close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El periodista Julio Scherer murió a los 88 años. Foto: Cuartoscuro/Archivo.

Muere el periodista Julio Scherer, fundador del semanario Proceso (sus historias para recordarlo)

El escritor de al menos 22 libros falleció a los 88 años a causa de un choque séptico.
El periodista Julio Scherer murió a los 88 años. Foto: Cuartoscuro/Archivo.
Por Redacción Animal Político
7 de enero, 2015
Comparte

El periodista y escritor Julio Scherer García murió la madrugada de este miércoles 7 de enero, informó el semanario Proceso, del cual fue fundador.

De acuerdo con la publicación, Scherer Gracía –autor de Los Presidentes (1986), La reina del Pacífico (2008), entre otros 2o libros– falleció a causa de un choque séptico tras una enfermedad que sufría desde hace unos dos años.

El 17 de octubre pasado hizo lo que sería su última visita a la redacción que tanto amó. Al despedirse, a las puertas de las oficinas del semanario que fue su vida durante sus últimos 38 años, dijo a este reportero (Alejandro Caballero), los ojos húmedos, que Proceso había costado muchos sacrificios y trabajo y se despidió intentando una sonrisa“,  indicó Proceso en la nota en la que informó sobre su muerte.

Scherer García, de 88 años, murió poco antes del aniversario número 38 de Proceso, la revista de investigación que fundó en 1976, tras dejar el diario Excélsior –uno de los más importantes de México durante la segunda mitad del Siglo XX–, que dirigió de 1968 hasta 1976, cuando una maniobra orquestada por el gobierno del entonces presidente, Luis Echeverría, terminó con su salida de la dirección del medio.

El Premio Nobel de Literatura Octavio Paz, que dirigía la revista Plural que publicaba Excélsior, abandonó la dirección de ese magazín cultural y político junto con Scherer.

El periodista inició su carrera en Excélsior en 1949 como mandadero y 19 años después se convirtió en su director. Scherer asumió la dirección del diario en momentos en que los estudiantes protestaban contra el gobierno a quien conminaban a dialogar; petición que fue rechazada por el mandatario Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970) y que se saldó con una matanza ocurrida el 2 de octubre de 1968 cometida por un grupo paramilitar en la zona habitacional de Tlatelolco.

La cantidad exacta de personas que fallecieron en ese ataque se desconoce hasta la fecha.

Al día siguiente de la masacre, mientras los periódicos retomaban la versión oficial de que los estudiantes eran parte de una conjura que tenía como fin sabotear los Juegos Olímpicos que se celebrarían ese año en México, Excélsior publicó una caricatura de Abel Quezada en la que sobre fondo negro aparecía la frase “¿Por qué?”.

En sus páginas editoriales Excélsior puso en duda la versión del gobierno aunque el periodista reconoció que no había podido sustraerse por completo de las presiones del mismo. A Díaz Ordaz le sucedió Luis Echeverría (1970-1976), su secretario de gobernación, a quien se achacaba responsabilidad por la matanza.

El periódico mantuvo una línea crítica al desempeño del gobierno lo que lo llevó a orquestar, en 1975, una protesta de presuntos accionistas que, en realidad, eran dirigidos por un líder campesino de un grupo afiliado al PRI, partido en el gobierno.

Scherer dejó la dirección y con un grupo de reporteros y editorialistas fundó el semanario Proceso, que se convirtió en un permanente crítico de los gobiernos desde su fundación a la fecha.

Entre los asuntos que la revista dio a conocer se encuentran la divulgación en 1978 de la existencia de un grupo especial del ejército dedicado a combatir a la guerrilla llamado “Brigada Blanca”, la investigación sobre el asesinato del periodista Manuel Buendía en 1984, cuya responsabilidad se achacó al Director de Seguridad Nacional, la denuncia de las acusaciones de enriquecimiento ilícito y sospechas sobre corrupción del Raúl Salinas de Gortari, hermano del expresidente Carlos Salinas, a quien bautizó como “el hermano incómodo” en la década de 1990.

En 1994, tras el alzamiento del grupo guerrillero indígena conocido como Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el semanario publicó una entrevista con su dirigente el “Subcomandante Marcos”. En ese año el grupo insurgente lo propuso como integrante de una comisión que negociara la paz entre los rebeldes y el gobierno pero declinó la oferta.

“Mi condición de periodista me obliga a la imparcialidad”, decía su respuesta, “difícil de sostener en la doble condición de mediador y cronista de los acontecimientos que vivimos. Debo, pues, cumplir exclusivamente con las reglas de mi profesión”.

En 2010 publicó fue una entrevista con narcotraficante Ismael El Mayo Zambada en la que éste se quejaba por la operación del gobierno contra cárteles de la droga. La publicación provocó críticas al periodista por dar voz a un personaje que se reconocía como criminal y por la fotografía que ilustraba a la historia, en la que Zambada lo abrazaba con familiaridad.

Sus funerales serán privados, indicó la revista.

 

De acuerdo con el perfil publicado por el semanario, Scherer García escribió a menos 22 libros entre 1965 y 2013. El primero fue Siqueiros: La Piel y la entraña (1965) y 19 años después Los Presidentes (1986). Además: El poder: historias de familia (1990); Estos años (1995); Salinas y su imperio (1997); Cárceles (1998); Parte de Guerra, en coautoría con Carlos Monsiváis (1999); Máxima seguridad (2001); Pinochet, vivir matando (2000) y Nuevo Siglo-Aguilar (2003); Tiempo de saber: Prensa y poder en México, en coautoría con Carlos Monsiváis (2003); Los patriotas. De Tlatelolco a la guerra sucia (2004); El perdón imposible (Versión ampliada de Pinochet, vivir matando); El indio que mató al padre Pro (2005); La pareja (2005); La terca memoria (2007); La reina del Pacífico (2008); Allende en llamas (2008); Secuestrados (2009); Historias de muerte y corrupción (2011); Calderón de cuerpo entero (2012); Vivir ( 2012) y Niños en el crimen (2013).

Links para recordarlo

– Una biografía de Julio Scherer, premio Nacional de Periodismo.

– La primera portada y directorio de Proceso.

Vicente, Vicente. Julio Scherer escribió sobre la muerte del escritor y también periodista Vicente Leñero (Proceso, 2014).

Tiempo de llorar a García Márquez. (Proceso, 2014).

Caro Quintero… como un animal salvaje. (Proceso, 2013).

La Reina del Pacífico: “Calderón se creyó la ley”.  (Proceso, 2013).

Calderón, tal cual es… (Proceso, 2012).

– Entrevista al subcomandante Marcos.

– Entrevista a Scherer, autor de La reina del Pacífico.

Scherer en la guarida de El Mayo Zambada (Proceso, 2010).

Con información de Proceso y AP. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

El revolucionario material natural desarrollado en Finlandia para reemplazar el plástico

Se trata de una combinación única de materiales que supera en rigidez, resistencia y extensibilidad a los actuales productos sintéticos y naturales que, además, es biodegradable.
Getty Images
17 de septiembre, 2019
Comparte

Uno de los grandes desafíos de la ingeniería de los materiales ha sido lograr crear un producto que sea fuerte y extensible a la vez.

Hasta ahora, aumentar la rigidez de un material significaba reducir su extensibilidad, y viceversa.

No obstante, investigadores en Finlandia han resuelto el problema inspirándose en la naturaleza y con ingredientes biológicos para crear un producto realmente revolucionario.

Se trata de una combinación única de materiales que supera en firmeza, resistencia y extensibilidad a los actuales productos sintéticos y naturales y que, además, es biodegradable.

Madera y telaraña

Técnicos e ingenieros de la Universidad Aalto y el Centro de Investigación Técnica VTT, en Finlandia, adhirieron fibras de celulosa de madera a la proteína de la seda de telaraña.

Telaraña

Getty Images
La seda de telaraña es uno de los productos naturales más flexibles y resistentes.

El resultado es un material muy firme, elástico y resistente que bien podría reemplazar el plástico en múltiples usos.

Sus aplicaciones futuras incluyen compuestos con base biológica, productos médicos, fibras quirúrgicas, la industria textil, empaques y envoltorios.

Según el profesor Markus Linder, de la Universidad Aalto, la naturaleza ofrece excelentes materias primas que están fácilmente disponibles para el desarrollo de nuevos materiales, como la celulosa rígida y la resistente y flexible seda que se utilizaron en la investigación.

La ventaja de ambos materiales es que, contrario al plástico, son biodegradables y no dañan el medio ambiente ni constituyen un potencial riesgo para la salud como los microplásticos.

“Nuestros investigadores sólo necesitan poder reproducir estas propiedades naturales”, señaló el profesor Linder, que también dirigió la investigación.

Materiales y métodos

Uno de los productos naturales que utilizaron provino del abedul, un árbol abundante en los bosques del norte de Europa, que combinaron con proteína de seda clonada sintéticamente.

Bosque de abedules

Getty Images
El abedul es un árbol abundante en el norte de Europa.

La celulosa de la madera y la seda son biopolímeros que demuestran un gran potencial como futuros materiales sostenibles.

También tienen propiedades que se complementan y son aptas para combinarse en materiales compuestos donde la celulosa forma el elemento de rigidez y la seda la matriz resistente.

“Utilizamos pulpa de abedul, desintegrada para obtener nano fibrillas y éstas las alineamos en forma de un andamio firme. Al mismo tiempo, infiltramos esa estructura con una matriz adhesiva de seda de telaraña que es suave y disipa energía”, explicó Pezhman Mohammadi, científico investigador de VTT.

La seda es un producto natural que es secretado por animales como gusanos de seda y que también se encuentra en las telarañas.

Sin embargo, la seda utilizada por los investigadores de la Universidad de Aalto no fue realmente tomada de las secreciones de estos invertebrados sino producida por los científicos combinando bacteria y ADN sintético.

“Como conocemos la estructura del ADN, podemos copiarla y utilizarla para fabricar las moléculas de proteína de seda que son químicamente similares a las que se encuentran en los hilos de una telaraña”, indicó Linder. “El ADN contiene toda esta información”.

Imágenes microscópicas de material

VTT/Universidad Aalto
Los investigadores midieron la resistencia de varias combinaciones del material.

Nuevos compuestos

Los investigadores añadieron que su trabajo ilustra las nuevas y versátiles posibilidades de la ingeniería de proteínas.

“En el futuro, podríamos fabricar compuestos similares con materiales básicos ligeramente diferentes y lograr una colección de productos con características diferentes para otras aplicaciones”, dijo Pezhman Mohammadi.

“Actualmente, estamos trabajando en la producción de nuevos materiales compuestos como implantes, objetos resistentes a los impactos y otros productos”, concluyó el científico.

El proyecto investigativo es parte de un trabajo desarrollado por el Centro de Excelencia en Ingeniería Molecular de Materiales Híbridos Biosintéticos (Hyber).


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=KD1_rWvZnzg

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w&t=65s

https://www.youtube.com/watch?v=MH6SfxrAAYw&t=32s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.