Lo que quizás no sabías de los entierros prematuros
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Lo que quizás no sabías de los entierros prematuros

Para evitar el entierro de una persona viva, en los Siglos XVIII y XIX se estableció un sistema de hospitales en el que los cuerpos se podían quedar en observación hasta que empezaran a descomponerse.
Por BBC Mundo
21 de diciembre, 2014
Comparte

Las casas de los muertos

El temor a ser enterrado vivo era tan generalizado en Europa en los siglos XVIII y XIX que se estableció un sistema entero de hospitales para los muertos en los que los cuerpos se podían quedar en observación hasta que empezaran a descomponerse, en caso de que se despertaran.

Todo empezó con un libro de 1740 llamado “Mortae Incertae Signa” (Señales de muerte inciertas), que provocó cambios en la ley: en muchos estados alemanes, por ejemplo, se decretó que había que esperar entre 24 y 48 horas después de la muerte antes de enterrar a alguien.

Lea también: ¿Qué le pasa exactamente a nuestro cuerpo cuando nos morimos?

Luego, en 1788, un doctor austríaco llamado Johann Frank recomendó que los cadáveres se mantuvieran sobre la tierra durante dos o tres días para esperar el inicio de la putrefacción, que se suponía era el único signo seguro de muerte. Sugirió que para ello cada ciudad tuviera una casa comunitaria para los muertos, pues así los cuerpos podían ser supervisados hasta que pudieran ser declarados oficialmente muertos.

De acuerdo a ello, el primer Vitae Dubiae Asylum, o “Asilo para la vida dudosa” fue inaugurado en Weimar en 1792, donde se mantenían los cadáveres en un ambiente caliente.

El Munich Leichenhaus, o “la casa mortuario”, tenía una sección para los cadáveres comúnes y una lujosa, que costaba cinco veces más. Pagando una entrada, la gente podía visitar el mortuario para ver las flores (que estaban ahí para disimular el olor) y los cuerpos.

Los cadáveres tenían cuerdas amarradas a sus dedos y conectadas con un gran armonio con fuelles, para que se escuchara por si alguien se despertaba. Lo que pasaba era que de noche, la hinchazón que causaba la putrefacción de los cuerpos frecuentemente hacía que el mecanismo se activara.

Munich tuvo seis “mortuarios de espera” hasta la década de los 1880. Eventualmente, dejaron de usarse y algunos se convirtieron en mortuarios normales.

Un doctor calculó que 46,500 personas fueron “supervisadas” en 23 años, entre 1822 – 1845 y no hubo ninguna “resurrección”

Los salvó la campana

“Salvado por la campana” es un término que viene del mundo del boxeo en los años 30, en el que un asediado boxeador recibía una segunda oportunidad si el conteo para que se levantara era interrumpido por la campana que indicaba el fin del asalto.

De manera que no tenía nada que ver con la idea de que alguien podía tocar una campana para avisarle a la gente que lo habían enterrado vivo.

No obstante, en el período victoriano, a la gente efectivamente le inquietaba que la enterraran viva; era un tema común en las obras de autores góticos como Edgar Allen Poe, quien escribió “El entierro prematuro”, en 1844.

En 1896, un estudio de cementerios aseguró que la cantidad de entierros prematuros podría haber alcanzado el 2%.

Hoy en día parece que la posibilidad de que a uno lo entierren vivo es muy, muy baja, lo que no ha evitado que una compañía italiana ofrezca ataudes con un sistema de altavoces de dos vías.

Por si acaso…

En el primer siglo de esta era, Simon Magus hizo que sus discipulos lo enterraran en una tumba para demostrar que él era capaz de emerger milagrosamente en el tercer día. Pero el milagro no ocurrió y presuntamente él está todavía ahí.

Varios siglos más tarde, el ilusionista y escapista Harry Houdini (1874-1926) hizo un truco en el que lo enterraron, esposado, a casi dos metros de profundidad. La boca se le llenó de tierra, casí se muere y aunque eventualmente logró excavar y salir, nunca más volvió a repetir la hazaña.

Hans Christian Andersen temía tanto que lo enterraran vivo que dejó una nota escrita a mano en su mesa de noche que decía “Sólo parezco muerto”

El famoso payaso victoriano Joseph Grimaldi tenía el mismo temor de manera que especificó que antes de enterrarlo le tenían que cortar la cabeza. Su familia le concedió el deseo.

Por su parte, un doctor de la familia real belga, el conde Karnice-Karnicki, estaba tan preocupado que inventó un ataúd con campanas y banderas para alertar a quien pasara cerca que alguien había sido enterrado vivo.

Diseños modernos de ataúdes “seguros” han incorporado monitores cardíacos, aparatos para respirar y hasta videojuegos

Volveremos con QI el próximo fin de semana. Entre tanto, puedes visitar qi.com. La editorial Faber publica aplicaciones y libros de QI en inglés y la editorial Paidós, libros en español (“El pequeño gran libro de la ignorancia”).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Haití: terremoto de magnitud 7.2 deja al menos 227 muertos

Las autoridades dieron el primer reporte oficial de personas que murieron debido al fuerte sismo, pero aclaran que podrían ser muchos más.
14 de agosto, 2021
Comparte

Este sábado se registró un terremoto en el sur de Haití de una magnitud de 7.2, de acuerdo al Servicio Geológico de EE.UU. (USGS, por sus siglas en inglés), que dejó al menos 227 muertos y decenas de personas heridas.

El número de fallecidos fue confirmado por Protección Civil de Haití en las primeras horas de la tarde del sábado.

En un primer comunicado, Jerry Chandler, director de esa oficina, dijo que la cifra de muertos era de 29.

El terremoto ocurre pocos días antes del posible arribo de la tormenta tropical Grace.

Según el reporte del USGS, el epicentro del sismo se ubicó a unos 12 kilómetros al noreste de la ciudad de Saint-Louis du Sud.

Las autoridades locales reportaron daños estructurales en la ciudad de Jérémie y Les Cayes, además de la capital, Puerto Príncipe.

Terremoto en Haití

Edificios destruidos en la localidad de Jérémie, en el sur de Haití, tras el fuerte terremoto.

Por su parte, el primer ministro del país, Ariel Henry, señaló que la situación del país por el sismo es “dramática” y añadió que este había provocado “varias pérdidas de vidas humanas y materiales” en varios departamentos del país.

También declaró el estado de emergencia de un mes.

En su cuenta de Twitter, el primer ministro hizo un llamado a “al espíritu de solidaridad y compromiso de todos los haitianos” para afrontar “esta dramática situación que vivimos actualmente” a causa del terremoto que se registró este sábado.

De acuerdo a la agencia de noticias AFP, en redes sociales las personas comenzaron a compartir imágenes de edificios afectados por el sismo en la región norte del país.

“Muchas casas están destruidas, personas muertas y algunas en el hospital”, dijo Christella Saint Hilaire, que vive cerca del epicentro a esta agencia de noticias.

La agencia Reuters reportó que la situación más difícil en la ciudad de Les Cayes, donde residen 129.000 personas. Allí varios testigos señalaron el colapso de varios edificios, entre ellos un hotel.

“Igual o peor que 2010”

Milford Milo, habitante de Puerto Príncipe, le dijo a BBC Mundo, que la zona más afectada era sin duda el sur del país.

“En la capital no se presentaron daños, aunque hubo una ola de pánico que hizo que muchas personas salieran a las calles debido a lo que pasó hace 11 años”, anotó Milo.

En 2010 Haití fue víctima de un feroz terremoto que dejó cerca de 200.000 muertos y más de 300.000 heridos.

Y para Milo, este terremoto podría tener una dimensión similar.

“Lo que me cuentan las personas que viven allá es que hay muchos edificios colapsados y mucho caos. Estas son provincias donde las construcciones son mucho más frágiles que las que hay o habían en la capital en 2010”, señaló.

Poco después del reporte del terremoto, la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA) emitió este sábado una alerta de tsunami en algunas costas de Haití debido al fuerte sismo.

“Olas de tsunami que pueden llegar a uno o tres metros sobre el nivel de la marea son posibles en algunas costas de Haití”, indicó la NOAA, sin precisar zonas concretas del país.

Este sismo se produce cuando Haití ya está sumido en crisis políticas, humanitarias y de seguridad.

Ocurre además un mes después del asesinato del presidente Jovenel Moise, mientras que franjas del país se enfrenta a un hambre creciente y los servicios de salud están colapsados por la pandemia del covid-19.

“¡Este país nunca encuentra un descanso! Cada año de la mala gestión no dolió, pero los efectos acumulativos nos hicieron vulnerable a todo “, dijo el empresario haitiano Marc Alain Boucicault en Twitter.

“Va a llevar años arreglar las cosas y ni siquiera hemos ¡empezado!”

Línea

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.