Denuncian “intereses políticos y económicos” en certificación de traductores de personas sordas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Denuncian “intereses políticos y económicos” en certificación de traductores de personas sordas

Organizaciones civiles dedicadas a la atención de personas sordas y a la enseñanza del lenguaje de señas, como Compartiendo Saberes y Transformando Realidades, denuncian que durante el proceso de evaluación interfieren intereses políticos y económicos para controlar certificaciones y por tanto opciones de trabajo para los intérpretes.
Por Gonzalo Ortuño
10 de febrero, 2015
Comparte

LENGUAJE

* “La imagen que se utilizó en principio para ilustrar este texto, es de Maribel Valero Weeke, quien se deslinda de opiniones y comentarios expresados por los entrevistados en la nota”.

Las personas dedicadas a la interpretación en Lenguaje de Señas Mexicanas (LSM) enfrentan desde hace 4 años obstáculos burocráticos para que se les reconozca como traductores de la comunidad de sordos en el país.

Las inconformidades surgieron a raíz de la publicación del estándar de competencia, EC0085, que publicó en el Diario Oficial de la Federación el Comité Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (CONOCER)  en junio de 2009.

Esta nueva norma obliga a quienes dominan el  lenguaje de señas a acreditar sus conocimientos para transmitir cualquier tipo de mensaje entre personas sordas y hablantes. En el país hay 39 personas acreditadas como intérpretes, de acuerdo con la Directora de Gestión, Asesoría y Formación del CONOCER, Aleyda Cuevas López.

Sin embargo, organizaciones civiles dedicadas a la atención de personas sordas y a la enseñanza del LSM, como Compartiendo Saberes y Transformando Realidades (CSTAC), denuncian que durante el proceso de evaluación interfieren intereses políticos y económicos para controlar certificaciones y por tanto opciones de trabajo para los intérpretes.

“Esta especie de amiguismos durante el proceso genera una competencia desleal porque sólo un pequeño grupo de personas decide a quién se certifica. Tenemos contacto con intérpretes de mucha experiencia que han realizado la evaluación y no la pasan, aun cuando tienen la aceptación de la comunidad de sordos” destaca la directora de CSTAC, Nadia Arroyo.

Daniel Díaz Vargas es intérprete y docente de Lengua de Señas Mexicana (LSM), lleva 12 años trabajando este lenguaje con personas sordas y asegura que los impedimentos para obtener las certificaciones van desde las convocatorias desapercibidas del CONOCER, hasta el rechazo de los sinodales a quienes tienen años de experiencia e interacción con la comunidad sorda en México.

“Una de las cosas que fue muy evidente es que intérpretes de gran trayectoria y pioneros en la enseñanza, reconocidos por la comunidad no aprobaron el examen. Las excusas para no darles la certificación fueron detalles técnicos como no pedir que se ajustara el volumen del sonido, o solicitar una botella de agua durante la prueba” relata Díaz.

Las decenas de criterios de evaluación para los intérpretes durante todo su proceso miden: desempeño, conocimientos, actitudes , hábitos y hasta valores que deben tener durante cualquier transmisión de mensajes. Entre ellos, verificar las condiciones de sonido en el lugar donde se prestará el servicio de interpretación o comprobar que haya agua al alcance para hidratarse durante el mensaje.

El caso de Nidia Díaz Aroche es paradójico. Ella es conductora de ADN LSM, un programa de 20 minutos diseñado para la comunidad de sordos en México, transmitido por el Canal Judicial y vía internet. Tiene 37 años y desde que tiene memoria, asegura, maneja el LSM por necesidad.

Vengo de una familia de personas sordas, mis papás  son sordos, mis tíos, mis abuelos, esto viene de generaciones. Vivo inmersa en este círculo, para mí es algo natural, fui desde pequeña la intérprete de mi familia y ahora lo soy de mi hijo”  explica en entrevista.

A Nidia Díaz le rechazaron la certificación por manejar “un lenguaje muy cargado y rebuscado”, por su vestimenta y por el maquillaje con el que se presentó al examen.

Ante la negativa, Díaz explica que su evaluador le dijo “que tenía que tomar un curso de 12 mil pesos para nivelarme y aparte tenía que pagar 6 mil 500 pesos para el examen a parte del curso. Si lo reprobaba me iban a cobrar 3 mil pesos por otro examen”.

Más allá de denunciar un posible interés económico en el proceso de la certificación, Nidia Díaz señala que la clase política a la que le compete este tema no entiende que “no es suficiente un curso de uno o dos años, es convivir y convivir años con la comunidad para poder conocer su identidad, su cultura, cómo piensan.”

Las empresas e instituciones que participaron en la creación de la norma EC0085 :

– Unión Nacional de Sordos de México (UNSM)

– Comisión de Cultura de Sordos FNISLM A.C.

– Centro Educativo Expresión Libertad IAP (CEELIAP)

– Club Deportivo y Federación Nacional de Sordo Mudos de la República Mexicana

– Instituto Eduardo Huet A.C.

– Asociación de Intérpretes de Lengua de Señas del D.F. A.C.

– Asociación Nacional de Intérpretes en Lengua de Señas A.C.

– Asociación de Intérpretes y Traductores de Baja California A.C.

– Grupo Lasso, Asociación por el Desarrollo Integral del Sordo A.C.

– Federación Mexicana de Sordos A.C. (FEMESOR)

– Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad (CONADIS)

En contraste,  ninguna institución gubernamental otorga certificaciones a quienes usan el Lenguaje de Señas Mexicanas. Si alguien desea realizar este trámite sólo tiene una opción: realizar una evaluación en la Universidad Tecnológica de Santa Catarina en el estado de Nuevo León. El costo de este proceso puede ir de 10 mil a 15 mil pesos, de acuerdo con intérpretes y con convocatorias realizadas por la CONADIS en 2010.

Hasta hace tres años la editorial Santillana en convenio con el Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad (CONADIS) y la Secretaría de Salud realizaba las evaluaciones y certificaciones a los intérpretes, pero era tan baja la cantidad de personas que podían pagar el curso que la empresa dejó de prestar el servicio.

“Para que fuera rentable (el servicio de certificación) se necesitaba que al menos 100 certificaciones salieran cada año, y nunca se llegó a esa cantidad” confirma el Coordinador de Entidad de Certificación y Evaluación Santillana,  Juan Carlos Correa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

África, el otro escenario en el que se libra el pulso entre Rusia y Occidente

Las naciones de África se están convirtiendo en el nuevo espacio de influencia geopolítica de los países de Occidente y Rusia.
31 de julio, 2022
Comparte

Mientras Rusia está aislada en Occidente por su invasión a Ucrania, el canciller ruso Sergei Lavrov caminó por la alfombra roja por cuatro países africanos en su gira por el continente.

Su visita es una muestra de que Moscú todavía tiene la fuerza diplomática para desafiar a Occidente a través de los gobiernos africanos, pues estuvo en Egipto, Etiopía, Uganda y Congo.

La mayoría de las naciones de ese continente, incluidas Nigeria y Kenia -las potencias económicas de África occidental y oriental respectivamente-, votaron a favor de una resolución de la asamblea general de la ONU en marzo que condena la “agresión” rusa y exigiendo su retirada de Ucrania.

Sin embargo, casi la mitad de todas las abstenciones (17) vinieron de África.

Los países en esta lista incluyen Sudáfrica, que se siente en deuda con Moscú por su apoyo en la lucha contra el Apartheid, y Uganda, que asumirá en breve la presidencia del Movimiento de los Países No Alineados, un organismo mundial formado durante la Guerra Fría por países que querían evitar verse atrapados en la rivalidad entre las potencias occidentales y el bloque comunista.

En una conferencia de prensa con Lavrov, el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, reiteró su posición de neutralidad frente al conflicto en Ucrania. “No creemos en ser enemigos del enemigo de alguien”, dijo.

África, un objetivo común

Para Lavrov, la visita fue importante para contrarrestar las afirmaciones de que Rusia está “exportando hambre” a África.

Ante el aumento global de los precios de los cereales, responsabilizó de ello a las sanciones impuestas a Rusia por parte de naciones occidentales.

Sin embargo, no ofreció ayuda a los países africanos para amortiguar los efectos de la crisis económica.

Sergei Lavrov y Yoweri Museveni

EPA
El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, dijo que su país no toma partido en el conflicto de Ucrania.

Eso contrasta con el anuncio de EE.UU. de una ayuda de US$1.300 millones para frenar el hambre en el continente, o la iniciativa de la Misión de Resiliencia para la Agricultura y la Alimentación (FARM) liderada por Francia para ayudar a la agricultura africana.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, realiza su propia gira por África esta semana, con Camerún, Benín y Guinea-Bissau en su agenda.

“Algunos nos culpan por decir que las sanciones europeas son la causa de la crisis alimentaria mundial, incluso en África. Es totalmente falso. Los alimentos, como la energía, se han convertido en armas de guerra rusas”, dijo Macron en Camerún el miércoles.

En contraste con esa opinión, Lavrov aseguró que la crisis alimentaria comenzó con la pandemia, pero reconoció que la “situación en Ucrania afectó adicionalmente al mercado de alimentos”.

Al visitar Egipto, el canciller señaló que los exportadores de cereales rusos cumplirían sus compromisos.

Emmanuel Macron en Benín

EPA
Macron está tratando de estrechar relaciones con países que fueron parte de los dominios franceses en África.

La economía de Egipto depende más de Rusia que la de muchos otros países africanos. Alrededor del 80% de sus importaciones de trigo provienen de Rusia y Ucrania, mientras que un tercio de sus turistas extranjeros son rusos.

Moscú también ha hecho un acuerdo para la construcción en Egipto de una planta de energía nuclear que tendrá un costo de US$26.000 millones.

Tradicionalmente, el comercio de Moscú con África se ha centrado en el ámbito militar, desde la venta de rifles automáticos hasta aviones de combate.

Más recientemente, se han desplegado mercenarios rusos en Malí y República Centroafricana para ayudar a las fuerzas gubernamentales a sofocar las insurgencias.

Un granjero cargando trigo en Egipto

Reuters
El encarecimiento de los cereales ha tenido un impacto duro en África.

Durante su gira, Lavrov también se centró en la cumbre Rusia-África que se celebrará en Etiopía en octubre y donde se podrían firmar acuerdos comerciales y de Defensa para fortalecer las relaciones.

Pisándole los talones en las giras está Michael Hammer, el enviado especial de EE.UU. para el Cuerno de África, que también visitará Egipto y Etiopía, mientras que la embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, estará en Uganda y Ghana la próxima semana.

Occidente desea dejar una buena impresión y tal vez recordar a los países africanos que ofrece mucho más en materia de comercio y ayuda.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zcPj4eEnhyM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.