Escritores piden que el Hay Festival abandone Veracruz por los casos de periodistas asesinados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Escritores piden que el Hay Festival abandone Veracruz por los casos de periodistas asesinados

En una carta, critican que el gobierno del gobernador Javier Duarte hace un uso político del festiva que es una "celebración de la libertad y la cultura", contrario a lo que pasa en la entidad.
Manu Ureste
Por AP
2 de febrero, 2015
Comparte
Manifestación en el DF por el asesinato en 2013 del reportero veracruzano Gregorio Jiménez. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

Manifestación en el DF por el asesinato en 2013 del reportero veracruzano Gregorio Jiménez. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

Cientos de escritores, intelectuales y periodistas de varios países pidieron a la organización del Hay Festival que retire su sede del estado de Veracruz, en el oriente de México, en protesta por lo que consideran responsabilidad del gobernador estatal, Javier Duarte, en las muertes de periodistas.

“Su administración es la peor enemiga de la libertad de expresión, del derecho a la información y del pensamiento crítico en México”, dice la carta, firmada por escritores como los mexicanos Juan Villoro, Alberto Ruy Sánchez y Alma Guillermoprieto, el argentino Martín Caparrós, los colombianos Héctor Abad y Daniel Samper, la cubana Wendy Guerra y el estadounidense Francisco Goldman.

“Una celebración de la libertad y la cultura, como es el Hay Festival, no puede realizarse en un contexto de violencia contra la libertad y la cultura”, se lee en la carta a la que tuvo acceso AP. “Los objetivos del Hay Festival, lamentablemente, sólo han servido a una campaña del gobierno estatal que aparenta la prevalencia de un clima de libertad intelectual y crecimiento cultural”, señala.

En la misiva, dirigida a Peter Florence, Director General del Hay Festival Xalapa y a sus directivos y consejeros, se recuerda los últimos asesinatos de periodistas y se solicita “que a Veracruz le sea retirada la sede por el uso político que le da al festival, se hagan públicas las razones y se pida al gobierno mexicano su compromiso para garantizar la libertad de expresión”.

Asociaciones como PEN México, Programa de las Américas del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) el Centro Knight para el Periodismo en las Américas de la Universidad de Texas o la organización Article19 con sede en Londres se han sumado a la petición.

Cristina Fuentes, directora del Hay Festival para América Latina “no descarta” trasladar el Festival pero propuso “entablar un diálogo” con la comunidad intelectual para buscar una mejor solución. “Entendemos la preocupación que hay en México pero sentimos que tenemos más impacto para hablar desde el lugar donde suceden las cosas” explicó a la AP.

“El Hay Festival es un foro respetuoso y no tenemos postura política como festival, pero gracias al ello se han logrado decir y se han escuchado en Xalapa importantes argumentos en defensa de la libertad de expresión como han hecho Salman Rushdie o Carl Bernstein”, arguyó Fuentes.

En el documento, que será difundido a los medios este lunes, se señala que desde que llegó al gobierno de Veracruz en 2010 el gobernador Javier Duarte, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), 11 reporteros han sido asesinados y cuatro más están desaparecidos.

“Las autoridades de Veracruz tienen un historial de denigrar el trabajo de los periodistas locales y un récord de impunidad miserable en los casos de crímenes contra la prensa”, dijo recientemente Carlos Lauría, del programa de las Américas del Comité de Protección de Periodistas con sede en Nueva York, con respecto al asesinato reciente del periodista Moisés Sánchez.

En el pasado, el gobernador Duarte ha intentado desestimar cualquier vínculo posible entre los asesinatos de periodistas y su trabajo profesional.

El caso más reciente es el de Sánchez, del semanario La Unión en el municipio de Medellín de Bravo. Después de denunciar prácticas corruptas de la administración local, el reportero denunció amenazas por parte del alcalde, Omar Cruz. El 2 de enero un grupo de hombres armados, entre los que se encontraban al menos tres ex policías municipales, lo secuestraron y luego lo decapitaron.

Xalapa, capital del estado y sede del Hay Festival, es territorio peligroso para el ejercicio periodístico: el 28 de abril de 2012 asesinaron en la ciudad a Regina Martínez, corresponsal del semanario Proceso; el 14 de junio de 2012, mataron Víctor Manuel Báez Chino, reportero y editor de la sección policiaca de “Milenio El Portal”.

El Hay Festival es uno de los eventos más importantes de las letras, la música, el cine y el periodismo de Hispanoamérica. Lanzado originalmente en 1988 Hay-on-Wye, una pequeña localidad en Gales conocida por tener 41 librerías con tan solo 1.500 habitantes, se ha extendido desde 1996 por Europa, Asia, Oriente Medio y América Latina, donde mantiene sedes en Colombia —Cartagena de Indias y Medellín— o la que es ahora objeto de controversia en el estado de Veracruz.

En su edición celebrada en Cartagena, que terminó ayer domingo, han participado durante tres días autores de la talla de John Carlin, Juan Villoro, Moises Naim o los premios Nobel Jean Marie Gustave Le Clézio y Jody Williams, entre otros.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La misteriosa desaparición de Sophia Huang Xueqin, la mujer que impulsó el #MeToo de China

Una destacada periodista que inició el movimiento #MeToo en China desapareció cuando estaba por volar a Reino Unido. La BBC investigó el caso.
21 de mayo, 2022
Comparte

El 19 de septiembre de 2021, Sophia Huang Xueqin y el defensor de los derechos laborales Wang Jianbing “desaparecieron” mientras se dirigían al aeropuerto de la ciudad de Cantón, en el sur de China.

Huang estaba a punto de tomar un vuelo a Reino Unido tras obtener una beca Chevening financiada por el gobierno británico para realizar estudios de género en la Universidad de Sussex, en el sureste de Inglaterra.

Los reportajes y campañas de la periodista ayudaron a impulsar el movimiento #MeToo de China en 2018, por lo que es considerada una de las principales defensoras de los derechos de las mujeres en ese país.

Ahora, tras más de siete meses de detención, se espera que tanto ella como Wang enfrenten un juicio por cargos de “incitación a la subversión del Estado”, una acusación grave que podría conducir a años de prisión.

La BBC investigó cómo en China se ha llevado una campaña de desinformación en contra de ella. Y también, el porqué del silencio en Reino Unido adonde ella debía llegar aquel septiembre.

Pósteres sobre las desapariciones de Huang y Wang Jianbing

Shy Guys Studios
Huang y Wang están detenidos desde septiembre

Impulsora del #MeToo de China

En el caso de Huang, su propia experiencia de agresión sexual la llevó a realizar una encuesta histórica en 2017 que reveló que más del 80% de las mujeres periodistas en China habían sufrido acoso sexual, pero permanecieron en silencio.

También informó sobre los casos de #MeToo más destacados del país y ganó un premio el año pasado por su perfil sobre la activista feminista Li Qiaochu.

Huang una pancarta de #MeToo

SCMP
Huang se basó en su propia experiencia para poner en marcha el movimiento #MeToo en China.

Ahora, se encuentra entre las decenas de miles de activistas -muchas de ellas defensoras de los derechos de las mujeres- que “desaparecieron” en China después de trabajar por los derechos humanos en los últimos años.

Ya había estado detenida durante tres meses en China tras escribir una publicación en un blog sobre las protestas a favor de la democracia en Hong Kong en 2019.

Diana Fu, profesora asociada de ciencias políticas en la Universidad de Toronto (Canadá), le dijo a la BBC que el caso de Huang es “emblemático” porque ilustra los desafíos que enfrentan los activistas en China debido al empeoramiento de la represión del gobierno de Pekín contra la sociedad civil.

“El gobierno percibe el movimiento #MeToo como parte del movimiento transnacional que aboga por los valores democráticos liberales”, dijo Fu. “Ve este tipo de activismo, no solo como una amenaza de movilización, sino también como una amenaza ideológica”.

“Es un fenómeno aterrador”

Muchos activistas como Huang y Wang, que defienden los derechos de género y otras causas de justicia social, han sido acusados de ser agentes de fuerzas occidentales hostiles y son atacados en internet por troles nacionalistas.

Captura de pantalla de publicaciones abusivas en las redes sociales contra Huang

Shy Guys Studios
Huang ha sido blanco de troles en internet.

“En la internet de China es difícil diferenciar entre un comentarista al servicio del Estado y un usuario común”, dijo a la BBC Liu Lipeng, quien trabajó como censor de la plataforma china de redes sociales Sina Weibo, la más popular del país, y ahora reside en Estados Unidos.

Liu ayudó a eliminar contenido “sensible” en la plataforma entre 2011 y 2013, revisando hasta 60.000 publicaciones diarias.

En el caso de Huang, dice que las autoridades chinas se han embarcado en una campaña de desinformación en su contra.

“Huang es una reportera muy famosa. Si quieren borrar todo de su pasado, es una tarea bien difícil”, dijo Liu. “, usaron comentarios difamatorios para influir negativamente en la percepción que la gente tenía de ella. Es un fenómeno aterrador“.

Liu Lipeng

Brian Inocencio
Liu Lipen dice que es “aterrador” lo que le están haciendo a Huang

Weibo no respondió a la solicitud de comentarios de la BBC.

La embajada china en Reino Unido le dijo a la BBC que China está “comprometida con la defensa de la equidad social y la justicia” y que “se opone firmemente a cualquiera que difunda desinformación y difame a China con el pretexto de proteger los derechos humanos y las libertades”.

Mientras los casos de Huang y Wang se entregan a los fiscales en China, Kris y otros simpatizantes en el extranjero planean continuar creando conciencia sobre su difícil situación.

“Estar dentro o fuera de China es como estar dentro o fuera de un muro. Pero estar fuera no significa que uno sea libre”, dijo Kris.

“Solo cuando ellos sean libres, todos podremos ser verdaderamente libres”.

No van a silenciarnos”

En los últimos meses, simpatizantes de los activistas chinos han realizado protestas solidarias en Londres, Taipéi (Taiwán) y Hong Kong, lanzando una campaña bajo el hashtag #FreeXueBing e instando a la gente a enviar postales al centro de detención de Cantón para pedir su liberación.

En Reino Unido, los partidarios también piden a las instituciones británicas que adopten una postura más firme en el caso de Huang.

Estamos haciendo esto para demostrar que no vamos a ser silenciados”, dijo un simpatizante chino en Londres que pidió permanecer en el anonimato por motivos de seguridad.

“Instamos a la universidad, a Chevening y al gobierno británico a tomar más medidas”.

Los defensores de los activistas acusan a la universidad y al programa de becas Chevening de no hablar por temor a enemistarse con el gobierno chino.

Los estudiantes provenientes de China representan aproximadamente el 20% de las matrículas internacionales en la Universidad de Sussex, y sus tasas de matrícula -junto con las colaboraciones con instituciones chinas- proporcionan un importante flujo de ingresos.

Defensores de los activistas con máscaras de Huang frente a la estación de Taipéi

Michael Saul Garber
Los defensores de los activistas han realizado protestas en todo el mundo.

Un asunto delicado

Cuando se informó por primera vez de la desaparición de Huang, la Universidad de Sussex y Chevening emitieron la siguiente declaración: “Estamos preocupados por la seguridad y el paradero de nuestra estudiante. Nuestro personal está en contacto con Chevening para buscar más detalles”.

Pero desde entonces ninguno de los dos organismos hizo más declaraciones públicas.

En un email interno, filtrado luego a la BBC, se advirtió a los estudiantes y al personal que no discutieran la situación de Sophia.

La universidad dijo que se trataba de un asunto delicado y que las solicitudes de los medios deberían ser atendidas por la oficina de prensa, citando preocupaciones sobre la protección de datos.

Kris, una feminista china en Reino Unido y amiga de Huang que habló con la BBC bajo un seudónimo por temor a represalias del Estado chino, dijo que se sintió indignada al saber que la universidad había “censurado” el caso.

“ afirma nutrir a futuras activistas y líderes del feminismo, pero luego instruye a los estudiantes que no discutan este asunto”, dijo Kris. Es la situación igual a como sería en China”.

En respuesta a la BBC, un vocero de la universidad dijo que la institución “sigue profundamente preocupada por la seguridad y el paradero de su posible estudiante” y ha estado en “contacto regular” con Chevening y con la Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo (FCDO), un departamento del gobierno del Reino Unido.

Esa persona también dijo que la universidad siguió el consejo de la FCDO, que aseguró a la BBC que estaba “siguiendo el asunto de cerca”.

Huang sosteniendo un cartel que dice "No puedo mantener la calma, me eligieron para Chevening"

Sophia Huang Xueqin
Huang había compartido su entusiasmo en las redes sociales al ganar una prestigiosa beca.

En diciembre, más de 100 académicos de Chevening (becados actualmente y en años anteriores) firmaron una carta solicitando al equipo de Chevening que pidiera la liberación de los dos activistas y que la FCDO iniciara un diálogo con el gobierno chino sobre sus casos.

Membros de la Unión de Universidades y Colegios del Reino Unido también emitieron una declaración en defensa de Huang y Wang.

Chevening no respondió a las solicitudes de comentarios de la BBC.

Lijia Zhang, una escritora feminista china en Londres, dijo a la BBC que está “decepcionada” por el relativo silencio de la comunidad internacional en torno al caso de Huang, en contraste con el de Peng Shuai, una estrella del tenis que acusó a un exfuncionario de alto rango del Partido Comunista Chino de agresión sexual.

Peng Shuai

Getty Images
El caso de Peng Shuai acaparó una amplia cobertura mediática mundial – a diferencia del de Huang

La desaparición de Peng fue ampliamente cubierta por los medios internacionales, lo que llevó a muchas celebridades del tenis y a la Asociación de Tenis Femenino (WTA) a hablar en su nombre.

La WTA también suspendió los torneos en China por este caso.

“El caso de Sophia ha desatado una discusión global atrasada sobre el papel de las instituciones globales para proteger a los académicos chinos en riesgo de persecución”, dijo a la BBC Joanna Chiu, autora del libro China Unbound y excorresponsal en Pekín.

“Como Huang recibió una beca financiada por el gobierno del Reino Unido para estudiar en la Universidad de Sussex, estas instituciones tienen la responsabilidad de abogar por su liberación”, añadió.

Manifestante con un cartel de MeToo y usa una máscara con la cara de Huang

Richie Fowler
Huang es una reportera prestigiosa en China

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZxEkMGziyDU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.