El país que quiere multar a los padres con niños obesos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro.

El país que quiere multar a los padres con niños obesos

Los políticos de Puerto Rico debaten sobre la posibilidad de multar a los padres que no consigan que sus hijos pierdan peso en un seis meses.
Foto: Cuartoscuro.
Por BBCMundo
18 de febrero, 2015
Comparte

La obesidad es considerada uno de los problemas más grandes que enfrenta la humanidad.

Y en estos días Puerto Rico debate si multar a los padres que no consigan que sus hijos pierdan peso. Pero, ¿funcionaría una medida de este tipo en cualquier sitio?

Más de 600 millones de personas, o el 13% de la población adulta mundial, son obesas. La proporción subió más del doble entre 1980 y 2014, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El costo calculado para la economía global es de US$2 billones.

Intentos fallidos de campañas públicas

Gobiernos nacionales y locales tratan de abordar la obesidad, que se define como tener un índice de masa corporal –basado en la proporción entre la altura y el peso– superior a 30.

A menudo, los países que intentan controlar este problema de salud pública hacen frente a acusaciones de ser un “Estado niñera” y se encuentran con la oposición de empresas de alimentos y bebidas.

Los intentos han sido irregulares y los expertos no se ponen de acuerdo sobre qué, si es que hay algo, funciona.

En 2011, Dinamarca introdujo un “impuesto a la grasa” en alimentos que contienen más del 2,3% de grasa saturada, pero el alza de precios impulsó a los consumidores a cruzar la frontera hacia Alemania.

La medida se revocó un año más tarde y el gobierno canceló planes de poner un impuesto al azúcar.

Niño pesándose

La propuesta de Puerto Rico contempla que los profesores den la voz de alarma cuando detecten casos de obesidad infantil en la escuela.

En 2012, Francia cuadriplicó su impuesto sobre el aceite de palma enriquecido con grasa saturada, con lo que se dobló “la tasa Nutella” porque el popular producto contenía el ingrediente.

Votantes en Berkeley, California, respaldaron propuestas para imponer un impuesto de un centavo los 28 gramos en bebidas gaseosas, en un referendo el año pasado.

Las bebidas fueron vetadas de las escuelas en Nueva Gales del Sur, Australia, en 2007 pero no siempre se ha respetado la medida.

Mientras tanto, familias británicas y de distintos estados de EU reciben cartas de advertencia cuando los informes escolares reflejan que los hijos tienen sobrepeso.

¿Multa para padres de hijos obesos?

Hasta ahora, las políticas contra la obesidad se han centrado principalmente en imponer tasas o en ofrecer información.

Pero el viernes, políticos de Puerto Rico, territorio no incorporado de EU, iniciaron un debate sobre si el gobierno debe involucrarse más en una de las razones que se percibe como más importante para explicar el crecimiento de la obesidad infantil: una crianza irresponsable.

Si la asamblea legislativa aprueba los planes del senador Gilberto Rodriguez Valle, los profesores deberán estar atentos a estudiantes que, en su opinión, estén obesos.

Así, deberán referir los casos que detecten a un consejero o, en situaciones severas, a un asistente social.

Funcionarios de salud se encontrarán con los padres y decidirán si la obesidad está causada por comer demasiado o es una condición médica.

Si el problema es la comida, los padres tendrán que establecer una dieta y un programa de ejercicios, con visitas mensuales por parte de las autoridades para asegurarse de que se sigue el plan.

Después de seis meses, examinarán de nuevo al niño. Los padres se enfrentarán a multas de hasta 800 dólares si no hay mejora en un año.

Los opositores dicen que, en una sociedad en la que la delgadez se ha convertido en un símbolo de estatus perpetuado por las revistas y las imágenes de los medios, la idea de que los profesores se comporten como un cuerpo policial no hará más que aumentar el estigma sobre la gente con sobrepeso.

Rodriguez Valle y sus partidarios insisten en que las familias serán informadas de forma confidencial, por lo que no habrá humillación para los menores delante de sus compañeros de clase.

Las multas son “necesarias para la sociedad” alega un colega, que dice: “El niño obeso es un problema de salud que se puede convertir en una carga financiera porque el menor puede desarrollar diabetes, insuficiencia cardíaca y otras enfermedades”.

Obesidad: casi un tercio de la población

En 2013, el 27,9% de los adultos de Puerto Rico fue descrito como obeso.

La cifra para los niños menores de cuatro años –17,9%– es la más alta de todos los estados y territorios de EU.

Si los padres fallan al hacer su trabajo desde el comienzo, las escuelas deben asegurar estándares, respaldadas por castigos financieros, se arguye.

“No sólo está aumentando la obesidad”, se lee en un estudio financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates publicado el años pasado, “sino que no hay datos de historias nacionales exitosas en los últimos 33 años. Se necesita una acción global urgente y liderazgo para ayudar a los países a intervenir de forma más eficaz”.

Así que, ¿es atractiva la propuesta de Puerto Rico?

La obesidad no es como el tabaco, cuya disminución ha sido un éxito de salud pública en años recientes“, dice Andrew Hill, profesor de Psicología Médica en la Universidad de Leeds.

“Fumar es un comportamiento individual que está explícitamente ligado a un número de condiciones de salud adversas, mientras que la obesidad es un estado corporal.

“Las causas están impulsadas por el entorno. Vives en un entorno que te anima a comer mucha comida y te desanima a hacer ejercicio.

“Aplicar una multa para castigar algo sobre lo que la gente tiene variables grados de control no sólo parece contraproducente sino moralmente dudoso”.

“Obesogénico”

La obesidad es un problema más grande entre grupos más pobres, que viven en un entorno “obesogénico”, según Hill.

El experto opina que el ejercicio es menos accesible en estos ambientes y, dado que una alta proporción de los ingresos del hogar se gasta en alimentos, se compran productos baratos altos en calorías, azúcar o grasa, con un valor nutritivo limitado.

A Hill no le gusta la propuesta de Puerto Rico.

Necesitamos eliminar el argumento de que es todo una cuestión de responsabilidad individual y que ‘tú tienes la culpa’. La gente tiene cierta responsabilidad pero debemos reconocer el poder del entorno y lo difícil que es cambiar para el resto de tu vida”.

Filadelfia, la ciudad con más sobrepeso de las principales urbes de Estados Unidos, redujo la tasa de obesidad infantil.

La autoridad de la ciudad persuadió a las tiendas para que tengan más frutas y verduras en áreas alguna vez descritas como “desiertos de comida” por la falta de oferta nutritiva.

Ha vetado la leche entera de las cantinas escolares, así como frituras grasientas, al tiempo que las bebidas azucaradas ya no están en las máquinas en las que se venden productos.

Sin estigma

“Ninguno de estos esfuerzos implicó estigmatizar o penalizar a los padres”, comenta Rebecca Puhl, vicedirectora del Rudd Center for Food Policy and Obesity (Centro Rudd para políticas de alimentación y obesidad) con sede en Connecticut.

Repostería industrial

Algunos expertos consideran que el entorno también es responsable del incremento de la obesidad, bo sólo los individuos.

“En contraste, estos cambios son ejemplos de cómo se puede apoyar y dar poder a los padres para que les resulte más fácil mejorar la salud de sus hijos”.

Puhl alega que se necesita un enfoque más integral, en el que las escuelas fomenten una mejor alimentación y más ejercicio.

Algunos críticos creen que las multas afectan de forma desproporcionada a los padres pobres.

“Hay margen para pensar más sobre incentivos, quizá algún tipo de premios por perder peso, especialmente dado que la obesidad tiende a afectar más a los pobres”, sostiene Peter Ayton, profesor de Psicología en la City University.

“La gente responde a incentivos y disuasiones. Se necesita hablar más sobre qué es lo que funciona”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: en qué se diferencia de la devastadora viruela humana erradicada hace 40 años

Comparten prácticamente el mismo nombre, pero la viruela humana y la viruela del mono tienen diferencias que analiza BBC Mundo.
20 de mayo, 2022
Comparte

El surgimiento de varios brotes de viruela del mono en Estados Unidos, Canadá y varios países en Europa ha recordado al patógeno que durante siglos devastó a la humanidad.

La viruela humana es una de las enfermedades más letales que han existido y estudios en momias egipcias sugieren que pudo estar circulando entre personas desde hace al menos 3 mil años.

Solo en el siglo XX se estima que mató a alrededor de 300 millones de personas.

Por fortuna, la viruela humana se convirtió en la primera enfermedad erradicada de la historia hace más de 40 años, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) certificó su fin en 1980 tras una exitosa campaña de vacunación global.

Ahora, la viruela del mono está causando el mayor brote jamás visto en Europa de la enfermedad y los científicos estudian a fondo sus implicaciones.

De momento, las autoridades médicas indican que las probabilidades de ver una transmisión descontrolada son bajas y señalan que su letalidad está lejos de la causada por la viruela humana.

En BBC Mundo analizamos las diferencias entre estos dos virus muy parecidos de la misma familia de los orthopoxvirus.

Mortalidad

¿Qué tan mortal es?

Es la pregunta que seguro muchos se hacen al escuchar hablar de una enfermedad desconocida. Sobre todo si comparte el nombre con una de las más mortales de la historia.

“Afortunadamente, la viruela del mono es bastante más leve que la versión mayor de la viruela humana, que llegó a alcanzar un 30%“, explica a BBC Mundo Raúl Rivas González, catedrático de microbiología en la Universidad de Salamanca en España.

La viruela humana se presentaba en dos versiones: variola mayor y variola menor. La mayor era la más la mortal, la que podía llegar al 30%. La menor provocaba una enfermedad más leve y en pocas ocasiones causaba la muerte.

Paciente con viruela.

Getty Images
La versión más mortal de la viruela podía alcanzar una mortalidad de hasta el 30%.

Sucede de forma parecida con la viruela del mono, aunque con porcentajes inferiores de mortalidad. Existen dos “clados” o versiones: la de África occidental y la de África central.

“El de África occidental es el más leve, con una mortalidad de entre el 1% y el 10%, y parece ser el que está originando el brote en Europa”, dice Rivas.

“El de África central, por otra parte, es más virulento y peligroso y puede llegar a matar a alrededor del 20% de infectados”, agrega.

Jacob Lorenzo Morales, director del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias en España, ofrece los mismos porcentajes y explica que los niveles más altos de letalidad se concentran en poblaciones determinadas.

“Por los datos que hemos visto, las mayores letalidades se dan en zonas rurales muy pobres en África y, en general, en muchos niños por su sistema inmune menos desarrollado”, apunta para BBC Mundo.

Transmisión

Estamos en medio de la pandemia de coronavirus donde nos enfrentamos a un patógeno altamente transmisible, pero este no es el caso de la viruela del mono.

Este tipo de viruela, a su vez, también parece transmitirse con menor facilidad que la viruela humana.

“Es un virus que se transmite muy bien entre animales, pero una vez salta de animal a humano no tiene una alta capacidad de transmitirse”, dice Lorenzo Morales.

Las autoridades médicas señalan que todavía no hay mucha información sobre las posibles vías de transmisión entre humanos en los brotes actuales.

Por lo que se conoce, se transmite principalmente a través de contactos estrechos e intercambios de fluidos corporales. Muchos de los casos en Europa parecen estar vinculados a la transmisión sexual.

Campaña de vacunación en Benín en 1968.

Getty Images
Una campaña de vacunación histórica, especialmente en zonas de menos recursos, consiguió erradicar la viruela en 1980.

Pero se están estudiando todas las vías posibles, como la transmisión indirecta a través de objetos contaminados e incluso aerosoles.

“La viruela erradicada se transmitía de forma similar, pero el contagio entre humanos era mucho más fácil”, recuerda Lorenzo Morales, quien no descarta que en el futuro la viruela del mono pueda hacerse más eficiente en la forma de transmitirse.

Raúl Rivas explica que esta viruela es un virus bastante estable y que varía muy poco. Pero a su vez, Morales menciona que “es un patógeno relativamente nuevo, acostumbrándose a vivir entre nosotros, y todavía no está especializado en multiplicarse e infectarnos”.

La viruela humana solo podía transmitirse entre humanos. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC), no hay evidencia científica de que la viruela pueda transmitirse por insectos u otros animales.

El origen de la viruela es desconocido. En el caso de la viruela del mono, se le llama así por descubrirse en colonias de monos mantenidos para labores de investigación en 1958.

Síntomas

En ambas enfermedades, el cuadro clínico comienza de forma similar, aunque es algo más leve en la viruela del mono.

“Como en la mayoría de infecciones, empiezan con fiebre y también es común el malestar corporal, cansancio, dolor muscular y en la garganta”, describe Rivas.

Visión microscópica del virus que causa la viruela.

Getty Images
Visión microscópica del virus que causa la viruela.

Además, en ambas enfermedades también se desarrollan las inequívocas pústulas cutáneas que luego pueden dejar visibles cicatrices en la piel de los pacientes.

“Luego, con el paso de los días, la viruela del simio suele hinchar los ganglios linfáticos, tanto los cervicales, maxilares, axilares y en las ingles. Esto no ocurría con la viruela humana”, añade Rivas.

El periodo de incubación de la viruela símica suele ser de siete a 14 días, pero puede reducirse a cinco y elevarse a 21 días.

En el caso de la viruela humana, la incubación puede durar entre siete y 19 días, aunque la duración media era entre 10 y 14 días.

Tratamiento

La viruela fue erradicada gracias a una campaña de vacunación histórica que puso fin a miles de años de muertes causadas por el patógeno.

Dado que el virus de la viruela del mono está estrechamente relacionado con el que causa la viruela, la vacuna contra esta última también ha mostrado ser efectiva para las dos enfermedades.

En este caso, las personas mayores de 55-60 años que fueron vacunadas contra la viruela antes de su erradicación podrían tener entonces una inmunidad considerable contra la viruela del mono.

Edward Jenner.

Getty Images
Los estudios del inglés Edward Jenner en el siglo XVIII fueron clave para el desarrollo de la vacuna contra la viruela.

Sin embargo, mientras se define la mejor estrategia para tratar esta enfermedad, que científicos ven poco probable que se descontrole, los tratamientos disponibles son sobre todo paliativos para los síntomas.

Lorenzo Morales lamenta que no haya un tratamiento específico.

“Como es un patógeno que sobre todo ha afectado a África y no a los países desarrollados, no se invierte suficiente en la búsqueda de tratamientos“, dice.

Sin embargo, a pesar de no contar con tratamientos específicos, hay una diferencia muy grande entre esta viruela del mono y la erradicada: el avance de la ciencia y el conocimiento.

Por cientos de años, la viruela humana hizo estragos sin que se lograse comprender la enfermedad y cómo detenerla.

“Esta viruela del mono es una enfermedad que conocemos bien. Quizás para el público general es algo nuevo, pero se descubrió en 1958. Está bien estudiada también porque es muy parecida a la viruela humana”, dice Rivas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gcPQE4QeRpc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.