close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Mientras toman un descanso para continuar con el camino, los migrantes dejan las mochilas y el calzado deportivo en estanterías, en la Casa del Migrante de Arriaga. Foto: Manu Ureste

Los costos que tienen que pagar los migrantes para regularizar su situación en México

Con el Programa Temporal de Regularización Migratoria se puede obtener una residencia y un permiso de empleo temporal tras un trámite y el pago de 9 mil pesos en derechos.
Mientras toman un descanso para continuar con el camino, los migrantes dejan las mochilas y el calzado deportivo en estanterías, en la Casa del Migrante de Arriaga. Foto: Manu Ureste
Por Tania L. Montalvo
14 de enero, 2015
Comparte
Foto: Manu Ureste (@ManuVpC)

Foto: Manu Ureste (@ManuVpC)

Para que un migrante pueda regularizar su situación en México deberá pasar por un trámite burocrático en el que además de presentar documentos vigentes de identificación, tendrá que mostrar desde cuando está en el país, contar con un comprobante de domicilio mexicano y pagar una cuota de hasta 9 mil pesos.

Lo anterior según las reglas de operación del Programa Temporal de Regularización Migratoria que comenzó este 13 de enero y que estará vigente hasta el próximo 18 de diciembre de 2015; y que fue publicado en el Diario Oficial de la Federación por la Secretaría de Gobernación.

El objetivo de este Programa es que el Instituto Nacional de Migración (INM) cuente con herramientas para regularizar la situación migratoria de personas extranjeras que estén en México y deseen residir “de forma temporal” en el país.

Sin embargo, para el Grupo de Trabajo sobre Política Migratoria ⎯integrado por al menos 15 organizaciones civiles⎯ este Programa es “poco accesible para personas migrantes”, la población objetivo del mismo.

Para empezar, los beneficiaros son sólo aquellos que ingresaron al país antes del 9 de noviembre de 2012, quienes deberán seguir un trámite de al menos dos fases en el que primero podrán regularizarse y después obtener un permiso de empleo temporal vigente sólo por cuatro años.

Los migrantes que decidan inscribirse en el programa deben asegurar que su estancia en México sólo será temporal y mientras realizan el trámite no podrán trabajar. En caso de ser rechazados, el gobierno federal les da 30 días para abandonar el país.

Para iniciar el trámite se deberá hacer un pago de 1,124 pesos por los derechos de recepción y estudio de la solicitud. Una vez que ésta fue aceptada se deberán pagar 7,914 pesos más por la expedición de la tarjeta de residencia temporal.

Después de eso, el trámite del permiso temporal de empleo tiene un costo de 2,642 pesos; por lo que, en total, la persona migrante pagará 11,680 pesos si desea regularizar su situación y que el gobierno federal avale que pueda trabajar por un periodo de cuatro años.

Lo anterior, según las organizaciones civiles, es un obstáculo más para la mayoría de los migrantes en México que carecen de recursos económicos y que dejan todo en sus países de origen.

Las reglas expedidas por la Segob indican que un extranjero no podrá regularizar su situación si tiene otro trámite migratorio pendiente, está sujeto a un procedimiento de retorno asistido o deportación, proporcionó información falsa ante el INM o documentación apócrifa, ya ha sido deportado y tiene una restricción de ingreso; es sujeto de algún proceso penal, cuando su estancia comprometa la seguridad nacional o la seguridad pública “por sus antecedentes en México o en el extranjero”, o incumplió una orden de salida del país.

Las autoridades mexicanas también exigirán una identificación vigente con fotografía que puede ser el pasaporte, un documento de viaje, alguno expedido por autoridades del país de origen, o constancias consulares.

Pero además se deberá demostrar la residencia en México antes del 9 de noviembre de 2012, fecha límite de ingreso al país para aplicar al programa.

Lo anterior podrá comprobarse con boletos de avión, el sello en el pasaporte, recibos de luz, agua, teléfono, un contrato de arrendamiento, un expediente clínico o un documento con dos testigos que manifiesten conocer a la persona extranjera. Asimismo, se requieren comprobantes de domicilio en México.

Las reglas de este Programa de Regularización indican que ninguna persona podrá ser detenida por autoridades migratorias mientras solicita su inscripción o realiza el trámite para modificar su estatus irregular ante el Estado mexicano.

Según datos de la Secretaría de Gobernación, con este programa se puede beneficiar a por lo menos 30 mil migrantes que entraron a México antes de noviembre de 2012 y que permanecen en situación irregular.

El Estado mexicano insiste en que se busca crear “regímenes migratorios legales, seguros y ordenados” mientras se diseñan programas que atiendan a grupos vulnerables de migrantes.

Pero el Grupo de Trabajo sobre Política Migratoria insiste en que éste no es un Programa que atienda la situación de los migrantes que están en México y que buscan opciones para trabajar y permanecer legalmente en el país; además de que con este trámite no se les ofrece una solución para regularizar su estatus tomando en cuenta que son un grupo vulnerable con severas carencias.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Podofilia: qué es el fetiche por los pies (y qué tiene que ver con la nueva película de Tarantino)

En "Érase una vez en Hollywood" Quentin Tarantino vuelve a mostrar su fascinación por los pies descalzos. ¿En qué consiste el fetiche por los pies y qué tan común es?
Getty Images
26 de mayo, 2019
Comparte

Una sensual bailarina envuelta en una serpiente camina descalza y acerca su pie derecho hasta la boca de unos de los espectadores que disfrutan su show.

La mujer deja correr un chorro de cerveza desde su rodilla, que baja por toda su pierna y llega hasta la boca del hombre. Él, extasiado, la mira fijamente y bebe mientras le lame los dedos del pie.

La bailarina es la actriz Salma Hayek y el cliente es el cineasta Quentin Tarantino.

La escena es parte de la película “Del crepúsculo al amanecer”, escrita de por el propio Tarantino, y es solo un ejemplo del protagonismo que tienen los pies en las películas que está involucrado.

En “Jackie Brown” es notable la escena en la que Melanie parece coquetear con sus pies cruzados, con anillos en sus dedos y junto a un vaso de whisky.

En “Kill Bill”, “La novia” le habla a sus pies, y en “Bastardos sin gloria” vemos un sugestivo pie en primer plano con el que Hans Landa intenta resolver un misterio.

Eso sin contar las numerosas escenas en las que solo vemos los pies de los personajes o en las que las mujeres van en los carros con los pies en el aire.

En “Érase una vez en Hollywood”, la más reciente película dirigida por Tarantino, el cineasta vuelve a demostrar su fascinación por los pies descalzos, como han señalado en los últimos días numerosas críticas de la película, estrenada en el Festival de Cannes.

En una entrevista den 2006, Tarantino dijo ser un “fan de los pies” y tener una “afición” por ellos.

Pero esa afición, en casos específicos, puede alcanzar niveles en los que se convierte en comportamiento que los expertos denominan podofilia.

¿Qué es el fetiche de pies y qué tan común es?

Objeto de placer

La palabra fetiche se usa coloquialmente para referirnos a un gusto particular relacionado con la sexualidad.

Igual que a mucha gente le gusta la comida exótica, a la hora del sexo también hay gustos peculiares.

Entre esos gustos, algunas investigaciones han mostrado que la atracción por los pies es la más común, particularmente entre los hombres, seguida de otras como usar ciertas prendas o ser atado.

Eso, según los expertos, hace parte de la vida sexual de cualquier persona, y no representa ningún problema.

Hay varias teorías sobre el origen de este fetichismo.

Una hipótesis freudiana lo relaciona con las experiencias vividas en la infancia.

Mientras, el neurólogo Vilayanur S. Ramachandran señala que puede deberse a que el pie y los genitales ocupan áreas contiguas en el cerebro y puede haber enlaces entre los dos.

Otras teorías apuntan a que la atracción por esta parte del cuerpo está relacionada con que habitualmente los pies, como los genitales, están cubiertos, o a la forma de los mismos.

Pies

Getty Images
En una entrevista den 2006, Tarantino dijo ser un “fan de los pies” y tener una “afición” por ellos.

Parafilia

Los especialistas consideran el fetiche por los pies como una parafilia, que consiste en sentir excitación sexual por cosas, situaciones o partes del cuerpo que usualmente no se relacionan con el sexo.

La podofilia hace que las personas se exciten sexualmente al ver, oler, acariciar, besar, lamer o chupar los pies de su pareja.

Según el doctor Fernando Rosero, médico especialista en salud sexual, no hay que confundir el gusto por algo con un fetiche o parafilia.

A todos nos pueden gustar distintas cosas durante una relación sexual, pero, según explica Rosero a BBC Mundo, quienes tienen una parafilia a veces “dependen de manera obsesiva y permanente de ese fetiche” para lograr placer o excitación.

Rosero explica que en general las parafilias son mucho más comunes en hombres que en mujeres, en una proporción de 4 a 1.

Una de las razones que podrían explicarlo son las diferencias hormonales entre ambos sexos, dice Rosero.

Límites

pareja

Getty
En algunos casos las parafilias pueden ser un problema.

Según Rosero, no se puede identificar una única causa por la cual una persona desarrolle podofilia.

Pueden ser desde experiencias pasadas que hayan marcado a la persona, hasta causas neurológicas.

Para Rosero, lo importante es saber en qué momento una afición o un gusto particular se vuelve un problema.

Si la persona depende exclusivamente del fetiche para lograr placer, si le hace sentir remordimiento y si ese remordimiento lo lleva a volver a buscar el fetiche, pueden ser señales de que hay que buscar ayuda profesional, explica el médico.

“Lo importante es saber que hay tratamientos“, dice Rosero, “que pueden ir desde terapias hasta medicamentos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OmrooTrSzR0

https://www.youtube.com/watch?v=p7ZPoLzIEsw

https://www.youtube.com/watch?v=y5jxqtP_ses&t=31s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.