembre de este año, un 98% son de origen centroamericano.

En concreto, un 43% son naturales de Honduras; un 34% son guatemaltecos; el 22% de El Salvador; y el 1% restante, de Nicaragua.

Gráfica: Yosune Chamizo

Gráfica: Yosune Chamizo

“En 2014 se hizo más visible la situación de vulnerabilidad de menores migrantes”

Tras darse a conocer estas cifras del INM, organizaciones civiles como la Coalición Internacional contra la Detención (IDC, por sus siglas en inglés) resalta que el 2014 ha sido un año especialmente complicado para los menores migrantes que buscan atravesar México para llegar a Estados Unidos en busca de oportunidades, o para reunirse con sus familiares.

“Esta ha sido un año en el que se ha hecho más visible la situación de vulnerabilidad de niños, niñas y adolescentes migrantes a su paso por México”, señala en entrevista con Animal Político Elba Coria, integrante de la Coalición Internacional contra la Detención, quien explica que este aumento notable en las estadísticas referentes a las capturas de menores se debe, por un lado, al aumento del flujo debido a la situación de violencia que enfrentan los países centroamericanos, especialmente Honduras y El Salvador, así como por el incremento de operativos que se realizan en suelo mexicano para impedir el paso de estos menores hacia la frontera Norte.

En este sentido, Elba Coria indica que los operativos para identificar y detener a menores migrantes en México están directamente relacionados con las declaraciones del presidente Barack Obama, cuando a finales de junio del mes pasado el mandatario de la Casa Blanca alertó sobre una “crisis humanitaria” en las estaciones migratorias del sur de Texas debido a la llegada masiva de menores centroamericanos que accedieron a la frontera estadounidense a través de México.

“Estos operativos tienen mucho que ver con las declaraciones de Estados Unidos alertando de una crisis por la llegada masiva de niños migrantes. Sin embargo, a pesar de todas las restricciones que se han puesto en México con los operativos, y también en los países centroamericanos, como Honduras y Guatemala, para evitar que los niños salgan de sus países, vemos que éstos siguen migrando y que lo hacen en un número considerable”, comenta Coria.

“En definitiva, este 2014 ha sido un año en el que no hemos podido reconciliar lo que realmente se necesita en materia de protección a la niñez migrante, y en el que hemos visto la cerrazón de los estados que quieren controlar los flujos migratorios con mecanismos inadecuados”, concluye la activista.

¿Cuál es el perfil de los menores migrantes que transitan por México?

El pasado mes de julio, Animal Político y la organización civil estadounidense Round Earth Media publicaron la investigación periodística ‘Menores Migrantes: México cierra la puerta a una generación que huye de la violencia’, enfocada a analizar las causas por las que migran los menores a través de suelo mexicano.

En la primera parte del especial, Saúl Sánchez, integrante de Save The Children, hizo una radiografía de quiénes son los menores que migran; qué edades comprenden, nacionalidad, y condiciones sociales en las que viven en sus países de origen.

Checa aquí el video:

¿Por qué aumentó el flujo de menores migrantes?

Por su parte, Ademar Barilli, director de la Casa del Migrante de Tecún Umán, en Guatemala, explicó que la violencia de las pandillas, especialmente en el Triángulo Norte de Centroamérica, provocó un aumento de hasta un 180% en el número de menores que acogen en su albergue.

Así viven los niños en las estaciones migratorias

El Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova documentó que los menores migrantes encarcelados en estaciones migratorias mexicanas son objeto de violaciones a derechos humanos. En un ejercicio con cartulinas, los propios niños reportaron estas violaciones.

Viajar con un coyote: la odisea de dos niños para reunirse con sus padres en EU

Daniel y Alejandro, dos hermanos salvadoreños de once y ocho años respectivamente, fueron parte de esas estadísticas dadas a conocer por el Instituto Nacional de Migración, cuando el pasado mes de julio fueron detenidos y encarcelados en la estación migratoria Siglo XXI de Tapachula, para ser devueltos a su país de origen.

Lee aquí la crónica de la experiencia de estos hermanos en su búsqueda por llegar a los Estados Unidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

11 cosas que las "personas inteligentes" nunca dicen en el trabajo

Algunos de estos comentarios te pueden parecer inofensivos y hasta positivos, pero según Travis Bradberry, autor de "Inteligencia emocional 2.0", pueden arruinar tu carrera.
5 de julio, 2019
Comparte

Hay ciertas cosas que simplemente no deberías decir en el trabajo.

Esa es la premisa fundamental de Travis Bradberry, coautor del libro Inteligencia Emocional 2.0 y cofundador de la consultora estadounidense TalentSmart.

Son frases que tienen el poder de causar una mala impresión de tu persona, incluso aunque sean verdaderas.

“Lo peor es que no hay cómo retractarse”, le dice a BBC Mundo Bradberry.

Son una especie de “asesinos de tu carrera”, que van más allá de los comentarios fuera de lugar, las bromas impertinentes o las frases políticamente incorrectas.

“No importa lo talentoso que seas, o lo que hayas logrado, hay ciertas frases que instantáneamente cambian la forma en que te ve la gente”, argumenta, y su carga negativa puede socavar una carrera profesional de un plumazo.

Travis Bradberry

TalentSmart
Travis Bradberry

El autor dice que llegó a identificar este grupo de comentarios, luego de trabajar con clientes corporativos y hacer pruebas de inteligencia emocional a un gran número de empleados.

“Cuando la carrera de una persona se arruina, a menudo ves muchas de estas cosas presentes en sus creencias o acciones“.

¿Puede alguien entrenarse para tener inteligencia emocional y evitar esos errores?

“Absolutamente. El área del cerebro responsable de la inteligencia emocional es altamente flexible y se adapta al cambio”, explica.

“Eso significa que puedes alterar tu cerebro y aumentarla con esfuerzo y práctica”.

Estas son las frases que una persona inteligente no debería decir en el trabajo, según Bradberry.

1-“No es justo”

Todos sabemos que la vida no es justa. Pero al decirlo, da la impresión de que supones que la vida debería ser justa. Eso te hace ver inmaduro e ingenuo.

Es mejor que te centres en los hechos, que mantengas una actitud constructiva y que dejes tus interpretaciones fuera del ambiente laboral.

Empleados

Getty Images
Evita decir que las cosas no son justas o que vas a dar una idea “tonta”.

Podrías decir, por ejemplo: “Vi que le asignaste a Paulina ese proyecto en el que yo estaba interesado. ¿Me podrías decir qué cosas consideraste en tu decisión?. Me gustaría saber qué cosas necesito mejorar para trabajar en esas habilidades”.

2-“Esta es la manera en que siempre se ha hecho”

El cambio tecnológico está ocurriendo con tanta velocidad que incluso un proceso con apenas seis meses de antigüedad puede quedar obsoleto.

Esta frase te hace ver como flojo y resistente al cambio.

3-“No hay problema”

Cuando alguien te agradece o te pide algo, no es buena idea decir “no hay problema” porque implica que la solicitud que te hicieron podría haber sido un problema.

Puede hacer que algunas personas piensen que te impusieron hacer la tarea.

4-“Creo que… quizás esta es una idea tonta… voy a hacer una pregunta estúpida”

Estas frases deterioran tu credibilidad. Incluso aunque continúes la frase con una gran idea, muestra una falta de confianza en ti mismo, y eso hace que la gente pierda la confianza en ti.

5-“Esto solo tomará cinco minutos”

Decir eso debilita tus habilidades y da la impresión de que estás haciendo las cosas con demasiada prisa.

Es mejor decir que no tomará mucho tiempo.

Empleados

Getty Images
Es mejor evitar frases como “lo intentaré” o “no es mi culpa”.

6-“Lo intentaré”

Intentar suena incierto y sugiere falta de confianza en tu habilidad para desarrollar la tarea.

7-“Él es un flojo, un incompetente, un idiota”

No hay necesidad de hablar mal de los colegas. Siempre habrá gente incompetente o irrespetuosa en cualquier trabajo y es probable que sean conocidos por esas características.

Si no tienes la opción de ayudarlos o despedirlos, entonces no tienes nada que ganar criticándolos en público.

8-“Eso no está en la descripción de mi trabajo”

Aunque a veces se usa en términos sarcásticos, esta frase te hace ver como una persona que quiere hacer lo mínimo posible para seguir recibiendo el salario.

Salvo que te pidan algo que consideres éticamente inapropiado, si la solicitud es que hagas algo que te parece que va más allá de tu responsabilidad, es mejor que la completes con entusiasmo y que más tarde pidas una reunión con tu jefe para analizar cuál es tu rol dentro de la compañía y hasta dónde llegan tus funciones.

9-“No es mi culpa”

Si tienes apenas una parte de culpa porque algo salió mal, asume tu responsabilidad. Es mejor hacerse cargo.

Empleados

Getty Images
“No es necesario hablar mal de los colegas”.

Si esa no es la situación, entrega una explicación objetiva y racional sobre lo que ocurrió. Apégate a los hechos y deja que tu jefe saque las conclusiones.

10-“No puedo”

Es mejor no decir que no puedes, porque los demás no querrán escucharlo. Las personas pueden interpretar que en el fondo estás diciendo “no lo haré”.

Ofrece una solución alternativa. En vez de decir lo que no puede hacer, es mejor destacar lo que sí puedes hacer. En vez de decir “no me puedo quedar hasta más tarde”, es mejor decir “puedo venir temprano en la mañana”.

En vez de decir no puedo hacer esto, es mejor decir: “Aún no lo he aprendido. ¿Hay alguien que me pueda orientar en esta ocasión?”.

11-“Odio este trabajo”

La última cosa que alguien quiere escuchar es otra persona quejándose porque odia el trabajo.

Te hace ver como una persona negativa y tira hacia abajo la moral del grupo. Los jefes saben que siempre hay posibles reemplazantes a la vuelta de la esquina.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kGxskMQ5l3E

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.