close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Mexicanos siembran tres veces más amapola que jícama
Autoridades mexicanas encontraron 21 mil 425 hectáreas de amapola sembradas durante el año pasado, esa cantidad la colocaría en la posición 30 de los 210 productos agrícolas más cultivados en México.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
23 de febrero, 2015
Comparte
La amapola ocuparía el lugar 30 de la lista de los 210 principales productos agrícolas mexicanos, de la Sagarpa. // Foto: Claroscuro.

La amapola ocuparía el lugar 30 de la lista de los 210 principales productos agrícolas mexicanos, de la Sagarpa. // Foto: Claroscuro.

En su “Anuario Estadístico de la Producción Agrícola“, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) incluye una lista con los 210 principales productos cultivados en el campo mexicano, seleccionando aquellos cuya siembra es predominante en el territorio nacional. En esta lista, el “maíz grano” ocupa el primer lugar, con 7.4 millones de hectáreas sembradas en todo el país, y el último sitio es para la flor gruesa de anturios, cuyo cultivo abarca apenas mil 600 metros cuadrados de toda la República.

Esta lista, sin embargo, no incluye el cultivo de otra flor que, por su extensión y valor económico, cumple con los requisitos para ser considerada entre uno los principales productos agrícolas del país: la amapola, enervante ilegal del que se derivan la heroína y el opio.

Según el informe de localización y destrucción de plantíos de enervantes, de la Secretaría de la Defensa Nacional, en 2014 los cultivos de amapola alcanzaron una extensión de, por lo menos, 21 mil 425 hectáreas del territorio mexicano, superando así el área ocupada para la siembra de otros productos que, incluso, forman parte de la canasta básica alimenticia, como el melón, la fresa y el betabel; vegetales como la espinaca y la acelga; hortalizas como el apio y la zanahoria; o leguminosas como ejote y lenteja; por citar sólo algunos.

De ser considerada en esta lista de Sagarpa, la amapola ocuparía, gracias a sus 21 mil 425 hectáreas de cultivo, el lugar 30 entre los 210 principales productos agrícolas mexicanos, justo debajo de la calabacita.

Durante el año pasado, de hecho, el área de siembra de la amapola fue 7% mayor que la empleada para el cultivo de melón; 14% mayor que la superficie sembrada con lechuga; 35% mayor que la del pepino; 52% mayor que la de haba verde; 57% mayor que la de chícharo; 64% mayor que la de zanaoria; y 130% mayor que la de ejote; y es, también, 190% más grande que el área total destinada a la siembra de tabaco en México, siempre con base en el Anuario de Sagarpa.

Según el Reporte Mundial sobre Drogas 2014, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas, en todo el planeta se sembraron al menos 296 mil 720 hectáreas con amapola durante el año anterior, por lo que los sembradíos detectados en México equivalen a 7% de la producción global de este enervante.

Además de las 21 mil 425 hectáreas sembradas con amapola detectadas –y erradicadas– por el Ejército mexicano, este organismo público informó que durante 2014 fueron decomisados 259 kilos de heroína ya procesada (42% más que el año previo), así como 1 mil 250 kilos de opio.

Aunque los sembradíos de amapola detectados y erradicados por el Ejército no representan, en realidad, el total de hectáreas de tierra cultivadas en México –ya que, obviamente, no incluye los sembradíos no detectados–, éste es el único indicador oficial acerca de producción de drogas ilícitas en el país.

Para contar con una perspectiva real del área cultivada con éste y otros enervantes, como la mariguana, en mayo de 2012, las autoridades federales y la Organización de las Naciones Unidas pusieron en marcha un “Sistema de monitoreo de cultivos ilícitos en el territorio mexicano“, basado en lecturas satelitales, cuyos resultados, sin embargo, no han sido presentados públicamente.amapolaok

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Así se prepara la NASA para un posible impacto de un asteroide
La posibilidad de que un gran asteroide choque en la Tierra es baja, pero la amenaza está ahí. Y si algún día llegase a pasar sería una catástrofe apocalíptica. Por eso, los científicos se toman el tema en serio y se entrenan para tener listo un plan de reacción.
1 de mayo, 2019
Comparte

El siguiente escenario es apocalíptico.

Que quede claro desde el principio que no es real. Pero solo imaginarlo es aterrador.

Un asteroide se acerca velozmente a la Tierra. Mide entre 100 y 300 metros y, de llegar a impactar nuestro planeta, liberaría entre 100,000 y 800,000 kilotones de energía, lo que causaría una gran devastación.

Como referencia, la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima tenía “solo” 15 kilotones.

La Red Internacional de Alerta de Asteroides (IAWN, por sus siglas en inglés), calcula que el asteroide pasará muy cerca de nosotros dentro de ocho años (el 29 de abril de 2027) y tendrá un 10% de posibilidades de embestir la Tierra.

Ante esta amenaza, los científicos tienen una misión contrarreloj: evitar una catástrofe sin precedentes en el planeta.

Calma. Como avanzamos, este panorama es ficticio.

En realidad, es parte de un ejercicio en el que durante esta semana participan astrónomos de distintas partes del mundo, reunidos en la Conferencia de Defensa Planetaria convocada por la Academia Internacional de Astronáutica en Washington D.C, Estados Unidos.

Dentro de la conferencia, uno de los puntos centrales es este simulacro diseñado por la NASA, en el que los expertos deben diseñar estrategias de preparación en caso de que algún día un asteroide se acerque peligrosamente a la Tierra de manera real.

“Esta es una amenaza que podría ocurrir, aunque es muy poco probable“, le dijo a la cadena NPR Paul Chodas, director del Centro de Estudios para Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA (CNEOS, por sus siglas en inglés), quien diseñó el ejercicio.

“Nuestro objetivo es seguir todos los pasos que deberíamos llevar a cabo”, dice Chodas refiriéndose a cómo se preparan para un posible escenario real.

Misión: salvar el planeta

Según Chodas, el objetivo del simulacro es ajustar el sistema de toma de decisiones sobre cuál es la mejor manera de enfrentar este tipo de amenazas.

Aunque un plazo de ocho años para tomar una decisión parece bastante, Chodas advierte que, en realidad, es poco.

A diferencia de las misiones científicas en la que los investigadores eligen qué asteroide quieren analizar, en asuntos de defensa planetaria la situación es al contrario.

“Es el asteroide el que te elige a ti”, dice Chodas.

El reto de los astrónomos reunidos en Washington es realizar cálculos para determinar con precisión las características del asteroide y, a partir de ahí, proponer qué acciones tomar.

Entre las posibles estrategias para salvarnos del asteroide podría estar desviar su trayectoria con una nave o mediante una detonación nuclear.

Según el CNEOS el reto es desviar el asteroide sin fracturarlo, pues sus fragmentos podrían caer sobre la Tierra.

En caso de que el choque sea inminente, los planes deberían enfocarse en evacuar la zona del impacto.

¿Estamos en riesgo?

Según la NASA, diariamente sobre la Tierra caen unas cien toneladas de material interplanetario. La mayoría de ese material es polvo que se libera de los cometas.

Pero también, en un promedio de cada 10,000 años, existe la posibilidad de que asteroides mayores de 100 metros puedan impactar sobre la Tierra y causar desastres a nivel local o generar olas que inunden áreas costeras.

La NASA también calcula que cada “varios cientos de miles de años”, un asteroide mayor a un kilómetro podría golpear la Tierra.

Si eso sucede, los escombros se esparcirían a través de la atmósfera. Causarían lluvia ácida, se bloquearía parcialmente la luz del sol y las rocas volverían a caer en llamas sobre la Tierra.

La tecnología actual permite detectar un objeto que se acerca al planeta con varios años de anticipación, pero en todo caso, los expertos dicen que nadie debería preocuparse demasiado por el impacto de un asteroide en la Tierra.

Pero insistimos: el CNEOS advierte que, en este momento, no se conoce ningún asteroide que te tenga una “probabilidad significativa” de impactar sobre la Tierra en los próximos 100 años.


https://www.facebook.com/bbcmundo/posts/10157460396404665


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=xw6EJRpPS-0&t=145s

https://www.youtube.com/watch?v=gYz4XUuO_rk

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.